21 oct. 2010

Lágrimas río abajo

Cry me a river nace en las deslumbrantes fuentes del musical de postguerra. Su creador era un músico vinculado a Hollywood que tuvo su gran oportunidad en el film Pete Kelly's Blues. Arthur Hamilton logró colocar dos de los tres temas que había compuesto para el film.  Los interpretados por Peggy Lee. Sin embargo el tercero, cantado por Ella Fitzgerald, fue rechazado.



Insistió Arthur y consiguió al fin que Julie London, una estrella ascendente en el territorio del jazz vocal, interpretase su canción en una de las ácidas comedias de Frank Tashlin de principios de los 50. Esta es la escena. El film es conocido en España como Una rubia en la cumbre:



Las alucinaciones de un hombre atormentado, Tom Ewell - el célebre protagonista en The Seven Year Itch (La tentación vive arriba)- contribuyen la formación de uno de los standards músicales más interpretados a lo largo de los tiempos. El río ya es un gigante pero tiene sus afluentes, algunos verdaderamente exóticos.



Otros afluentes ingresan en territorios insospechados. Es el caso de esta interpretación primeriza del gran guitarrista británico, Davy Graham, pionero del folk rock.



"Chora um río" es el título que el compositor brasileño Arthur Nestrovsky le da al tema al pasarlo al portugués. Cantan Adriana Capparelli y Anna Toledo:



Por último, la versión más original del tema aparece en un disco de Joe Cocker de 1970. En Mad Dogs and Englishmen, Cocker se lanza abiertamente y sin frenos por el territorio del soul psicodélico.

21 comentarios:

  1. impagable george russell en sus colaboraciones con cooker. lo adoro.

    ResponderEliminar
  2. mas bien leon que no george. cosas de correr. pero al geoerge, tambien lo adoro, desde luego. faltaria mas, vamos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Juan Carlos. Abrazos

    Cuando te leí George Russell pensé en el arreglista de jazz. Ahora que hablas del Leon entiendo mejor la cosa. A mi también me gusta, Jesús.

    ResponderEliminar
  4. Jelou Doc, qué buena entrada. El tema ya es todo un clásico. Me gusta la selección que has hecho especialmente la de Julie London ( qué escena tan conseguida).

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Parece que una canción también es un rio, Doc. Va siguiendo un camino, y transformándose cada vez, y sigue y sigue. Caray, Julie London, qué tiempos aquellos.

    Salud.

    ResponderEliminar
  6. Hola Dr. Para mi todas las versiones que nos presentas tienen su algo de mérito; pero es cierto que nos encontramos -mas o menos- con lo que esperamos encontrar... a excepción de la versión que nos traé Joe Cocker que nos sorprende de principio a fin. Me quedo con esta y con Julia London para dar un paseo por Picadilly Circus...

    ResponderEliminar
  7. Pues la llorada llegó a mares, Doc. Por aquí llegaron, en su momento, amenazas de Tzunami (la de cooker) que con el tiempo se han convertido en olas para surfing como las de Krall.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Esther, tengo ganas de ver las fotos que sacaste en Berlín. Es una ciudad muy fotogénica.

    Hummm, la de Julie London,Angie

    Eso le pasa a las mejores, Troglo, su poderío se acrecenta al contacto con otras aguas que las renuevan y les dan su propia personalidad. Ocurre con los llamados standards.
    Salud

    ResponderEliminar
  9. Siendo versiones cantadas y procediendo del mismo género musical es complejo hacer versiones muy diferentes, Kuto. Bublé tiene una muy sinfónica que no me gusta, como tampoco la de Diana Krall con su artificiosa sensualidad de piano bar o sea lo que suele hacer ella. La de Cooker llevándola al territorio del soul me parece muy interesante.

    No se podía decir mejor, Armando. Los viejos tsunamis se han quedado en olitas que ni siquiera valen para hacer surf. Como mucho para un windsurf doméstico y familiar. En ese sentido lo que pasa con este tema refleja la deriva de toda la música que nos gusta en estos tiempos tan poco sugestivos.

    ResponderEliminar
  10. Que buena comparativa de versiones!!!!!
    Las dos primeras son las que mas me gustaron y la de Cocker me pareció interesante.

    ResponderEliminar
  11. Gracias. Se refleja el eterno conflicto entre clasicismo-la forma tradicional de interpretar un tema en el jazz femenino- y la modernidad representada por el soul de sonoridad poderosa y alambicada de finales de los 70, en pleno auge de la psicodelia.

    ResponderEliminar
  12. en finlandés!!!!! y aquí tienen otra admiradora de Russell...

    ResponderEliminar
  13. Hola, vuelvo al post para tomerme el atrevimiento de invitarte a vos y a tus seguidores a un nuevo blog que estoy coemnzando.
    Se trata de un blog de jazz, soul, blues y todo aquellos que tenga que ver con músicos afro-americanos.
    Allí habrá videos y audios de esa música interpretada por los grandes, y algunas cositas hechas por mi pero que no tengan que ver con el cuarteto de jazz al que ya conoces.
    Espero no moleste mi invitación:
    http://buscandoelgroove.blogspot.com/

    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Tienes un gusto exquisito, Myriam. Me refiero a Russell.

    Promete visitarte y enlazarte, Jazz. Todo lo que suena a groove, suena bien.

    ResponderEliminar
  15. Sigo descubriendo novedades musicales y aprendiendo. Gracias, una vez más.

    ResponderEliminar
  16. Que buen post comparativo de ese hermoso tema "Llórame un río", Me ha gustado mucho la versión de Julie London.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Gracias a ti, Luis por tus ánimos.

    Llórarme un río, es una expresión extraña en español pero supongo que no hay mejor traducción posible. Gracias, Hector

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno, Doc. Me quedo, sobre todo, con las versiones de Ella y Pass y Julie London. Y como documento puramente etnográfico, me ha gustado mucho la versión de Davy Graham y las imágenes que la acompañan. Son magníficas. ¿A qué película pertenecen?

    Ah, y comparto plenamente el comentario de Troglo. ¡Qué bien traído!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola, Sebastian.
    Según Youtube las imágenes pertenecen a un documental de la BBC realizado por Ken Russell que por aquella época y hasta los 70 realizaba documentales para la TV.

    Yo también comparto el comentario de Troglo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas