30 de jul. de 2008

¿Arde el blues a nueve bajo cero?



Nine Below Zero / Sonny Boy Williamson

Yeah, ain't that a pity, people ain't that a cryin' shame
Ain't that a pity, I declare it's a cryin' shame
She wait till it got nine below zero, and put me down for another
man.

I give her all my money, all of my lovin' and everything
All of my money, all of my lovin' and everything
It done got nine below zero and she done put me down for another
man.

Nine below zero, the little girl she done put me down
Nine below zero, the little girl she done put me down
She know I don't have nowhere to stay, and I don't have not one
dime.

29 de jul. de 2008

Fe de carbonero


  • Muchacho, eh muchacho. Súbeme un saco de carbón, por favor.

  • Al momento, Miss Dolly.

  • Has llegado pronto. Toma chico es para ti.

  • ¡Uauuu! Gracias, Miss Dolly, es usted muy generosa.

  • Oye, hace días que vienes por aquí y quiero hacerte una pregunta. ¿Eres hijo de mi amiga Mayann? La conocí hace mucho tiempo en Perdido Street. Ella, bueno, ella era...amiga mía.

  • No se preocupe, sé a que se dedicaba mi madre en Perdido Street.

  • Así son las cosas. Lo tenemos muy mal los negros pobres.

  • Conmigo no pasará lo mismo.

  • ¿Te vas a hacer predicador, acaso?

  • Mucho mejor: sé tocar la corneta. Entraré en una banda y me haré famoso.

  • Eso no es muy seguro, hijo. Muchos músicos han acabado de chulos en este barrio o incluso pidiendo por las calles. Es todo tan triste.

  • Yo traeré la alegría a estas calles, Miss Dolly.

  • Te veo con mucha fe, chico. Por cierto, si vas a ser famoso ya es hora de que conozca tu nombre. ¿Cómo te llamas, muchacho?

  • Llámeme Lou, el hijo de Mayann, su amiga. Con que diga eso es suficiente.

28 de jul. de 2008

Maldita la gracia, Chet



Maldita la gracia, Chet
Maldita la gracia de convertirse en leyenda trágica para que se publiquen biografías...

se hagan documentales...
y para que pronto, un actor cualquiera, pueda interpretar tu vida en el cine y ser aspirante a un Oscar.
Maldita suerte nacer guapo y ser blanco. Tú bien sabes que se prefiere a los blancos para las leyendas trágicas y fotogénicas.
Maldita suerte tener una voz maravillosamente dulce y tocar la trompeta como un ángel del Apocalipsis.
Maldita sensibilidad.
Maldita heroína.
Maldita cocaína .
Malditos maderos de media Europa que te metieron en el trullo y luego te expulsaron como un perro por ser drogadicto famoso.
Malditos matones bastardos que cobraron su deuda reventándote la cara a golpes para que no pudieras seguir tocando la trompeta con la que eras como un ángel del Apocalipsis.
Maldita tu resurrección de entre los muertos.
Maldita otra vez la fama.
Maldito el círculo sin fin.
Maldita la ventana.
Maldita la muerte, al fin.

20 de jul. de 2008

Soy un grande y noble duque

El jazz, esa música nacida en los pasacalles y lupanares de Nueva Orleáns, se convirtió en un lenguaje musical autónomo gracias en parte a la genialidad de un niño pijo de Washington que respondía a un nombre con pocas resonancias afroamericanas: Edward Kennedy Ellington.
El Duke, apodado así por sus buenas maneras y su elegancia en el vestir, era vástago de la muy incipiente burguesía negra de la capital federal donde recibió clases de piano desde su más temprana infancia. Frente a Armstrong, el hombre que revalorizó el papel del instrumento solista y la improvisación hasta niveles nunca antes vistos, Ellington se caracterizó por ser el hombre que supo equilibrar de forma magistral la vertiente individual y colectiva del jazz rompiendo con sus composiciones y arreglos las fronteras entre música clásica y música popular.
A principios de los años 20 , Duke intenta la aventura de Nueva York, formando parte de la banda Washingtonians. Muy pronto el líder del grupo, Elmer Snowden, decide abandonarlo asumiendo Ellington la dirección del mismo. Con un contrato estable en el club Hollywood, la banda empieza a alcanzar cierto éxito alentada por la retransmisión de sus conciertos por la radio. Es entonces cuando entran a formar parte de la orquesta algunos grandes interpretes del momento: el trompetista Bubber Miley, inventor de la sordina wa-wa; el trombonista Joe Nanton y Harry Carney, para algunos el mejor saxo barítono de la historia. En el año 1927 la banda se convierte en el grupo estable del famosísimo Cotton Club de Harlem, donde la burguesía y el hampa de altos vuelos de Nueva York aliviaba su stress en plena época de la prohibición. Fue allí donde el Duke inventó el Jungle Stile aprovechando el dudoso gusto de los blancos por la imagen tópica del negro de la selva. En esa época se incorporan a la banda otros grandes músicos como el saxofonista alto Johnny Hodges, el trompetista Cootie Williams o el trombonista Juan Tizol. Allí la orquesta de Duke Ellington alcanza su primera madurez convirtiéndose con la calidad y riqueza de su música en la más importante banda del momento. En los años 30 y a pesar de la feroz competencia de las nuevas bandas blancas de swing como las de Benny Goodman, Glenn Miller, Tommy Dorsey etc...,o las negras de Jimmie Lunceford, Chick Webb y más adelante la de Count Basie, la orquesta sigue desarrollándose y ampliando su espectro musical gracias a la inmensa calidad de sus músicos a los que Ellington siempre supe sacar el mejor partido incorporando sus ideas, dándoles libertad en sus improvisaciones e incluso homenajeándoles al componer él mismo obras específicas dedicadas a sus mejores solistas. A finales de los años 30 entran en la orquesta tres figuras clave: Jimmy Blanton, auténtico revolucionario del contrabajo en el jazz a pesar de su temprana muerte con tan sólo 21 años, el extraordinario saxo tenor Ben Webster y Billy Strayhorn pianista, arreglador y mano derecha de Duke Ellington hasta su muerte. En 1943 Duke inició una serie de conciertos anuales en el Carnegie Hall que Ellington aprovecho para estrenar su primera obra larga: Black, Brown and Beige de gran éxito lo que le incentivó a repetir con este tipo de composiciones. Con todo, los años 40 y la primera mitad de los 50 fueron muy duros para las bigs bands en general y la Orquesta de Duke Ellington en particular. La Segunda Guerra Mundial, la huelga de grabaciones, los nuevos gustos musicales con el nacimiento de la nueva música de baile y en el terreno del jazz del be-bop provocaron la salida de los solistas claves de la banda y aunque la orquesta siguió funcionando con regularidad sobrevivía a duras penas gracias más a los derechos de autor que generaban las viejas composiciones que por las actuaciones en vivo de la banda. A mediados de los 50, la banda se revitaliza con la vuelta de Johnny Hodges y la incorporación de músicos de la talla de los trompetas Clark Terry y Cat Anderson y del saxo tenor Paul Gonçalves. Este último será en parte culpable del nuevo boom de la banda tras la memorable actuación en el Festival de Newport de 1956 que volvió a llevar a la orquesta a niveles de éxito no alcanzados desde la época del swing. En los 60, Duke Ellington optó por experimentar con estilos musicales cercanos a la música clásica: música sacra, suites o bandas sonoras aunque sin desaprovechar la ocasión de grabar discos con las nuevas estrellas emergentes del jazz caso de John Coltrane o Charlie Mingus. Fue una época también marcada por la muerte de Billy Strayhorn su más estrecho colaborador. Tras unos primeros años 70 sin pena ni gloria, el Duke muere de cancer en el año 1974. Es el final. El final de una vida dedicada a enriquecer el acervo musical de la humanidad desde el denostado concepto de música popular. Más de 2000 composiciones que transformaron conceptos, reventaron estupidas fronteras musicales y cuya influencia ha marcado a sucesivas generaciones desde los legendarios años 20 hasta ahora mismo. Y todo por el empeño de un jovencito mimado de Washington que dijo una vez siendo niño: "Soy un grande y noble duque, y la gente acudirá a mi"


Neboeiro de etiquetas