28/7/2008

Maldita la gracia, Chet



Maldita la gracia, Chet
Maldita la gracia de convertirse en leyenda trágica para que se publiquen biografías...

se hagan documentales...
y para que pronto, un actor cualquiera, pueda interpretar tu vida en el cine y ser aspirante a un Oscar.
Maldita suerte nacer guapo y ser blanco. Tú bien sabes que se prefiere a los blancos para las leyendas trágicas y fotogénicas.
Maldita suerte tener una voz maravillosamente dulce y tocar la trompeta como un ángel del Apocalipsis.
Maldita sensibilidad.
Maldita heroína.
Maldita cocaína .
Malditos maderos de media Europa que te metieron en el trullo y luego te expulsaron como un perro por ser drogadicto famoso.
Malditos matones bastardos que cobraron su deuda reventándote la cara a golpes para que no pudieras seguir tocando la trompeta con la que eras como un ángel del Apocalipsis.
Maldita tu resurrección de entre los muertos.
Maldita otra vez la fama.
Maldito el círculo sin fin.
Maldita la ventana.
Maldita la muerte, al fin.

4 comentarios:

  1. Bueno, de Chet hay que hablar detenidamente y sin prisas. Creo que me entiendes. Lo dejamos aplazado por el momento. Y si alguien más se apunta, mucho mejor.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Ok McKey, caundo quiera hacemos una Jam Session sobre el personaje aunque con los mitos se corre mucho riesgo.
    Avanzo una idea: era un trompetista limitado pero que sabái sacar partido de sus cualidades.

    ResponderEliminar
  3. Sobre la jam session totalmente de acuerdo, pero repartimos lo solos porque sino terminamos, como hacen en otros blogs, haciendo lo mismo y ya estoy un poco cansado de ver lo mismo. Con tiempo y buena letra, sin prisa, porque el personaje lo merece.
    Sobre las limitaciones, pues muchos tienen limitaciones. Considero que es necesario poner a cada uno en su lugar, limpiar determinados aspectos, nos saldrá un Chet mucho más músico (que lo era), mucho más brillante, aunque no lo consiguió en todo momento.
    Aprovecho. Gracias por la visita, espero que informes sobre Quadromina de Chet. Para lo demás no hay ninguna prisa.

    ResponderEliminar
  4. Va a ser complicado librarse del mito Chet, es demasiado poderoso y demasiado trágico.
    Me quedo con su época con Gerry Mulligan a principios de los 50 en pleno apogeo del West Coast.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas