19 ene. 2010

La venganza de la viola

La viola nunca ha tenido la buena buena prensa que siempre ha caracterizado a su célebre hermano menor. Algunos incluso la han calificado como instrumento para violinistas fracasados o lo suficientemente mayores como para no poder  manejar con soltura a la estrella absoluta de los instrumentos de cuerda. William Primrose, el solista más importante que ha dado la viola, respondía a estos ataques diciendo que su instrumento en realidad, es un violín con estudios universitarios es decir, más selecto y exclusivo:



La viola tiene en su favor que es un instrumento sumamente expresivo, al contrario de lo que se piensa, y que con su tono grave y melancólico añade dramatismo a la agilidad y tecnicismo mas propia del violín. En su contra hay que decir que es menos dúctil y tiene menos amplitud sonora que su hermano pequeño, siendo un instrumento usado frecuentemente como complemento armónico lo que dificulta su introducción como instrumento solista fuera de su contexto habitual en la música clásica.
Aquí tenemos una grabación de 1929 de
Lionel Tertis, otro de los más grandes instrumentistas y compositores de este instrumento y en cuyo honor se celebra cada tres años el concurso internacional  de viola más importante del mundo:



Paul Hindemith, el extraordinario compositor alemán y violista insigne, escribió esta Trauermusik ("Música fúnebre") como homenaje al recién fallecido  Jorge V en 1936. Antinazi relevante también hay una denuncia solapada de la iniquidad nazi. El intérprete es Yuri Bashmet quizás el violista
activo más célebre:



Fuera de la música clásica no hay excesivos ejemplos del uso de la viola en otros contextos, por lo menos de forma regular. Las aportaciones en el terreno jazzístico jazz  son relativamente recientes. Se podría hablar de Matt Maneri cercano al free, el italiano Paolo Botti o Jeremy Kittle componente de Turtle Island String Quartet
un grupo de cuerdas ganador capaz de atreverse a reinterpretar a su peculiar manera la música de los grandes del jazz y de otros géneros:



Sin embargo, el ejemplo más notorio de la combinación viola y jazz es la del grupo del saxo noruego Jan Garbarek en su grabación de 2004, In Praise of Dreams. Un disco que estuvo nominado al premio Grammy como mejor álbum contemporáneo de Jazz en el 2005. La violista de origen armenia aunque nacida en Detroit, Kim Kashkashian, acompañaba a Jan y a su siempre fiel percusionista Manú Katché:

17 comentarios:

  1. a mi me gustan especialmente los proyectos que incluyen el violoncelo. de viola lo que escucho es prácticamente solo lo de maneri hijo

    ResponderEliminar
  2. Siempre aprendo cosas, cuando vengo por aquí.
    Me gusta ese tema orquestado, con Bashmet.

    Besos, Dr.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, la viola es mucho más sobria que el violín y el color que brota de su caja de resonancia es único. El Turtle Island String Quartet tiene un disco muy interesante en el que homenajea a John Coltrane con “A Love Supreme”, además tiene una versión muy interesante del clásico “Round Midnight”, recomendable.
    Ya que estamos con la viola, me permito enviarte un link de un compatriota, que presentó recién un nuevo instrumento… una “Viola Profonda”.
    http://www.la-razon.com/versiones/20090712_006786/nota_269_843445.htm

    ResponderEliminar
  4. Los buenos maestros saben sacar lo mejor de cada instrumento.

    ResponderEliminar
  5. La viola tiene un sonido que me gusta, que me atrapa, que me perturba y hace volar mi imaginación. Es seductora y embriagadora. Conozco a Judith Insell como intérprete de viola en sus propias 'performances'. Buena combinación muy interesante.

    Salud, Doc.

    ResponderEliminar
  6. Cuando algún instrumento (incluyendo la voz) puede alcanzar un registro sobreagudo y además facer "filigranas" es el protagonista. Los demás quedan para acompañar que, por cierto, gracias a estos acompañamientos armónicos y/o rítmicos le otorgan profundidad -entre otras cosas- al instrumento protagonista.
    Esto es lo que pasa entre violín y viola; oboe y clarinete...etc...

    Pero como bien titulas, la viola se está vengando desde hace tiempo...jjj...

    Te dejo dos enlaces relacionados con la música clásica (en el jazz eres el maestro)

    con la violista Nobuko Imai http://www.youtube.com/watch?v=VmRHR0Whz3g

    y otro más con el violista Avri Levitan
    http://blogs.rtve.es/loquehayqueoir/2009/12/16/avri-levitan-resurgir-la-viola



    Besos

    ResponderEliminar
  7. El violonchelo tiene un sonido más característico, mas definido y su tono rapsódico facilita su uso fuera de su contexto clásico. Creo que Matt Maneri, es el violista del que hablas, Artal.

    Gracias, Tesa, yo también aprendo mucho mientras busco la información. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Nico, tengo referencias de ese disco y estuve a punto de meter una grabación de Youtube tocando un tema de Coltrane, pero me pareció más ajustado éste clásico "On Green Dolphin Street". Muy interesante lo que dice ese luthier en sus intentos de encontrar un instrumento que ocupe el lugar del tenor entre los instrumentos de cuerda. Yo personalmente creo que esa función ya lo ocupa el violonchelo.

    ResponderEliminar
  9. Eso es indudable, Luis Antonio y al mismo tiempo lo ennoblecen.

    La viola merece sin duda esos calificativos que le dedicas, Esther. Estuve buscando cosas de Judith en Youtube pero no me acababa de gustar el material que encontré.

    ResponderEliminar
  10. Fantástica Nobuko Imai y además tocando una pieza del magistral Nino Rota, quizás el mejor compositor musical que ha hecho su carrera en Europa y que me disculpe el también grande Ennio Morricone. Me alegro de que de vez en cuando los secundarios adquieran su propia protagonismo y demuestren su valía. No dejo de pensar en la revitalización del contrabajo a través del jazz.
    No quiero ser maestro de nada, prefiero ser picoteando allí donde la curiosidad me lleve.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Caramba, Doc, si ya es poco normal el violín en el jazz, la viola es de nota. Cada instrumento tiene su aquel, desde luego, y de todos se puede sacar petroleo. Depende en manos de quien, claro. Acuérdate que hay otros grandes olvidados que han escrito páginas en el jazz, como las mandolinas o el ukelele, je, je.

    Salud.

    ResponderEliminar
  12. Dr.Krapp, nada conozco de jazz en el que esté presente la viola, pero no tengo dudas que si es un buen intérprete el que lo toca y conoce el lenguaje del jazz, puede ser tan notable como lo han sido otros intrumentos también poco comunes en el jazz.(armónica, laud,harpa, etc.)

    ResponderEliminar
  13. Todo lo que sea traspasar los límites musicales solo puede contribuir a enriquecer la música, Troglo. Creo que la viola es lo suficientemente expresiva para tener un lugar en el jazz. En otras entradas habrá que "entrarle" a otros instrumentos "exóticos".

    Me estoy acordando de esa entrada que le dedicaste a Dorothy Ashby, que se ajusta bien a lo que has escrito, Hector. Lo que importa es la calidad de la interpretación y su identificación dentro del mundo del jazz para lo que se requiere que alrededor haya instrumentistas más habituales de este género.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por este interesante resumen sobre la participación de este instrumento en el Jazz, Doc.

    ResponderEliminar
  15. Gracias a ti por valorarlo positivamente, Armando.

    ResponderEliminar
  16. Kim Kashakashian es una mujer, no UN hombre!!

    De todas formas felicidades por la página! Por fin alguien piensa en las violas.

    ResponderEliminar
  17. Tienes toda la razón del mundo Laia, además había visto algún vídeo de ella que así lo confirma. Una errata del momento que voy a rectificar ipso facto.
    Gracias por acercarte por aquí.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas