6 dic. 2008

La muerte del guerrero: 60 años atrás



"…Al dirigirme a Bauzá me dice que conoce a un muchacho excepcional, pero que no habla inglés. Así fue como tomé a Chano Pozo y no me arrepentí nunca. Además, no me hizo falta que supiera inglés: logramos entendernos perfectamente, por el lenguaje de nuestros ancestros.
Con Chano habíamos tenido un éxito inmediato. Pero lo importante: Chano cambió el gusto de la música en los Estados Unidos, y me alegra tenido algo que ver con ese fenómeno. Chano fue el factor decisivo en el proceso de introducir e integrar la música cubana en el jazz norteamericano. Chano Pozo fue un nuevo punto de partida." (Dizzy Gillespie)



"Mientras cubría el camino entre el apartamento neoyorquino y el Río Café and Longue, el más grande de los tamboreros cubanos miraba sin entusiasmo las infinitas luces de la ciudad, algunas de las cuales servían para resaltar su nombre: MANTECA, CHANO POZO CON LA BANDA DE DIZZY GILLESPIE. Pero, con los pies ateridos por el frío de New York, Chano Pozo no podía impedir que su corazón se le hubiera ido hasta La Habana: a esa misma hora, en Cayo Hueso, Pueblo Nuevo y Belén, los altares tapizados de rojo se habrían llenado de ofrendas y velas esperando el 4 de diciembre de 1948, y los tambores ya estarían llorando su salvaje plegaria de bienvenida al guerrero Changó. Esa noche faltaría su magnífico tambor y Chano Pozo se devanaba los sesos pensando en la mejor manera de homenajear a su irascible padre africano…" (Leonardo Padura)




"La noche del 3 de diciembre, Chano, Miguelito Valdés y yo estábamos citados para un debut en un bar, y yo estuve por la tarde cambiando unos cheques de viaje que tenía. Como todavía faltaba un rato, me quedé en la casa oyendo la pelota de Cuba, en un radiecito que tenía, cuando me llaman por teléfono y me dicen: "Oye, Mario, acaban de matar a Chano. En Lennox, entre la 111 y la 112. En la barra del Río Café". Entonces me puse a averiguar y supe que la muerte de él fue prefabricada por otra persona, por la envidia que volvió a despertar aquí, por haber triunfado y tener dinero. Pero esa persona que fabricó su muerte la está pagando en vida, y el que lo mató, al que le decían El Cabito, un puertorriqueño que había venido medio desquiciado de la guerra, nada más fue un instrumento para hacerlo, pues hasta le pusieron el revólver en la mano" (Mario Bauzá)
"Chano Pozo fue un revolucionario entre los tamboreros de jazz; su influjo fue directo, inmediato, eléctrico. Los más reputados músicos de batería se estremecían ante el inesperado reformador… Por el tambor de Chano hablaban sus abuelos, pero también hablaba toda Cuba, pues el músico Chano, que injertó en el jazz de Norteamérica una nueva y vigorosa energía, fue cubano ciento por ciento. Debemos recordar su nombre para que no se pierda como el de tantos artistas anónimos que durante siglos han mantenido el arte musical de su genuina cubanía" (Fernando Ortíz)

11 comentarios:

  1. Leyenda negra, nunca mejor dicho. Todo era excesivo en Chano, su vida y su muerte, de la que hay montones de versiones. Su influencia sobre la percusión se nota todavia hoy.

    Oportuno homenaje, doctor, y sabia elección esa "Manteca". Gracias por compartirlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué ilustrador, como siempre colega. Sigue siendo genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno ese Manteca, imprescindible su percusión.

    ResponderEliminar
  4. Que marcha. Cómo me gusta esta música.

    ResponderEliminar
  5. Pozo logró en el corto tiempo que estuvo con Gillespie, influir de tal manera en la fusión de la música cubana con el jazz, sino que también patrocinó una evolución en el efervescente estilo de la "salsa".
    En la autobiografía de Gillespie, este describe a Chano Pozo como un "matón", quien siempre llevaba un gran cuchillo. Al igual que Parker no alcanzó a cumplir los treinta y cinco años.

    ResponderEliminar
  6. Gracias s ti, Troglo. Reconozco que con ésto de las leyendas del jazz tengo un problema ya que creo que a veces la mitología enmascra lo más importante, la propia música.
    Saludos a Soport., Maritoñi y Tesa.
    ¿Cuanta gente de aquella época llegó a los 35, Hector? El caso más señero es el de Charlie Parker que cuando murió el doctor le calculó una edad cercana a los 60 por su deterioro.

    ResponderEliminar
  7. Volver a escuchar "Manteca" me ha traído recuerdos de Santiago de Cuba en una de cuyas "Trovas" interpretaron esta pieza musical...a petición de un sector del público. Y lo recuerdo porque gritaban a cora. !Mantecaaa¡

    ResponderEliminar
  8. Y todavía seguimos hablando de Pozo y escuchándole, ha pasado más de medio siglo y seguimos haciéndolo. No cabe duda que tenía algo especial y visto lo que ha pasado después, el jazz tiene una enorme deuda con él.

    ResponderEliminar
  9. Qué suerte Luis Antonio de poder conocer esa ciudad, cuna y alma de la música cubana.

    Lo curioso Félix es que dejó una obra pequeña y lo que más conocemos son reinterpretaciones de su música.

    ResponderEliminar
  10. El músico famoso cubano, Beny Moré, lamentó su muerte en la canción "Rumberos de ayer": "Oh, oh Chano, murió Chano Pozo / sin Chano yo no quiero bailar."

    Yo tampocoooooo quieeeeeeroooo bailar. Manteca!!!!
    He estado dos veces en Cuba y me encanta la música cubana.

    BESITO.

    ResponderEliminar
  11. Benny Moré, otro grande entre los grandes y también muerto muy joven.
    Yo no he estado en Cuba pero a veces pienso que llevo algo de Cuba dentro.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas