6/6/2012

Volando al 58

Suena a puro sacrilegio escribir sobre los temas más laureados de 1958, en un blog que se llama Sinfonía Azul, sin citar a una canción italiana que reventó las listas mundiales de ese año. 
¿Del año tan solo? 
Ha pasado tanto tiempo y sigue resonando en nuestra vida, fresca y risueña como un sábado soleado de primavera. 
Su carrera triunfal había empezado con su victoria en San Remo, luego solo quedó tercera en el Festival de Eurovisión y ya en el 59 ganó dos premios Grammy, entre año el de la mejor canción, algo inaudito para un tema no cantado en inglés. Nel blu dipinto di blu, conocida por todos como Volare, es un canción onírica donde el sueño y la realidad se mezclan para soltar las riendas del amor y dejarlo que levite en el aire hasta niveles exultantes. Para ello cuenta con uno de esos estribillos afilados que te azuza desde dentro y te obliga a corearlo como un poderoso mantra. No es raro que en su país de origen se haya convertido en un signo de orgullosa identidad y también en un símbolo político de libertad. Incluso pedagógicamente tiene influencia: en las clases de italiano era una de las primeras cosas que nos hacían escuchar para aprender el idioma.
Oírla o verla una vez más tampoco creo que importe demasiado. 
¿O mejor dos veces? 
La primera obligatoriamente debe ser la del maestro Modugno con todo su característico  frenesí gesticulatorio.  La segunda, en versión jazzística acelerada, está interpretado por el trío del organista Joey DeFrancesco, acompañado por el guitarrista Frank Vignola y el batería Joe Ascione. Con su órgano y su orquesta de movimientos milimétricos, el Rey del MamboDámaso Pérez Prado arrasaba en las salas de baile en el verano del 58 con un cha-cha-cha llamado Patricia, un tema del que autor siempre se sintió especialmente orgulloso. En este vídeo podemos verlo tocar con su espactacular combo y además con extra incluido, el mambo El ruletero.
Tercer órgano en la entrada y ahora ya rumbo a las estrellas porque nadie hizo tanto con un órgano Hammond B-3. El hombre que sacó al instrumento de las iglesias y lo llevo a las despejadas avenidas del jazz. Me refiero naturalmente a Jimmy Smith y a su álbum clásico de 1958, The Sermon. Sólo tres temas componían el disco original grabado en dos sesiones aunque posteriormente salió un recopilatorio con temas inéditos. El que lleva el título del álbum dura 20 minutos y allí Smith se deja llevar a donde la música quiera dirigirle. Se siente protegido y apoyado por un elenco de músicos realmente excepcional. Con él están el trompetista Lee Morgan, el trombonista Curtis Fuller y en sesiones distintas, tres saxofonistas -Harold "Tina" Brooks, George Coleman y Lou Donaldson- las guitarras de Kenny Burell y Eddie McFadden y la percusión de Donald Bailey y Art Blakey auténtico espíritu creativo en la sombra. Para esta versión de Flamingo que cierra el álbum, se rodea de la crème de la crème: Kenny Burrell, Art Blakey y Lee Morgan.  Lógico que después de oírlo, uno sienta que hay emociones que sólo la música puede expresar.

14 comentarios:

  1. yo soy mas del "azzurro". como mola cuando lo pone el juan de pablos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gusta mucho el azzurro tanto cuando lo canta Celentano como cuando es Paolo Conte. Pasa que es 10 años más jovencito que este Volare.

      Eliminar
  2. No hay duda de que los señores Modugno y Pérez Prado, cada uno en lo suyo, son dos instituciones; pero me permitirá usted expresar mi más absoluto entusiasmo por el tercero, mr. Jimmy Smith el Increíble.
    Tanto con Burrel como con Thornell Schwartz o quien fuere (por no hablar de la nómina de trompetistas, saxos y demás farándula que ha estado con él) debemos mucho al señor Smith los fans tanto del jazz como del r'n'b. E incluso del rock: ese dominio casi angélico del B-3 iluminó a algunos de mis ídolos como Steve Winwood, que tiene al señor Smith en un altar. Y además dignificó el papel del órgano en general, que desde su introducción a manos de Fats Waller había sido poco menos que el pariente pobre, poco digno de sentarse a la mesa con los demás.
    En fin, que reiterando mis respetos por los dos primeros aunque no figuren entre mis favoritos, le agradezco este "rescate" de mr Smith, que me parece un tanto olvidado de un tiempo a esta parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has dicho todo Rick, solo puedo corroborar tus palabras. Sacar el órgano eléctrico de las iglesias, el tubular pesa mucho como para hacerlo, ya es por si mérito suficiente. Encima estamos hablando de un número 1 con ese instrumento.
      Renacerá de ese olvido, como renacerá el recuerdo de todos esos grandes músicos que decidieron hacer jazz eléctrico y fueron rechazados por la histeria por lo acústico.

      Eliminar
  3. Puff! Quién no ha oído ese Volaré! Será del 58 pero suena a hoy mismo. El resto no lo conocía pero lo he escuchado todo.

    Qué bueno eso de: nadie hizo tanto con un órgano Hammond B-3. El hombre que sacó al instrumento de las iglesias y lo llevo a las despejadas avenidas del jazz(Jimmy Smith). Je, je, seguro que antes ese instrumento solo había sonado en bodas, porque a las iglesias les gusta más eso de casar que de acompasar, bueno, al menos esa es mi visión de las iglesias.

    Y ahora me da algo como pierda el comentario, que todo puede pasar...

    Thank you for the music and kisses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno más que en bodas, que también, yo lo veo más en esas misas catárticas de domingo propias de la "black people", mientras sermonea el reverendo y los fieles acompañan con su cálido frenesí.
      Thanks.

      Eliminar
  4. Este post me ha hecho recordar tiempos de juventud, fiestas y reuniones sociales en las cuales baile con la musica de Modugno y Pérez Prado. No obstante, como comprenderás estimado Dr.KRAPP, el ultimo video que has subido es una delicia escucharlo, creo que es una de las versiones mejor logradas que he escuchado. La ejecución que de este hermoso tema "Flamingo", que hace el trompetista Lee Morgan es de gran nivel.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dedique una entrada a Flamingo y ésta no la conocía o no había reparado en ella. Lee Morgan, Jimmy Smith y compañía hacen una versión realmente magnífica.
      Saludos

      Eliminar
  5. Grande, grande Domenico. El video debe ser posterior a San Remo porque después comenzó a volar, esa vez para presentarse al otro lado del charco en el show del "simpático" Ed Sullivan. (estamos con la roja la domenica, que conste, Doc.)

    La foca y su mambo, no digamos. Quién no recuerda Patricia y el número 5. Ojo también con lo que hizo en el jazz de la costa del pacífico.

    Con esa versión de "flamingo" me sentí mejor que cuando pasé a recibír la ostia de mi primera comunión (cabal por esos días).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el vídeo del programa de Ed Sullivan, creo.
      Lo de cara de foca le viene bien a Pérez Pardo aunque no creo que le gustara mucho.
      Espero que lo de tu primera comunión no fuera muy traumático y si no fuera así cuentas con la buena música para olvidarlo.

      Eliminar
  6. ¡¡ xD, Doctooooor !! te has olvidado la versión más marchosa de todas, pero tranqui que como tú y y yo compartimos color jajaja... TE LA DEJO CON MIS ANIMALILLOS:-) si esto no te pone como unas castañuelas a alguien... habrá que ponerle el termómetro:-)

    Siempre me he preguntado porque no le pusiste al blog Rapsodia azul así tendrías himno y ya sólo te faltaría bandera, aunque me da que tú no usas de esos trapos.

    Ya sabes que últimamente entro en estado de trance con algunas cosas que cuelgas... todo me gusta casi siempre pero es que a veces... ¡¡zaasss!! las neuronas se me ponen a dar brincos o a flotar... o las dos cosas, en esta ocasión ha sido con Jimmy Smith Mmmm que maravilla Dr. un día ya te lo he dicho tendrás la culpa si quedo muerta de gusto aquí tirada :-)

    Mil gracias, por la música y el azul:-)


    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me la he olvidado, la tenía presente, pero es que no quiero que mis lectores de gustos refinados me cuelguen del palo mayor del blog por poner seguidos a Modugno, Pérez Prado y los Gipsy King.
      Esta Sinfonía antes que azul quiso ser negra por el tipo de música que me suele gustar. Luego se hizo azul, es decir triste o blusera, pero nunca se quiso transformar en Rapsodia aunque esa obra de Gershwin siempre me ha apasionado.
      Morir de gusto debe ser bueno, creo que en la siguiente vida el karma sube de nivel.
      Gracias a ti por tu entusiasmo.
      Besos.

      Eliminar
  7. ¡joder! es que los músicos que acompañan a Jimmy Smith, como para sonar mal.

    Y yo que creía que fue Billy Preston el pionero del Hammond...como siempre aprendiendo.

    ResponderEliminar
  8. Billy Preston no le pegaba mal a la cosa. Incluso ante de conocer a los Beatles ya se codeaba con Ray Charles. Lo de Smith empezó a finales de los 40 o principios de de los 50. Una década de diferencia.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas