6 jul. 2011

Contra viejos crooners en odres nuevos

Cuando uno piensa en un cantante masculino de jazz de raza blanca, le suelen venir a la memoria alguno de esos crooners impecablemente vestidos y triunfantes después de hacerse unas galas por Las Vegas. Un tópico. Un tópico alimentado desde la era del swing por el poderío de ciertas figuras legendarias: Big Crosby, Dean Martin, Andy Williams, Tony Bennett y por encima de todos “la Voz”, Frank Sinatra. Sí, también existen algún heterodoxo a lo Chet Baker  pero eso solo cuenta como excepción que confirma la regla. Lo malo es que el estereotipo no se ha renovado y hoy en día siguen proliferando, e incluso se han puesto otra vez de moda, los crooners a la vieja manera instalados en un confortable limbo musical. Me refiero a gente como Harry Connick Jr., Michael Bublé, Jamie Cullum o el el multilaureado y elogiado Kurt Elling
¿Son buenos? Sí, pero suenan a viejo. A viejo arcón musical. Suenan a algo ya pasado, gastado y polvoriento.  Tom Waits los conoce bien y les dio duro,  convertido en un irónico Satchmo, en este Straight  to the Top de su disco Frank´s Wild Years de 1987.

No, no es posible cantar jazz como si la música popular no hubiera existido en los últimos 50. Creo que hacerlo hoy en día es un anacronismo lamentable. Siempre hubo otras alternativas. El propio Tom Waits de los 70 es un claro ejemplo. Aquel muchacho que siempre quiso aparentar ser mayor exagerando hasta el límite su voz arrastrada como papel de lija y  que gustaba de vestirse como un vagabundo callejero y suburbial. Aquel muchacho diferente empeñado en convertirse en un Charles Bukowski lastimero y apocalíptico.

Pero hubo otros antes que él. En Francia, entre la chanson y el jazz estuvieron Boris Vian, Henri Salvador y ese hombre adorablemente feo pero imán irresistible para las mujeres hermosas llamado Serge Gainsbourg.

El, como los otros, entendió desde el principio que el verdadero jazz vocal estaba más cercano al cabaret que a lo que pudiera hacer un tipo relamido vestido de smoking cantando éxitos de Broadway en una gran sala de conciertos. Lo siento por el espléndido Rufus Wainrighto por la glorias "reswingeantes" llamadas Sting, Rod Stewart o Brian Ferry pero sin desmerecer su categoría creo que el jazz vocal puede y deba ser otra cosa. Quizás aquel antiguo  Fred Buscaglione (ver entrada) encontrara un camino, o un siempre moderno Nick Cave, o ese sarcástico tan peculiar llamado Randy Newman.

 Coda final para esa leyenda italiana, el indomable Paolo Conte, del que no me atrevo a poner otra canción que no sea ésta archiconocida maravilla que viene tan al pelo.


Son unos cuantos y muy buenos. ¿No cantan jazz? Es posible, eso lo dejo al criterio de cada cual, pero al menos hemos pasado un buen rato ¿o no?

21 comentarios:

  1. La verdad que sí, que he pasado un buen rato :) escuchando buenas canciones (me faltó una de Nick Cave, mi favorito, jeje).

    Por otra parte en cuanto a crooners te refieres, adoro a los que los que has nombrado, los grandes (me gusta Bobby Darin tambien)y en cuanto a los otros creo que en parte pueden darnos algo de magia, o una idea de, ya que no hemos podido vivir épocas de aquellas big band.

    Comparto esto del gusto por los lugares pequeños, la intimidad de algunos bares, también algo de lo que nos perdimos en cuanto a los grandes maestros, estar en alguna jam session en algún recodo.

    Debo reconocer, me gustan los standards del jazz, además de otros temas que me iluminan.

    Besos Doc y gracias por el momento compartido ;)

    ResponderEliminar
  2. los nuevos crooners y las nuevas divas me parecen fotocopias demasiado edulcordas. los evito. para cantantes y no me importan que no sean de jazz prefiero ademas de los citados, a robert wyatt a gianmaria testa...

    ResponderEliminar
  3. Muy lindo post, Dr.Krapp. Buenos cantantes, aunque no todos ellos canten jazz, como afirmas. Algunos de ellos no los conocìa, debe ser por mi escaso interès en mùsica distinta del jazz. En la actualidad hay un muy buen mùsico y mejor cantante que te recomiendo "Bobby McFerrin", al cual verè en Chile el 1º de Agosto pròximo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Supongo que es la eterna discusión, volver a hacer lo que ya se ha hecho o buscar otra vía. Supongo que hay un momento para cada cosa, pero es cierto que muchos suenan a imitador con ínfulas, aunque algunos sean buenos. Conte es uno de mis favoritos, aunque desde luego, de cantante de jazz clásico tiene poco, je, je. Me encanta su versión de "Azzurro".

    Salud.

    ResponderEliminar
  5. hermosa nota Dr... los nuevos crooners suenan viejos y descremados... de los italianos, me gusta mucho Vinicio Caposella, el de las mil caras... : )

    ResponderEliminar
  6. hombre, hector, el mcferrin ya lleva sus años de vuelo. es muy anterior a los ejemplos de nuevos crooners que pone dr. se popularizo, al igual que el guitarrsita stanley jordan alla por los ochenta. pero el rollo de ambos creo qeu no paso en ningun momento mas alla del malabarismo. eligieron (o la industria les impuso) un callejon sin salida

    ResponderEliminar
  7. Siento lo de Nick Cave, Axis pero me resultaba difícil elegir un tema concreto de él. A mi también me gustan aquellos crooners pero me parece que aquella época es irrepetible y que cada tiempo tiene su música, como pensaba Miles.

    Estoy de acuerdo en tu apreciación, Jesús como ya he dicho en alguna ocasión eso me parece pura arqueología musical. Me parece que comenté que hace dos años asistí a un concierto de Kurt Elling con Ernie Watts haciendo de Coltrane y el cantante de Johnny Hartmann. Un concierto fácil, sin riesgo, reproduciendo aquel famoso disco del dúo. Nada más. ¿Por qué ese empeño entre los celosos guardianes del jazz de dar fotocopias cuando todos podemos acceder al original? Tanta veneración al pasado solo indica la precariedad del presente. Aunque afortunadamente no todos están en esa dinámica.

    ResponderEliminar
  8. Yo sinceramente y lo digo con toda franqueza, Hector no sé donde empieza y donde termina el jazz. A mi lo que en realidad me gusta es la música y me da igual el género en el que se inscriba.
    Me gustaba mucho McFerrin aunque hace años que le perdí la pista. Entiendo que la escuela de cantantes negros beben de fuentes distintas que los blancos. Aquellos cuentan con otra tradición musical y tiene más facilidad para pasar al jazz desde el blues, el soul, el gospel, el R&B etc...

    ResponderEliminar
  9. Por poner un caso Kurt Elling es bueno Troglo pero verlo con su americana, su camisa abierta y su pañuelo en el pecho era como retraerse al pleistoceno, como si nunca hubiera existido Woodstock o Mayo del 68. Tuve una sensación rara la verdad que no me había pasado antes, incluso viendo a bandas de dixieland. Conte es fantástico y lo de jazzman tiene más que ver con sus experiencias de juventud. El que ha vuelto al jazz y no he citado es Gino Paoli.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta Vinicio Caposella es como una versión actual de la vieja escuela italiana de los 60, Stessa Se podría hacer una lista interminable de nombres que han coqueteado con el jazz sin dejarse devorar por el mimetismo. Ahí están también los brasileños de la Bossa Nova.

    ResponderEliminar
  11. Una auténtica clase magistral con el complemento pedagógico de las nuevas tecnologías. Sí señor.

    ResponderEliminar
  12. Son todas glorias pasadas que muy dificilmente se encuentren en la actualidad en sus contemporaneos
    Los de la vieja escuela mi preferido es Mark Murphy . Escuchar en un dia como hoy en Bs As a Newman y Conte es la gloria doc .
    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  13. Aclaro antes que nada, que soy un tipo retorcido, jaja, pero nunca me gustaron los cantantes blancos, no me gustan "aquellos", menos me gustan "estos".
    Siempre me parecieron afectados y sin groove, que va a ser, son gustos.
    De todas formas, querer imitar a los originales, es una forma de mantener el rumbo, hoy día con tanta música sonando y en la historia auditiva de uno, hacer enchastres musicales es muy fácil, lo que pasa es que hoy no se termina de pasar la "etapa de estudio" porque hay mucha genialidad ya hecha, entonces el estudio y la puesta en práctica coinciden en un ismo tiempo, en mi modesto caso, yo trabajo de esto y sin embargo estoy tratando de aprender todo lo que puedo de los grandes sabiendo que nunca llegará el momento de tener las herramientas musicales suficientes para ser yo mismo, inevitablemente uno a veces suena a copia.
    Pero es muy difícil, dado que para poder lanzar nuevas reglas, hay que haber agotado las viejas, y eso hoy en día es casi imposible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. con lo que me gusta a mi venir a aprender contigo y ese error 400 no me ha dejado!!! ahora me sale el 503!! ¿me estará blogger avisando del número que debo comprar para que me toque? ¿o me está haciendo la puñeta? !!veremos!!

    Gracias Dr. por estas lecciones sobre músicos desconocidos para mí.

    un besote

    ResponderEliminar
  15. Sí. Hemos pasado un buen rato.
    :)

    Me quedo con Randy Newman.

    ResponderEliminar
  16. El arte es una fuente de emociones que admite múltiples de propuestas distintas. Lo importante es que nos toque las fibras adecuadas.

    ResponderEliminar
  17. No es para tanto, Luis, pero muchas gracias. Es una entrada que parte de mi subjetividad y si acaso de mis prejuicios hacia la música que podríamos llamar embalsamada en el tiempo.

    Un grande Mark Murphy, aunque no suficientemente conocido, es una pena, Luther. Pues sí, a los veteranos, Conte, Randy Newman o al propio Tom Waits da gloria verlos en plena forma.

    ResponderEliminar
  18. Esa falta de groove es evidente, Jazz por eso lo que yo comento eno es aplicable a los cantantes de color o a los que no dudan en mezclarse con otros estilos europeos llevándolos a su propio territorio. Entiendo lo que dices de mantener un rumbo pero creo que deberían asumir algo más de riesgo. Aquí en España hay cantantes y músicos cercanos al jazz con obras originales y sin necesidad de dejarse llevar por el mainstream o la reproducción de standards. En el terreno que abarca esta entrada tenemos el caso de Zenet o de Santi Ibarretxe entre las nuevas hornadas.

    ResponderEliminar
  19. Espero que hayas resuelto el error, Lola y hayas podido ver los vídeos. Gracias a ti.

    Me alegro, Tesa y mucho de que ta haya gustado ese tipo curioso de Randy.

    Exacto, es lo que que importa al final, Kuto, nuestras fibras conmovidas.

    ResponderEliminar
  20. Hola, llego tarde! ya te ha comentado un montón de gente. Sólo me queda decir lo bien que lo he pasado con tu entrada. Sin etiquetas estaríamos mejor todos, personas, músicos, artistas... Ya sabes que oigo poco que no sea jazz porque es la música que me atrae sin etiquetarla.

    Millones de besos, Doc.

    ResponderEliminar
  21. Nunca es tarde para ti, Esther. A mi también me atrae el jazz sin etiquetas y sin llevar la etiqueta encima, casi como si fuera un estigma. Creo que cualquiera de los cantantes de la entrada ha estado siempre cerca del jazz, incluso el actual Tom Waits participaría de esa etiqueta algo que habitualmente se le asocia a su primera etapa.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas