14 jul. 2011

De Chick a Chick

Uno no deja de sorprenderse ante la irresistible fuerza de voluntad de ciertos individuos capaces de sobreponerse a los mil y un obstáculos que el destino ha reservado para ellos. Acercarse a Chick Webb es acercarse a un tipo que hizo de sus terribles problemas físicos acicate y que supo sacar de cada segundo de su cortísima vida una energía arrolladora e implacable. Esa energía era la que caracterizaba su forma de tocar la bateria y la que quería que su propia orquesta desarrollase en el escenario.

Duke Ellington fue el mentor que le dio su primera oportunidad a aquel hombre corcovado y enano que era el verdadero diablo cuando se colocaba delante de una batería sin saber leer una partitura. No había tiempo que perder cuando sabes que tus días pueden estar contados y Chick no tardó en reunir a su alrededor una extraordinaria banda en aquel floreciente Harlem de principios de los 30. El éxito fue todavía más absoluto cuando su orquesta se convirtió en la titular de unos de los templos sagrados del jazz y del baile: el legendario Savoy Ballroom. El famoso Stompin' at the Savoy, el himno de la célebre sala, que luego sería universalizado en la versión de la orquesta de Benny Goodman puede ser un buen ejemplo comparativo de aquellas legendarias batallas de bandas de mediados de los 30 en las que la Orquesta de Chick Webb siempre salía victoriosa. En este vídeo del documental "Jazz" de Ken Burns se explica el fenómeno y como los tap dancers que abarrotaban el salón y se amontonaban a miles intentando entrar -e incluso interrumpiendo el tráfico en las calles adyacentes- eran entusiastas de la banda del pequeño percusionista de Baltimore.

Desde su alto trono en la cima de la orquesta y dominando todo el escenario, el Rey del Savoy, contemplaba sus dominios y quizás se sentía compensado de sus males viendo que su swing directo, ligero y terriblemente bailable podía competir con éxito con el estilo sofisticado de la orquesta de Duke Ellington o la popularidad de la de  Benny Goodman. Un triunfo personal realzado desde 1935 con la incorporación de una chiquita que ganó un concurso de cantantes aficionados en el Teatro Apolo: la inigualable Ella Fitzgerald.

Cuando se la presentaron, Chick era remiso a dejarla a entrar en su banda ya que no la veía suficientemente  sexy para darle el glamour que se exigía para una cantante de swing. Sin embargo al oírla, toda cambio. Tenía una voz poderosa y al mismo tiempo infantil, capaz de interpretar cualquier tema en cualquier tiempo y sobre todo de una forma absolutamente irresistible.  Estando todavía en la banda de Chick, Ella consigue un éxito multitudinario en 1938.

Ese mismo año Chick Webb se empieza a resentir de sus problemas de salud y delega en otros músicos la dirección de la big band durante las numerosas giras. Su tuberculosis espinal, la enfermedad que había arrastrado desde su infancia, le llevará a la muerte en 1939. Ella Fitzgerald heredará su orquesta hasta que la big band desaparezca 1942.
¿Cual podría ser el tema más representativo de la corta pero fecunda carrera de Chick Webb?. El ya mencionado Stomping at the Savoy podría ser uno. Blue Lou, de tiempo mas reposado es muy hermoso. El elegante The Dipsy Doodle podría ser otra melodía realmente definitiva. Pero no voy a elegir ninguno de ellos aunque os dejo enlaces a los tres. Me inclino finalmente por este irresistible y popular Harlem Congo  donde la batería de Chick suena con una claridad excepcional, casi imposible de encontrar en aquellas arcaicas grabaciones de los 30.

17 comentarios:

  1. gran tipo. ¿te das cuenta el gran bombo de su bateria. algunos creen quela bateria es un instrumento poco menos que inmutable al que se le añaden o quitan tambores. lo cierto es que han ido cambiando los tamaños, los timbales, cajas, platos... conozco a un tipo que colecciona baterias. tiene de muchas marcas y modelos. hemos hablado alguna vez de ir a hacerles unas fotos y demas que todo queda en un ya iremos, pero le tengo ganas.

    ResponderEliminar
  2. Lei por ahy de las famosas batallas en el Savoy y que en una noche participaron la de Ellington,Goodman y Basie . Que acontecimiento Doc
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que "lo bueno viene en frasco chico" lo deja bien clarito Chick Webb con su batería en estos vídeos.

    Un abrazo jazzero

    ResponderEliminar
  4. algo bien bonito. haz hecho un gran articulo

    ResponderEliminar
  5. Doc, qué articulazo más bueno, ufff! Me he fijado en la batería y en su tamaño y como dice Jesús es mucho más grande que las de ahora. Jesús, deberías hacer esas fotos será muy interesante verlas.

    Me hubiera encantado estar en esa época, vaya fotos que saldrían. Sobre Ella poco queda por decir, es maravillosa, maravillosa, es una de mis preferidas sin lugar a dudas, entre las tres primeras.

    Los vídeos con las fotos de época son muy buenos. Pienso que hasta una foto mala hecha en aquel momento era buena porque la estética ambiental era super fotogénica.

    Felicidades por tu artículo, Doc, me ha encantado y me ha llevado hasta el Savoy y sus luces de colores.

    ResponderEliminar
  6. Precioso homenaje a Chick Webb Doc. Y que magnífico swing tenía su banda.

    Me encantaron también las imágenes y videos de Ella y esas impresionantes fotos en blanco y negro que aparecen en alguno de los reproductores. En uno de ellas se ve una imagen en la que aprecioamos la radiante expresión de cara de Duke Ellington observando la interpretación de Ella con la banda de Webb.

    Saludos Krapp,
    Jazzy

    ResponderEliminar
  7. Doc, me has hecho conocer a Chick Webb! y te agradezco por ello. Entre lo que he leído sobre él y los videos que has puesto... ha sido glorioso! Una orquesta de aquellas, me quedo al igual que vos con Harlem Congo, me quedo como dice Esther en su comentario con una extraña melancolía de lo que no he vivido, de las noches en los clubs, como en el Savoy, de las orquestas de swing, en las sonrisas que les veo al tocar, al cantar, al bailar, y con las ganas de haberles sacado fotografías tambien! Ella, tan jovencita, tan genial desde siempre, Abbot y Costello apareciendo en el clip, jaja, todo maravilloso, él maravilloso.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  8. Es cierto, Jesús, las baterías han cambiado mucho de forma y de tamaño. Tengo la impresión que en el swing eran más grandes y luego en el bop se hicieron casi minimalistas. El rock progresivo con sus enormes armatostes influyó mucho en el aumento de su tamaño, además de aparecer, como en los grupos de Miles, otros percusionistas adicionales. Ahora creo que se combinan los dos tipos.

    ResponderEliminar
  9. Creo que en aquella gran batalla no participó Ellington que nos e prestaba a esas guerra pero sí la de Lunceford que era una big band con una puesta en escena espectacular. Luther. Abrazoz.

    En gallego se dice: "Home pequeño, fol de veneno" que no es un término elogioso para la gente menuda. Es indudable que las adversidades ayudan a forjan la personalidad, como en el caso de Webb. En ese terreno es equiparable al gran Petrucciani, Kuto

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias,Victor Manuel. bienvenido a este blog.

    Valoro mucho lo que dices, Esther porque sé que tus gustos son semejantes a los míos y que a los dos nos encantan aquellos ambientes de los que tanto disfrutamos viendo películas de cine negro. Aquellos clubes llenos de humo, donde el ambiente tórrido se corresponde con pasiones igualmente tórridas. Por cierto, aprovecho para recomendar la extraordinaria serie Mad Men por su magnífica ambientación años 60 pero donde perviven todos esos lugares nocturnos que tanto nos recuerdan a las viejas historias policíacas.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, Jazzy. Hay una cosa en la que los dos seguro estaremos de acuerdo: algo se perdió de su espíritu con la excesiva intelectualización del jazz propiciado por los críticos blancos y los movimientos de afirmación racial. El jazz era baile y swing y cuando pasadas las décadas se intentó recuperar aquella gracias a su nuevo acercamiento al funk y la groove, no fue bien visto por aquellos que previamente lo habían apartado de su territorio. Saludos

    Gracias a ti, Axis. Has descrito aquellos ambientes y aquellas situaciones mucho mejor de lo que lo hubiera hecho yo. Creo que la esencia de aquello estaba en la sonrisa frente a la adversidad, el movimiento continúo frente al estancamiento, la alegría frente a la frustración. Besos

    ResponderEliminar
  12. Dr.Krapp, un bonito y merecido homenaje a ese gran baterista, quien a pesar de su breve existencia hizo tanto por la musica de los salones de baile y por el jazz.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Gracias una vez más, Hector. Creo que de vez en cuando hay que recalar en los músicos de jazz anteriores al bebop que están un poco olvidados excepto los tres o cuatro más grandes.
    Siento la eliminación de Chile en la Copa América, creo que posee un buen equipo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Otro rey del ritmo que se coronó con su propio esfuerzo. Un placer verlo tocar.

    ResponderEliminar
  15. Otra clase magistral, Dr. Krapp. Gracias.

    ResponderEliminar
  16. Ha sido uno de mis favoritos mucho tiempo, y tengo por ahí algunas grabaciones de su banda. En una de aquellas famosas "batallas de bandas" se enfrentaron nada menos que con la de Benny Goodman, y el bueno de Gene Krupa, batería de Goodman por entonces, admitió que Chick le había hecho papilla. Qué tiempos aquellos.

    Salud.

    ResponderEliminar
  17. Sin duda, Félix.

    Gracias a ti, Luis.


    Benny Goodman cayó y cayeropn otras grandes orquestas como aquella. Es como si Chick se hubiera apropiado del latido rítmico del jazz y no quisiera compartirlo con nadie, Troglo.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas