19 may. 2010

Desde que Junior se llevó la armónica

El blues es territorio abonado para grandes y pequeñas leyendas. Grandes leyendas mefistofélicas como la célebre de Robert Johnson o leyendas pequeñas, mínimas pero significativas, como la del chiquillo de West Memphis que yendo a comprar una armónica con sus pocos ahorros, se encontró que le faltaban unos centavos para conseguir aquella tan hermosa de la que se había encandilado. Decidido el chaval, se apoderó de ella y salió corriendo del local, eso sí , honrado como era dejó sobre el mostrador las monedas que llevaba. Tuvo suerte, cuando fue detenido el juez le pidió que tocase algo y al magistrado le gustó tanto que decidió no solo dejarlo en libertad si no poner de su propio bolsillo el dinero que faltaba para la adquisición del instrumento. El niño se llamaba Amos Wells Blakemore aunque fue conocido durante toda su vida artística como Junior Wells:


Desde aquel instante la carrera de Junior Wells corre casi paralela a la de su gran ídolo Little Walter al que incluso llegó a sustituir con su armónica en la banda del mítico Muddy Waters. Era apenas un adolescente cuando se mudó con su madre a Chicago e inmediatamente empezó a tocar y cantar en los garitos en donde se estaba gestando el nuevo blues urbano.



Estaba en el sitio adecuado en el momento más oportuno. En los alrededores de la Avenida South Michigan, Chess Records y otras compañías subsidiarias o rivales estaban dándole la vuelta al viejo y entrañable blues rural. El nuevo sonido eléctrico atraía a nuevos públicos llegando a modificar los gustos del hasta entonces inaccesible público blanco. La fábrica necesitaba atraer a nuevos valores por eso no es extrañar de que con apenas 20 años, Junior Wells grabe sus primeros discos como líder de su propio grupo, The Aces. Tras un tiempo alejado de los escenarios tras alistarse en el ejército, obtiene su primeros éxitos populares a partir de su asociación con el productor Mel London. Este le convence para que le de más relevancia a la voz y use la armónica únicamente como acompañamiento. Sus grandes éxitos fueron inmediatos. En 1959, Little by Litle y en 1960 con Messin' With The Kid. Este último tema está aquí interpretado junto con dos ases de la talla de John Mayall y Buddy Guy.


A Junior le gustaba adoptar en el escenario las poses de canalla duro y elegante, revistiéndose con los aires de aquel "bad guy" que fuera en su primera juventud. En los 60 empezó su asociación con el gran Buddy Guy, empieza a actuar regularmente en el club Theresa y crea una banda de blues con su propio nombre. Es entonces cuando realiza su álbum más célebre, Hoodoo Man Blues, para muchos críticos uno de los mejores discos del blues de Chicago de todos los tiempos. Este es el primer tema del álbum, todo un clásico entre los clásicos y sintonía del programa de blues de Radio 3, Ruta 61.

Y ésta es una versión del tema que da título al LP interpretado por Junior, Buddy Guy, el stoniano Bill Wyman y el pianista Pinetop Perkins en el Festival de jazz de Montreaux de 1974.


Su último éxito relevante se produjo en 1968. A partir de ahí se refugió en su club Theresa y en sus habituales giras ante el apasionado público europeo. Grabó algún disco de blues tradicional y consiguió buenos royalties por la interpretación de sus temas en las dos películas de los Blues Brothers, donde incluso
incluso llegó a interpretar un pequeño papel.
Murió en 1998, 64 años después de haber nacido.


12 comentarios:

  1. Me gusta conocer la vida de Junior Wells. La anécdota del principio es genial. Estoy aquí disfrutando de los vídeos que has puesto.

    Un besote, Doc.

    ResponderEliminar
  2. Son increibles y fascinantes las historias de estas gentes del blues, Doc. Tenía referencias de Junior por lo de "Blues Brothers", pero con esta reseña, como se dice, para que más. Interesante ese tema del blues urbano.

    ResponderEliminar
  3. Es una anécdota muy conocida dentro del mundo del blues. Tanto Junior como su mentor y referente Little Walter fueron jóvenes pandilleros que gustaban de meterse en líos. El mismo Little Walter murió tras una terrible paliza que le dieron y eso que estaba en la cima de su popularidad. Besos, Esther.

    ResponderEliminar
  4. Seres muy complejos, Armando. Huídos de la miseria del Delta a la gran ciudad donde durante mucho tiempo formaron parte del lumpen más extremo y sobrevivían a salto de mata, a veces tocando y cantando, a veces incluso robando. Los Hermanos Chess y otros productores blancos los explotaron y se aprovecharon de ellos, pero también les hicieron salir de la pobreza y el anonimato.

    ResponderEliminar
  5. Salud, Doc:

    Parece que todo este personal del blues hacia de su genero musical un estilo de vida. Anda que no hay biografias escalofriantes por ahí.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto Troglo, era su estilo de vida, su estilo de estar en el mundo con la espontaneidad que da la calle. Nada parecido a esa música en conserva, no es casualidad que se use la palabra conservatorio, que hacen los niños pijos que pueden estudiar en Berklee. (Esto lo digo tras ver el honoris causa que le dieron a Paco de Lucía, un autodidacta, en tal exclusiva y clasista institución)

    ResponderEliminar
  7. Interesante historia la de este armonicista Junior Wells. Te confieso que no lo conocía y he disfrutado la música que has subido. Gran intèprete de blues, sin lugar a dudas.
    Un cordial saludo,

    ResponderEliminar
  8. Que bueno.
    A mí, esto de tocar la armónica, me parece dificilísimo.

    ResponderEliminar
  9. Es uno de los grandes, Hector y se crió en la vieja escuela junto a nombres míticos: Muddy Waters, Little Walter, Bo Diddley, Howlin' Wolf o Willie Dixon de los que era un discípulo ligeramente más joven.

    A mi también, Tesa. Cuando era pequeño envidaba a aquellos niños que tocaban con una facilidad que a mi me parecía imposible.

    ResponderEliminar
  10. Acostumbro a separar la vida del autor de su obra, pero en algunos casos la implicación es total...

    ResponderEliminar
  11. Porque la verdedera música de blues nace desde las entrañas y luego se despliega hacia afuera sin artificios que lo desvirtúen. Por eso es relativamente fácil distinguir entre verdaderos bluesmen e interpretes que solo tocan o cantan blues como si solo fuera un género musical.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas