30 nov. 2008

Sólo tienes que decir Doo wop: The Platters


Buck Ram pertenece a esa impresionante nómina de personalidades de origen judío que tanto influyó en el nacimiento y desarrollo de la música popular del siglo XX. Nacido en Chicago, se educó musicalmente en un ambiente multirracial y abierto a las nuevas corrientes musicales afroamericanas. Muy joven, empezó a escribir música para las big bands de la era del Swing aunque su mayor frustración era no poder disponer del talento suficiente para poder interpretar su propia música. Entonces se le ocurrió la idea de crear un grupo vocal a su medida y apareció Tony Williams, un obrero de la Douglas con una fantástica voz de tenor, y con él el resto de cantantes que formaron inicialmente The Platters.

¿El hecho de que un grupo sea gestionado "de forma total" por un productor avispado quita legitimidad a la calidad del mismo? Esa es una pregunta que se viene haciéndose la música pop desde sus orígenes y todavía no ha encontrado una respuesta concluyente. Sea lo que sea, Buck Ram llevo a
The Platters a cimas difícilmente alcanzadas por cualquier otro grupo vocal.

El grupo primigenio, por intereses del propio Ram, sustituyó a Herbert Reed, el barítono, por un pianista de Nueva Orleans llamado Paul Robi. Más tarde entró Zola Taylor, una cantante de tan solo 15 años con experiencia anterior en un grupo de chicas. Sus primeras grabaciones, que incluían el célebre Only You, no llamaron demasiado la atención excepto a nivel muy local.

Cuando la poderosa discográfica Mercury se empeñó en contratar a su otro grupo The Penguins, Buck Ram
puso una condición: que en el lote entrase también The Platters. Fue una jugada maestra que permitió el relanzamiento del grupo con un tema estrella: Only You. El productor, hábil como siempre, consiguió que le quitasen al disco la etiqueta de "música racial", lo que frenaría su difusión entre el público blanco, y así pudo alcanzar en las listas generales un puesto nunca conseguido antes por un grupo vocal de color:

Es famosa la historia del segundo gran éxito del grupo. The Great Pretender , su primer número uno en las listas de pop, fue un tema comprado, incluyendo derechos de propiedad intelectual, por tan solo 25 dólares a un compositor arruinado. Fue retocado de prisa por Buck Ram que sufría las presiones de Mercury
deseosa de un nuevo éxito y rechazado inicialmente por Tony Williams que consideraba que sonaba excesivamente country. "Como si te suena a chino. Quiero que lo intentes" respondió el productor:

Los éxitos continuaron durante el resto de los 50. My Player, Twilight Time y Smoke get in Your Eyes, alcanzaron el número uno y otras 25 canciones ocuparon puestos de relieve en las listas. Twilight Time fue el tema con el que triunfó definitivamente el nuevo formato de single de 45 r.p.m. y le dio la puntilla a los viejos discos de pizarra; siendo Mercury, la primera compañía que renunció públicamente a su fabricación:

La viuda del célebre compositor Jerome Kern puso muchas trabas a la grabación de
Smoke get in Your Eyes por parte de The Platters e incluso pretendía plantear una demanda judicial. Finalmente los suculentos rendimientos futuros, visto los antecedentes, le hicieron desistir:
El grupo siguió en plena forma, apareciendo en programas de televisión o cine hasta un aciago día de 1959 en que los componentes masculinos fueron arrestados por "uso de drogas y solicitud de prostitutas" en un hotel de Cincinatti. Poco después Tony Williams, el solista y alma natural del grupo, decidió dejarlo. Le sustituyó Sonny Turner pero nada volvió a ser como antes. Tony Williams fundó un grupo paralelo al que llamó Tony Williams and The Platters, lo que provocó un pleito con Buck Ram que ganó éste bien avanzados los 70. El conflicto provocó la aparición de varios grupos que se disputaban el nombre de The Platters e incluso uno de ellos llegó a grabar con un sello español mientras existía otro grupo con el mismo nombre en su país de origen. Una triste despedida para un grupo legendario.

12 comentarios:

  1. En el cine "Tívoli" de mi pueblo natal, Andorra (Teruel), entre los años 1957 y 1961 no se escuchaba, durante los descansos de las películas, más música que la de "The Platters" y algo de los "Tres Sudamericanos". Creo que todos los chavales de aquella época llevamos esta música en el corazón y grabada de forma indeleble en la memoria. He abandonado a muchos recuerdos de quellos y otros "entonces", pero mi fidelidad y amor a "The Platters" es una constante en mi vida. Gracias Dr. por esta selección antológica de este grupo. Se lo merecen.

    ResponderEliminar
  2. Siempre tengo la sensación de que hubo demasiados grupos vocales que no acabaron bien. Y muchos que en su momento fueron superestrellas y después nadie recordó. ¿Qué tendrán?

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. La voz de Williams en Only You (temazo) no merece otro calificativo que de "angelical" en el caso de que los ángeles existiesen y cantasen. Es tremendo.

    ResponderEliminar
  4. Este cojunto vocal fue muy relevante en su momeno, me recuerdo que no había fiesta en mi época de adolescente en que no se tocara música de The platters. Habis una voz de bajo en el conjunto que era extraordinario.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. Pues sí. Menudo culebrón. Sobretodo el final a raiz del arresto por unos vicios "universales". Yo por si acaso voy a dejar de "usar drogas". Saludos.

    ResponderEliminar
  6. "Only youuuuuuuuuuuuuuuuu, tutututrurruuuuuuu... only youuuuuuu... turututururu"

    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. De nada, Luis Antonio. A pesar de que no ser del aprecio de los puristas, The Platters son un punto y aparte en el territorio de la música vocal. Más si cabe si representan, como en tú caso, una forma de volver a un pasado que quiero imaginar feliz.
    Troglo, quizás el problema de los grupos vocales es que compiten en el mismo territorio varias personas con lo que conlleva de envidias, competitividad y demás. En los grupos instrumentales su especialización puede liberarlos mejor de esa situación.
    Tesa, Tony Williams tenía una voz portentosa pero sólo alcanzó el éxito que merecía en ese grupo. Supongo que eso tiene que ver con el tema de las sinergias.
    Hector, si no me equivoco en la época dorada del grupo la voz grave, el barítono, correspondía a Paul Robi un pianista que tocaba también jazz.
    Soportándome, la caza de la brigada policial de narcóticos en los 50, sólo se cebaba sobre los artistas de color. De eso sabían mucho Charlie Parker, Billie Holiday, Thelonious Monk -al que no se le permitió actuar durante varios años solo por guardar la droga de un amigo, Bud Powell, y no delatarlo- etc...
    Besitos Esther.

    ResponderEliminar
  8. !Cuánto sigo aprendiendo contigo!

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Con lo que me han acompañado The Platters entre paciente y paciente en mis años de juventud. Gracias por tanta información. Un abrazo colega.

    ResponderEliminar
  10. Hola dr.krapp, me alegro que este grupo triunfara como lo hizo, se lo merecía. Acabo de escuchar los vídeos elegidos y realmente era una música muy romántica y conseguida. The Platters!!!!

    ResponderEliminar
  11. !Venga ya! !¿me sigues?!

    yo encantada, y sabes que también te persigo

    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Vaya Dr. Freud, no lo imaginaba en su austero aunque acogedor gabinete vienés cantando el Only You entre un complejo de Edipo y una crisis de histerismo.
    Esther, era un extraordinario grupo vocal más allá de cualquier etiqueta que los llamados "entendidos" le quieran poner.
    Lola el que la persigue la consigue.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas