14 may. 2013

Allí donde la música te lleve

Ésta no es una entrada. No señores, ésta es una investigación en toda regla.
Bueno, seamos modestos, más bien es un juego. Un juego para saber a donde nos puede llevar la música. Nada original, por otro lado. Se ha hecho muchas veces. Por éste y por otros medios. Por ejemplo, la hizo el amigo Nicolás Peña en dos emisiones de La Quinta Disminuida, su imprescindible programa de radio. 
Veamos hasta donde nos puede llevar a nosotros. 

Empecemos por una de las más gloriosas creaciones del pop inglés de los ochenta. Uno de esos himnos maravillosos que te sacuden el cuerpo, te dan esperanza y que además, en este caso, llevan el añadido de un vídeo excepcional creado por Julian Temple. Un vídeo que podría estar viendo horas y horas sin cansarme.
 

Parémonos en la primera estrofa. ¿Quién era ese Johnnie Ray al que vemos bajando del avión y siendo objeto de adoración por sus nada comedidas fans de los 50? ¿Quién era ese individuo, con su nombre en los zapatos, capaz de mover un millón de corazones al unisono y que sonaba triste cuando lo escuchaban nuestras madres? Ray era un hombre situado entre dos mundos. Por un lado, el mundo blanco, limpio y almidonado de los crooners; por otro, ese instinto dramático, apasionado y arrollador que caracterizaba a muchos cantantes negros de aquellos primeros cincuenta. Se decía que en sus actuaciones lloraba más que cantaba, entregado al fervor entusiasta de un público que adoraba a su ídolo. Así se gano apelativos como El Príncipe de los Lamentos, El Líder de las Lágrimas o El Sultán del Sollozo. Con Cry, el título no podía ser más oportuno, vendió más de un millón de copias y consiguió alcanzar la cumbre de todas las listas, incluyendo las de rhythm and blues negro.  

No era Johnnie Ray el único cantante blanco de los 50 al que le gustaba cantar "entre lágrimas". Otro Johnny -éste con "y"-  tuvo su primer éxito con otra canción con el mismo título pero sublimado al cubo y en tono ferozmente exclamativo. 
 

Cry! Cry! Cry! es el primer tema de éxito de un primerizo Johnny Cash recién licenciado del servicio militar y con ganas de abrirse paso en el sello que había decidido apostar por él: Sun Records del legendario Sam Philips. Siendo solo cara B, fue el principal argumento que justifica el éxito absoluto de su primer single, del que se vendieran más de 100.000 copias tan solo en la zona de distribución de la compañía en el sur de Estados Unidos.

El 4 de diciembre de 1956 es una de esas primeras fechas míticas en la historia del rock and roll. Por una vez, y sin que sirva de precedente, no fue por motivos luctuosos. Aquel día por azares del destino, o quizás no, se encontraron en el estudio de la Sun Records cuatro figuras míticas de la nueva música popular. Carl Perkins y Jerry Lee Lewis  estaban grabando, mientras que  Johnny Cash y Elvis Presley estaban de visita. Por aquella el Rey ya era famoso por sus grabaciones con la RCA pero añoraba el ambiente de su antigua estudio y se fue con su novia a saludar a los viejos camaradas. La grabación de aquella sesión pasó a la posteridad con el título con el que apareció la noticia en el Memphis Press-Scimita al día siguiente: Million Dollar Quartet. Estaba claro que un tipo listo como Sam Phillips no podía desaprovechar semejante oportunidad y se preocupó de llamar a un fotógrafo y a un periodista para que dieran testimonio de aquel evento.  Parece ser que la cosa acabó abruptamente cuando el casi adolescente Jerry Lee le dio por demostrar a los demás sus indudables dotes pianísticas.  Los otros sobrepasados por su serenata optaron por poner los pies en polvorosa. 
Han pasado los años. Se hicieron varios homenajes recordando aquella sesión donde el único ausente fue Elvis. Incluso a partir del 2008 una comedia musical basada en aquel encuentro tuvo y sigue teniendo un éxito absoluto en taquilla. Definitivamente, hay algo de aquellos días que se niega a morir.
Aquí tenéis la grabación entera. Podéis abrir el melón por donde queráis, siempre está suculento. Yo, por quedarme con algo, elijo este pedazo delicioso que educadamente me sirvo en plato aparte.

18 comentarios:

  1. dime que no hiciste el cubo de rubik y me caigo de culos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De culos? ¿De varios culos? Nunca he hecho el cubo de Rubik.

      Eliminar
  2. Que pasada dòctor... felicidades... Ray lo conocía pero no lo he frecuentado (me enmendaré), Cash uno de mis fijos desde hace años... y qué decir de Elvis al que le dediqué una de mis hagiografías, imprescindible en mi vida.... El último tema... bufff... aysss... en fin, me encanta.

    Has puesto buena música en el inicio de mi mañana, gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Laura. Unos me han llevado a otros.

      Eliminar
  3. Te escuché todo, bueeno gran parte de toda la maravilla que has colgado, ayer de madrugada, desde entonces ando ASÍ:-) cuando se me pase, vuelvo y te digo algo en condiciones... si no se me pasa, tú serás el culpable, que lo sepas...


    Muuchos muchos besos Dr y feliz día... aun hace soooool, ayer creí que ya se nos iba.



    PD
    Yo, con falda llenita de enaguas conste, no te vayas a confundir de imagen:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que no te ha pasado y asumo la pena a la que me hago acreedor por mi osadía.
      Hoy es sábado y no hace sol. Incluso hace frío y puede llover en cualquier momento. Tendremos que superarlo de alguna manera.
      Besos sabatinos pero muchos ¿eh?

      Eliminar
    2. Sieeempre vuelvo, hombre de poca fe!!.. lo que ocurre es que esto da cuerda para rato y este finde me ha traído a maltraer con tanta lluvia intermitente y medio helada. Mira, como de esta jam sessión tan famosa y de tantos millones hay poco que decir que no hayas dicho y sus miembros son harto conocidos, mejor me quedo al principio de tu expedición musical, el primer video meencanta también a mi.. de hecho me ha sorprendido que te tenga tan encandilado jajaja te imagino como a ellos por ahí dando brincos todo desarrapado y como ya es tarde y estarás cansado te dejo de nana una versión que no se le acerca ni de lejos, pero eso... es muy suave para que sueñes con los angelitos MIRA ESTA:-) ¿por qué has sido osado? no capisco ;)) bueno, no te preocupes, además ya sé que a la segunda ya te pones en missing jajaja

      Muuuchos besos aburridos de la lluvia, del frío y de este asco de tiempo...aun así muuy feliz semana asquerosa para mañana:))

      Eliminar
    3. No te justifiques, María que todos por aquí sufrimos esa lluvia y desde entonces el tiempo no ha mejorado mucho.
      Ese vídeo es parte de mi juventud musical y he bailado y hasta me he acunado con él. Sí, daba brincos por ahí desharrapado pero sin piojos, se me da bien.
      He sido osado por recordarte que no me habías revisitado pero como al final lo has hecho me toca callar.
      Es una curiosa versión la que que me pones, no la había oído nunca. Gracias
      Besos

      Eliminar
  4. Ese Johnnie Ray... uf. No se puede negar que era un poco teatral, pero aquella mezcla crooner con soul, incluso jazz y, por qué no decirlo, pop, se adelantó varios años al fenómeno de las fans que luego consolidaron Elvis y los que vinieron luego. Lástima que los rockeros acabasen con su poderío. Cash en cambio siempre fue muy machote, las cosas como son.

    Y ese cuarteto de la muerte que nos pone usted a continuación ya es lo más; que por cierto, es de lamentar el semiolvido en el que ha caido Carl Perkins, que parece como el pariente pobre de las reuniones rockeras.

    En todo caso... no se estará dejando usted flequillo, ¿eh, herr doktor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Johnny Ray además tuvo una vida muy difícil por lo que he leído por ahí. Estaba medio sordo, la cosa fue empeorando con el tiempo y tuvo que soportar una terrible discriminación por su condición homosexual. Algo que por ejemplo Little Richard no sufrió de tal manera quizás porque el rock and roll luminoso y expansivo que le caracterizabale ofrecía un mejor cobijo frente a la homofobia.
      Quizás en problema de Perkins es que nucna se pudo quitar de encima los zapatos de gamuza azul.
      Yo siempre he llevado un flequillo encubierto y además me gusta cambiar el corte de vez en cuando. No me gusta ser esclavo de una estética demasiado tiempo.

      Eliminar
  5. El primer tema que pusiste... jajaj... me había olvidado de él! qué genial!
    Pensaba... año 1956, y era por ese entonces que me gustaba mucho Count Basie, pero hoy nos dedicamos al rock y sus recuerdos y ese maravilloso equipo que se juntó un día!
    Despues, con tiempo voy a oir el completo, el de una hora :)
    Me encantó Doc el recorrido,
    ya sabes!

    te mando unos besos domingueros,
    me voy preparando, hoy mi madre nos invita a almorzar a un restaurant a mi hno y a mí!!!
    iuuupiii, jejej

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me entusiasma ese vídeo y ese tema de los Dexy's como ya he dicho. Uno de esos clásicos que consagra y condena a un grupo ya que se ven condicionados por tan tremendo éxito el resto de su carrera.
      Entiendo que te gustaba el Count Basie del 56, yo personalmente prefiero aquella orquesta maravillosa con el Conde, Lester Young, Freddie Green, Jo Jones etc..
      Gracias, Axis. Muchos besos dominicales también para ti. Espero que hayas tenido una buena comida familiar.

      Eliminar
  6. Ya he venido por aquí dos veces a escuchar esta maravillosa música -excepto el vídeo largo- con que nos deleitas. Pues me suenan, me gustan. La primera, indudablemente, da mucha marcha, es alegre, es rítmica. Para escuchar for hours on end.

    Thank you.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Angie, ven cuando quieras. Respecto al vídeo largo como digo en la entrada puedes entrar por cualquier parte, aunque mejor en su primera mitad, y mientras lo escuchas recordar que aquellos astros eran casi unos barbilampiños en esa grabación del 56.
      You're welcome.

      Eliminar
  7. Gracias por la mención estimado Krapp. Este tipo de “juegos” que solemos hacer los melómanos, nos demuestra lo maravillosa que es la música. La “cadena” es una maravillosa forma de dejarse llevar de la mano por un tema, un artista, una letra o lo que sea, sin conocer cual será el puerto final al que llegaremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, tu programa se lo merece. Es una pena que en los blogs este juego sea tan decorto recorrido por razones obvias, pero sí que es un tema muy apasionante.
      Saludos

      Eliminar
  8. Ray, Cash, Lee Lewis, Presley...formaban parte del reperterio de mis guateques. ¡Tiempos, aquellos!

    Uno de los miembros de nuestra "peña guatequeril" estudiaba en Madrid y estaba muy al día... Los de pueblo, como era mi caso, esperábamos con mucha expectación las novedades de vinilo que nos traía cada verano...

    Como siempre, estupenda propuesta musical, amigo Krapp

    ResponderEliminar
  9. Maestros fundadores, sí señor. Hay una pregunta que me reconcome por dentro y que nunca le he encontrado una respuesta adecuada y que tú o cualquiera otro comentarista puede ayudarme a responder si así lo desea:
    ¿Por qué envejecen los artistas y no envejecen los oyentes? Es decir, por cuestiones cronológicas es un hecho que aquellos músicos y cantantes andan ahora bordeando los 80 pero en cambio yo no conozco a mucha gente de esa edad o algo más jóvenes, setentones, que frecuenten esa música con asiduidad. Por lo que yo sé todavía en los bailes de la Tercera Edad solo hay boleros, chachás y pasadobles.¿
    Cuando se renovará el repertorio de acuerdo con las antiguas preferencias del auditorio y se oirán allí canciones de Elvis, Holly, Fats Domino, Jerry Lee Lewis, Cochran, etc..?
    Gracias, Luis.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas