27 oct. 2008

Recordando el tiempo


Cuando nació Edward, su madre Daisy, tomó una decisión terminante: haría todo lo que estuviera en su mano para darle a su hijo la mejor educación y convertirlo en un hombre digno y ejemplar. Pretendía que se valiese por si mismo y se alejase de los estereotipos racistas que destruían la autoestima de la gente de color en aquel tormentoso fin de siglo.
Su hijo agradeció el esfuerzo y siempre la tuvo cerca como ayuda y apoyo espiritual en las no siempre fáciles vicisitudes por las que tuvo que pasar. Incluso al convertirse en un famoso director de big band la llevo a vivir consigo. En 1935 fallece Daisy Kennedy Ellington y su hijo se derrumbó de dolor.
"Todo ha terminado, ya no tengo ambiciones"
Durante días se encerró en su casa de Nueva York sin querer componer y acompañado unicamente por el alcohol. Pero siguió intentándolo y finalmente compuso una obra radicalmente diferente a las que había escrito hasta entonces.
Duraba 13 minutos, tenía 3 movimientos y ocupaba las dos caras de dos discos.
Reminiscing in Tempo causó un tremendo desconcierto. Para algunos era excesivamente pretenciosa. El mismo John Hammond, gran valedor blanco del jazz y concretamente de la música swing, acusó a Duke de "haber cerrado los ojos a los abusos que había sufrido su raza y su propia clase social" .
Sin embargo, el paso de los años puso cada cosa en su sitio.
Gunther Schuller dijo de ella:
"Nadie había abordado un proyecto tan ambicioso en relación con la composición y la instrumentación jazzística. De hecho, quizás el elemento más destacado de la obra sea la interacción existente entre composición y orquesta (...).
Y aun así lo más destacado de la obra radica en lo maravilloso de su tema musical, su ánimo melancólico y sereno, las armonías sensuales e insinuantes, la delicada calidez de los colores orquestales, convirtiéndola en una memorable pieza musical"
Por su parte el célebre crítico musical británico, Máx Harrison, escribió lo siguiente en 1964:
"El éxito musical de "Reminiscing In Tempo" perdura, y, por fútiles que, en cierto sentido, puedan resultar estas especulaciones, su lugar entre las mejores piezas jamás compuestas por Ellington nos aproxima a la eterna e irresoluble cuestión sobre él como compositor. Como el gran avance que fue, "Reminiscing in Tempo" nos compele a preguntarnos qué habría pasado si hubiera avanzado por el camino en el que se estaba adentrando."

12 comentarios:

  1. qué bello
    ...suena tan... a orquesta de antes...

    ResponderEliminar
  2. Dr. krapp, que bueno que nos haga recordar sobre este genial músico. Quiero permitirme aportar lo siguiente a su recuerdo.
    Según los críticos, Ellington está considerado como unos de los más influyentes músicos del jazz, junto a Louis Armstrong y Charlie Parker. Su biógrafo Derek Jewell, afirma que pudo llegar a escribir unas 2000 piezas musicales durante toda su vida, sin considerar aquellas que escribió en trozos de papel que se perdieron. Hay dos hermosas baladas escritas a comienzos de los años 30, "Mood Indigo" y "Sophisticated Lady", las cuales recomiendo oirlas a quienes no lo han hecho. Recibió varios reconocimientos importantes:
    -Doctor Honoris Causa por las Universidades de Howard y Yale.
    -Medalla Presidencial de Honor
    -Miembro del Instituto de Artes y Letras de Estados Unidos.}
    -Miembro de la Real Academis de la Música de Estocolmo.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi me encanta. No tenía ni idea de este vínculo tan estrecho con su madre y que estuvo encerrado sin componer y acompañado del alcohol.Como siempre, doctor, maravillosa entrada.

    ResponderEliminar
  4. La simbiosis madre-hijo tiene estas cosas. La gran creatividad que puede surgir tras la imnensa soledad melancólica por un duelo de una madre simbiótica está clara. Además es de un claro contenido visual esta pieza. Si se escucha a oscuras.... menuda compañía ofrece; sospecho que era lo que estaba latente en esta obra.

    ResponderEliminar
  5. Una orquesta de antes que es una orquesta de siempre, Tesa.

    Gracias por sus datos Héctor, ya había oído de la capacidad compositora de Duke era capaz según se dice de escribir un tema en un viaje en taxi por Nueva York u otro mientras su madre, siempre su madre, preparaba la cena.

    Muchas gracias Soportándome y mas viniendo de quien viene.

    Es probable, Doctor Freud que esta obra requiera cierta intimidad para ser oída por eso en su tiempo, donde la gente solo buscaba en las big bands puro divertimento bailable, no fue entendida.

    ResponderEliminar
  6. Magnifico blog que acabo de descubrir a traves de Tesa. Volvere con frecuencia porque quiero concerlo a fondo. Immpresionante lo que nos ofreces de Duke. Gracias. Melusina

    ResponderEliminar
  7. Entrar en el mundo de las composiciones un poco más extensas de Ellington no deja de ser fascinante, incluso muchos se han preguntado si era jazz o no. Yo lo tengo claro, era Ellington.

    ResponderEliminar
  8. A todos los qeu critican al jazz como música salvaje e incivilizada, lejana al dogmatismo de la música clásica, les daría dos cucharadas de Duke en dosis de 25mg, por si acaso.

    Maravilloso homenaje al gran maestro. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Melusina, me he pasado por tu bitácora y se me han puesto los dientes largos con esos frutos del Otoño.
    Ellington es y será siempre jazz en estado puro, Faroni. Para mi es el alfa y el omega de está música. Gracias a él me empezó a interesar esta música cuando era un chaval.
    Muy bien Félix, aunque creo que la "enemistad" hacia esta música no proviene de los "clásicos". Me inclino a pensar que procede del sector más comercial y banal de la máquina de hacer cuartos. Muchas gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  10. Dr.Krapp:
    ¿Has oido el Memorial para Franklin D. Roosvelt de Ellington?

    ResponderEliminar
  11. Duke Ellington está en los orígenes de mi devoción por esta música. Me gusta comprobar que los expertos también le tenéis en altísima consideracion y estima

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas