14 ene. 2009

Una deuda con Pepper Adams




Tengo una deuda que saldar con Pepper Adams. Allá a principios de los 80, posiblemente en 1983, ofreció un concierto memorable en un festival de jazz en mi ciudad que literalmente me fulminó en mi asiento del teatro.
Fue una experiencia única y de una fuerza tan descomunal que se me borraron todos los pormenores de la actuación, excepto que había subido un tipo al escenario portando uno de esos monstruosos saxos barítonos y tocó un solo, un único solo, durante una hora y quince minutos. La lógica me invita a pensar que tocó individualmente, pero no descarto que hubiera una sección rítmica y que mi memoria se la hubiera tragado literalmente al haber sido succionado de aquella manera por el barítono. Por recordar, no recuerdo ni el físico del instrumentista, quizás las gafas, y sí en cambio, que parecía estar bajo el efecto de alguna sustancia, alcohol o cocaína.
No sé más. El impacto y la belleza de la interpretación oscureció todo lo demás. Aquel hombre no saludó al llegar, soltó su música como diciéndonos: ahí os dejo eso, hacer lo que queráis con ello y se marchó por donde había llegado, sin más explicaciones.
Ha pasado el tiempo, he ido atando cabos gracias a Internet y ahora tengo la completa seguridad de que efectivamente se trataba de Pepper Adams al que llamaban El Cuchillo y al que hay que reconocerle que sabía hacer honor a su apelativo.




Como veo que ha gustado el link que le dediqué Hector y como yo mismo, al hacer la entrada, tuve enormes dudas "hamletianas" al respecto de colocar ese tema en vez de los dos del Youtube, lo pongo ahora a mayores para que podáis oírlo nada más entrar aquí.


18 comentarios:

  1. Me quedo con el primero de los dos videos que has colgado.
    A mí me pasa, de todas formas, que los oídos se me escapan siempre tras el sonido de un piano.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo haber leído en alguno de los libros sobre los músicos de jazz, que sin la enorme sombra de Mulligan, Pepper Adams hubiera sido el barítono por excelencia del jazz moderno.
    Hay un muy buen álbum de Adams con Donald Byrd, titulado "Touschtone".
    Al igual que Tesa, me gustó mas el primer video, siendo los dos muy buenos.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. A mi también me pasa Tesa, el piano tira mucho pero tiene su mérito un instrumento tan pesado y tan difícil de tocar.
    Hector, déjame que te recomiende un tema. También para el resto. Espero que te guste:
    http://www.deezer.com/track/1330863

    ResponderEliminar
  4. Pues en los vídeos no parece tan antipático como le pintas. Me gustan todas, Krapp, aunque reconozco que no sé apreciarlo en su justa medida. La del link me parece preciosa.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, Doctor, sí que te hizo impresión. ¿Seguro que no te tomaste la medicación caducada, y fue eso?

    Coñas aparte, tuviste suerte de verle, porque hace ya muchos años que murió. Como dice Hector, tocó bastante con Donald Byrd, "Cat Walk", "Byrd in Hand", "At the Half Note". Tengo algunos de sus discos con el trombón Jimmy Knepper. Y ambos participaron en un disco glorioso: "Blues & Roots", de Charles Mingus. Imprescindible.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Coincido con Angie: me ha encantado el link http://www.deezer.com/track/1330863
    Una maravilla

    ResponderEliminar
  7. Gracias por saldar la deuda. Expléndido el cuchillo!

    ResponderEliminar
  8. Angie, ¿he dicho yo que era antipático?. No saludar puede querer decir que estaba tan concentrado que solo pensaba en tocar.
    Espero que no, Troglo, mi medicación por entonces era una crema antiacné como mucho. Espero oír ese disco tengo veneración por Mingus.
    Como os ha encantado a Angie y a ti, Luis Antonio, la he puesto en la entrada.
    Herr Freud, encantado de satisfacerle. Siempre a los pies de su diván.

    ResponderEliminar
  9. Ya, Dr. Krapp tiquismiquis, pero entiendo que no entraría tocando, así que si no saludó, sí le pintas antipático.

    ResponderEliminar
  10. Lo pones muy difícil, si tenemos que emepezar a pagar las deudas que tenemos, la inflacción se va a situar en cotas increibles.
    ¿Por dónde podemos empezar? ¿Con quién podemos empezar?

    ResponderEliminar
  11. Vale, Angie.
    Ah Félix, cada uno es deudor de gente diferente y más en este mundo musical. Además seguro que hay deudas inabonables como la que yo tengo con determinados músicos y cantantes quer marcaron mis gustos quizás para siempre.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por el detalle de la entrada en nombre propio y creo que también en el de Angie...

    ResponderEliminar
  13. Por supuesto, Luis Antonio, dices bien, un detallazo. Desde aquí un besito para Krapp y otro para ti.
    Aprovecho para deicrte que la imagen en tu entrada de las grageas no pasaba los filtros de Internet en mi trabajo, así que me está preocupando el hecho de no saber, en un futuro próximo, si el texto se corresponde con la imagen que presentes; claro que lo que me deja tranquila es aquello que dijiste "ante la duda, quedarse con el texto".

    ResponderEliminar
  14. Oye, el saxo barítono debe pesar bastante, no? El sonido es profundo y grave con mucha presencia sonora que te envuelve. Pepper Adams le saca un gran partido y un sonido muy personal. Siempre me ha llamado la atención que de un mismo instrumento cada intérprete de jazz le saque un sonido distinto y lo adapte a la música que pretende conseguir. Para mi es difícil reconocer al músico, sin saber quien toca en un disco. Pero seguro que vosotros los expertos sabéis reconocer en seguida al músico a través de su estilo.

    Preciosos los temas elegidos, dr.Krapp.

    UN BESO.

    ResponderEliminar
  15. Hacía tiempo que deseaba entrar en tu bitácora, Dr.Krapp y hoy me he decidido. Me ha gustado la música de tu entrada, me gusta mucho el Jazz, aunque no soy una experta. He visto que tenemos en común escuchar Radio3 y el entusiasmo por novelas tan increíbles como Bomarzo. Encantada de conocerte

    ResponderEliminar
  16. Gracias a ti y a Angie, Luis Antonio, me habéis resuelto un problema de conciencia ya que ese Day Dream es un tema que me encanta aunque se pierde algo que siempre valoro en mis entradas: que se pueda ver al músico tocando.
    Sí, pesa mucho Esther y es duro de tocar, por sus tonos graves aunque aventuro que esa dificultada lo debe hacer más gratificante. ¿Conocer un músico oyéndolo? Solo en caso de los más famosos y en instrumentos de amplio registro como el piano o quizás la trompeta. Para ir más lejos están los especialistas y los críticos. Besos
    Bienvenida Cristal, me alegra mucho compartir gustos contigo y no no soy experto en jazz, me gusta como me gustan otras cosas, sin ninguna clase de dogmatismo. Visitaré tu blog en breve.

    ResponderEliminar
  17. a mi es que me llaman todos los instrumentos bien tocados...y bien sonados.
    Dr. has pagado tu deuda así que ya puedes dormir tranquilito. Aunque seguro que ya lo haces.

    Abrabesotes

    ResponderEliminar
  18. No creas Lola a veces duermo fatal.
    Abrazos

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas