29 may. 2009

El Rey del Jukebox


En la cinta "Bird" de Clint Eastwood , aparece como personaje secundario un individuo que podría ser la perfecta antítesis de la máxima estrella del bebop. Se trata de un saxofonista que compite con el músico de Kansas City siendo éste muy joven y más adelante, en un momento dado, decide tirar su saxo al río ya que se ve incapaz de competir con el maestro triunfante. Sin embargo, hacia el final de la película, se le ve triunfando en una sala de teatro aclamado por un público juvenil que salta enloquecido por la energía de su boogie woogie. Bird está allí, recién salido del hospital de Bellavue y se muestra escandalizado por el gusto de la gente hacia una música a la que no ve ningún mérito. Eastwood es un defensor del bebop y del propio Bird, por lo tanto es hasta cierto punto lógica su clara toma de partido por su personaje principal. Pero nada es sencillo, ni siquiera saber quien ese saxofonista que aparece en la película con nombre desconocido pero representando a alguien real. Yo me inclino por un nombre: Louis Jordan.



Louis Jordan fue más que un músico un showman con un largo recorrido desde Brinkley (Arkansas) donde nació, hasta convertirse en el indiscutible "Rey de las Jukebox" de los 40 y ser en los 50, un pionero indiscutible en el nacimiento del rock and roll. Pero antes, en los 30, después de su paso por algunas orquestas de blues -él siempre se sintió cercano al blues- recaló en Harlem compartiendo escenario con Ella Fitzgerald en la fabulosa orquesta de Chick Webb, donde cantaba y tocaba el saxo.



Es indudable que el contacto con aquellos ritmos explosivos que se estilaban en el Apollo Theatre y el resto de salas de baile del barrio negro, le dio al saxofonista una impronta que sería duradera en su música. Cuando muere Chick Webb, 1938, decide formar un pequeño grupo, algo poco habitual en la época de las grandes orquestas.
"Una vez llegué a ser conocido como Louis Jordan and His Tympany Five, mantuve el nombre aunque siempre tenía siete u ocho músicos. No creía que fuera capaz de manejar a una big bang pero con mi pequeño grupo hacíamos todo lo que hacían las big bands. Hice blues jump."



La importancia del bebop y su digamos, seriedad musical, hace que muchos se olviden de la aparición de otras alternativas generacionales al ya caduco swing. La vertiente más lúdica del jazz, la que más tenía que ver con el baile y la fiesta, nacida en el seno de la comunidad negra de Harlem, acogió con alborozo las propuestas musicales que tenía que ofrecer Louis Jordan y sus continuadores. Jordan mezclaba en su música toda clase de estilos musicales -jazz, blues, boogie etc...-hasta crear un estilo irresistible y pleno de humor que le convirtió en el favorito de toda clase de públicos, y lo que es más insólito sin distinción de razas, tal como se ve reflejado en las lista de éxitos de los 40 y 50. La gente, deseosa de olvidar el sufrimiento tras la contienda, acogió a Jordan como líder y no dudó en coronarlo como Rey del Jukebox. Una de las joyas de su corona, fue este tema que arrasó en las emisoras de radio de aquel período:



¿Es Jordan el "abuelo" del Rock and roll? ¿Es el eslabón perdido entre la música instrumental venida del jazz y la nueva música juvenil de los 50? Preguntas que se vienen repitiendo desde hace muchos años aunque no tienen, ni posiblemente tengan nunca, una respuesta satisfactoria. Los defensores de que el nuevo rock tiene ADN de este músico, ponen en el tapete su más celebre tema grabado por primera nada más y nada menos que en 1945 y luego convertido en un standard mil veces repetido hasta la actualidad.


A partir de los 50 la estrella de Louis Jordan se fue apagando por diversos problemas de salud. Sus seguidores, en cambio, no dejaron de aumentar dentro de la comunidad musical y sus temas han sido parte del repertorio de los más grandes. El Rey del Jukebox fallece en 1975, y sigue siendo el rey en su estilo aunque aquellas máquinas musicales solo sean ya hermosas reliquias de colección.


14 comentarios:

  1. Saludos, Doc. Casi nadie se acuerda ya de Louis Jordan, y es cierto que en los círculos del jazz tiene fama de poco serio, incluso de "payaso". Creo que tampoco favorece a su tipo de música el paso del tiempo. Pero abrió "otra vía" que quizá, como tú dices, haya creado otras muchas posibilidades. Confieso que no le pongo mucho. Voy a aprovechar ahora.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. El jazz, desde mi punto de vista, Troglo, siempre tuvo una línea cercana al humor y la comedia, posiblemente derivado de los minstrels tan de moda a principios de siglo. Hubo artistas que explotaron esa línea caso de Fats Weller y otros representantes del stride, Cab Calloway, la Orquesta de Jimmy Lunceford, la propia de Chick Webb etc... Siendo una música para el baile y el claqué era lógico que adaptase esa corriente.
    Salud

    ResponderEliminar
  3. Si nos así, no se escuchan estas leyendas casi perdidas, Doc. Creo que del ahogo en el río, surgió la efervescencia entretenedora de este saxo precursor de estrellas del rock como Bily Holiday y sus Cometas y creador de melodías clasicas del pop como "Don't let the sun catch you crying".

    Salud

    ResponderEliminar
  4. Pues hay que oirlas, Armando yo sinceramente no creo que Jordan esté desfasado. En los 90 el neoswing reinvindicaba su figura como creador de un estilo y siempre ha estado presente en la iconografía rockabilly. Como bluesman además era excepcional.
    ¿Cuantas versiones se han hecho de Caledonia?
    Salud.

    ResponderEliminar
  5. Qué refrescante y deliciosa música, Dr. Krapp, para esta tormentosa tarde de sábado. Gracias por este nuevo regalo. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Querido Dr. Krapp: perdón por entrar en su blog y no poder detenerme a escuchar a Louis Jordan y Ella Fitzgerald como quisiera, estoy con falta de tiempo y lo dejo en mis asuntos pendientes, que ya son muchos.
    Sólo quería hacerle una aclaración, mi acento no es argentino; no tengo nada contra mis primos, los adoro, y sobre todo, en los blogs, que son todos un amor de personas. Pero quisiera contarle que nací en Uruguay y soy viví allí una parte de mi vida; la otra, la estoy viviendo en España, concretamente, en Madrid.
    Sólo eso quería decirle, estimado Dr. Krapp.
    Un abrazo y un beso como es debido.

    ResponderEliminar
  7. Querida Marga:
    Como gallego que soy con parientes en Uruguay me alegro mucho de tu aclaración. Siempre he tenido contacto con tu país y siempre he deseado tener la suerte de poder pasear algún día por las calles de Montevideo o Punta del Este. Conozco y aprecio vuestra historia y sé como los orientales habeis luchado valientemente por mantener una posición digna entre dos colosos tan cercanos como Brasil y Argentina. Todo un ejemplo para el resto de Latinoamerica.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  8. Cristal sin quererlo tal como dices, es una música muy refrescante para un día como hoy de calor y tormenta. Gracias por acercarte por aquí.

    ResponderEliminar
  9. peaso de entrada!!!
    la peli, no la conozco...ainss
    a Jordan lo tenía olvidado y !no puede ser! así que gracias por tanta información y tan buena música.

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Pues sinceramente me hubiera gustado estar ahí, y poder hacerle fotos. Siempre me ha gustado el estilo de Louis Jordan. Obedece a una tradición y un desarrollo lógico de la música afroamericana. Bienvenido Louis.

    No hay por qué compararlo con el bebop de Charlie Parker, bien distinto. Y que obedece a otras causas.

    Los dos fantásticos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Seguro que lo dices por el tamaño, Lola, me salió una entrada más larga de lo previsible. Bird es una excelente película de Clint Eastwood e interpretada magistralemnte por Forest Whitaker
    Besos tres

    ResponderEliminar
  12. Me gustaría saber que cámara usaba William Claxton para hacer esas casi increibles fotos, Esther.
    Estoy de acuerdo con tu visión de Jordan y de que obedece a un desarrollo lógico de la música afroamericana. Su opción por una música alegre y bailable es tan respetable como la de Bird por el bebop. Dudo que la visión de un Charlie Parker amargado por el triunfo del r&b sea algo más que una especulación del amigo Clint.

    ResponderEliminar
  13. Seguro que Jordan despues de haber reconocido y escuchado a Parker en el Birland, se dió cuenta que nada tenía que hacer tocando jazz, por eso, imagino tiró su saxofon al río. Quizás también comprendió, la injusta eliminación de Parker en la jam sessión, en la que participó siendo un adolescente, junto a la banda dirigida por Jordan. Ahí entendió que Parker era un adelantado, omo señalan algunos biógrafos de Parker.

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que el gesto de Jordan tirando el saxo al río, si realmente fue así, le honra; pero sería algo que también pudo haber hecho cualquier otro músico contemporáneo después de escuchar a Bird en su grandeza.
    Respecto a aquella jam session ahora mismo no recuerdo el nombre del batería que tiró el platillo para eliminar a Bird. Creo que era uno de los grandes, Jo Jones o alguien así.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas