14 oct. 2010

Es Chile un país tan largo


Más allá del circo mediático que generan este tipo de asuntos y que con seguridad tendrá secuelas posteriores, hay que reconocer que la salida de esos hombres de la mina San José fue un acto que momentáneamente nos reconcilia con la condición humana.



Ahítos de cierto pesimismo existencial que como una pesada sombra se ha instalado en nosotros, estos chispazos de vida nos permiten calibrar que no todo tiene que ser tan irremediablemente fiel a un guión previamente escrito con consecuencias casi siempre dramáticas. Pocas cosas en la vida nos generan situaciones de bienestar parecidos. Para las que la amamos, quizás la música. Todo un privilegio.



Y como la cosa va de música y de Chile, no se me ocurre mejor homenaje a una historia conmovedora, a  un país orgulloso y a un  excelente amigo bloguero como Hector Aguilera que poner algún tema de la rica mina jazzística de aquel país. Un jazz no suficientemente conocido en estas latitudes, incluyéndome a mi mismo.



Era la familia Lecaros al completo, encabezados por el patriarca multiinstrumentista y compositor Roberto Lecaros. Se dice que los Lecaros son al jazz chileno lo que la familia Parra al folk. 
Y hablando de Parra, la voz y portavoz del jazz chileno actual es Claudia Acuña, una cantante extraordinaria que ha sabido manejar el legado musical de la mítica Violeta y de la rica tradición musical de su país, acercándolo al lenguaje sublimado y universalista del jazz. 

8 comentarios:

  1. Leo y escucho que hay buen Jazz en Chile, Doc. Sabía de los Parra y de Claudia pero no de los Lecaros y otros de los vídeos Creo que todos estuvimos pendientes del feliz rescate de los mineros chilenos.

    ResponderEliminar
  2. Mientras escucho el primero, el del Contracuarteto de Lecaros, totalmente desconocido para mi, te estoy escribiendo.
    Excelente entrada Dr.

    En cuanto a las minas, solo esperar que las condiciones de trabajo de los mineros, en general, sean las adecuadas, con todas las garantías...
    Una lástima (y crueldad gubernamentales) que sigan muriendo tantos mineros en todo el mundo.
    Afortunados estos hombres que han podido salir arriba ilesos...

    un besote Dr.

    ResponderEliminar
  3. Me ha alegrado el final feliz de esta tremenda historia.
    Oye, me gusta cómo suena Claudia Acuña.

    Besos, Krapp.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Dr.Krapp, te agradezco este post dedicado a algunas figuras del jazz chileno. Los Lecaros son una reconocida familia de jazzistas, Roberto el pianista y violinista del primero y tercer video, es un patriarca del jazz (la pinta por lo demás le acompaña).
    El joven baterista Félix Lecaros es hijo de Roberto, el contrabajista es Roberto Lecaros Jr.y el pianista en el tercer video es Mario Lecaros, hermano de Roberto. Ademas Roberto y Mario tienen una hermana Nené Lecaros, cantante. Roberto y Mario durante la dictadura se fueron a España, Barcelona, donde formaron un conjunto de jazz con músicos de allí, que alcanzó mucha notoriedad. Actualmente se dedican a formar músicos en su academia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Pues como bien comenta el amigo , los Lecaro son una saga familiar de amplio y rico recorrido, Armando. El rescate fue emocionante más allá de los intereses espúreos de los que siempre se aprovechan de las fatalidades en su beneficio.

    Gracias, Lola, me gusta verte por aquí.
    Esperemos que mejoren las condiciones pero me temo que después de los primeros tiempos todo volverá a lo que suele ser. La economía se alimenta de la subeconomía y la precariedad.

    ResponderEliminar
  6. Es una gran cantante, Tesa y me recuerda a aquellas grandes de la música popular latinoamericana de los 70.

    Gracias a ti por tus palabras, Hector. Para mí el jazz chileno es un territorio casi desconocido salvando a Claudia. Cualquier motivo, éste por ejemplo, es bueno para adentrarnos en él. Impresionante saga familiar.

    ResponderEliminar
  7. Un gran desconocido, como la mayor parte del jazz americano (no estadounidense). Ahora un poco menos.

    Salud.

    ResponderEliminar
  8. Para mi también es muy desconocido Troglo. Todavía creo observar cierta reticencia al jazz que se hace en determinadas latitudes. A muchos de los que manejan este cotarro les cuesta aceptar que es una música que se ha universalizado.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas