23 may. 2009

Yo soy Fats Navarro


"Yo soy Fats Navarro. Mido un metro setenta y siete. Parezco casi mexicano con este pelo ensortijado y espeso. Solía pesar ciento sesenta kilos. Ahora peso cincuenta. Considerado miembro de la raza negra por el hombre blanco al que no gusto y que a mí me gusta menos aún".

-----


"Un día, en el autobús, Fats empezó a escupir sangre cada vez que tosía. Cuando llegaron a Chicago dejo la banda y se fue a Nueva York. Pero mi chico (Mingus) y él iban a encontrarse y hablar de nuevo muchas veces antes del día de julio de 1950 en que Fats Navarro murió en Nueva York de tuberculosis y adicción a las drogas. Tenía 26 años."
-----

"Mingus, sangro porque quiero sangrar. Tengo tuberculosis intencionadamente y espero que no haya cielo ni infierno como dices tú. Piensa en lo que fliparía si llego allí y me encuentro con que también es propiedad del hombre blanco y el cielo es de renta limitada y el infierno los suburbios. Les diría: "¡Matádme, ángeles blancos, gusanos, mamones, como hicisteis conmigo en la tierra, porque desde luego que no vais a sacar ningún oficio ni beneficio de mi alma!"

-----


"Pero quiero mirar mis enemigos cuando muera y verles las caras cuando comprendan que pierden a un cliente fijo. Yo me salgo, dejo el hábito, vuelvo a cas limpio. Y al instante tengo a un sucio hijoputa tirándome del brazo para invitarme a un colocón gratis, porque sabe que al día siguiente estaré aporreando su puerta para que me deje entrar. Mingus, nunca te hagas yonqui. Este mundo es asqueroso. Cogen y fuerzan a los niños y a las niñas para iniciarles de jóvenes"
(Fats Navarro en la voz de Charles Mingus en su libro, más o menos autobiográfico, titulado "Menos que un perro")

13 comentarios:

  1. Por lo que veo Mingus odiaba al "hombre blanco". Y lo comprendo perfectamente. Qué razón tenía.

    Qué manazas tenía Fats. ¿Qué era, muy rápido tocando? Ese humo cuánto me gusta. Le da más ambiente a la foto. Te imaginas a Fats rodeado de humo, copas, gente, en un pequeño tugurio de mala muerte. Y él ahí, dejándose la piel, dejando su alma, mostrando lo más profundo de su ser.

    Sí que perdió peso, caray.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Otro maldito, y de los grandes. Uno más de los que piensas, ¿qué hubiera pasado si hubiera vivido los años que Gillespie? Claro que, tratándose de Fats, hubiera sido imposible, hubiera encontrado la forma de evitarlo. Pese a su corta vida, trompetista de enorme influencia.

    Gracias por recuperarlo. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. tengo un doble vinilo "fats navarro featured with the tadd dameron band" (carriere/milestone) en cuyo interior sale una foto, en la misma onda. cortina de humo pero con la trompeta al cielo.
    lo que daba de si un breve tema de be bop!!!!. tras fats con salvo discipulos mas o menos aplicados y aventajados (mencion espcial para clifford brown y booker little) la verdad es qeu en la trompeta no ha habido grandes sorpresas. menos mal que alli estaba miles, porque gillespie llego a dejar que desear lo suyo.

    ResponderEliminar
  4. Que gran entrada Dr. Krapp, no te imaginas lo que admiro a la "Gorda", sobrenombre con el que era conocido. El y Clifford Brown son mis trompetistas predilectos. Navarro murió a los 26 y Brown a los 27 años. Ted Gioia, señala en su Historia del Jazz, "que si las circunstancias hubieran sido diferentes, la fama de Navarro podría haber igualado a la de Clifford Brown o Miles Davis. su breve discografía sólo da una idea del potencial de este músico de gran talento".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Estas lecturas siempre revuelven lo latente en cada uno, Doc. He estado leyendo la biografía de Horace Silver y cuenta de una forma menos cruda pero también con conocimiento de causa y el efecto también es revolvente y suma a la comprehensión y compartimiento del dolor ajeno. Lo siento tambien con la sangre joven de Navarro. Hay gente como Strayhorn que ha contado su goteo.

    ResponderEliminar
  6. ¿Sangro porque quiero sangrar? y ¿tengo tuberculosis intencionadamente?
    ...¿sarcasmo?

    ResponderEliminar
  7. Muy duro la vida de aquellos músicos con la suficiente sensibilidad para sentir día a día en sus carnes los problemas de la discriminación y eso que vivían en una isla acogedora como Nueva York. Fats Navarro era un velocista a la trompeta intérprete fiel del bebop, pero murió muy joven para saber hasta donde podría llegar. Gracias EstherTroglo estoy muy de acuerdo contigo. "hubiera encontrado la forma de evitarlo". Pienso qque aquella gente tenían algo de kamikazes desafiando al destino.

    ResponderEliminar
  8. He oído ese disco Artal está muy bien y no solo por la interpretación de Fats, Dameron está excelente.
    Yo creo que la trompeta perdió algo de protagonismo desde el bop en perjuicio del saxo quizás por la propia importancia de Parker. No es que le pasara como al clarinete, que casi desapareció de escena, pero perdió aquel protagonismo que tenía con anterioridad. El problema de Dizzy es que se estancó y le faltó la presencia de otro gran músico cerca para intentar nuevos retos.

    Gracias Hector. Le llamaban La gorda, es cierto. Así lo refleja Mingus, recordemos que todos esos texto son de Mingus puestos en boca de Fats menos el segundo. ¿qué hay de Mingus y que del propio Fats en estos textos? Difícil saberlo.

    ResponderEliminar
  9. Es la fuerza de sus vivencias la que justifica, casi estoy seguro, la fuerza e intensidad de su arte, Armando. Por eso los músicos modernos de jazz al tener una vida más privilegiada lejos de clubs, mafias, prostitución, drogas etc.. lo que ganan en técnica aprendida en grandes conservatorios lo pierden en originalidad y poderío.

    Tesa, yo creo que esas frases tan lapidarias de desafío eran, pensemos en Mohammed Ali el boxeador, la respuesta desgarrada frente a la opresión racista en la que desarrollaban su vida. Necesitaban esa dureza, quizás algo impostada, para sobrevivir en un entorno hostil.

    ResponderEliminar
  10. Pasaba por aquí y me he encontrado con esta historia sobre Fats Navarro, al que acabo de tener el gusto de haber conocido y escuchado. Esta música tiene todo el sabor de los tugurios llenos de humo, donde los músicos negros aparecen sudorosos dejándose la piel y los pulmones en sus instrumentos. Qué razón tenía al despreciar al hombre blanco que les explotaba, que se aprovechaba de su música y luego no les permitía viajar en el mismo autobús. Gracias Dr. Krapp por comartir sus conocimientos y regalarnos esta música. Por cierto yo también escucho Radio 3

    ResponderEliminar
  11. Repite la visita cuando quieras Cristal siempre serás bienvenida.
    Fats Navarro y su música eran justamente parte de ese mundo humeante que has dicho.
    Yo, más que escuchar Radio 3 me lo bebo a grandes tragos siempre que puedo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. He reabierto el chiringuito, Krapp.
    No sé la frecuencia con que lo actualizaré, pero de momento vuelvo a tener sitio.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Felicidades también desde aquí y recomendárselo a todo el mundo que pueda leerlo.

    http://tesadepaso.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas