1 dic. 2010

Cuatro joyas en serie

Cada vez cuesta más ir al cine. Nuestras acogedoras celdas domésticas disponen de los medios necesarios para satisfacer nuestras necesidades de ocio sin tener que salir de la colmena. El cine tradicional se ha convertido en un festival de fuegos de artificios, películas bobaliconas para adolescentes, unos cuantos films de figuras relevantes que a duras penas mantienen el tipo o lo pierden vergonzosamente –caso de Woody Allen, Coppola etc…- y esos pocos films exóticos que han triunfado en los últimos festivales. Frente a este panorama desolador, los mejores creadores han decidido desarrollar su carrera en la televisión, un medio denostado hasta la nausea pero que hoy en día ofrece productos de calidad inusitada. Grandes productos de ficción acompañados de excelentes bandas sonoras, casi siempre. He decidido recordar cuatro de las series que más me han impresionado en las últimas décadas a través de sus temas principales. Para muchos será un territorio trillado de tan conocido. Para mi un bonito recuerdo a cuatro joyas que me han hecho disfrutar de lo lindo. Empezaré por los 90 con dos series que rompieron los moldes, que propiciaron el boom actual y que con los años se han convertido en objetos de culto. El tema de la primera está compuesto por un por entonces desconocido compositor recién licenciado en Berklee que pronto se especializaría como compositor de series de televisión. David Schwartz no volvió a tener un éxito aquel que le lanzó a la fama y le hizo ser candidato a un premio Emmy.
A pesar de su ya por entonces larga carrera musical, vinculada al jazz y a la composición, Angelo Badalamenti alcanzó fama universal a la sombra del director David Lynch, en películas como Terciopelo Azul, Mulholland Drive y sobre todo gracias a esta inolvidable pieza maestra  para la serie de mayor impacto de los 90. 
  
Dos producciones emblemáticas de la última década pero cuya trascendencia rebasa esos límites. Creo que estamos hablando de dos de los mejores ficciones jamás salidos de un estudio de televisión norteamericano. La primera es mucho más que una película sobre la Cosa Nostra y el mundo que la ha hecho posible, en ella se traza una radiografía implacable de la familia americana actual solo comparable a lo que en el terreno caricaturesco nos ha revelado Los Simpson. A Alabama 3, un oscuro grupo británico que gusta de coquetear con múltiples géneros musicales, le tocó el premio gordo cuando su tema Woke up this morning -un título que remite al comienzo de muchas letras del viejo blues- fue elegido como sintonía de Los Soprano.
 

Baltimore es una de esas antiguas ciudades americanas del Este. De esas que hemos oído nombrar un montón de veces pero de lo que no sabríamos trazar una imagen, un paisaje, un monumento significativo. Gracias a The Wire (Bajo escucha) ahora nos parece increíblemente cercana por lo menos su lado oscuro, como si pusiéramos una lupa delante de  un cuadro hiperrealista. Corrupción, droga, redes mafiosas, policía, política, extorsión ¿Es Baltimore así o solo una obra de  ficción pergeñada por David Simon, en la  que se refleja el estado de descomposición que se puede percibir en cualquier metrópoli actual? No lo sé, me conformo con saber que es una obra de arte difícilmente repetible en la pequeña pantalla. El tema principal es el mismo en las cinco temporadas aunque con distintos intérpretes. Way Down on the Hole es una de las piezas más notables de ese gran disco de Tom Waits titulado Franks Wild Years (1987). En la serie me quedo con las versiones de la primera y segunda temporada.  The Blind Boys of the Alabama es un grupo creado ni más ni menos que en 1939 por un grupo de jóvenes invidentes volcados hacia los espirituales. Hasta hoy mismo han cosechado grandes éxitos como los Grammy del 2002 al 2005 como mejor álbum de soul gospel original. Su versión de Way Down on the Hole es el de la primera temporada de la serie.
En la segunda temporada brilla la interpretación original de Tom Waits. Esa melodía quejumbrosa, abismal, inquietante tan cercana al estilo más genuino de su autor.

14 comentarios:

  1. Buena selección.
    Doctor en Alaska me encantaba pero debido al desbarajuste horario al que estaba sometida no la seguí todo lo que a mi me hubiera gustado.
    Twin Peaks, me gustaba, pero tampoco la seguí hasta el final, se desmadró un poco. David Lynch, en su línea.
    Las otras dos series no las he visto aunque si he oído mucho sobre Los Soprano, incluso hay quien la cataloga como lo mejor en el género de Gansters por encima de Scorssese.
    También buena selección musical.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Genial aproximación a lo rescatable de este género televisivo, Doc. Comparto todo lo expresado en la entrada.

    Alguna vez pasé (camino a Washigton D.C) media noche en un bar de la ciudad de Baltimore (con puerto importante en una riada) y si, se veían parroquianos sospechosos de llevar en los bolsillos algo ilícito o una placa, y hasta algún cantante al mejor estilo de Waits.

    ResponderEliminar
  3. Me sorprendió lo de "celdas domésticas" Para mí la celda está fuera.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Doctor en Alaska la he visto en dos o tres ocasiones. Tuve la suerte de ver muchos capítulos en su momento y luego la he visto online en Internet. Más o menos igual con Twin Peaks, en su momento me parecía muy desmesuradq, pero viéndola en la actualidad acostumbrados ya a ficciones menos convencionales pude percibir muchas cosas que me pasaron desapercibidas en su momento.
    Si me dijeran si es mejor Los Soprano o las tres películas del El padrino no sabría que contestar.
    The Wire es excelente, Torcuato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Armando. Como diría Porfirio Diaz: tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos.

    Sobre celdas, Romek, cada uno debe pensar lo que le parezca mejor. Yo veo una enorme colmena poblada de acogedoras celdas donde un montón de insectos siguen produciendo.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta eso de 'acogedoras celdas domésticas', qué razón tienes. En invierno no saldría nunca de mi casa, aquí tengo todo lo que necesito. je je je. Soy hogareña aunque también me gusta salir.

    Sí vi algunos capítulos de Twin Peaks aunque tampoco muchos no creas. Sin embargo Los Soprano nunca los he visto, sé que suena rarísimo y es cierto. He oído hablar de ellos incluso me han comentado que ha salido la serie en vídeo. Los Simpson sí los he visto y de vez en cuando si coincido en el comedor los veo. Las bandas sonoras que has puesto son buenas. Buen trabajo Doc.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Que buena selección que has hecho, de todas las series que posteaste videos solo conozco a Los Soprano y Tween picks.
    La banda sonora de la serie (también la película) de Lynch siempre me pareció hermosamente desgarradora.
    Muy original esta entrada de tu blog, me gustó mucho.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. ¡Cómo te gusta y sabes de música, Krapp! Desde mi acogedora celda, sobre todo en un día frío d invierno como el de hoy, ha sido un placer rememorar aquellos tiempos de Twin Peaks - inconfundible. He visto alguna vez los Soprano, me gustan.

    ¿Por qué sale ventana? Me gusta más leer sobre fondo azul.

    ResponderEliminar
  9. De todas las series que has posteado, sólo recuerdo haber visto algunos capítulos de Twin Peaks. La única serie que he visto todos sus capítulos fue Lost.La música de estas series que has subido y de otras que recuerdo, tienen muy buenos compositores, por ejemplo, "Misión Imposible" con la música de Lalo Schifren.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. yo no soy de tele y de las cuatro series que comentas solo conozco una. la de doctor en alaska. las otras es que ni idea (si he oido hablar -bien- de sopranos). pero desde luego lo de doctor en alaska (o la vida de brian, en el cine) es de las pocas cosas que me podrian tener (por voluntad propia) un rato quieto y mirando para adelante. en su momento vi casi todos los capitulos pese a la hora intempestiva y cambiante. no se me había ocurrido lo de verlos de nuevo on line. lastima la falta de tiempo!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Tú en tu celda serás como una abeja reina, Esther. Sé que te gusta la novela y el cine negro y Los Soprano es una obra maestra en el género. Son cinco temporadas pero como empieces con el primer capítulo de la primera terminas enganchada hasta el final.
    Besos

    Gracias, Jazz. La música de Twin Peaks incluyendo no solo el tema principal es realmente impresionante y cala hasta el fondo. Saludos

    ResponderEliminar
  12. No hay nada mejor para este frío de estos días que una buena música y una buena serie. Tal como está el panorama audiovisual lo mejor que se puede hacer es usar la tv. como vídeo, Angie. No sé porque te pasa eso que comentas.

    Twin Peaks, aunque mucha gente la tildó en su momento de extraña y alocada creo el fermento de muchas de las series actuales. Su música es impecable.

    Como decía antes Jesús el mayor uso que le doy a la Tel en la actualidad es viendo series como éstas y viejos programas de jazz de la televisión americana: Jazz Casual, Jazz Icons etc...
    Lo bueno que tiene Dr. en Alaska es que apenas dura cuarenta minutos. Es una serie que vista hoy en día: con sus paisajes, sus curiosos personajes y situaciones etc... resulta realmente relajante para el espíritu, por lo menos para los urbanitas.

    ResponderEliminar
  13. A mí me pasa como a Jesús y a algún amig@ más, no veo prácticamente nada de tele y las series me pueden, no tengo paciencia. Probablemente me pierdo algo, pero si las viera me estaría perdiendo otra cosa. Eso sí, la música se puede disfrutar igual.

    Salud.

    ResponderEliminar
  14. Es cuestión de prioridades y de gustos, Troglo. Como ya he dicho creo que lo mejor que se está haciendo en este buen montón de grandes series. Por cierto, hay una que se llama Treme sobre el Nueva Orleans postKatrina que está causando furor donde colaboran afamados músicos de jazz de aquella tierra: Toussaint, los Marsalis etc...

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas