14 de jun. de 2011

Un peu plus de la Nouvelle-Orléans, s'il vous plaît.

La ciudad de Nueva Orleans tiene apenas unos 350.000 habitantes aunque su área metropolitana supere ampliamente el millón. Datos cuantificables e inmediatos. Lo que no es cuantificable es lo que ha aportado esta ciudad a la historia de la música popular. Por eso uno se debe conformar con hacer pequeñas catas en ese casi infinito territorio y volver una y otra vez. 
Por ejemplo, sabemos que su fiesta más señalada es el Mardi Gras , el "Martes gordo", el Martes de Carnaval donde los orleaneses expresan toda la fuerza vital que llevan dentro. El Mardi Gras ha generado cientos de canciones pero si hubiera que elegir una que lo representase, una convertida en su himno representativo, sin duda habría que quedarse con este tema del músico más querido por la gente de la llamada "Crescent City": el legendario Professor Longhair

Otra cala cualquiera nos puede llevar ante la presencia de Lee Dorsey que empezó su carrera pública boxeando con el seudónimo de Kid Chocolate. Afortunadamente, Allen Toussaint -la fuerza motriz que ha movido la música de Nueva Orleans en los últimos 50 años- lo hizo bajar del ring y convertirlo en una figura del floreciente rock and roll, casi a la par de su famoso convecino, Fats Domino. Este fue el tema que hizo de él una estrella.

Hagamos otro sondeo en este territorio pantanoso. Casi hace treinta años que se separaron pero siguen siendo una leyenda en Nola, otro nombre para la metrópolis de los cien nombres. Ellos  nunca lo tuvieron claro: ¿Hacían jazz o rhythm and blues? Tampoco es un asunto importante para una ciudad que le da vida a cualquier condimento introducido en su guiso musical. Este tema de principios de los 80, homenaje a la urbe,  se revitalizo como estímulo emocional ciudadano tras el desastre del Katrina.

Irma Thomas era camarera a finales de los 50. Un mujer de clase trabajadora casada muy joven. Cantaba de fábula pero al hacerlo descuidaba su trabajo. El patrón la despidió y
Allen Toussaint la cogió al vuelo. Sin duda es una de las grandes figuras femeninas del soul. Aquí la vemos actuando con Galactic , un grupo entre el funk y jazz que está causando sensación en Nola desde mediados de los 90.

Me ha sabido a poco, tenemos que volver a hacer nuevas catas en Nueva Orleans. Sera necesario si queremos deslumbrarnos ante el fabuloso tesoro que se esconde bajo la ciudad de los pantanos.

15 comentarios:

  1. creo que lo que hace diferente a new orleans de otras ciudades americanas es su poso frances (sin olvidar aunque menos importante el hispano).

    ResponderEliminar
  2. Ya lo dijo alguien por ahí, belleza mitad vileza. Con más intensidad en la tragedia que en los carnavales, del poso convulso emerge la hez y en las acciones reconstructoras se mezclan seres vivos (y muertos) de toda catadura. En rio revuelto, ya se sabe. Sigue sondeando si te apetece Doc, complacen las series de calidad.

    ResponderEliminar
  3. Tras visitar Nueva York y San Francisco tengo la sensación de que sólo me falta Nueva Orleans...de ese magno país.

    ResponderEliminar
  4. Y con tus entradas, sobre esta ciudad que rebosa música y ¿llanto? por todos sus poros, has contribuido a que sueñe con ella más aún...si cabe

    ResponderEliminar
  5. Dr.Krapp, nada me extraña de New Orleans, ese lugar desde donde han surgidon grandes mùsicos de diversas corrientes emparentados con el jazz. Una ciudad donde han convergido etnias,culturas e influencias de Francia, España y Africa.
    Hubo un famoso y gran pianista de New Orleans, Ferdinand LeMenthe, quien actuaba con el nombre de "Jelly Roll Morton", y que en una oportunidad dijo: "Para hacer buen jazz hay que tener ritmo español", ¿que te parece?
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Como fotógrafa de jazz no puedo seguir permitiéndome no ir a Nueva Orleans! je je je Eso hay que arreglarlo con urgencia. Sigo pensando en ir pronto. La ciudad favorita del gran fotógrafo de jazz Herman Leonard fue Nueva Orleans donde se instaló en sus últimos años y creo que falleció allí.

    Aunque 'aquellos tiempos' nunca volverán. Serán siempre fotos distintas, las imágenes actuales no tienen el mismo encanto. Parece que ya nada tiene el mismo encantó. je je je

    Besos a miles, Doc.

    ResponderEliminar
  7. Creo que en Nueva Orleans hay muchos posos: el francés incluyendo los que fueron expulsados de Canada, el criollo que es de origen más caribeño, el español, el afroamericano... Creo que es un guiso cultural maravilloso, Jesús

    Dicotomías que alimentan la expresividad de un pueblo. Lo bueno y lo malo que al final son parte de la misma esencia creadora, Armando. Seguiremos sondeando.

    ResponderEliminar
  8. Yo me apunto a acompañarte, Luis, debe ser una experiencia realmente enriquecedora.

    Jelly Roll Morton, era un hombre muy especial, se sentía criollo y pregonaba su ascendencia española como forma de diferenciarse de los afroamericanos puros. Sin duda en esa mistura urbana surgió toda esa música maravillosa que amamos, Hector.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. La imagen más tópica de Nueva Orleans nos refleja una ciudad decadente con casas de madera de dos pisos con porches en los que se asoma la gente celebrando el Mardi Gras. También algún edificio neoclásico y demás. Seguro que esa extraordinaria ciudad tiene otros puntos de interés y se merece que una fotógrafa como tú vaya a captarlos, Esther
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Todo un mundo en una ciudad, Doc. Por cierto, me ha venido de repente a la cabeza una excelente serie que había olvidado por completo y que también estaba ambientada en Nueva Orleans. Se llamaba "Frank´s Place", aunque no recuerdo como se tituló por aquí, era de un tipo que heredaba un restaurante. Debe ser de mediados de los 80. Eso que yo no tengo paciencia para las series, pero aquella me pareció distinta, ¿sería la ciudad?

    Salud.

    ResponderEliminar
  11. .... Eso es lo que tienen las mezclas (religión, razas, culturas....): mejoran todo.
    La endogamia lo contrario: Es fatal

    ResponderEliminar
  12. Todos los lugares en donde se juntan varias etnias o culturas son siempre la cuna de algo genial.
    Este es el caso de esta maravillosa y mítica ciudad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Una hermosura ese tema de Coltrane. Muchas gracias, Félix.

    No conozco o al menos no recuerdo esa serie, Troglo. En Treme también se le da relevancia al tema de la restauración. Uno de sus principales personajes es una chica que tiene un restaurante de comida criolla y que tras el Katrina tiene que cerrar el negocio y cocinar en la calle en fiestas y eventos. Es la ciudad.
    Salud

    ResponderEliminar
  14. Las patrias, las banderas, la pureza... siempre conducen al reduccionismo, al empobrecimiento de las mentes y a la estrechez, Kuto.

    Esa es el legado más evidente de esta ciudad como de otras que se le parecen: Río, La Habana, Buenos Aires, París, Nueva York. Un abrazo, Jazz.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas