20 may. 2014

Atrapando melodías entre palmas doradas

Este domingo, cuando ya sepamos el ganador de la Champions, habrá elecciones al Parlamento Europeo y  se entregará por 67ª vez el premio a la mejor película en el  Festival de Cannes. Un trofeo diseñado por Jean Cocteau para la edición de 1955 y que desde entonces es conocido como Palma de Oro.
 ¿Es el Festival de Cannes el gran festival de cine? ¿Es el festival al que van las mejores películas y dónde siempre ganan las más excelsas? 
He visto casi todas las películas ganadoras de Cannes entre el año 1959 y el 2013, me faltan cuatro cuando escribo estas líneas,  y puedo afirmar, sin dudarlo, que no es cierto. Las circunstancias políticas, sociales y culturales de cada momento han influido más de lo debido a la hora de elegir la mejor cinta del certamen. Y sin embargo, hay películas triunfadoras en Cannes que son consideradas unánimemente obras maestras del cine mundial. 
Pero este blog no es de cine. Pretende ir de música y canciones. Por eso me he permitido elegir algunas melodías de películas con Palma de Oro en Cannes y que han llegado intactas, al menos en nuestra memoria, hasta la actualidad. Es dificil elegir entre una lista tan larga, pero como tengo que seleccionar, me quedo con su época de esplendor entre finales de los 50 y mediados de los 60, momento en que los países todavía elegían los films a concurso y no los propios e interesados organizadores. 
Empecemos por al año 1959. Orfeo Negro es la adaptación francesa de la obra de teatro Orfeu da Conceição de Antonio Carlos Jobim que en su momento (1954) supuso el lanzamiento definitivo de la bossa nova. La película, que ganó posteriormente el óscar a la mejor película extranjera, tiene ese exotismo primitivista que tanto gustaba por entonces al público occidental. Eso sí, hay un puñado de canciones legendarias.

"Come here, Marcello, come here" y aunque Marcello, como buen latino, hace las debidas genuflexiones ante la belleza nórdica, la amargura se impone para descubrir que la gran fiesta de la vida siempre termina en la gran resaca. La Dolce Vita es de 1960 y la banda sonora es del magistral Nino Rota. Está dicho todo.
El gatopardo es una de las mejores adaptaciones cinematográficas que se hayan hecho de una narración literaria. Una película extraordinaria basada en una novela absolutamente deslumbrante. Pocas veces he disfrutado tanto leyendo y pocas películas han sabido estar a la altura de el original literario. Luchino Visconti era un director algo afectado y pretencioso cuando hablaba de la clase social donde había nacido, pero no en esta obra que ganó el Festival de Cannes en 1963 y cuya banda sonora también fue musicada por Nino Rota. Era todo tan bello. Desde siempre el cine francés, quizás la cultura francesa en general, se ha negado a someterse a las directrices estilísticas llegadas desde la gran potencia dominante. Por eso tuvo y tiene su propio cine negro, el polar, sus propias comedias y más recientemente su propio cine de acción. En los 60 lo intentó con los musicales y contó con un director, Jacques Demy y un compositor, Michel Legrand que tenían mucho que decir al respecto. En 1964 Los Paraguas de Cherburgo ganó la Palma de Oro y sus autores dejaron para la posteridad y nuestra nostalgia este comienzo otoñal. El resto es pura cursilería pero con gracia.
Un hombre y una mujer fue la célebre ganadora del festival en 1966. Una película de Claude Lelouch ribeteada por la historia de amor entre dos personas que comparten infortunios, sus respectivas parejas han muerto trágicamente, y el colegio de sus hijos. El final es el deseado. La música la pone aquí Francis Lai aunque todos sobre todo recordemos un tarareo.
Sexta y última propuesta, al menos por ahora. Blow-Up, ganadora en 1967, fue dirigida por Michelangelo Antonioni y la música la puso Herbie Hancock. Se trata entre otras cosas de un canto a eso que se llamó el Swinging London, es decir a esa "movida" cultural que agitó la capital británica a mediados de los 60 y que quedó marcado por hitos como la psicodelia, los mods, Carnaby Street, la minifalda, Twiggy o la de King's Road en Chelsea. Antonioni que siempre fue muy moderno y al que siempre le habían preocupado las formas de (in)comunicación entre las personas realizó una curiosa parábola de aquellos tiempos agitados y tan cambiantes que hoy en día todo aquello nos resulta extraño y desfasado. Puro vintage pero con mucha calidad. Esta es su música interpretada al vibráfono por Bobby Hutcherson.
Solo dos detalles para el recuerdo. La Dolce Vita fue estrenada en España el 28 mayo de 1981, 21 años después de su estreno. A la Santa Madre Iglesia no le gustaba lo que pasaba al otro lado de la ciudad en Vía Véneto y el gobierno español franquista se puso en posición de firmes. Por su parte Blow-Up se estreno a la muerte del Generalísimo junto a un paquete en el que estaban Viridiana, Amarcord, La naranja mecánica etc...

15 comentarios:

  1. Excelente selección, amigo Krapp. Gracias por la música!!!

    Muchos besos!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fer, por seguirme. Echo de menos tus entradas.
      Besos trasatlánticos

      Eliminar
  2. Te fue bien en la cacería. Has atrapado sólo deslumbrantes. Se nota que eres un conocedor de esas artes y me alegra (pueril si se quiere), sin haberlas visto todas (y menos las de 1990 a la fecha), conocer a las cogidas entre palmas. Es poco pero me parece suficiente para estar de acuerdo con tu afirmación !No es cierto¡

    Me gustó eso del recuerdo del tarareo de un hombre y una mujer. Algo ha de ver tenido que ver en el" la la la" de eurovisión y la influencia de esta en posteriores tarareos.

    Hay suspenso planetario con eso de la champions. Ya preparé mi buena ración de cervezas y boquitas, con la ventaja que no tengo que responder al llamado de un señor de barbas blancas que ví en un noticiero de allá pidiendo a la afición colchi- merengue regresar a votar el domingo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes lo que pasó? que fuí a un territorio muy acotado, como son los 60 y ahí hay grandes piezas de caza mayor donde escoger. La tarea es más selectiva a partir de ahí o antes del 59.
      Me reafirmo en lo dicho, muchas de esas películas que en su momento fueron muy rompedoras han envejecido mal. En algún caso les salva la música que tiene más longevidad que la cinematografía.
      No se si el tarareo de esta película tuvo que ver con el La La La eurovisivo pero si te das cuenta era de mucho uso en la época.
      Lo del voto, que será ho,y les preocupa mucho, a los políticos gobernantes ya que no les favorece la abstención que será mucha.
      Respecto a la Final de fútbol ya pasada, creo que los derrotados han ganado más fervores que los vencedores.
      Saludos muy cordiales, Armando.

      Eliminar
  3. Hermoso post que pone en tiempo presente, algunos archivos que tenemos medio olvidados en nuestros desordenados discos duros naturales.
    La verdad es que los temas musicales que nos has puesto son bellos e imperecederos; pero siempre se necesita la mano amiga y sabia -como la tuya- que nos lo recuerde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, a mí me ocurre lo mismo con muchos de estos temas cuando los escucho. Parece que se despegan de un rincón escondido y llegan inmaculados ante nosotros.
      Gracias por lo de la mano amiga.
      Un cálido saludo, Kuto.

      Eliminar
  4. Te fue bien en la cacería. Has atrapado sólo deslumbrantes. Se nota que eres un conocedor de esas artes y me alegra (pueril si se quiere), sin haberlas visto todas (y menos las de 1990 a la fecha), conocer a las cogidas entre palmas. Es poco pero me parece suficiente para estar de acuerdo con tu afirmación !No es cierto¡

    Me gustó eso del recuerdo del tarareo de un hombre y una mujer. Algo ha de ver tenido que ver en el" la la la" de eurovisión y la influencia de esta en posteriores tarareos.

    Hay suspenso planetario con eso de la champions. Ya preparé mi buena ración de cervezas y boquitas, con la ventaja que no tengo que responder al llamado de un señor de barbas blancas que ví en un noticiero de allá pidiendo a la afición colchi- merengue regresar a votar el domingo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Es de agradecer este "rescate", porque generalmente no le prestamos mucha atención a las bandas sonoras; o al menos yo no lo hago, aun sabiendo que a veces se pierde uno cosas realmente interesantes.

    "Orfeo negro" sí, fue de las más clásicas desde el principio, como lo fue en menor medida "Los paraguas de Cherburgo" o "Un hombre y una mujer". Pero no recordaba el sonido de "El Gatopardo", por ejemplo: tal vez porque a ese tipo de bandas sonoras nunca le he prestado mucha atención, y vuelvo a lo de antes.

    Debería hacer propósito de enmienda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas bandas sonoras, casi todas las que he puesto, son habituales en los recopiltorios de bandas sonoras porque tienen un tema estrella que ha sido versionado en muchas ocasiones.
      Volver a Gatopardo es volver al maestro Nino Rota con su estilo característico que tanto nos impresionó en Amarcord (Aquí te la dejo.
      ) Ocho y medio (Ésta)y por supuesto en El Padrino.
      Si escuchas estos dos temas que te he puesto tendrás indulgencia plenaria.

      Eliminar
  6. Buuufff mi querido Dr a mi no me gustan nada los festivales de ningún tipo, pero si hay uno que haya hecho pleno montón de veces y contenga joyas inolvidables es Cannes. Al contrario de lo que comentar RICK una de las cosas por las que más me gusta el cine es por sus BSO, he visto algunas películas única y exclusivamente por su música. Algunas, ni por asomo seria lo que son, ni nos harina sentir ni la mitad si no fuera por su banda sonora. De las que has mencionado sin duda como peli y como música me quedo con el vals brillante de Verdi que suena en el Gatopardo... también suenan trozos de La Traviata, La sonnambula de Bellini. Pero cómo olvidar el vuelo de los helicópteros mientras suena Wagner en APOCALYPSE NOW. ALL THAT JAZZ, música más música, la MISIÓN de Ennio Morricone Mmm qué maravilla, de las últimas que recuerdo EL ÁRBOL DE LA VIDA .. esas imágenes galácticas increíbles al ritmo del Lacrimosa de Mozart... y otra BSO genial la de TAXI DRIVER .. por favor ese saxo.. jaja un segundo que te la busco y te la dejo que a ti teeencanta .. ale! para ti:-)


    Mil gracias y muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía antes, creo que las películas envejecen con mayor facilidad que la música, eso facilita que hay músicas que salven películas.
      El vals brillante de El gatopardo tiene interpretaciones sobre su autoría. Al parecer, según este artículo que dejo enlazado fue un error del gran escritor siciliano Leonardo Sciascia atribuírselo a Verdi del que permanece sin embrago su espíritu aunque la obra sea de Nino Rota. En todo caso es discutible esta atribución. Me quedé a mediados de los 60, todas esas que citas vinieron después incluyendo esa maravilla de Taxi Driver. Quizás pronto hable de ellas.
      Muchos besos

      Eliminar
  7. Como diría el Nano “no es que no vuelva porque me he olvidado” tu sinfonía es una fuente constante de inspiración para la quinta. Gran elección la tuya, si se trata de elegir me quedo con Lelouch. Abrazos y felicidades Doc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro y lo tengo en cuenta, Nico. Veo que una vez más te dejas llevar por los suaves aromas del romanticismo.
      Sigo escuchado la Quinta. Desde aquí mismo también se puede hacerlo.
      Gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Por partes Doktor...

    ¿De verdad solo te quedan cuatro pelís ganadoras de Cannes sin ver? Me impresionas. Para comenzar soy incapaz de saber todas las ganadoras, mucho más cuántas de ellas he visto. Así que ni idea. Sí sé que conozco todas esas bandas sonoras y que he visto la mayoría de las películas que recoges en este excelente y entretenido texto.

    Si te he de ser sincera, por último, ninguna de los tres acontecimientos que se resolverán este domingo me interesan demasiado. lo sé quedo mal por decir que no me interesa el final de la copa de Europa :))

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre 1959 y la que ganó el año pasado-hoy me he enterado de que ayer ganó una película turca- es así pero no tiene mucho mérito, hay películas que hemos visto. Además también ganó el Festival el Tercer Hombre o El Mundo Silencioso que fue el debut de Jacques Cousteau tras las cámaras. Luego esos fueron años estupendos para el festival todavía no sacrificado a lo políticamente correcto como hoy en día.
      Sobre aficiones cada uno las suyas. Aunque muchas veces en estas cosas hay un exceso de filias y fobias. Si te gusta el fútbol eres casi un tipo vulgar y antropologicamente deficiente para los que van de exquisitos y si lo odias eras un pijo clasista y pedante para otros.
      No hay remedio, como con lo del nacionalismo.
      Besos!!!

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas