18 jul. 2012

Coloso en el 58

Dice un autor francés que si John Coltrane limpiaba su alma mediante la interpretación, Sonny Rollins necesita el alma limpia para poder tocar. De ahí sus constantes idas y venidas a la búsqueda de su propia pureza. 
Cuando pienso en Rollins se me viene a la cabeza la teoría de la unificación de fuerzas, esa hipótesis de la física donde se fundirían las cuatro energías primordiales que intervienen en el universo. Quizás la comparación suene algo disparatada pero también en Rollins hay una necesidad de unificación de sus propias energías musicales. A ello consagró su vida musical que por su naturaleza estaba condenada a una aparatosa y al mismo tiempo maravillosa dispersión. Creo que no lo consiguió. Sus temas y sus improvisaciones siempre han sido un collage de elementos aparentemente contradictorios. Pero pienso que su fracaso ha sido su mayor logro. Coltrane miraba fuera de si mismo hacia un mundo de espiritualidad trascendente y quizás lo tenía más fácil. Sonny estaba condenado a mirarse a si mismo y por lo tanto nunca pudo sentirse satisfecho. 
1958 es otro año agitado en la vida artística de Sonny Rollins. Habían pasado los tiempos de sus colaboraciones con Monk o Miles Davis, cuando compuso esa triada de temas mágicos: Airegin, Oleo y Doxy. También había pasado el tiempo de su huida a Chicago para alejarse de la heroína, aquel tiempo en que participó activamente en el grupo de Clifford Brown y Max Roach sustituyendo a Harold Land. Atrás también quedaba su célebre Saxophone Colossus y sus actuaciones en el Village Vanguard de Nueva York. Ahora se sentía con ganas de denunciar que su éxito personal no tenía demasiado valor si cerca de él, gente de su propia raza sufría la violencia de la discriminación y el maltrato. En febrero de ese año graba Freedom Suite junto a Oscar Pettiford y Max Roach. El tema que daba comienzo al álbum duraba 19 minutos y era un manifiesto por la libertad artística y los derechos humanos. A la compañía discográfica no le gustó y lo retiró del mercado, para luego reeditarlo con el nombre menos comprometido de Shadow Waltz. El tema anterior y el siguiente son dos standards de ese disco.
  Tras tocar en el Festival de Newport de ese año con un nuevo trío, Rollins participa en una sesión de grabación con una gran banda de metales denominada Big Brass y donde participan nombres tan conocidos como Nat Adderley, Clark Terry y su nuevo batería Roy Haynes. Sin embargo, para mí lo más sobresaliente del disco es una nueva versión en solitario de Body and Soul que nos hace pensar en aquella clásica de Coleman Hawkins aunque aderezada de ese sensualidad escondida que se halla en cada acorde recreado por Sonny. En Otoño, Sonny Rollins viaja a California y se hace acompañar por el vibrafonista Victor Feldman, el pianista Hampton Hawes, el guitarrista Barney Kessel, el contrabajo de Leroy Vinnegar y la batería de Shelly Manne, o sea toda una constelación de estrellas de la Costa Oeste, para un disco titulado Sonny Rollins and the Contemporary Leaders. Fue el último disco en estudio de Sonny Rollins durante varios años. El último antes de su gira europea. El último antes de refugiarse en las sombras, en compañía de las alborotadas gaviotas y el murmullo del tráfico, bajo el puente de Willamsburg.
Era necesario morir para renacer de nuevo.

24 comentarios:

  1. El vibráfono precioso instrumento se parece mucho a la música del xilófono.

    Precioso este recorrido ahora que dispongo de más tiempo para deleitarme con estos acordes.

    Gracias a estar grabaciones...Lo que duele para los entendidos en la materia es que lo imiten gente mediocre y destrocen su legado.

    Aquí hace muchísimo calor!

    Feliz día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy es sábado y el tiempo también está soleado por el NW, ideal para playeros.
      El jazz es un género que por su propia imprevisibilidad no permite muchas imitaciones más allá del material melódico y las armonías. Cuando se ha copiado hasta las improvisaciones más que jazz es arqueología musical.
      Feliz fin de semana.

      Eliminar
  2. Para mi, Sony Rollins siempre ha encarnado la imagen del saxofonista solitario que sólo se expresa y conecta con el mundo a través de las notas que de de su saxo. De los que has colgado, “till there was you” pero sobre todo este precioso pero tristísimo Body and soul, dibujan la soledad sonara de alguien que no puede llorar con lágrimas y lo hace soltando notas el viento con su saxo en medio de la noche... supongo que por eso, le ocurrió como a tantos artistas intimistas, que no pudiendo soportar la presión se escapó ( algunos en esa huida tristemente, se escaparon directos al otro mundo) Él lo hizo realmente yéndose a tocar sólo bajo el puente Willamsburg tras lo que creo compuso precisamente su album The bridge, que me gusta, pero mucho más este tema de COLOSUS por eso te lo dejo, es uno de esos cadenciosos, preciosamente solitarios.

    Por cier... creo en ese renacer del que hablas se dedicó a meditar por oriente y debió funcionarle, porque con todo... sigue vivito y coleando con más de 80 años.


    Por cier (bis) ¿cómo es un vibráfono? ;-)


    Muchos besos Dr, esta noche ya se nota algo más de fresquito, menos mal ( no hay quien me de gusto con el tiempo:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonny Rollins creo cierto estereotipo del saxofonista solitario e intimista a lo mejor incluso a su pesar. Sin embargo creo, María, que el no se conformaba con expresarse solo con la música como quizás le pasaba de forma más acentuada a Coltrane. Él quería algo más y por eso necesitaba bajarse del escenario y desarrollarse en otras facetas de su personalidad.
      Ayer actuó en Vitori a sus 82 años.
      ¿No sabes como es un vibráfono? Deice la RAE: "Instrumento musical de percusión, semejante al xilófono, formado por placas metálicas vibrantes, que se hacen sonar golpeándolas con una maza."
      Hoy sábado a la tarde hace calor.
      Besos

      Eliminar
  3. “Su fracaso ha sido su mayor logro” es muy fuerte Doc, pero realmente…realmente es verdad. Comencé tarde a seguir a Rollins por culpa de Trane y de Dexter, pero sin lugar a dudas es el Coloso del saxo tenor. Hermoso texto Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de su fracaso es un especulación mía pero al menos hay que decir de Rollins que nunca se cansó de buscar. Por ese me gusta este hombre. Hay músicos que cuando entras en su mundo es como si entrases en una catedral gótica. Todo es grande e inconmensurable. Todo está en su sitio, todo es pleno y luminoso. Con Rollins entras, o al menos es la sensación que tengo, en un lugar pequeño, acogedor y donde nada es permanente. Él es capaz de cubrir insignificantes melodías con diversas capas musicales formando un collage donde caben todos los matices. En su música están todas las músicas que han alimentado al género, algo que creo que solo ha sabido igualar Charles Mingus.
      Gracias, Nico.

      Eliminar
  4. coloso en el 58 y un superviviente a dia de hoy. sus conciertos no son para morirse pero demuestra que conserva, no es un caso de esos vergonzantes de viejecito de tour festivalero europeo.
    hay que reconocer que el toco vivir el reinado de trane, pero a posteriori tambien tuvo años flojos y no supo o pudo tener firme el timon del saxofonismo post rrane como no lo supieribn hacer shepp, sanders....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen superviviente, anteayer actuó en Vitoria. Siempre me quedaré con las ganas de ver un directo de él.
      Trane era una especie de gran iceberg en mitad de la ruta y muchos músicos o se estrellaron contra él o trataron de evitarlo perdiendo el rumbo en el intento.
      En el caso de Rollins su autocuestionamiento personal es un característica de su personalidad. Un terno dubitativo no necesita muchos motivos externos para seguir dudando.

      Eliminar
  5. Soy un gran admirador de Rollins. Un gran músico, muy estudioso y con un enorme espíritu de superación. Una de las mejores interpretaciones que he escuchado del tema "Round Midnight", efectuada por tenoristas, es de Sonny Rollins.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente te referirás a la versión que hizo con el grupo de Clifford Brown y Max Roach. Si no hubiera ocurrido la desgracia de la muerte del trompetista y de Richie Powell aquel hubiera sido uno de los mejores grupos de jazz de todos los tiempos.

      Eliminar
  6. Grande por fuera, grande por dentro. Un coloso el 58, el 59 el 60..... y así, hasta este 2012 y lo que le queda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso igual que tú, Kuto. Sonny Rollins es un músico de jazz que nunca me cansa y que cada vez que lo oigo me gusta más.

      Eliminar
  7. He conocido a Rollins tarde pero su mùsica me ha hecho seguidor de su historia.

    Enhorabuena por la entrada magistral.

    un fuerte saludo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fus. Yo tuve la suerte de conocer a Rollins en aquel programa de TVE de Juan Carlos Cifuentes aunque no profundice en su música hasta hace relativamente poco tiempo.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  8. Jelou, Doc. Uno de mis favoritos de siempre. Bien es verdad que le tocó cargar con aquello de "el mejor saxofonista de..." y yo creo que no le gustaba mucho eso de tener que liderar o ser una referencia, prefiere más ir a su bola. No sé si era Mingus el que decía que siempre tocaba calipsos, pero la verdad es que los toca muy bien, je, je.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Troglo. Veo que has vuelto de tus vacaciones. De los ases del tenor me quedo con Rollins, lo veo el más cercano. Nunca pretendió ser un dios, un héroe, un mito o un guía. Yo me quedo con sus calípsos y con sus vacilaciones.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Al comienzo del primer video pensaba en los grandes disfrutadores y oidores de jazz, en su manera de reconocer a los músicos al tocar, mi padre lo hacía y eso me resultaba mágico.
    El estilo de Rollins sería ideal para eso.
    Me gustó mucho la versión de Body y este último me encantó, como si su evolución estuviera tan maravillosamente marcada.

    Besos querido Doc!
    Como siempre un placer ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonny a pesar de sus vacilaciones personales tiene un estilo muy reconocible. El saxo tenor es uno de los instrumentos que más se presta a subrayar la personalidad del intérprete.
      Besos, Axis. Gracias

      Eliminar
  11. Es un saxofonista y compositor indispensable para la evolución del jazz, de todas formas como bien dicen todos, le tocó ser el Cristiano Ronaldo que debe tolerar que exista Messi.

    ResponderEliminar
  12. Él toleró que existiese Coltrane y que en un momento de sus carrera aquel alcanzase su primacía. Creo que más bien le preocupaba su posición personal ante la música y ante su propia vida. En ningún momento se entregó como otros músicos a la música de Trane y prefirió siempre seguir su propio camino.

    ResponderEliminar
  13. Fantástico artículo. Soy un auténtico adicto a Rollins. El sábado 21 de este mes hice una escapada a Vitoria para verle (las veces anteriores que vino no pude hacerlo) y fue algo increíble. Solo un Coloso como él podría tocar así con casi 82 años. Muy interesante también tu observación sobre las inquietudes espirituales de estos dos gigantes del tenor: Coltrane y Rollins.

    ResponderEliminar
  14. Eres un privilegiado, Iker. Ver a Rollins en directo es la ilusión más grande que me gustaría disfrutar como espectador de esta música. Pude ver a Miles pero ahora em falta Rollins.
    Las inmensas cualidades de este hombre, no solo las artísticas, son los que hacen posible que siga siendo un testimonio vivo y elocuente de la mejor época del jazz. Mientras Rollins siga ahí, también estarán ahí todos aquellos músicos extraordinarios de aquella generación maravillosa.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas