27 sept. 2010

Corazón negro

Ayer se cumplió un aniversario más de la muerte de Bessie Smith en el profundo sur. Una muerte teñida de leyenda gracias al el falso rumor de que murió desangrada, después de sufrir un accidente de automóvil, al no ser admitida en ningún hospital para blancos de la zona. Un mito falso que ha servido para engrandecer a la cantante con un aura trágica. Curiosamente la falsa leyenda une -de forma simbólica- al blues clásico –urbano y vinculado a los espectáculos teatrales- del que ella era la reina, con el blues rural del Delta del Misisipi. Bessie falleció en una pequeña ciudad de apenas 20.000 habitantes -quizás menos por entonces- que era el verdadero corazón del blues rural y sería el lugar de nacimiento de algunos de los personajes más decisivos de la música afroamericana posterior.

Son House grabó a finales de los años 20 un tema dedicado a Clarksdale que no vio la luz hasta 75 años después. House vivió parte de su vida en esa ciudad y fue uno de los protagonistas redescubiertos -podemos decir que de forma casi policial- por los estudiosos del blues a principios de los 60.
Aquella Clarksdale de los años 20 y 30 era una pequeña isla urbana en un océano de algodón. Allí se compraban las vituallas, se resolvían los asuntos administrativos y los fines de semana se convertía en centro de ocio para la población negra que sobrevivía como aparceros en las inmensas plantaciones de algodón del Delta. Realmente solo había dos lugares tan masificados en aquella zona, la más pobre de todo el país. Por un lado estaba Clarksdale y por el otro la prisión estatal de Parchman, una “granja de trabajo” donde miles de presos trabajaban de sol en condiciones deplorables. 


Los sábados de Clarksdale eran una explosión de colorido y de vida. Garitos atestados, vendedores ambulantes de los mas insólitos productos, predicadores auténticos y de pacotilla. Juergas, peleas, prostitución y una presencia omnipresente: el blues y sus diferentes variantes. En 1917 allí mismo, nació una de las figuras más decisivas de esta música: John Lee Hooker.

Antes de hacerse célebre formando grupo con su esposa Tina, Ike Turner era un célebre compositor de rhythm and blues que había aprendido a tocar el piano y la guitarra al lado de los grandes músicos que afloraban en su ciudad natal: Clarksdale. Con tan solo 20 años hizo su primera grabación como compositor, productor e instrumentista. Se trataba de Rocket 88 cantada por Jackie Brenston y sus Delta Cats. Un bombazo en las listas que fue considerado por muchos como el primer rock and roll de la historia.

En el mismo año, 1931, en que nació Ike Turner vino al mundo en Clarksdale, una de las voces más extraordinarias de la música popular del siglo XX. Una voz de terciopelo, un creador nato que llevó la música espiritual de la que se había embebido en su infancia, su padre era pastor evangélico, a lugares donde nunca había estado. Sam Cooke rompió esa barrera entre música de Dios -el gospel-  y música del diablo -el blues- que tanto había atormentado a los viejos músicos. Al hacerlo estaba creando un género extraordinario: el soul. 

Antes de morir asesinado en 1964, tuvo un hermoso recuerdo para la feroz tierra de Misisipi que le vio nacer. Una tierra donde los de su raza fueron explotados, humillados y oprimidos de una forma que ni podríamos concebir. Una tierra inhóspita pero al fin y al cabo su propia tierra. La canción se convirtió en un  himno trascendente para los defensores de los derechos civiles de la gente de color.

24 comentarios:

  1. Gracias por las informaciones.
    Conocí hace años la historia de Bessie Smith y me ericé.
    Un abrazo Doc.

    ResponderEliminar
  2. El inicio de la entrada me recordó "El Atroz Redentor Lazarus Morell" de Borges, incluido en "La historia Universal de la Infamia (1937). Pero la verdad es que no hace mucho escuché a Lee Hooker en una de esas compilaciones que vienen en revista, cantando I'ate the apple tree" y siempre la piel se pone de gallina. Como siempre, buena entrada sobre este tema, que no quieres dejar que se extinga, Doc,; y cómo, si está en el corazón mismo del Jazz y derivados habidos y por venir.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Larra.


    Es una historia dura, Torcuato aunque la historia de su muerte no responde a la realidad. Parece ser que el rumor lo extendió el gran mecenas de la música afroamericana, John Hammond, no se sabe si porque realmente lo creía así o porque pensaba que era un forma de denunciar el terrible racismo en Misisipi. Luego Alan Lomax, el gran folklorista y descubridor de viejos músicos de blues, le dio fuerza al mito incluso en su obra capital de 1993. En los 90 ya se había probado fehacientemente que Bessie Smith no murió de la forma que dice la leyenda es decir desangrada por falta de atención médica en un hospital para blancos.

    ResponderEliminar
  4. Acabo de echar un vistazo de nuevo a ese texto que había leído hace mucho tiempo y no recordaba, Armando. Todo un piropo, para mi Borges es lo máximo en la literatura en español e Historia universal de la infamia está entre lo mejor de su producción.
    Sí, creo que aquella música creada en aquel lugar tan terrible, tan pobre, tan dejado de la mano de Dios, es el verdadero corazón de la música afroamericana llámase como se llame: blues, jazz, gospel, soul, rock o rap.

    ResponderEliminar
  5. Querido Doc, vaya entrada más alucinante que nos tenías preparados. me gusta cuando dices música de Dios, gospel, y música del diablo, el blues. Esta noche justo cuando vaya a dormir me pondré con los cascos el tema de Sam Cooke.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Que buen post Dr.Krapp, un lindo homenaje al "blues", esa raíz de la música Jazz que creo le dió un impulso que aún perdura. No hay estilo de jazz que no haya incluído el blues dentro de su música y sus ejecutantes. Ha sido sin lugar a dudas dentro de las vertientes del Jazz, la más importante y permanente. Todos los temas que has subido, grandes intérpretes de este género musical. Cada día escucho más este tipo de música, creo que me estoy poniendo viejo y nostálgico.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  7. Genial Doc. Gracias por aclarármelo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Un mito para un mito, como Bessie. ¡Puf!, y Son House, otro mitológico, gracias por recordarlo, Doc. En los 60 Nick Perls y la gente de la legendaria Yazoo Records (sí, el nombre del grupo viene de aquí) se pusieron a buscarle por el Delta, ya que estaba desaparecido desde los 40. Y lo encontraron al lado de casa, en Nueva York, currando de mozo para los ferrocarriles. Menos mal que le encontraron y nos lo recuperaron. Dicen que Son House había decidido no tocar más cuando Alan Lomax le pagó una sesión con una Coca-Cola. ¿Será verdad? Bueno, yo conozco algún empresario así, je, je.

    Salud.

    ResponderEliminar
  9. Sam Cooke es siempre buena compañía. Imposible tener malos sueños después de escuchar su música, Esther. Lo de música de Dios y música del diablo es una cosa que tenía trastornado a los bluesmen. Cuando aquellos viejos músicos fueron redescubiertos en los 60 muchos de ellos se negaron a volver a interpretar aquella música diabólica. El mismo Son House quería tocar gospel y costó mucho convencerle de que tocara sus viejos temas.


    Gracias, Hector. Al final del camino y en todos los recodos siempre está el blues. Los músicos de jazz, todos, tienen un respeto absoluto por este género musical y eso que muchos de los intérpretes del blues del Delta son personas con nula preparación musical que solo pueden tocar melodías muy sencillas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Un abrazo, Torcuato.

    Es cierto, Troglo. Fueron al Delta a buscarlo y lo encontraron en Rochester al lado de Nueva York. Son House era el ídolo juvenil de Robert Johnson aunque a éste nunca lo valoró excesivamente. Quería ser pastor de la iglesia pero al final lo metieron en la cárcel por matar a un tipo siendo además mujeriego y alcohólico. Llevaba mal sus contradicciones. Es como si el Mister Hyde que llevara dentro le inclinara hacia el blues y su lado racional le pidiese tocar música religiosa. Los que lo lanzaron otra vez al candelero supieron aprovechar sus dos personalidades y ha quedado como una de las más grandes figuras del blues. Hay que oírlo.
    Salud

    ResponderEliminar
  11. Raíces puras. Han dado buenos frutos. La honda voz de John Lee Hooker me pone los pelos de punta. Excelente post, coral y muy bien ilustrado. Y no sigo para que luego no digas que me paso.

    Y porque tengo que madrugar.

    Salud.

    ResponderEliminar
  12. No hay nada mas emocionante que el blues de tiempos de estos personeros.
    Gracias por dedicarle un post a este género glorioso que es el germen de gran cantidad de estilos musicales como bien mencionas en el post.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, Sebastian, la capacidad de penetración que tiene este blues rural es brutal. Incluso en aquellas grabaciones antiguas de los 20 y 30. John Lee, además era un genio. Salud

    Gracias a ti por leerme, Jazz. Ese blues brotó de la necesidad de expresión de un buen montón de gente que vivían en condiciones deplorables y que no podían perder el tiempo en sofisticaciones. Quizás por eso nos parezca como más auténtico o es que realmente lo es.

    ResponderEliminar
  14. Me gusta la voz poderosa, profundamente resonante y afinada de Bessie Smith.

    ResponderEliminar
  15. Por eso fue la gran voz femenina de antes de la guerra. Murió en 1937.

    ResponderEliminar
  16. Tal como lo veo, la cultura musical estadounidense se ha cimentado sobre el dolor de una raza pisoteada, explotada y discriminada hasta estos días...
    El resultado a eso, es una respuesta mágica y llena de arte... que para eso se creo el ARTE: Para hacer magia (en este caso: Negra)

    ResponderEliminar
  17. A veces me he preguntado si no es el dolor el que mejor sabe estimular la creatividad humana. El ser humano es acomodaticio y cuando está bien se recrea en lo que ya tiene y no necesita nada más. La búsqueda es producto del desacuerdo con la realidad que toca vivir. Eso lo que sintieron estos grandes maestros del blues a mi modo de ver.

    ResponderEliminar
  18. Dr y profesor Krapp; Yo creo que el Arte es la expresión de lo sentido... Es una materialización de esa "realidad única" que existe en el interior de todas las personas. Los artistas tenemos la capacidad de materializarlo y crear con ello una expresión de la mirada interna (que esta en función de la cultura, de la experiencia de vida , del entorno social y geo-historico que tiene cada persona...). Los momentos de exaltación emocional son estímulos que producen inquietud en todos los seres humanos, y los artistas (que también lo somos) hacemos poemas, literatura, danzas, cuadros o canciones para expresarlo. Si no hay estímulos o inspiración pues no haces nada. En mi caso no es así ya que entre la información del acontecer del mundo y mi propia vida tengo un "dolor permanente" y material para crear 100000. obras.... El Blues es la materialización del dolor en forma de canción.
    Saludos jazzeros

    ResponderEliminar
  19. Amigo Kuto, no puedo estar más en acuerdo contigo. El arte nace de la necesidad de comunicar la propia experiencia personal
    ¿Pero cuando hay esa necesidad? Cuando no nos bastamos a nosotros mismos. Cuando queremos ir más allá de lo que tenemos y necesitamos proyectarnos hacia afuera, hacia el otro. Sin ese "dolor" del que hablas, sin ese vacío no es posible crear, solo recrearse en lo que ya se tiene.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Respuestas
    1. Hay mucha historia detrás en esa pequeña ciudad.

      Eliminar
  21. Como tatas veces, ni idea de la mayoría de estos personajes, salvo a John Lee Hooker, el maltratador de Tina ( ejem;) aunque vaya vozarrón tenía y este preciosismo a change is gonna come de Sam Cooke, que por cierto podría valernos de himno a todos ... sobre todo ahora antes de las elecciones ...

    It's been a long, a long time coming
    but I know a change gonna come, oh yes it will ;)

    Mil gracias hermano KRAPP, siempre un placer venir a escuchar musca a tu casa ... mil besos! y que este verano recién estrenado te llene de cosas bonitas ;)



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María, es una entrada del 2010 que he vuelto a reponer con motivo del 15 aniversario de la muerte de John Lee Hooker nacido en Clarksdale como Ike Turner y Sal Cooke.

      Gracias a ti y besos.

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas