21 oct. 2013

El Especial de Medianoche


¿Cuantas veces podéis oír una canción, en interpretaciones diferentes, sin sufrir síntomas de agotamiento? Yo he hecho la prueba con una de las canciones más legendarias de la tradición musical norteamericana. La he escuchado en casi 50 versiones y me sigue gustando. Pero mi opinión no tiene ningún valor, está basada en mi excesiva subjetividad.
Cambiaré el orden cronológico acostumbrado en mis entradas por otro de tipo sentimental. No es casualidad que me enganchara este tema en su versión de la Creedence Clearwater Revival, hubo un tiempo en que musicalmente solo revivía con ellos. Aún así, es la primera vez que llegan a este blog. Me pondré unos gastados tejanos y mi mejor camisa de cuadros para recibirlos como se merecen.
 

Sé que os inquieta eso del Especial de Medianoche. No imaginéis más, se trata de un tren. Uno de esos trenes legendarios que forjaron la leyenda y las canciones de la América brava y salvaje. En este caso su autor anónimo debía ser un presidiario de raza blanca que veía pasar aquel tren nocturno desde su celda y lo consideraba como una  luminosa esperanza de libertad.
Te despiertas por la mañana,
Oyes la campana de faenar,
Y te conducen a la mesa
Para ver lo de siempre. 
En la mesa no hay comida, 
En la sartén no hay tocino. 
Pero más te vale no quejarte, chico, 
Para no meterte en líos con el que manda. 
Deja que el especial de medianoche 
Me ilumine con su luz.  
(Los dos últimos versos se repiten tres veces) 
Deja que el especial de medianoche 
Me ilumine con su luz eternamente amorosa.
Ojo con estas cosas, a esas horas nocturnas hay que andar con cierto cuidado. No todos los Especiales de Medianoche son el mismo Especial de Medianoche. Al menos Jimmy Smith, Stanley Turrentine, Kenny Burrell y Donald Bailey, lo tuvieron muy presente en aquella célebre grabación de 1960. Aunque también la cosa va de trenes.
Volvamos al tema de marras que tuvo su primera versión escrita en 1905 y su primera grabación en 1926 en la voz de un tal Dave "Pistol Pete" Cutrell que a su vez era miembro de la primera banda de peligrosos vaqueros que cambió pistolas por canciones, me refiero a la Oklahoma Cowboys de Billy MCGinty. Estos fueron los autores de la segunda versión grabada, en 1929, cuando Billy MCGinty fue sustituido como sheriff de la banda por Otto Gray.
La siguiente grabación tiene su historia, ya que se originó cuando John y Alan Lomax visitaron a Huddie William Ledbetter "Leadbelly" mientras estaba éste en una prisión agrícola de Lousiana. (Aquí tenéis el enlace a la entrada que le dediqué a este bluesman en su día) Luego Leadbelly, al alcanzar el estrellato, hizo varias versiones del tema. En ésta está acompañado por el Golden Gate Quartet:

 
Los Lomax creyeron durante un tiempo que el tema era original del propio Leadbelly. En realidad, lo que hizo éste fue permitirse algunas licencias poéticas para llevarla a su territorio, es decir, como negro, bluesman y expresidiario.  
Aquí tenemos una interpretación en directo de una poderosa mujer, la indomable Odetta, conocida como "La voz de los derechos civiles", figura clave para Bob Dylan y todos los grandes folkies de los 60.
 

Podríamos seguir acumulando nuevas visiones de la vieja canción: Big Bill Bronzy, Kingson Trío, Pete Seeger, Big Joe Turner, Little Richard, Harry Belafonte, Eric Clapton, Spencer Davis Group, Paul McCartney en este mismo 2013 o una sensacional de Sonny Terry y Brownie McGee de la que os dejo el enlace. Pero, claro cuando aparece el león los demás deben retirarse a un segunda plano y más cuando está en plan fin de fiesta -creo que se trata de la actuación para el Año Nuevo del 2000- y hasta parece que no tiene uno de esos días en que le da por rugir a la concurrencia. Le acompañan Bryan Ferry, Ron Wood y Lonnie Donegan, el rey del Skiffle, otro intérprete habitual del tema. Estais invitados, no hay que pagar ni recoger entrada.

18 comentarios:

  1. Recurriendo a mis propias palabras...Se cree que se originó entre los reclusos de los estados del sur de Norteamérica, su autoría por tanto se pierde en la noche de los tiempos. Nos tenemos que remontar a principios de siglo para encontrar las primeras grabaciones, mas concretamente a 1905 (Howard Odum), 1926 (Dave Cutrell) y a 1927 (Sam Collins). Aunque sería en la siguiente década cuando lograría alcanzar mayor repercusión. Huddie William "Lead Belly" Ledbetter había decidido sacarle el mayor jugo posible a la vida, le gustaban las broncas, el alcohol, las mujeres y las armas. Con 15 años ya empuñaba su propio revolver, así que su fanfarronería pronto le llevo morder el polvo carcelario, su primera condena fue en Texas, asesinar al marido de una prima suya. Pronto vuelve a las andadas y es condenado de nuevo por acuchillar a un tipo blanco en una pelea de bar, pendiente de una ejecución, Ledbetter encontró un nuevo camino, el camino del Blues. Durante su estancia en la Penitenciaría Estatal de Luisiana (mas conocida como Angola), Huddie aprendió los secretos de la guitarra de doce cuerdas, únicamente escuchando las grabaciones del Bluesman Blind Lemon Jefferson. Hasta allí se desplazaron John y Alan Lomax, dos etnomusicólogos que andaban recopilando y grabando temas de los esclavos negros de Texas, Luisiana y Misisipi. Ledbetter les cantó la historia del tren de pasajeros que ilumina la noche del preso y le hace soñar en salir de aquel sitio: "Midnight Special", impresionados, consiguen ablandar el corazón de los mandatarios con la música de Ledbetter, le libran del cadalso, le sacan de la cárcel y le consiguen grabaciones y actuaciones...Y esta es la historia, un tema carcelario grabado por un preso, y en una prisión, una canción que alcanzaría altas cotas de rabia y Rock & Roll en 1969, gracias a la poderosa voz de John Fogerty, al frente de la Creedence Clearwater Revival... pero esa es otra historia.... Grande Docktorr!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho mas currado y con mas datos que yo, me encanta descubrir estas cosas (aunque sea tarde para re-escribir mis post), pero soy joven y el trayecto del tren es largo! jeje

      Eliminar
    2. Creo que lo que escribes en tu post se ajusta muy bien a lo que yo he expuesto en la entrada y la complementa de maravilla. Creo que ahora da una imagen más exacta de la importancia y el valor de aquel tema.
      Gracias, Sebas.

      Eliminar
  2. Me quedo con Credence Clearwater e indudablemente con Van Morrison (estoy contigo en que cuando aparece el león, los demás han de retirarse).

    No te creas que ese trasfondo de vaqueros armados que se buscan la vida a tiros me gusta mucho, pese a que fui, en mi juventud, una consumidora incansable de ese tipo de películas que recreaba ese ambiente.

    Bueno, al grano, que me ha gustado mucho la selección que has hecho. Me quedo escuchando a la gran Odetta.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quién no se queda con la Credence si siempre están ahí para darnos un poco más de oxígeno? Casi lo mismo se podría decir del León de Belfast pero es como un placer más íntimo.
      Pura mitología lo del western y como todas necesita algún aliciente armado para darle sentido a los héroes y sus cuitas.
      Muchas gracias, formidable Odetta
      Besos

      Eliminar
  3. Es lo que tienen las canciones con tanto pedigrí, que impresionan ya antes de oirlas: quien no la conozca, después de leer la fantástica historia que comienza a princpios del siglo pasado, ya se siente intimidado.

    Esta canción, como otras, lo tiene todo a su favor: una escala reconocible por cualquiera gracias a ese cruce que se demuestra una vez más entre el country y el blues, y una letra que también hermana a los dos géneros (por eso hay versiones hechas desde ambas razas). Una clásica entre las clásicas.

    Del magnífico ramillete de posibilidades que nos ha propuesto es muy difícil elegir una o dos, ya que son todos pesos pesados, muy pesados. A mí me paso como a usted, herr doktor, con los Creedence, una banda que marcó a varias generaciones. Y luego el señor Smith, el padre de todos los organistas desde los años 60 en adelante, y luego Leadbelly...

    Mucho nivel, mucha densidad. Mucha canción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has dicho muy bien tiene tanto poderío que se convirtió en un tema apropiado para ambas comunidades tan segregadas por entonces incluso discográficamente.
      Yo no soy partidario de elegir. Sabes perfectamente que cada canción tiene su momento y su lugar ahora de la que nunca prescindiría es de la de nuestros amigos de la CCR.
      Te habrás dado cuenta que puse la de Jimmy Smith, para dar un respiro ya que se trata de un tema diferente de su propia autoria pero de igual título,
      Y yo te digo muchas gracias

      Eliminar
  4. Noo te vas a creer lo que estoy haciendo ahora mismito jajaja a la vez que escucho esta maravilla de Creendence Coartare R... estoy escuchando y medio viendo el documental de AMALIA...( luego cuando pueda le dedico la atención que se merece, te lo prometo:)) luego te cuento lo que sucede jajaja con este experimento ...

    Muaaaaaakss!!


    PD
    Su voz suena sobre los teclados jajaja inventaré un nuevo estilo ya verás... el docu-fado-remix :))

    Hasta lueeegoooo!! ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueeeno ya he vuelto y... hoy que ya se me ha pasado la locura de ayer debo pedirte disculpas jajaja una por el sacrilegio de la mezcolanza que hice... ( solo era por falta de tiempo.. a veces ya ni sé como hacer y termino haciendo veinte cosas a la vez y toodas mal... sé que sabes que era por déficit de tiempo...ella se merece el que no tengo:)) y otra porque en el batiburrillo que me organicé confundí hasta lo que estaba escuchando que era a Jimmy Smith&Cía, no a Creedence CR:)) por eso te decía lo de los teclados...ayyyy Dioooss!!

      Bien, ahora ya así más tranquiliza te diré que no me extraña que no te canse este tema, es genial! lo toque quien lo toque y como lo toque, todas las versiones que cuelgas aquí son fantásticas... ah! por favor y si te encuentras a AMALIA ... pídele disculpas de mi parte, creo que mejor la dosifico y la escucho a ella solita :))

      Más y más besos y muchísimas gracias... de miércoles a punto de volver a llover :))

      Eliminar
    2. No te preocupes cuando recibí tu comentario yo estaba escuchando una pieza de Boccherini. Hay que sacarle partido a las amalgamas.No hay motivo para que me pidas perdón, me conformo con que hayas conocido mejor a esa gran diva y extraordinaria cantante.
      Te voy a pedir una penitencia después de tu confesión: escucha de nuevo Estranha forma de vida y algún día, si te viene bien, lee ese estupendo libro de Vila-Matas con el mismo título en castellano. Son dos grandes obras que merecen ser conocidas..
      Besos de viernes, empieza a llover.

      Eliminar
    3. Ya he cumplido la primera parte de tu penitencia ( y además, debo decirte que con ELLA , me ha conquistado absolutamente, tenías razón:))

      La segunda parte, te prometo que algún día la intentaré cumplir... muchísimas gracias por tu paciencia, por favor, no dejes de tenerla conmigo... aun te queda mucho que soportarme, espero :))


      Montón de besos y feliz próxima semana.

      Eliminar
    4. Aún queda la segunda, María, y te aseguro que también te va a conquistar ese libro de Vila-Matas porque sé que tienes buen gusto y sensibilidad para ello.
      No se necesita paciencia con la gente, basta con eludir la estúpida pretensión de de juzgarlos aunque a veces nos cuete tanto evitarllo por nuestra natural tendencia a la simplicidad.
      Muchos besos

      Eliminar
  5. Viví la onda Credence y ahora la revivo más integralmente, por tercera vez (la segunda fué con aquel álbum de Fogerty "the old man is on the road again)". Escuché dos veces todas las versiones sin agotarme.
    Hay algo onomatopéyico en eso de los trenes que influyó mucho en la música (sobre todo al blues). Ahí esta el "chatanooga chu chu" como ejemplo. Y otras más cercanas:
    http://www.youtube.com/watch?v=EtIeMSvZvaI
    Un saludo, Doc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el esfuerzo de duplicar la audición, Armando, pero quizás valió la pena.
      Hay algo onomatopéyico en lo de los trenes y mucho sentido histórico detrás. El tren ya era en tiempos de la esclavitud un símbolo de libertad e incluso se usaba metafóricamente para referirse a ella, Luego en la etapa del swing, incluso antes de Glenn Miller, daba mucho juego para crear temas orquestales de aceleración progresiva,
      Saludos.

      Eliminar
  6. Me quedo con la versión de Creedence, fue la primera que escuché y continúa siendo la que más me gusta. Me encanta la voz de John Fogerty, un saludo Dr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me quedo con esa versión. No sé si fue la primera que escuche pero seguro que si la primera en la que me fijé.
      Saludos, me gusta verte de nuevo por aquí.

      Eliminar
  7. Yo me quedo con la versión de Odetta.
    Ufff... se me pone piel de pollo
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ella era de los que te tocan más abajo de la piel y producen un efecto duradero.
      También me alegro mucho de verte por aquí de nuevo.

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas