13/5/2012

Booker Litle, deslumbrante y fugaz


En el santoral trágico del jazz hay un capítulo iluminado por la presencia de inmensos trompetistas muertos en su prometedora juventud. 
Clifford Brown, puede ser el paradigma. Fats Navarro, la alternativa a Dizzy en su propio territorio estilístico. Lee Morgan, algo mayor que los anteriores, era la gran  esperanza de su instrumento en el hard bop de los 60.  ¿Y Booker Litle?  
Booker Litle era ésto: Man of the words un tema dedicado a su productor y afamado crítico musical, Nat Hentoff, en un disco absolutamente imprescindible dentro de cualquier antología de jazz moderno: Out Front. La luz acompaña a la tragedia: el disco fue publicado el mismo año en que Booker Litle fallecía, con tan solo 23 años,  a causa de una uremia. 
Cualquier músico con 23 años es solo un principiante. Incluso en el jazz, donde abundan los genios prematuros, es difícil encontrar alguien con una personalidad tan original y propia a tan corta edad.  Booker Litle lo logró en una carrera musical de sólo 3 años. Parece imposible hacer tanto en tan poco tiempo, pero lo consiguió.  Cuando era un adolescente y estudiaba música en Chicago se encontró con Sonny Rollins. Éste le aconsejó que no se dejará influir demasiado por los otros músicos, que buscara su estilo propio, fuera bueno o malo. Al parecer siguió el consejo a raja tabla. A través de Rollins conoció a Max Roach que ve en el chico un sustituto ideal de Kenny Dorham o incluso del siempre recordado Clifford Brown. Booker Litle permanece con el quinteto de Roach durante dos años y graba su primer disco como solista: Booker Little 4 and Max Roach. En este vídeo en mal estado de 1958 podemos ver al grupo tocar en el programa Stars of Jazz de la ABC americana. . En 1960 Booker se ve con fuerzas para iniciar una carrera en solitario. Si ya con anterioridad había participado en grabaciones de Slide Hampton y Bill Henderson ahora se convierte en figura deseada por los grandes artistas del momento.  Coltrane y de nuevo Max Roach lo consiguen y es parte del elenco en dos discos históricos: Africa/Brass del saxofonista y ese manifiesto antiracista y comprometido de Roach titulado We Insist! Freedom Now.  
En sus dos últimos años llega a grabar hasta 14 álbumes pero ninguno de ellos alcanza la fuerza y calidad de los que realizó con un auténtico alter ego musical,  Eric DolphyFar Cry, con Ron Carter y Roy Haynes de 1960 y el ya comentado Out Front donde comparten cartel Julian Priester al trombón, Don Friedman al piano, dos contrabajistas Art Davis (con el arco) y Ron Carter y el maestro Max Roach a la batería. Es la pieza mayor de su carrera. Un disco sorprendente donde se concilian valores aparentemente opuestos: luminoso y oscuro, pulido y abstracto, audaz y clásico. Solo Mingus podría conciliar tantas cosas en una sola obra. La última gran obra con Eric Dolphy son las grabaciones que Rudy Van Gelder realizó en el Five Spot, la meca del free neoyorquino, en  julio de 1961 tres meses antes de la muerte de Litle. Dolphy de genial multinstrumentista tocando el saxo alto, el clarinete bajo y flauta; Mal Waldron al piano, Richard Davis a la batería y Ed Blackwell a la batería. Una sesión maravillosa y mágica de una intensidad inaudita. Dejemos al malogrado Booker a ritmo de vals. El mismo lo bautizó con su propio nombre. Son 14 minutos y 39 segundos de rotunda y explosiva belleza. O así me lo parece a mí.

27 comentarios:

  1. Pues confieso que no conocía a Booker Litler. El primer vídeo me ha parecido espectacular. Voy a buscar a ver si encuentro más grabaciones.

    El segundo tiene peor calidad.

    Y la tercera grabación es, efectivamente, maravillosa y mágica.

    Has mencionado a uno de mis imprescindibles: Charlie Mingus.

    He pasado un buen rato de música... gracias.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque fue muy prolífico en sus 23 años de vida, se pueden localizar sus discos en la red tanto como solista como acompañante. Los dos de los que he puesto temas están en el Spotify.
      Gracias a ti y un abrazo.

      Eliminar
  2. Creo que nunca había hecho acto de presencia en tu espacio. Me fascina aquella época en el jazz. Cuando he leído que Booker Little estaba en el Africa/Brass Sessions... Ufff... Y yo son saberlo. Estoy buscando Out Front. Gracias. Y enhorabuena por el blog. Me gusta mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Freaky. Fue una época fascinante la de finales de los 50, una eclosión antes de la crisis. En Africa/Brass Booker Booker está en lo que se llama en inglés "second line". Tendrás suerte en la búsqueda.
      Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  3. Tan solo he escuchado un album de Booker, el Far Cry junto a Dolphy, (Podeis disfrutar de un poquito del mismo en http://jazzcordoba.blogspot.com.es/2010/05/dolphy-little-un-llanto-lejano.html
    y de paso me doy autobombo)
    Sigo a la búsqueda del concierto en el Five Spot, aunque a trozos voy escuchando cosas.
    Felicidades por el blog, creo que ya te he felicitado en incontables ocasiones, pero siempre me sorprendes con la calidad de tus post.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese álbum no es poca cosa, Dizzy. Si tienes el Spotify puedes escuchar el concierto en el Five Spot en sus dos partes.
      http://open.spotify.com/track/6MfxxXocqSrC9qANCxXJO1
      Gracias otra vez.

      Eliminar
  4. mi primer disco suyo fue uno de frank strozier "waltz of the demons". y con la ritmica davis -kelly, chambers,coob-. me engancho. un tromeptiwsta pirotecnico en la mejor estela navarro-brown y que hubiera tenido una genial continuacion en freddie hubbard. ¡lastima que no se el ocurrrio morirse joven y antes de hacer tonterias!!!! :-) le vi en un concierto, borracho como un tocino, que no aguanto mas de dos/tres temas (con la berborrea propia del estado) y que tras su retirada fue salvado por un joven kenny garret, alq eu despeus la verdad es que nunca volvi a escuchar especialemnte (aunqeu si vi con miles)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me salté ese disco de Strozier en la entrada, cierto. Tengo la impresión que Booker era más vanguardista que Freddie más vinculado al hard bop. Con estos músicos muertos tan jóvenes tendemos tendencia a construir castillos en el aire y pensar que estaban destinados a iniciar una revolución musical pero ahí tienes el caso que has citado como ejemplo de que el futuro no está escrito y cualquier cosa puede suceder.

      Eliminar
  5. Con cuanta razon te acompaño en esta doc ! Out Front es indispensable por donde se lo escuche .
    Derroche de hard bop y cool .El dia que visite el Hades que suene “Man of words” por favor .
    Sabios consejos del gran Rollins para con nuestro purrete jejeje
    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene cierto aire de himno ese Man of words,una buena oración para un final de ciclo o de vida. El resto son también temas espléndidos como ese Strength and Sanity.
      Un abrazo para ti y excelente semana.

      Eliminar
  6. A este hombre lo escuché la primera vez junto a COLTRANE, en el disco que mencionas AFRICA/BRASS y al súper buenísimo bajo REGGIE WORKMAN, es de las primeras cosas que escuché de free jazz, conste que este disco lo tuve que escuchar por fascículos al principio me costó un montón... parecía una banda de locos cada uno a su historia, después con tiempo... te das cuenta que no, en absoluto, todo tiene su aquel, pura energía, si lo tomas con calma:-) Me pasó lo mismo en clásica, con Arnold Schönberg o Halffter, este último vivió muchos años en Villafranca del Bierzo, recuerdo que estrenó en mi tierra una sinfonía, siendo el acontecimiento, el acabose musical y recuerdo que a la media hora del concierto, ( tendría no sé 15 o 16 años) creí que estar en una cacharrería en vez de estar escuchando música...en fin, soy muy de armonías y fraseos, las disonancias y asimetrías me cuestan mucho digerirlas, pero a todo se acostumbra uno:-)

    En fin, es una pena que gente tan buena dure tan poquito, quien sabe lo que hubiera llegado a hacer con más tiempo... ya es increíble lo que hizo, increíble... a su riñón lo mató, la sobredosis de trompeta que le dio su dueño ¡¡lástima!!:-)

    Gracias, de cerca, la verdad es que no sabía nada de él... pero me temo que esta vez, no sé que ocurre que no me funcionan tus vídeos... a ver si puedo escucharlos en otro ratito.


    Un beso grande Doc y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Africa/Brass tiene un papel menor y muy subordinado a los arreglos para un grupo tan grande. Creo que alcanza su mayor nivel cuando toca junto a Dolphy o Roach y tiene más libertad de movimientos.
      Ciertas músicas requieren más de una sola escucha para poder apreciarlas en su verdadero esencia, eso no quiere decir que haya que aceptarla toda. Hay músicas que por muy sofisticadas que sean si no entran, no entran.
      Si no puedes escuchar o ver los vídeos los encontrarás con relativa facilidad en la red.
      Besos

      Eliminar
  7. Un trompetista inigualable, de todo mi gusto. Creo que si hubiese vivido mas tiempo, podría a lo mejor haber superado a la popularidad de Miles o Gillespie. Los videos que has subido muy buenos, creo que representan muy bien lo bueno que fue este desafortunado musico.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Un trompetista inigualable, de todo mi gusto. Creo que si hubiese vivido mas tiempo, podría a lo mejor haber superado a la popularidad de Miles o Gillespie. Los videos que has subido muy buenos, creo que representan muy bien lo bueno que fue este desafortunado musico.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Imagínate que también Clifford Brown hubiera sobrevivido a aquel accidente mortal que se lo llevo por delante. Junto a Booker Litle o Lee Morgan formaría un trío que hubiera dado un sesgo inesperado a esta música. Pero todo es especulación, también hubo trompetistas con un gran talento inicial pero que luego se marchitaron. Estoy pensando en Hubbard, al que citó Jesús, o incluso a Wynton Marsalis.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Es un mal ejemplo, pero cuando muere una estrella del rock, se le sube a los altares, por el contrario en las músicas minoritarias (entre comilla) en algunos diarios, simplemente con un breve comentario se cumple.

    Me ha sorprendido este hombre…no lo conocía, pero el tercer tema que has subido, es simplemente una obra de arte. Y creo que no exagero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No exageras o al menos yo pienso que no exageras es un tema magnífico dentro de un disco extraordinario.
      Hubo tiempo en que no existían estrellas del rock y se le daba más relevancia, siempre una relevancia relativa, a las estrellas del jazz. Booker Litle además no era una estrella, cuando murieron Louis Armstrong, Duke Ellington o Ella Fitzgerald ocuparon cierto espacio en las portadas.

      Eliminar
  11. Aunque la trompeta no es uno de mis instrumentos preferidos, reconozco que este hombre demuestra estar a la altura de otros más afamados. Me gusta especialmente el segundo y tercer vídeo, tal vez porque prefiero esa interacción con una banda completa.
    Y sobre los muertos a edad temprana, ya sabe usted que algunos han pasado a la Historia y otros al olvido. Y que muchas veces esa diferencia de trato no está originada por la valía del artista sino por la mejor o peor distribución comercial que tuvo; o por la gente, que a veces es muy caprichosa.
    Una lotería, en definitiva.

    ResponderEliminar
  12. Tienes razón, Rick, el éxito de estos artistas malogrados en la flor de la edad, responde a criterios no relacionados su calidad intrínseca. A veces es que ya eran reconocidos a pesar de su juventud; otros por representar un buen producto de marketing acentuado muchas veces cuando la muerte ha tenido ciertas connotaciones trágicas; en otros la recuperación se produce gracias a la labor de algún arqueólogo de tesoros escondidos. El repertorio es variado, lo malo es aquellos que se quedaron por el camino y nadie ha reparado en ellos todavía,

    ResponderEliminar
  13. Un grande Little, a la altura de los que aquí se mencionan, a pesar de su paso fugaz, como el de Clifford. Como dices, quien sabe si habría seguido el camino de Hubard de haber prolongado su existencia. En todo caso con Booker no vale el dicho aquel, aplicable sobre todo a muchos políticos jovenes y veteranos "mejor se hubiera muerto de chiquito". Gracias por recordarlo, Doc. Voy ahora a desempolvar mi copia del Out Front.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil saber lo que hubiera pasado, algunos músicos generan muchas expectativas y luego las circunstancias modifican su carrera, más teniendo en cuenta la complicada vida de los músicos de jazz. No solo por el el tema de la drogadicción también por ese abandono físico que ha permitido, por decirlo así, que murieran muchos músicos por enfermedades curables. Out Front es un disco soberbio de principio a fin.

      Eliminar
  14. Justamente esta noche en La Quinta Disminuida abordaré una temática relacionada a aquellos músicos olvidados, subvalorados, fugaces, desaparecidos, desapercibidos, etc, etc. Booker Little –desde mi punto de vista- está en esa categoría. Al armar el programa me surgía constantemente la pregunta dónde está ese “click” que separa a un Grant Green y un Wes Montgomery, a un Red Mitchell y un Ray Brown, a un Duke Person de un McCoy Tyner…y por supuesto a un Booker Little de un Clifford Brown. Todos sabemos, o creemos entender que había buenos “metros “ de distancia entre estos pares mencionados y otros. Sin embargo, la conclusión que parece aproximar la respuesta más certera, es que existen una gran cantidad de variables que podrían explicar la diferencia: el año, el lugar, las drogas, el alcohol, las excelentes malas compañías (me refiero a los amigos), el instrumento elegido, y …la suerte. Gran entrada Doc que me servirá de texto para esta noche (con tu autorización obviamente)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que tienes mi autorización, escucharé con sumo interés tu nueva propuesta, como siempre. Estoy de acuerdo contigo, hay algo muy aleatorio entre la calidad y la fama de unos y la calidad y el fracaso de otros.
      Quizás estos trompetistas muertos tan jóvenes podrían ser materia para uno de de tus excelentes programas. Podrías meter a Bix, a Fats Navarro, a Clifford Brown, a Booker Litle o a Lee Morgan. Todos grandísimos trompetistas muertos antes de los 40 y fundamentales en las historia del jazz.
      Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  15. La verdad es que es un músico que me hubiera gustado fotografiar, es increíblemente fotogénico y como músico buenísimo. Me gusta los discos en los que participó y además tocó con los mejores.

    Como siempre me gusta mucho tu entrada, Doc. Aquí me tienes disfrutando de los vídeos que nos has elegido para la ocasión.

    ResponderEliminar
  16. Hay pocas fotos de él pero por lo que se ve tenía aquella imagen característica de los músicos negros de vanguardia de finales de los 50 y principios de los 60. Toco mucho y con los mejores en muy poco tiempo.
    Muchas gracias, Esther, sabes que valoro en mucho tu opinión.

    ResponderEliminar
  17. Admiro a quienes desde muy jóvenes aman lo que hacen y no dejan de hacerlo. Es una pena que se haya truncado así una vida llena de música y pasión. El tercer tema, como has predicho es imperdible! Y la trompeta, justo! uno de mis más favoritos instrumentos, ejecutado de una manera maravillosa.

    Besos Doc,
    y como siempre...
    gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pasión es embriagadora y llena más que cualquier otra cosa que nos crucemos por el camino, pero a veces es traidora y exige sacrificios. Le gusta alimentarse de cuerpos jóvenes que no pueden sustraerse a sus encantos o en otros casos aliarse con la desgracia para matar florecientes esperanzas.
      Gracias a ti, Axis.
      Besos

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas