16 mar. 2009

Los abismos del piano

"La película nos da a conocer a un hombre intenso y divertido, con la mente y el cuerpo inundado de música, que mantiene las manos en movimiento, incluso cuando no hay piano alguno en su cercanía. (...) Es el artista remoto, inclinado al laconismo que lleva a cabo su existencia con exclusión del resto del mundo."  
"Monk utiliza el lenguaje de un modo expresionista, emitiendo sonidos hablados durante buena parte de la película, en niveles de expresión que rara vez superan la farfulla. Monk tararea mientras habla. Es un hombre listo y complejo, pero tiende a ver en el habla un fatigoso subgénero de la música."

"En un documental, Gould interpreta las Variaciones Goldberg en estudio, acurrucado en su banqueta baja: a la cámara a veces le cuesta trabajo localizar su cabeza entre la tapa del piano y la vara que la sostiene levantada. Su madre tocaba el piano con frecuencia durante el embarazo, y él aquí, viene a ser, casi, una presencia fetal: el feto considerado como genio. Lo filman desde arriba y abajo, desde un lado y otro, la cámara se pega a sus manos y luego al rostro, mientras él tararea y canta y parece como si dijese algo, haciendo de vez en cuando gestos de director de orquesta con la mano libre."

"Monk escribió una pieza titulada Introspection. (...)¿Pero que ocurre cuando la introspección desarrolla una densidad que borra el mundo de alrededor? (…)
"En un club de Boston se quedo inmóvil ante el piano. presionando las teclas, sin sonido, durante tantísimo tiempo que, al final, sus adláteres abandonaron el escenario. Estaba oyendo algo que ellos no oían."




Textos de Contrapunto: tres películas, un libro y una vieja fotografía /Don DeLillo
Seix-Barral (2007)

15 comentarios:

  1. Como pianista me has dado la pista de algo imprescindible.

    ResponderEliminar
  2. No sabía que fueras pianista, Valentín

    ResponderEliminar
  3. Gould, Monk...el uno colgado (literalmente) del piano...el otro, sobre el...fantásticos lo dos, aunque mi ordenador me presenta los vídeos en blanco y negro...!tendrá que ver con el piano!?
    el caso es que no puedo verlos, pero si oirlos...

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Sólo el tercer vídeo es en color, Lola. Hoy es un día muy soleado en todas partes ¿no será ese el problema?
    Besos desde el Atlántico Norte aunque tirando al Sur.

    ResponderEliminar
  5. Curiosa relación la que creas entre esta pareja de "raros". Glenn también se vestía de una forma curiosísima, y esa comunicación de Monk, tan peculiar. De Gould dijeron que tenía un trastorno autístico, el síndrome de Asperger. ¿También Monk?

    Muchos dicen que no existe esa enfermedad. Que el síndrome de Asperger no es más que una forma de ser. Quizá llamamos síndrome a aquello que no entendemos, o no nos encaja.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. La relación no es mía, la hace Don de Lillo en ese pequeño y hermoso libro titulado Contrapunto.
    Respecto al síndrome de Asperger es un tema muy complejo como ocurre con muchas otros problemas psiquicos. Se dice que los que padecen ese síndrome, uno de ellos podría ser Bill Gates, no tienen excesiva empatía hacia los demás y permanecen en su propio mundo consiguiendo una intensidad en sus facultades difícil de conseguir de otra manera. Pero la pregunta es: ¿se puede medir de una forma fiable el modo de interacción de los individuos con el mundo que nos rodea sin caer en la trampa de asignar patologías a todo quisqui?

    ResponderEliminar
  7. Dr. Krapp muy buen post, como siempre. Por cierto, Troglo y tu habéis sacado un tema que me interesa mucho. Siempre he pensado que soy un poco autista, no al 100%. Y es difícil que eso los demás lo comprendan. Tengo una amiga que le pasa lo mismo. Es curioso.

    En fin. Un fuerte abrazo. Y vivan los abismos del piano!

    ResponderEliminar
  8. Creo que te puedo entender, Esther. En la vida corriente, en la actividad laboral y en el ocio siempre hay un conflicto entre la atención que prestamos a nuestras cosas y la atención que nos requiere la interrelación social. Cuando uno más se concentra en lo suyo, más se aleja de los demás. Eso genera una cierta sensación de autismo muy generalizado entre las personas que viven solas.

    ResponderEliminar
  9. Dr. Krapp, como siempre nos sorprendes con tus entradas, tan originales, que despiertan por lo menos en mí, una gran curiosidad. Solo quiero decirte que por lo general las personas muy geniales, son para las personas comunes, personajes raros, extraños. Monk sin lugar a dudas lo fue, mira que estar varios años sin hablar.
    Saludos cordiales,

    ResponderEliminar
  10. Me reconfortan mucho esos comentarios viniendo de una persona como tú, Hector.
    Monk pensaba que con la música podía expresar mucho más de si mismo que con las palabras casi esclavas de la convencionalidad y el conformismo.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  11. ...me resulta siempre sorprendente llegar a un espacio y "sentir" a través de las palabras o la música que compartís. En el suyo Dr Krapp, además no dejo de aprender un segundo.

    Muchas gracias

    beso y feliz fin de semana

    A.

    ResponderEliminar
  12. Gracias a ti por leerme y lo más importante, por no perder la capacidad de sorpresa y las ganas de aprender en un mundo donde se lleva lo contrario.

    ResponderEliminar
  13. precioso video...
    te dejo un fuerte abrazo....

    ResponderEliminar
  14. Me he quedad fascinado por la historia de "introspección", me lo imaginaba claramente, como lo cuentas, arriba, solo, tocando...

    ResponderEliminar
  15. Supongo que te referirás al primero, Allek, ami es el que más me habla de la personalidad de estos artistas. Otro para tí.
    Efter, seguramente sería así como sucedió aunque mejor démosle el mérito a De Lillo, fascinado por estos personajes siempre al borde y magnífico escritor.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas