31 jul. 2010

Desde el camino: himno, romance, canción y jazz




AQUI TERMINA EL LIBRO V DE SANTIAGO APOSTOL
GLORIA AL ESCRITOR Y GLORIA AL LECTOR
ESTE CODICE LO ACOGIO DILIGENTEMENTE,
PRIMERO LA IGLESIA ROMANA, PUES FUE COMPUESTO
EN DIVEROS LUGARES: EN ROMA,
EN TIERRAS DE JERUSALEN, EN LA GALIA,
EN ITALIA, EN ALEMANIA Y EN FRISIA,
Y PRINCIPALMENTE EN CLUNY.
(Epílogo del último libro del Códice Calixtinus. Siglo XII. Referencia en la Wikipedia)





I onde vai aquil romeiro, meu romeiro a donde irá,
camiño de Compostela, non sei se alí chegará.
Os pés leva cheos de sangue, xa non pode máis andar,
malpocado, probe vello, non sei se alí chegará.
Ten longas e brancas barbas, ollos de doce mirar,
ollos gazos leonados, verdes como a auga do mar.

-I onde ides meu romeiro, onde queredes chegar?
Camiño de Compostela donde teño o meu fogar.
-Compostela é miña terra, deixeina sete anos hai,
relucinte en sete soles, brilante como un altar.
-Cóllase a min meu velliño, vamos xuntos camiñar,
eu son trobeiro das trobas da Virxe de Bonaval.
-I eu chámome don Gaiferos, Gaiferos de Mormaltán,
se agora non teño forzas, meu Santiago mas dará.

Chegaron a Compostela, foron á Catedral,
Ai, desta maneira falou Gaiferos de Mormaltán:

-Gracias meu señor Santiago, aos vosos pés me tes xa,
si queres tirarme a vida, pódesma señor tirar,
porque morrerei contento nesta santa Catedral.

E o vello das brancas barbas caíu tendido no chan,
Pechou os seus ollos verdes, verdes como a auga do mar.
O bispo que esto oíu, alí o mandou enterrar
E así morreu señores, Gaiferos de Mormaltán.

Iste é un dos moitos miragres que Santiago Apóstol fai
(Romance anónimo tradicional gallego, s.XIII. La versión moderna corresponde al grupo de folk Luar na Lubre y está grabada en este año 2010. La otra, mi favorita, es la clásica del gran folklorista gallego Faustino Santalices, fallecido en 1960).



 

(En Matto Congrio - 1993. Referencia en la Wikipedia)



(Abe Rábade. Aparece en su disco Open Doors -2008)

9 jul. 2010

Rey y maestro



Era una bonita melodía y su banda, The Kingpins, no podía dejar de tocarla como homenaje en su funeral. Pocos días antes, el 14 de agosto de 1971 King Curtis era apuñalado mortalmente en el corazón tras una riña cerca de su casa en Nueva York. El rhythm and blues y el soul perdieron a uno de sus instrumentistas más reconocibles.



Los amantes del jazz no tienen mucha consideración a aquellos músicos que abandonaron el género y decidieron pasarse o integrarse en ese ómnibus multimusical conformado por lo que primero se llamó rhythm and blues y luego rock and roll y soul. Hay una escena en la película Bird de Clint Eastwood en la que Charlie Parker, recién salido del hospital, asiste indignado a un concierto donde otro saxofonista con un traje de lentejuelas está tocando para una multitud de jóvenes enfervorizados. Toca con mucha fuerza pero de forma rutinaria y comercial y Charlie no puede dejar de reprochárselo al final. Esta visión simplista de Eastwood es hija de esa idea tan habitual en el arte de que todo lo que no es vanguardia es despreciable.



De alguna manera King Curtis hizo el camino contrario al de otros grandes saxofonistas, el caso de John Coltrane sin ir más lejos. Empezó tocando en grupos de jazz tejanos, continuó tocando en la orquesta de Lionel Hampton para luego marchar a Nueva York y convertirse en presencia imprescindible en las grabaciones de las grandes figuras del soul y el rock. Pero siguió vinculado al jazz y tuvo mucho que ver en el nacimiento de lo que con el tiempo se llamaría soul-jazz gracias a su coalboración con los hermanos Adderley, Horace Silver o Wynton Kelly.



Como músico de estudio sus aportaciones son fundamentales en la música grabada de sellos tan fundamentales como Atlantic o Capitol. Ese saxo que suena en el Yakety Yak de The Coasters o en las grabaciones de Buddy Holly son marca suya y tendrían mucho que ver en la manera que se entendería el saxo en la nueva música popular hasta bien entrados los 60.




¿Era King Curtis un hombre que buscaba una seguridad económica y buscó amparo bajo el paraguas de los estudios de grabación? Es probable, pero el hecho es que supo crear un estilo propio tanto en sus propias grabaciones como en aquellas en que ejercía de acompañante. A mediados de los 60 se estabiliza en Atlantic Records donde empieza a producir discos y crear su propia banda . En los últimos años, se convierte en el mayor soporte musical de una joven diosa de la música: Aretha Franklin.   La muerte se lo llevó en su etapa más floreciente cuando su inquietud musical estaba en plena ebullición.

2 jul. 2010

Candye a prueba de bombas

Ya estamos a julio y yo con esos pelos. ¿Recordáis la película Hairsprayy? Me refiero a la primera, a la buena, la que dirigió ese histrión norteamericano llamado John Waters en el año 1988, el "Almodovar" de Hollywood. Os refresco la memoria:



Es lo que aparenta. Una versión sarcástica, golfa y deliberadamente kitsch de un período idealizado en el cine americano. Quizás ésto no tiene mucho que ver con la entrada, pero no puedo dejar de pensar en esa película cuando veo la estética rotunda y sin complejos de Candye Kane, una de las mejores cantantes blancas de blues en la actualidad. Ojalá por mucho tiempo, ya que se está recuperando de un cáncer que se le declaró hace apenas dos años.



En inglés se le da el nombre de candy cane a lo que aquí llamamos bastones de caramelo. Nada menos dulce que la vida de esta chica de Los Ángeles que luchó lo indecible para alcanzar reconocimiento en el mundo del espectáculo. Lo intento con todas fuerzas porque quizás sabía que no tenía mucho que perder. Fue stripper, hizo porno, adornó con sus atributos las revistas para adultos y algún libro de arte, estuvo en grupos del movimiento punk, y sobre todo, nunca ha tenido excesivos prejuicios. ¿Podría permitírselos?



Un estilo que bebe de todas las fuentes: el blues de Chicago, el jump blues de los 50, el swing clásico, el jazz vocal. Miles de kilómetros actuando en toda clase de recintos: desde antros inmundos hasta las grandes salas de espectáculos o la televisión; pero siempre, por encima todo, caiga lo que caiga, un contagioso e irresistible sentido del humor. Humor a prueba de bombas. No hay otro posible en su caso.



Candye siempre supo que era luchar. Era una pequeña ladronzuela a los 9, pandillera a los 15, madre soltera a los 17 y conociendo el mundo como lo conoce ella, siempre ha sido una defensora acérrima de los derechos de los desposeídos: trabajadoras del sexo, gays y lesbianas etc.... Si su forma de cantar la emparenta con las grandes del blues del pasado -Bessie Smith, Billie Holiday o Janis Joplin- su sentido de la existencia también participa de parecido espíritu. Por ejemplo en su inmensa capacidad para reírse de si misma en sus temas. Es el caso de este fantástico White Trash Girl (Chica basura blanca) del 2004.



Humor que cura. Música terapéutica para toda clase de personas sin falsas pretensiones elitistas. Música que une, no música que separa y clasifica. Riéndose de su corpulencia, de su sobrepeso, de esa cultura de la vulgaridad genuinamente americana. Recientemente ha escrito su autobiografía a la que ha titulado "The Toughest Girl Alive" que ha sido adaptada al teatro y en el 2009 ha sacos al mercado el disco: Superhero. Con este portento vocal como tema principal.
¿Se puede pedir más? Sí, mucho éxito en sus próximas aventuras vitales.

Neboeiro de etiquetas