3 ago. 2009

More

Sí, definitivamente con cualquier cosa se puede hacer música y la música, incluso la más hermosa, sirve para cualquier cosa. Por ejemplo, para ser la banda sonora de una célebre y escandalosa película de 1962 dirigida por Paolo Cavara y Gualterio Jacopetti. Hablo de Mondo Cane (en español Este perro mundo). Una película que fue el origen de cierto estilo de cine documental sensacionalista y morboso que ha tenido secuelas hasta la fecha y que incluso tiene mucho que ver con esos programas llenos de vídeos con catástrofes tan abundantes en la televisión actual. Imágenes inquietantes, imágenes truculentas y falsificadas las de Mondo Cane envueltas en una banda sonora de singular belleza compuesta por Nino Oliviero y Riz Ortolani, un músico italiano procedente del territorio del jazz que consiguió un grammy con el inmortal y archifamoso tema central de esta obra, More (en italiano Ti guarderò nel cuore):
Esta es la versión de Judy Garland, la maravillosa y triste dama del cine y la música:
Aquí, por último, os dejo la interpretación de More del siempre intenso Jimmy Smith.
Me apetece dejaros una pregunta en el aire: ¿Por qué extraño mecanismo, temas musicales de los que apenas conocemos su título, adquieren tanta relevancia en nuestras emociones y sentimientos retrotrayéndonos a otros momentos que nos parecen luminosos desde el recuerdo?

17 comentarios:

  1. Hola Dr. Krapp, Espero que hyas tenido unas buenas vacaciones. me ha encantado la reflexión que has hecho de esta hermosa canción. No te imaginas la cantidad de recuerdos que me trae a la memoria. Son melodías inmortales.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Me encantó también tu reflexión Doc. Asunto extraño este de la activación del recuerdo a través de la música. Algo parecido me pasó con la película "Good morning Vietnam" cerrada con "What a Wonderful Word".

    ResponderEliminar
  3. Hay temas que tienen ese poder mágico.

    Me la pido también.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es muy grimosa la escena de ese xilófono de bofetadas.

    Había escuchado ese tema, More, en varias ocasiones: en documentales sobre cine, en resúmenes de los Oscar... sin embargo no conocía su título ni que era banda sonora de esa peli en concreto.
    Me encanta la versión de la Garland.

    No sé el motivo por el que asociamos la música a los recuerdos, supongo que la simple coincidencia, el "haber sonado allí" que luego recreamos con la nostalgia.

    ResponderEliminar
  5. JAJAJJAJAJA

    Yo necesito que me den unas cuantas de hostias de esas por la mañana.

    ResponderEliminar
  6. no leo ni escucho...te lo debo.
    Solo decirte que !bienvenido!!!

    ResponderEliminar
  7. ¿Que hace una canción como tú en una película como esta?
    Espero que hayas pasado unas buenas vacaciones, a mí me sale el pulpo hasta por las orejas.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Hector. Sí he disfrutado de un largo y provechoso viaje. Afortunadamente sigo en período vacacional aunque por poco tiempo. Melodías inmortales que nos acompañan en nuestras veces y que en muchos casos somos capaces de identificar con un título o una referencia. Es grato que puedan existir esas cosas.
    Armando, quizás esas músicas que nos generan esos recuerdos tenga más que ver con su propio contenido, su capacidad de permanencia en nuestra mente, que con la propia fuerza del recuerdo en sí. Hay cosas que se nos quedan y otras no perteneciendo a la misma época o a la misma situación.

    Concedida, J.D..

    ResponderEliminar
  9. Tesa, esas películas de la que Mondo Cane es el estandarte, nacían del empeño de los cineastas de explorar el terreno más perverso o perturbador del ser humano aprovechando la eliminación de la censura. Son imágenes manipuladas que quieren conmover, pero solo es puro teatro. Como a ti hasta hace poco tiempo era incapaz de asociar tema, película y titulo. Como decía hace un momento el haber "sonado el tema" quizás no sea suficiente para que deje un rastro en nuestro recuerdos, quizás además deban poseer alguna cualidad que se nos escapa. Proust hizo hermosas reflexiones sobre este asunto en "En busca del tiempo perdido".

    Espero que todo sea para bien, divina Maritoñi y que sí se las dan sean con el debido respeto y buen hacer que requiere Su Graciosa Majestad.

    Bien hallado Lola o sustituta de Lola o simplemente interrogante de cierre.

    Yo tampoco lo entiendo, Félix. Es música que uno imaginaría en una peli de Mastroianni o de la maravillosa Monica Vitti por poner un caso; pero ahí, de fondo a un reportaje de como hinchan de comida a una oca hasta que le revientan el hígado me parece estrambótico pero quizás tanto como compositor como directores veían en eso la gracia.
    No es mala cosa lo del pulpo, seguro que has comido mejor que yo. Yo sigo vacacionando pero en casa.

    ResponderEliminar
  10. Sin saber la respuesta, me imagino que es el mismo mecanismo que úne a los luminosos recuerdos con un olor, un sabor, una imagen... algo que ver con las sensaciones y emociones cuando se dan la mano.

    El primer video, horrible. No puedo asociar esa música con esas imágenes.

    ResponderEliminar
  11. Salud, Doc. Sí, hay músicas que están ahí dentro, y a veces ni siquiera recuerdas el título hasta que el sonido las despierta. Desde luego, esta no la asocias a esta película.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Eres un monstruo Krappi. Y sabes que te lo digo con todo el cariño del mundo.
    Flipo con todo lo que sabes de esto.

    Gracias (K)

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno el post, amigo Krapp. Con respecto a tu pregunta, bajo mi punto de vista es porque conectan de manera directa con recuerdos que, por su carga emocional, han dejado una especial huella en nuestra memoria. Si te apetece puedes leer una entrada que le dedique a María del Mar Bonet en la que reflexiono sobre ese mismo tema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Probablemente tengas razón Borraeso, pero sobre todo me intersa saber porque unas músicas dejan ese poso y otras no. Yo también estoy de acuierdo contigo en la apreciación de la dicotomía entre vídeo e imágenes aún a sabiendas de su truculencia preconcebida.

    Saludos, Troglo, en este caso esa dicotomía entre música e imágenes la hace más sorpresiva.

    Como sé que lo dices por puro cariño, lo tomaré exclusivamente como un cariño, Novicia. La sabiduría auténtica es un don que no está a mi alcance. De nada.

    Cristal, he leído tu hermosa entrada sobre María del Mar Bonet y coincidiendo con tus apreciaciones sobre el poder de las situaciones emocionales que generan esos recuerdos, no dejo de pensar que hay algo mágico y anterior en la música, algo que no he descubierto, que hace que esos sentimientos fructifiquen mucho tiempo después de que haya desaparecido la situación que los hizo posible.

    ResponderEliminar
  15. No consigo escucharla, pero estoy convencido de la justicia de todos los eleogios que dedican a tu entrada, Dr. Krapp

    ResponderEliminar
  16. Lo lamento, Luis, espero que te quedes con el título, More, y tengas la oportunidad de oírla y quizás recordarla cuando tengas el sonido disponible. Es fácil de encontrar en programas como el Youtube.
    Gracias en su nombre, Nogués.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas