10 nov. 2009

PC en el recuerdo

Uno de los pocos momentos en que en su biografía se muestra amargo  Duke Ellington es cuando relata, y se queja, de la absurda muerte de Jimmy Blanton. El destino, en una de de esas piruetas tontas a las que nos tiene acostumbrado, hizo que el contrabajista más cercano al espíritu de Blanton muriese de la misma enfermedad, la tuberculosis, veintisiete años después:



Estoy hablando de Paul Chambers, la imprescindible figura del contrabajo desde mediados de los 50 hasta su muerte en 1969 con tan solo 33 años. Tres lustros de rara intensidad por parte de un instrumentista excepcional que consiguió la proeza de entrar en el sexteto prodigioso de Miles Davis con apenas 20 años. La misma edad, mes arriba mes abajo, que tenía Jimmy Blanton
cuando entró en la orquesta de Duke Ellington.
Su primer disco como lider, Whims of Chambers, fue publicado en 1956. Un disco delicioso desde el principio al final, donde los logros del maestro Blanton alcanzan nuevas cotas. Chambers se rodea de músicos excepcionales como Coltrane, Donald Byrd, Kenny Burrell, y sin embargo lo que perdura en nuestra mente es el sonido de su maravilloso contrabajo:



Aunque publicado con posterioridad a
Whims of Chambers, Chambers' Music, es la primera grabación en el que Paul Chambers es cabeza de cartel. Este es el hermoso tema final del disco. Todo un clásico:



Chambers publicó 5 discos mas entre 1957 y 1960. En uno de ellos, Bass of Top, aparece el tema que encabeza esta entrada. 

¿Por qué no sacó más discos como solista? 
¿Acaso la sombra de Miles Davis era tan alargada? 
Sin embargo dejó al trompetista en 1963, sin ninguna clase de miramientos, para irse con Wynton Kelly. Además sus discos como solista los hizo mientras participaba en el sexteto de Miles. Una incógnita que quizá tener alguna explicación en una vida de inaplazables adicciones. Sea lo que sea Paul Chambers era un hombre muy querido entre sus compañeros que le llamaban familiarmente "Mr. Pc". John Coltrane compuso en su honor un tema con ese apodo que con el tiempo se convertiría en uno de sus más conocidos standards. Aquí lo tenemos interpretado en directo por el tremendo grupo de Wayne Shorter:



Paul's Pal es otro homenaje a Paul Chambers. Compuesto por Sonny Rollins, adquirió cierta notoriedad en la versión cálida y aterciopelada de Donald Byrd:

18 comentarios:

  1. Cómo es de cruel el destino. Tener que dejar la fiesta en lo mejor del concierto.Chambers desató muchas pasiones, pero sobretodo entre los compañeros de profesión. Y eso se nota en las grabaciones.

    ResponderEliminar
  2. Otra vez la muerte de un artista joven, esta vez por enfermedad.
    Son doblemente pérdidas éstas, que se pierde un hombre y se pierde un artista.

    ResponderEliminar
  3. Interesantes recuerdos de grandes músicos, Doc. No tengo música del maestro Blanton pero si un recordatorio del Duke en "This one´s for Blanton" tocando con un digno émulo: Ray Brown. El "Whims of Chambers" es una joya y me gusta además de la del video, otra de su propia inspiración "Tale of the fingers" (toca con arco). Me gustó también la de Donald Byrd. Una pena la muerte temprana de esta gente que nos alivia el espíritu con su música.

    Salud

    Salud

    ResponderEliminar
  4. Interesante post como siempre. ¿Qué tal está el libro de las memorias del Duke? Vale la pena comprarlo? Estuve a punto de hacerlo y lo tuve entre mis manos, al final no me decidí. Dame un consejo.

    Como siempre he leído tu post dos veces. g g g g Así me quedo con más cosas. me gustan estos post de jazz clásico. Son mis preferidos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo, Valentín. Chambers era un pedazo de contrabajista al que se lo rifaban todos los grandes del momento. Los ingenieros de sonido se preocupaban de que sonase aquel contrabajo majestuoso y elegante, reducido en el caso de otrso instrumentistas a la mínima expresión.

    El pan de cada día como quien dice, Tesa. Mueren jóvenes, dejan un bonito cadáver y crece la mitología. De todas formas lo que ocurre en el jazz es digno de estudio por mucho que sepamos el tipo alocado de vida que llevaban estos jóvenes músicos.

    Armando, ten en cuenta que la vida artística de Blanton es de apenas de tres años. Duke se lo encontró tocando con su madre en San Luis y hasta su muerte no dejo la orquesta. Creo que no hay grabaciones de él liderando su propio grupo. El tema que más me gusta de ese disco es justamente "Tales of fingers" pero no lo he localizado en la red para ponerla en la entrada. Salud

    ResponderEliminar
  6. Hola, Esther:
    El problema de Duke es que quiere quedar bien con todo el mundo. Hace alguna semblanza interesante como la de Blanton y otros músicos de su orquesta pero luego se pasa páginas y páginas hablando de sus benefactores: sus productores, sus representantes y hasta la señora que le ayudó a retomar el tema de la Biblia. Estoy a la mitad pero por lo que he ojeado luego habla de su diario de viajes. Es algo fanafarrón hay que decirlo pero con ironía. Hay que leer entre líneas.
    El concierto de Hargrove en Lugo estuvo genial y según lo que he leído, en Madrid también estuvo fabuloso. Besos

    ResponderEliminar
  7. Sí, tengo que poner fotos de Hargrove, en unos días. Fue una pasada de concierto, extraordinariamente vital, fresco, genuino, con ganas. Luego fueron a tocar en la jam session de La Fídula. Y he leído que estupendo. Yo allí ya no fui a la jam.

    Sobre el libro de Duke confirmas lo que me pareció al ojearlo. Así que de momento no me lo compro. Tengo otros libros entre manos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Que buen post recordando a estos musicos que son inolvidables. Siempre nos damos vuelta en ese común denominador, muchos de los grandes del jazz murieron jóvenes, ya sea por drogas o enfermedad, situaciones que se acrecentaban de la forma en algunos casos, por la falta de trabajo y condiciones de vida bastante miserables.

    ResponderEliminar
  9. Ayyy… esas cuatro simétricas cuerdas trágicas. Mr. PC murió diez años después de grabar el mejor disco de jazz de la historia, Jaco se fue diez años después de aquel grandioso Heavy Weather y Scott LaFaro murió tan solo diez días después de aquel domingo mágico de junio, y ni que decir de las simetrías en la vida y en la muerte del Jimmy Blanton y del Charlie Christian.
    Doc, gran homenaje… Bajo Cuerdas.

    ResponderEliminar
  10. Vaya, Doc, quizá mi contrabajista favorito. "Whim of Chambers" es un disco de quitar el hipo, con una presencia tremenda de P.C. Una tremenda pena que nos durara tan poco, aunque hizo más en unos pocos años que otros en toda una vida.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Paul Chambers siempre estuvo rodeado por los mejores. Sin duda, porque fue el mejor. Menudas formaciones... Probó con todo. No deja de ser curioso cómo pasó de no utilizar instrumentos armónicos en "Chamber's Music" a contar con un pianista y un guitarrista de lujo en "Whims of Chambers"; yo siento también una predilección especial por éste último disco... ¡qué sexteto! Con Kenny Burrell hizo, en cuarteto, tan sólo un año después, un disco tremendo en el que Chambers demostraba al mundo su total omnipotencia: "Bass on Top". Nunca he escuchado a otro contrabajista que afinara tanto con el arco.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  12. Yo también esperaba más de ese libro, Esther.

    Y a veces también el exceso de trabajo perjudicaba a sus vidas, Hector. Toda la noche trabajando en veladas interminables coronadas con jam sessións por la madrugada. Grabaciones por la mañana, sin tiempo para dormir o para descansar. Mala alimentación o al contrario comiendo de forma compulsiva. Necesidad de aguantar horas y horas de pie y despejado. Cocaína para entrar en faena. Heroína o barbitúricos para desconectar. Todo excesivo y tremendo.

    ResponderEliminar
  13. Nico, desconocía esa magia del 10 para una música 10. Muy interesante. Sí, hay mucha similitud entre la trayectoria vital de Charlie Christian y la de Blanton. Jóvenes aunque suficientemente preparados para cambiar la trayectoria de sus instrumentos.

    Creo que lo curioso de ese disco Troglo es que casi nos olvidamos de los fabulosos músicos que le rodean y eso que eran de agárrate.
    Abrazos.

    Me parece que en ese primer disco estaba Kenny Drew,Sebastián, aunque no me hagas mucho caso. Sin duda con el arco era formidable, quizás solo comparable a Mingus.
    Salud

    ResponderEliminar
  14. Una gran entrada para este bajista.
    Otra coincidencia: Mi homenaje a bajistas, en mi caso, a los que practican slap.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Deliciosa la entrada dedicada a uno de esos músicos, que como suelo decir, quizás no han cambiado la historia del Jazz, pero sin ellos el Jazz sería otra historia. Un comentario, en Bass on Top Kenny Burrell (otro de este grupo) está inmenso (como siempre). Me encantan tus entradas.

    ResponderEliminar
  17. Saludos,Maite, como sabes ya he visto tu entrada, muy recomendable para todos los que quieran conocer más cosas del bajo eléctrico.
    Un saludo.

    Hola, Dizzy, encantado de verte por aquí. El primer tema de mi entrada "Confessin' es un tema de ese también grandísimo disco.

    ResponderEliminar
  18. Maravilloso. Le vi en el Palau de la Música a principios de los 90 y gurdo un gran recuerdo de aquella actuación.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas