28 feb. 2009

Todas las cosas que podrías llegar a ser si la mujer de Sigmund Freud fuera tu madre


Parece ser que Charles Mingus no tenía excesiva buena opinión de la psiquiatría. Llevaba muchos años con un analista e incluso en una de esas situaciones tragicómicas que le tocó vivir, después de acudir un día al Hospital de Bellevue para pedir ayuda psicológica consiguió, muy a su pesar, que acabaran internándolo. Pero su irresistible sentido del humor le permitía hacer cosas tan extrañas como pedirle a su psiquiatra favorito que le sugiriese las letras de algún tema. Uno de ellos es éste que encabeza la entrada. (Se puede escuchar un fragmento). Tampoco nada de ésto es seguro, Mingus tenía una enorme capacidad para la fabulación y era capaz de inventarse cualquier cosa para echarle un poco de teatro al asunto..
Un tipo tan excéntrico, radical y tumultuoso, amante de las escenas teatrales y con un humor de mil demonios, tenía que hacer una música en consonancia con su personalidad y la hizo, vaya si la hizo.
Empezó en el jazz tocando con Louis Armstrong, colaboró con Duke Ellington y Charlie Parker y como en esa grabación tan extraordinaria del Festival de Antibes hizo buenas migas con el free Eric Dolphy. Estaba en todas partes y no estaba en ninguna. Podía lanzar unas declaraciones incendiarias atacando un estilo musical o incluso a un músico al que no tuviera simpatía y pocas semanas después realizar una jam session con él y tocando esa música que rechazaba con ardor.
Era Charles Mingus y todo lo que tocaba pasaba a incorporarse a su propia forma de hacer las cosas. Indefinible e indescriptible. Como este tema que suena de fondo que es una mezcla de soul, blues, jazz tradicional, gospel y todas las etiquetas que se quieran poner.
Por último, es curioso que siendo tan iconoclasta, tan suyo, tam individual haya tanta gente que se considera su heredera musical e incluso espiritual. Do ejemplos:
El precioso disco de Joni Mitchell titulado Mingus editado en el mismo año de su muerte, 1979
con un grupo fastuoso. Aquí la tenemos interpretando el tema emblema del contrabajista: Goodbye Pork Pie Hat:



Otros ejemplos de esta veneración musical se refleja en temas e incluso discos de homenaje como Weird Nightmare: Meditations on Mingus de 1992 y en los diversos grupos de jazz que llevan el propio del contrabajista: The Mingus Big Band, Mingus Orchestra y esta Mingus Dynasty, un grupo repleto de ases, que vió así en 1980 el mismo Better Get It In Your Soul que podemos escuchar de fondo:



12 comentarios:

  1. Su esposa, doctor, nunca podría aceptar que usted tuviera complejo de Edipo.

    ResponderEliminar
  2. Me los apunto, ya me he hecho conunos cuantos para el próximo siguiendo tus pistas y me he llevado unas gratas sorpresas, que serán eso: sorpresas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, Doctor, parecía difícil decir algo de Mingus que no se hubiera dicho ya, pero creo que lo consigues. Qué lengua más larga tenía el tío. ¡Fue tan bueno!, pero creo que acabó resentido, decepcionado quizá del mundo de la música. Quizá era para estarlo.

    Salud.

    ResponderEliminar
  4. ...imagino a la parienta de Freud, cual conejillo de indias, todo el día psicoanalizada.
    Y ese hipotético Mingus hijo traumatizado.

    (El título de ese tema, tan ocurrente, es buenísimo, como muy ochentero.- movida madrileña)

    ResponderEliminar
  5. Todos tenemos un poco de locos. Quizá de ahí provenga el talento. Me ha gustado escuchar a Mingus. Y leerle, doctor.

    ResponderEliminar
  6. Lo común a un genio de un estilo u otro es su pasión, su fuego. Y no me cabe duda que toda esa fogosidad, compartida con otros muchos del jazz, le definía como genio.

    ResponderEliminar
  7. Doctor Freud, espero que a estas alturas ya haya aclarado sus relaciones de parentesco.
    Gracias Troglo, quizás a Mingus no lo decepecionase tanto el mundo de la música como el mundo en general, donde no eencontraba sitio a su asombrosa versatilidad.
    Mingus tenía títulos de ese estilo en muchos de sus temas, Tesa. Como aquel:
    Si Charlie Parker fuera un pistolero, habría un buen montón de imitadores muertos
    Si la locura es colectiva y de ahí procede el talento ¿por qué no hay más gente que lo usa, Soportándome?
    A lo mejor, Valentín lo que tenían esos músicos es que alimentaban su fuego al calor del que se desprendía del resto. En esa interacción mútua de gente inquieta puede estar la clave.

    ResponderEliminar
  8. Mingus Mingus Mingus Mingus, Mingus... je je je Como uno de sus discos, siempre me ha gustado este título. Uhm! Mingus!

    Me ha encantado la entrada y su título muy de psiquiatra! je je

    Conocí personalmente a un trompetista americano que había tocado mucho con Mingus. Se llama Ted Curson. ¿Lo conoces y te gusta?

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Esther, Ted Curson, si no me equivoco, está presente en esta grabación de Bettet Git In Your Soul que se oye de fondo.
    Abrazos para ti.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas