8 sept. 2009

El sillón del Presidente


En los dominios de la desmesura, lejos de rutinarias contingencias, todavía permanece vacante el sillón del "Presidente Negro", Feli Anikulapo Kuti:



En realidad, nunca llegó a presidente de Nigeria. Las dos veces que lo intentó, no le dejaron que se presentara a las elecciones.
Le tenían miedo. Era demasiado poderoso aunque solo tuviera su música, su voz y un grupo de fervientes seguidores enganchados a su mesianismo, que vivían con él en la República de Kalakuta, la comunidad que creó en Lagos para darle vida a su esperanza.
Desde la música. Contra los poderes de la opresión postcolonial: oligarquía, ejército, policía... y en favor de los sufridos habitantes del África Negra.



Desde la música.
Creando el más poderoso movimiento musical del África Negra: el afrobeat.
Una curiosa mezcolanza de ritmos africanos de base con una melodía alimentada por múltiples instrumentos de viento. Por encima, las voces recuerdan al esquema de pregunta-respuesta de la música gospel: una omnipresente voz principal y un coro femenino replicando. En el cóctel cabe música yoruba, jazz, blues o funky. Zombie es su himno mayor, aquel por el que Fela Kuti estuvo a punto de ser asesinado. Una crítica despiadada contra el militarismo africano:



Temas largos, casi infinitos que desesperaban a sus productores.
Desafiando todas las normas.
Tocando todos los instrumentos posibles ya que dominaba más de diez. Proclamas, sermones, lemas, textos exagerados y extremos. A veces absurdos. Como el propio Fela Kuti, siempre en los límites.
Kalakuta fue arrasada dos veces por los militares. Tras la primera, falleció su madre -antigua lider feminista nigeriana- y él quedó maltrecho. Ambos habían sido defenestrados
literalmente desde un piso alto de la comuna.
Fela no tardó en tomarse su venganza, quizás algo extraña: se casó con 27 mujeres y organizó un nuevo partido político, "El Movimiento del Pueblo", para presentarse a las elecciones. A los 20 meses, conseguido su objetivo político, se divorció de 20 de ellas.
En 1997, Fela Kuti muere de SIDA.
No quiso recurrir a ningún tipo de medicina.
No reconocía tener esa enfermedad.
Parece ser que decía:
"Esa es una enfermedad del hombre blanco"



14 comentarios:

  1. los discos de primeros años 70: london scene, na poi, afrodisiac, shakara o confesion gentleman son tremendos. temas muy ritmicos y larguísimos. adictivos de modo himnico. su mayor encanto pienso que esta en esa abundancia, fogosidad, exageración de formas... luego, el estilo, reducido en el tiempo y a tics pierde frescura.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo, la desmesura es lo que le da su principal atractivo junto con el hecho de haber creado un estilo.
    Aunque pienso que la música es una cosa y el personaje otro muy distinto, es muy difícil sustraerse al magnetismo de su figura y no quedarnos con las anécdotas de su leyenda.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho el segundo video -las imágenes de la actuación- y ese ritmo tan africano.
    El "Zombie" me agobia un poco ...tanta marcha.
    :)

    ResponderEliminar
  4. Interesante la desmesurada vida y música de Fela, Doctor Krapp.

    ResponderEliminar
  5. Fela era sin duda agotador e incansable. Digámoslo de una vez: todo los héroes tienden a ser agotadores e incluso peñazos, Tesa. En el caso de Fela todo lo que hacía estaba basado en las viejas artes de la seducción a ello sacrificaba lo demás y sabía como hacerlo con la música.

    Gracias, Armando, desmesurada en verdad. Solo recuerdo alguien comparable: Bob Marley.

    ResponderEliminar
  6. La verdad que tengo poco oído a Fela Kuti. Siempre me pareció, como decís por aquí, un poco "excesivo", pero su propio exceso le da interés. A ver si localizo ese documental, para empezar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Si lo localizas pégame un toque, Troglo. Me fascinan los personajes excesivos. Su música es machacona y pegadiza pero de forma intencionada, llevo varios días con la melodía de Zombie en la cabeza.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Dr!! El otro día saqué de la biblioteca de mi barrio un recopilatorio de Fela que creo lleva este documental-todavía no he tenido tiempo de verlo, son dos cds y un dvd-. Te envío la información por mail.

    Saludos musiqueros!!!

    ResponderEliminar
  9. Encantado de leerte de nuevo.
    Gracias anticipadas.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado este post Dr. Krapp, Fela no sólo es importante desde el punto de vista musical, sino que también fue un gran líder. Un caso interesante de estudio para los cientistas políticos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Me gusta su música, de fondo, pero no entiendo lo que canta.

    Debería indagar más para saber si me gusta su mensaje... Me aparecen demasiados elementos místicos y sectarios... y yo no creo en profetas.

    Sin embargo quería hacer política y no le dejaron... quizá creía firmemente en lo que defendía y eso es algo...

    ResponderEliminar
  12. Pienso que por su carácter casi legendario y por su influencia política solo hay alguien comparable a él: Bob Marley. Aunque la influencia de éste en la política corriente de Jamaica fue menor. Saludos Hector.

    Él cantaba en inglés para llegar a más público. Date cuenta, Borraeso que presumía de que no repetía un tema dos veces y cada uno de ellos podía durar más de media hora. Sí, tenía algo de sectario, y su trato con las mujeres, habiendo recibido una estricta educación occidental y siendo hijo de quien era, dejaba mucho que desear.

    ResponderEliminar
  13. Su música no me llega, probablemente porque no estoy acostumbrada a ella. Él, como persona, proyecta mucha fuerza, pero tiene lo suyo.

    ResponderEliminar
  14. Tenía lo suyo, efectivamente Angie, era un personaje muy rumboso.
    La música africana nos sorprende por que estamos acostumbrados a la progresión melódica. Nos suena repetitiva y excesivamente minimalista pero eso tiene que ver mucho con las funciones de la música en aquellas culturas. En el caso de Fela Kuti y la legión de sus seguidores su sonido está emparentado con la religión, la magia y el trance espiritual.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas