17 dic. 2010

Nos seguimos viendo, Blake

Blake Edwards ha muerto y no dejamos de sentirnos como ese individuo resacoso con ínfulas de escritor que intenta dar un vuelco a su humillante vida de gigoló. Apenas unas líneas insatisfactorias en una máquina de escribir y suena una canción. Una de las más maravillosas canciones que haya sonado jamás en una pantalla de cine. Abre su ventana y la ve y al mirarla todos nos enamoramos de ella. Diosa moderna que ha forjado nuestros más bellos ideales.



No podemos dejar de recordar a aquella pareja predestinada a ser feliz en un futuro que se presentía prometedor y cristalino. Pero todo se vuelve negro, el envés que todo anhelo de felicidad conlleva, en forma de sobrecargadas dosis de alcohol. Se rompe el idilio y un escalofrío nos recorre por dentro en un final amargo y sin remisión.



Y como no recordar esta canción tan sesentera interpretada por la poderosa Fran Jeffries en la primera versión de la Pantera Rosa esa vuelta de tuerca, ácida y sarcástica, a tanta historia de infalibles detectives.



Aquí el bienintencionado Hrundi V.Bakshi busca integrarse en los nuevos ritmos pero necesita una mejor comprensión de ciertas normas básicas de la nueva modernidad. Un pulpo hindú en un garaje, como nos ha pasado a todos nosotros alguna vez.



Y como final, una divertida versión del célebre You and Me, en la película con la que Blake  logró demostrar la gran versatilidad dramática de su mujer, Julie Andrews fuera  de sus roles habituales. Aquí Julie está acompañada por un extraordinario Robert Preston. Todos estos temas fueron creados o aderezados por eso genio imprescindible y primordial llamado Henry Mancini.

17 comentarios:

  1. Hola Doc,

    Merecido homenaje al maestro Edwards amigo,

    Todas las películas que nombras son auténticas obras maestras aunque me gustaría resaltar El Guateque (probablemente una de las películas más desternillantes de la historia del 7º arte), Días de Vino y Rosas (por tratarse de una de las radiografías más impactantes realizadas sobre el alcoholismo, un tema que parece no preocupar en exceso a los cineastas) y la espléndida Victor o Victoria (donde además de la mejor Julie Andrews de la historia del cine podemos contemplar la tremenda salida del armario de uno de los tipos más duros del cine clásico norteamericano, Robert Preston).

    Un post nuy acertado en un día triste para el cine.

    Gracias Krapp
    Jazzy

    No solo de jazz vive el hombre y el séptimo arte es mi otra pasión además de mi profesión.

    ResponderEliminar
  2. Que grandiosos recuerdos evocas al traernos éste homenaje al enorme cineasta, y en especial ésa fiesta inolvidable a la cual no cesamos de regresar con el recuerdo.

    ResponderEliminar
  3. Que grandiosos recuerdos evocas al traernos éste homenaje al enorme cineasta, y en especial ésa fiesta inolvidable a la cual no cesamos de regresar con el recuerdo.

    ResponderEliminar
  4. Compartimos pasiones, Jazzy. Lo mas inquietante de El Guateque es que nos acabamos identificando con ese torpe personaje y hasta hacemos nuestra su locura. Creo que la primera vez que vi Días de vino y rosas pensé en una comedia dados sus intérpretes y su propia luminosidad, luego termina siendo un drama terriblemente desesperanzado. Hay buenas películas sobre el tema del alcoholismo. Días sin huella de Billy Wilder, una de Susan Hayward titulada Ya lloraré mañana o ese Nicholas Cage en Leaving Las Vegas. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Una fiesta que sigue viva y refrescante en todos aquellos que amamos las buenas comedias. Gracias por tus palabras, Carlos.

    ResponderEliminar
  6. Merecido recuerdo y un te seguiremos viendo Blake, Doc. Como olvidar esos guiones, direcciones, actuaciones y canciones. De ver el video de moonriver ya estoy suspirando; el de Días de vino y rosas, llorando y de pensar en la escena del pis de la fiesta, carcajeándome.

    ResponderEliminar
  7. 'Desayuno con diamantes' es una de mis películas favoritas sin duda. Audrey Hepburn a partir de protagonizarla se convirtió en uno de los iconos más reconocibles de Hollywood. Y el escaparate de la joyería Tiffany's, fue punto obligado para los turistas. Sigue siéndolo. Sigue tan viva la película como el primer día. Moon River es un tema delicioso. Días de vino y Rosas con ese amargo final desesperante.

    Las bandas sonoras de Henry Mancini extraordinarias. Obtuvo varios Óscar a lo largo de su carrera, entre ellos a la mejor banda sonora Desayuno con Diamantes y a la mejor canción Moon River, Días de Vino y Rosas, y en el apartado a la mejor adaptación musical de Victor y Victoria.

    Blake Edwards estará siempre entre nosotros, por sus maravillosas películas.

    Besitos navideños, Doc.

    ResponderEliminar
  8. Ya no me acordaba de la famosa escena del pis y esa huida hacia el piso superior de la casa donde otro mundo era posible. Lo curioso de El Guateque es que nada suena a disparate. Todo podría ser real por lo menos en aquel Hollywood de los 60 o eso pienso yo,Armando.

    En aquellas fechas Audrey ya era bastante popular, por ejemplo había hecho Sabrina o Vacaciones en Roma, Historia de una monja etc.. aunque sin duda esa película la divinizó. Curiosamente la novela original de Truman Capote es dura y amarga ya que estamos hablando de dos personas que sobreviven otorgando sus favores sexuales a otros. Mancini es el músico de cine más influyente de los últimos 50 años. Besos de Navidad, Esther

    ResponderEliminar
  9. No he visto todas las películas que has posteado, pero sin duda con autores como estos, el cine se ha llenado de excelente música.

    ResponderEliminar
  10. ....Otro artista que ha terminado su obra en este injusto mundo en el que vivimos y se convierte en polvo de estrellas (que por supuesto es algo distinto y mucho menos deseable que echarse un polvo con una estrella, que era algo que hacia normalmente el amigo Blake)....
    El polvo de una "estrella del cine" es exactamente igual que el polvo de un trabajador cualquiera. La diferencia está en que el arte no es un producto perecedero como un tomate o una patata (que esos seres humanos que las fabrican -anónimos e infravalorados- si que son realmente importantes para mi). Por esa suerte de ser artista, a ti, Blake, te recordaremos siempre a través de tus pelis... y como ya no vas a necesitar comer patatas ni echarte polvos con estrellas, descansarás en paz for ever...
    Un abrazo amigo Dr. Krapp-

    ResponderEliminar
  11. Nos seguimos viendo y leyendo Dr...voy dejándote mis felicitaciones (que ya ves lo poco que "cumplo" desde hace...ufff)

    Ahi va:
    !!!Feliz todo lo que tu quieras y desees...tanto para ti como para tus seres queridos!!! y pórtate bieeeeen!!!

    Abrazotes

    ResponderEliminar
  12. Impagable esa relación con Mancini. Descanse en paz.

    Salud.

    ResponderEliminar
  13. Son grandes películas y merece la pena de gastar un poco de tiempo en echarles un vistazo. Te las recomiendo, Jazz

    Interesante comentario, Kuto aunque me temo que al final todos seremos polvo de estrellas incluyendo nuestros inapreciables tesoros artísticos, nuestra historia y todo lo demás. Para entonces, Blake tú y yo descansaremos en paz.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Lola, te devuelvo las felicitaciones con mis mejores deseos en el lote.
    Feliz año y abrazos.

    Una pareja feliz y bien acompasada, Troglo, sacaron lo mejor de si mismos cerca del otro.
    Salud

    ResponderEliminar
  15. Excelentes películas hizo este gran cineasta Blake Edwards. Es difícil decidir cual de todas es la mejor, son todas muy buenas. Pero por la música, me inclino por Día de Vinos y Rosas, un film que por su título, es sugerente de ser una pieza romántica, sin embargo nos muestra el drama de un matrimonio de alcohólicos.
    Dr.Krapp un post muy bueno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Extraordinarias evocaciones las que nos has brindado. Te alabo el gusto. Es difícil elegir, pero me quedo con "Days of Wine and Roses" por la grata circunstancia que acompañó a la visión de esta película...

    ResponderEliminar
  17. Día de vino y rosas, un título que remite a una época en que todo parecía fácil y liviano. Un resumen de aquel viejo refrán "de aquellos polvos, éstos lodos". Pocas películas tan desgarradas desde un comienzo ligero. La banda sonora sigue sonando prodigiosa, Hector.

    Gratas circunstancias pero una película triste, Luis, que la presencia de un par de actores tan grandes como Jack Lemmon y Lee Remick todavía agudiza más.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas