25 abr. 2013

39 años entre claveles y canciones

Han pasado 39 años y es necesario seguir recordando aquella hermosa jornada. 
Aunque parezca que no hemos avanzado y que la pantomima siguió su curso. Inasequible al paso del tiempo. Es cierto que los explotadores han sustituido sus apolillados uniformes por trajes del mejor paño.
Sus viejas miradas hoscas y soberbias se acomodan en cutis rasurados y  bien engrosados por las sutilezas de la cocina molecular.
No, no sé escuchan las groseras órdenes de antaño que acuartelaban bellas palabras.
Todo ahora es telemático y suena bilingüe, trilingüe, polilingüe...
¿Pero quién  se acoraza detrás de los nuevos cacharros que nos prometen eterna felicidad?
 A mí todo me parece demasiado pulido.Como de ducha diaria.
Jodidadamente aséptico. Jodidamente europeo.

Pero si alguien piensa que no hay motivos para  retomar aquella estela iniciada por las capitanes de abril se merece lo que le pase.
Si alguien piensa que puede seguir viviendo desterrado en su aislada torre de confort es que aparte de ser ciego, sordo y mudo es idiota.

Definitivamente idiota
Este es un homenaje más a ese maravilloso pueblo portugués, hoy duramente expoliado, que una vez entendió que las revoluciones también se pueden hacer con canciones y flores. Con claveles y Grándolas.
Las que nos gustan. Las más hermosas.

15 comentarios:

  1. Un lindo homenaje a ese gran musico y compositor portugués Zeca Afonso, que escribió hermosas canciones de protesta social.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Canciones que a mi modo de ver, con el tiempo, lejos de las circunstancias que las hicieron posibles han ganado calidad y frescura.
      Saludos, Héctor

      Eliminar
  2. no creo que valga nada el que algo cambie para que nada cambie. los gestos unas veces, las promesas incumplidas otras.... mas de lo mismo con los mismos perros con distintos colares. poeticamente todo puede ser muy bonito, pero ¿las praxis?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo depende de las condiciones de cada cual. Si te has quedado sin curro, si a causa de las preferentes los bancos te han robado el dinero que ahorró tu madre para que heredases tú, si a lo mejor no puedes permitirte pagar la matrícula exorbitante que le piden a tu hijo para seguir estudiando en la universidad, si todavía tienes que pagar una hipoteca....quizás, entonces, no te quede más remedio que moverte aún sabiendo que al final el poder devorará con saña cualquier ilusión de cambio.

      Eliminar

  3. En días como hoy, recordando aquel mágico levantamiento pacífico, viéndoles a ellos y mirándonos a nosotros, lo siento... a mi solo me sale, una... LÁGRIMA ...una de las más preciosas que existe, por ellos y por nosotros.

    Tristemente hoy... ni todos los claveles del mundo haría retroceder ni un solo paso, a las apisonadoras que sin piedad nos están haciendo trizas... su estela se perdió... en el mar. Lo siento mucho.


    Muchas gracias, es admirable tu fuerza y ánimo, en serio, enhorabuena, un beso muuuy graande mi querido Dr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo creo, no creo que las apisonadoras acaben con los claveles, no desdeñemos la fuerza de la rebeldía es mejor carburante que el más poderoso combustible del mundo cuando se pone en movimiento.
      Lágrima es un fado inconmensurable, tanto con Dulce Pontes como cuando la interpreta la insustituible Amalia.
      Gracias a ti, María.
      Besos

      Eliminar
  4. Snif...
    Lo recordaré toda la vida: ya estábamos en COU, ya nos creíamos mayores. Esa tarde algunos latamos a clase y nos sentamos tranquilamente en una terraza de la Plaza de España, en Lugo, con dos transistores a pilas, tratando de oír algo de lo que estaba pasando. Y nuestras sonrisitas maléficas, aquellas frases de "cuando las barbas de tu vecino veas pelar...","al nuestro le queda poco, ya verás como de esta casca...".

    Bueno, tardó un año y pico en cascar. Pero mientras tanto nos ayudó aquella aventura mítica de los portugueses, a los que siempre habíamos visto como unos españoles de segunda (sí, sí, ya ves). Y el poster, el souvenir inexcusable que traían los hermanos mayores de su visita allí, siempre el mismo: la niña poniendo el clavel en la bocacha del fusil de un soldado.

    Y ahora estamos como estamos, ellos y nosotros. Y no pasa nada. Y como bien dice, herr doktor, hay mucha gente narcotizada. Y esas hermosas canciones se admiran, si se admiran, como algo puramente estético, artístico, como si no tuviesen nada detras.

    Pero hay que seguir haciendo recortes para que esos "trajes del mejor paño" luzcan impecables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pobres siempre necesitan a alguien supuestamente más pobre para sentirse mejor consigo mismos. Nunca he entendido ese desprecio que se estila en muchas partes de España, creo que en Galicia es donde menos, hacia el pueblo portugués que nos pueden dar lecciones en tantas cosas con su elegancia, su estilo,su maravillosa cultura y su fantástica revolución.
      Recuerdo vagamente la revolución yo era un pelín más joven y todavía no era consciente de lo que suponía aquello. Yo creo que el efecto de Grándola Vila Morena sigue repercutiendo hoy en día. Ahí tienes el caso de cuando el Primer Ministro portugués fue interrumpido en el Parlamento o su conversión en himno por los indignados portugueses, españoles y griegos.
      Qué sigan recortando, cuando estalle el volcán la erupción será más potente.

      Eliminar
  5. Esta entrada, o mejor dicho concierto, sin duda una apabullante forma de recordar con placer estético el desenlase de un tiempo en particular, que no debe olvidarse.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No debemos olvidar la historia porque cuanto más lo hacemos, ella más se empeñe en volver a nosotros con mayor virulencia.
      Saludos

      Eliminar
  6. Qué entrada más preciosa. Son canciones que nacen del alma, de la unidad, de la solidaridad, de ese convencimiento de que sin los demás no somos nada.

    Igual deberíamos cambiar los escraches por canciones, por una sola canción que viajara por todas partes, que se introdujera directamente en las cabezas de los que nos malgobiernan y oprimen, que, como dijiste una vez, se paseara "impunemente" por sus mentes sin descanso, como una segunda conciencia.

    Pero sabes qué, si nos pusiéramos a cantar canciones nos sancionarían por exceder los decibelios permitidos. Nos están dejando en una situación en la que no hay salida y eso es enormemente peligroso.

    Me encantan estos portugueses. Me emociona ver esto:

    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=M53-cxC8B1E

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has dicho mejor que yo, Angie, mucho mejor. Yo también creo que los escraches con música serían muchos más subversivos y paralizarían a toda esa manada de inmorales que quiere convertir a las víctimas en verdugos. Hay canciones que dan vida y otras que hacen huir a las ratas. Son raticidas que terminan por traspasar cualquier prohibición.
      Besos

      Eliminar
  7. Te felicito por rememorar estas canciones que, como bien dices, han ganado con el tiempo.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Luis, Zeca fue un cantante y un músico magistral y tiene esa facultad de los grandes creadores: ganan más fuerza con el tiempo.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas