24 ene. 2010

Renaciendo con Miss Rhythm


Por una vez empezaré por el final o por casi el final. Después de tantas biografías de intérpretes que terminaron su carrera en el olvido tras una brillante carrera, resulta apetecible hablar de una cantante que resurgió del anonimato cuando se dedicaba a cuidar de sus hijos sin mayores pretensiones que cobrar los muchos royalties que se le debían después de sus muchos éxitos. La insistencia de un actor, Redd  Foxx, venció su resistencia, convenciéndola para volver a la vida artística. Era 1975. Desde entonces, Ruth Brown, tanto como cantante como actriz, se convirtió en presencia renacida y poderosa en los ambientes musicales.
  Aquí la tenemos interpretando su papel principal en el musical Black and blue por el que obtuvo un premio Tony, los oscars del teatro, en 1989.



Black and blue lleva el título del célebre tema que llevo a la popularidad Louis Armstrong y refleja la atmósfera de la cultura musical negra en el París de entre guerras. Un musical de éxito impresionante nutrido con éxitos de los viejos maestros del jazz. Aparte de los premios Tony, la banda sonora tuvo varios premios Grammy y
hasta el maestro Robert Altman hizo una recreación televisiva de la comedia musical.
Pero hagamos un pequeño feedback y volvamos al pasado. Tal como la célebre María Elena de Rubén Blades, la que entonces se llamaba Ruth Alston Weston
inició su carrera musical cuando con solo  17 años se marchó de casa con un trompetista con el que luego se casaría. Ella tenía cierta experiencia como cantante y cuando fue abandonada en Washington, consiguió sobrevivir gracias a sus actuaciones en un club nocturno. Obtuvo cierta popularidad lo que le proporcionó el prestigio suficiente como para que se le propusiera grabar un disco.. Tuvo mala suerte, un accidente de tráfico que le dejó coja de por vida le impidió grabar  en aquel momento, pero cuando finalmente lo hizo, en 1949, se convirtió en una de las figuras imprescindibles del naciente rhythm and blues. Este fue su primer gran éxito, Teardrops from My Eyes:



Eran tiempos de fiebre monárquica, Ruth llegó al número 1 de las listas y al poco se le rebautizó como "Reina del R&B" o "Miss Rhythm" con el que ella más se identificaba. Desde entonces y hasta finales de los 50 fue encadenando éxito tras éxito, con innumerables números 1 y  ayudando a convertir a la Atlantic en una de las grandes compañías del momento.  Fue entonces cuando se rebautizó a la compañía como "la casa que Ruth construyó". Este,  Mama, He Treats Your Daughter Mean
es el tema  más famoso de su repertorio y el que quizás mejor refleja toda su bravura y poderío. Un antecedente directo de lo que  Little Richard o James Brown harían en poco tiempo dentro del rock and roll:



Un año después, en 1954, tiene otro éxito monumental con esta hermosa balada, Oh What a Dream, donde demuestra todas sus facultades para el blues:



En los sesenta llegó la crisis y el abandono de la actividad musical. Ni siquiera podía permitirse una situación económica desahogada a pesar de sus repetidos éxitos en la época anterior.  La compañía que había ayudado a hacer grande, no le pagaba sus derechos discográficos. Ruth Brown, siempre luchadora por  la gente de su raza, se convirtió en defensora de los músicos de su generación.  Tras su largo pleito
con la Atlantic, finalmente triunfante, consiguió que la compañía hiciese un donativo muy importante con el que se creó la Fundación del Rhythm and Blues, entidad defensora del legado musical de ese género, al tiempo que de los intereses económicos y sociales de sus músicos, en muchos casos en situación sumamente precaria. 
Aquí la tenemos en 1983 cantando uno de sus viejos y triunfales temas de los 50:



Y aquí finalmente, demostrando su maravillosa voz, incluso en plena década de los 90, cantando un standard universal, en un fantástico dueto con B.B. King. Era 1993 y moriría 13 años más tarde a causa de un  ataque de corazón en Las Vegas.


18 comentarios:

  1. Creo que la has calificado muy bien al hablar de fuerza y poderío.

    Besos Krapp.

    ResponderEliminar
  2. los videos b/n tienen un gancho y una fierza que se pierde en parte en los de color en los que parece todo un poco mas artificioso y premeditado. supongo que es el encanto del formato y la epoca

    ResponderEliminar
  3. Tení ambas cualidades en abundancia, eso creo, Tesa.

    Los vídeos de los 50, Artal, son producto del formato televisivo que exigía temas rápidos y contundentes además no contaban con el apoyo del playback por eso suenan vivos y directos. Tengo alguno vídeos de finales de los 50 y principios de los 70 principalmente de programas de jazz en tv. y realmente son interesantísimos más allá de la faceta musical.

    ResponderEliminar
  4. Brava esta señora, Doc. Como se dice por aquí, le bajaba el canasto a cualquiera. Y que balada esa; merecia que la rescataras del olvido, igual que a Ruth.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta la expresión de bajar el canasto, Armando y en su caso es literal. Era mujer de rompe y rasga que decimos nosotros pero por culpa del maltrato recibido por las discográficas, esas que se quejan amargamente de la situación actual cuando se desarrollaron por explotar a los artistas que malpagaban.

    ResponderEliminar
  6. krapp, muy buena cantante, con una gran fuerza interpretativa y excelente voz. Me ha gustado mucho la versión de "Oh what a Dream"
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Hector. Aunque Ruth Brown era una cantante volcado hacia el R6B más bailable en estos temas lentos demuestra a mi modo de ver una gran calidad.

    ResponderEliminar
  8. Caray, qué vozarrón tiene esta mujer. En la línea de R&B mi favorito es alguien con el mismo apellido pero de nombre James. Aunque éste evolucionó al soul y al funk. Por cierto, murieron el mismo año con un mes de diferencia.

    Un beso, Doc.

    ResponderEliminar
  9. Doctorcito, tengo que pasarme con calma por sus últimas entradas. Le tengo últimamente muy descuidado y eso es imperdonable.

    Pásese por favor cuando pueda por mi Cajita; hoy jueves le he dejado un regalito que espero le guste.

    Besos, B.

    ResponderEliminar
  10. De Ruth Brown no me ha gustado “Black and blue” porque no entiendo el inglés, supongo. Nada que objetar a la interpretación enérgica que hace.

    En cambio, “Teardrops from My Eyes”, “Mama He Treats Your Daughter”,“Oh What a Dream” y “5-10-15 Hours” ya me han agradado más por el hecho de ser canciones, pero ha sido la última, haciendo dueto con B.B. King, la que ha acabado seduciéndome.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por la dedicatoria, Guinda, hace poco tiempo, el 12 de diciembre hablaba de una película Cadillac Records donde Etta James tiene cierto protagonismo interpretado por Beyoncé.

    ResponderEliminar
  12. Uno no puede creerse que tipos como James Brown, Ray Charles, Miles Davis o mas recientemente Michael Jackson, puedan morirse alguna vez. Cuando ocurre, Esther, nos resulta extraño, casi singular y nos damos cuenta de que son presencia activa en nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  13. La imagen de Black and blue es mas testimonial que otra cosa, Luis para constatar el éxito tardio que obtuvo con este obra. A ti lo que te ha seducido, creo, es la complicidad de dos artistas veteranos dejándose llevar por la alegría de tocar juntos.

    ResponderEliminar
  14. Ya las escuché el otro día, bueno, me gustaron, vuelvo a escucharlas.

    ResponderEliminar
  15. I wanna love you love you love you, I wanna love you all the tiiiiiiiiiiime, Ruth Broooooooooooooown...

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias. Tú si que eres fiel, Angie y se encima lo pasas bien miel sobre hojuelas.

    Stessita, espero que algún día la fortuna se ponga de mi lado para poder escuchar tu seguro hermosa voz.

    ResponderEliminar
  17. Campeona del R&B de ida y vuelta, Doc. Todo un universo éste: Aretha, Etta, Ernestine, Tina. Fuerza y poderío.

    Salud.

    ResponderEliminar
  18. Y que poco queda de aquello, Troglo. Ahora las nuevas hornadas de nuevas cantantes de color, las más publicitadas, tienen cierto aspecto de figuras de diseño donde imposta mas la estética final que el resultado musical.
    Salud.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas