20 nov. 2009

Verdades amargas




El lado oscuro del corazón es una hermosa película argentina de 1992 dirigida por Eliseo Subiela.  En sus títulos finales, podemos escuchar uno de los más grandes boleros creados por extraordinario talento de Consuelo Velázquez. La interpretación de lujo corre a cargo de Los Panchos y María Martha Serra Lima.



Verdad amarga  es un bolero especialmente triste y desesperanzado dentro de la tristeza consustancial a cualquier bolero. De principio a fin, la cadencia musical y ese tempo lento muy remarcado, subraya el contenido agobiante, dejándonos tras la escucha una sensación de cierta agitación interior. 
Desde mi punto de vista, ni siquiera el
lirismo romántico del cantautor cubano Pablo Milanés puede aligerar la emotividad desgarrada de la pieza.



La tercera versión, la que motiva esta entrada, es la de Javier Colina, Marc Miralta y Perico Sambeat, el CMS Trío. Me parece el paradigma de como convertir un tema standard latino en un tema jazzístico de altísimo nivel sin perder ni una micra de su espíritu original. No necesitamos la letra, tan expresiva. La pura instrumentación
-desde la hermosísima entrada de Javier Colina ,algo habitual en él, que luego se desplegará por toda la pieza con un sonido taciturno y resonante, pasando por ese toque conmovedor de Perico Sambeat e incluso esa presencia mínima pero efectiva de Miralta- nos lleva a un territorio de emociones que encantaría sin ningún género de dudas a la autora de Bésame Mucho.
Este tema lo podeis encontrar en el disco Andando publicado por el trío hace apenas unos meses, junto a otras maravillas absolutamente recomendables.

20 comentarios:

  1. Hola Krapp, se te ha olvidado contestarme en la entrada anterior g g g g. Eso me pasa por ser la última. Por cierto que en esta nueva entrada en el último párrafo pones 'Marc Miralles, cuando él se llama Marc Miralta. Ahora mismo me pongo a escuchar tus propuestas de Verdad Amarga. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Lo que se nota es que no he pegado ojo y ando hoy con un despiste monumental, que me perdone el señor Miralta, fabuloso "batera". Si te apetece, me podrías dices que te parece la versión del trío.
    Paso a comentar tu entrada anterior.

    ResponderEliminar
  3. Tu quieres tocarme la fibra sensible hoy con Verdad Amarga y lo has conseguido. Preciosa pieza, romántica, profunda, bellamente tocada por el trío CMS. Esta noche me la volveré a poner, ya tranquila, de todo un día de trabajo, con una copichuela y silencio total y seguiré profundizando en este bellísimo tema, antes de irme a dormir.

    Un abrazo.

    (Por fin he podido poner las fotos de Roy))

    ResponderEliminar
  4. La noche es su contexto natural aunque es peligrosa tanta emoción yo cuando la oí en directo casi me caigo de mi asiento.
    Un abrazo
    No es novedad: tus fotos maravillosas.

    ResponderEliminar
  5. Que te puedo decir Dr., que me ha encantado la versión de este bolero interpretado por el trío de Colina, Miralta y Sambeat. Es jazz por donde se le mire. Creo que esta es una de las grandes virtudes del jazz, es un lenguaje que te permite que cualquier música pueda ser interpretada como tal, si se domina ese idioma.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. No es por desmerecer, pero la versión de CMS me parece digna de figurar en las antologías del Jazz (y de cualquier tipo de música). Lo has vuelto a conseguir, iré a comprar otro disco.

    ResponderEliminar
  7. El bolero y el jazz, Hector, puede que no sean hijos del mismo padre, pero seguro que tienen el ADN común. Estos músicos son muy buenos. Colina es el inolvidable contrabajista de ese disco maravilloso de Bebo y El Cigala llamado "Lágrimas negras".

    Yo también creo que es una interpretación antológica,Dizzy, pero lo digo bajito para no dejarme llevar por una desaforada pasión. En directo, ahí delante de ellos, es una pasada.

    ResponderEliminar
  8. Buff, ¡menudo bolerazo!

    ...la versión "jazzeada" es fantástica. Precioso.

    ResponderEliminar
  9. Tres acercamientos diferentes al bolero menos conocido de la autora de Besame Mucho, Doc. Sin duda la hubieran conmovido. Me gustó mucho el Trío CMS, con su versión magistral.

    Salud

    ResponderEliminar
  10. No te voy a mentir, no conocía la canción. Así que ha sido un descubrimiento muy emocionante. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Tesa.

    Me alegro que te guste, Armando sé de tu sensibilidad a este tipo de música.

    Me alegro que hayas podido disfrutar del tema desde la ignorancia previa, Tonerre, eso te quita prejuicios frente a otras posibles versiones. De nada.

    ResponderEliminar
  12. Una entrada preciosa, de antología, para un bolero maravilloso, de antología.

    No sé si le he comentado, querido Doctorcito, que aquí tiene usted a una arrebatadora amante de los boleros. Tengo discos en vinilo de Eydie Gorme con los Panchos, de Nat King Cole, de Los Panchos (sin Eydie Gorme)... Qué delicia un hermoso bolero, aunque nos desgarre el alma... o precisamente por eso (ya sabe usted, que me conoce, que soy muy tremendista).

    Con respecto a la versión jazzística, ¿qué añadir a esta joya? Mejor me callo y sigo gozándola. Es sublime, especial, extraordinaria.

    No me paso todos los días por su rinconcito, y usted lo sabe. Pero cuando lo hago, ¡qué delicia!: repaso todo, me pongo al día, y me encanta, porque me enamoro de todo lo que pone, y aprendo cada vez un poquito más. Gracias. Gracias. Gracias.

    B.

    ResponderEliminar
  13. Agradezco mucho tus palabras, Guinda viniendo de alguien con quien tengo ya una vieja y prolongada relación por este medio.
    Me gustan los boleros por esa tremebunda capacidad de impacto sobre nuestra sensibilidad y sí he oído a todos los grandes del género desde la curiosa recreación de Nat Cole hasta el hiriente poder evocador de Gatica y por supuesto, el maravilloso Manzanero o la gran Olga Guillot, Omara Portuondo etc...

    ResponderEliminar
  14. Saludos, Doc. Como dices, el bolero y el jazz tienen bastante afinidad. Cuando se tiene sensibilidad y tino, se pueden hacer auténticas maravillas, como esta. Colina es un monstruo, tuve la suerte de verle hace nada en el Johnny, con Jerry González y Dani García. Tan bueno como siempre, nos acostumbra mal.

    Salud.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, Dr. Krapp, otra canción triste de desamor y de tristeza.
    "Tal vez, mañana llegues a saber que fui sincera, que todavía te quiero"
    "Maybe, next year" decía otra canción.
    Muy buena la versión de CMS Trío.
    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  16. Escribí el otro día en el blog de Esther que Colina es un Everest y creo Troglo, sinceramente que en esta interpretación lo demuestre y eso que va acompañado por otros dos grandes.

    Sí, Maite, la tristeza y el fracaso ejercen una poderosa y casi irresistible influencia en nuestra sensibilidad. ¿Por qué? Ahhh
    Otro gran saludo para ti.

    ResponderEliminar
  17. Qué romántico se levantó (o se acostó) Vd. esa mañana, Dr. Krapp.

    Yo sí conocía este bolero, incluso lo he tocado alguna vez en clave de jazz. La versión de CMS, en cambio, no la conocía. Muy buena.

    El bolero y el jazz siempre han casado muy bien. Bueno, es que el jazz se casa con todo lo que se le ponga por delante.

    Muy buenas también las versiones de Los Panchos y Pablo Milanés. De los primeros fui telonero en un bolo en Alicante a principios de esta década.

    Salud... ¡y que vivan los boleros!

    ResponderEliminar
  18. Hermosa entrada Doc. El Bolero y el Jazz están muy cerca, sobre todo por el ADN bluesero que tiene el jazz. Y hablando de Colina un disco que me encantó es "Tu no sospechas" donde acompaña maravillosamente a Chano Dominguez y a la cubana Martha Valdes. La versión de "Como fue" es desgarradora.

    ResponderEliminar
  19. Sebastian, todos los escépticos lo somos por anterior exceso de romanticismo.
    El jazz como dices se casa con todo el mundo pero también se divorcia con frecuencia cuando se le traiciona.
    Me encantaría verte en esos bolos e incluso verte llevarle el ritmo a ese trío eterno, aunque ya no quede nadie del grupo original.
    Salud y buena música.

    ResponderEliminar
  20. Gracias a este maravilloso Internet tras leer tu entrada, he buscado en la red y a los pocos minutos ya puedo oír el primer tema de ese disco, el que le da título. El maestro Domínguez ya está haciendo de las suyas con su piano cristalino.
    Un millón de gracias, Nico.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas