7 may. 2014

Fe de carbonero

Este es un texto antiguo que ya he paseado por este blog. Ahora lo publico de nuevo ligeramente retocado y añadiéndole un vídeo. Le tengo especial cariño aún sabiendo de sus carencias. Al reponerlo, he pensado en todos aquellos que habéis tenido la gentileza de entrar en este rincón desde aquel ya casi lejano 2008 en que nació esta entrada y el propio blog.
  • Muchacho, eh, muchacho. Súbeme un saco de carbón, por favor.
  • Al momento, Miss Dolly
  • Has llegado pronto. Toma chico es para ti. 
  • ¡Hmmmm! Gracias, Miss Dolly, es usted muy generosa. 
  • Oye, hace días que vienes por aquí y quiero hacerte una pregunta. ¿Eres hijo de Mayann? Eres clavadito a ella. La conocí hace mucho tiempo en Perdido Street. La verdad es que entonces éramos inseparables. Trabajábamos juntas en...
  • No se preocupe, sé a que se dedicaba mi madre en Perdido Street
  • Eres espabilado ¿eh? Así son las cosas. Lo tenemos muy duro los negros pobres. 
  • Conmigo no pasará lo mismo. 
  • ¿Ah no? ¿Acaso te vas a hacer predicador o maestro?
  • Mucho mejor: sé tocar la corneta. Entraré en una banda y me haré famoso.
  • Eso no es muy seguro, hijo. Muchos músicos han acabado de chulos en este barrio o incluso pidiendo por las calles. Es todo tan triste.
  • Yo traeré la alegría a estas calles, Miss Dolly
  • Te veo con mucha fe, chico. Por cierto, si vas a ser famoso ya es hora de que conozca tu nombre para poder decir algún día que yo conocí al gran... ¿Cómo te llamas, muchacho? 
  • Llámeme Lou, el hijo de Mayann, su amiga. Con que diga eso es suficiente.

24 comentarios:

  1. Pues me ha encantado pero no soy de quienes se pasearon por tu blog en 2008, aún faltaba mucho para que lo hiciera.

    Adoro a Armstrong, saldría ahora mismo a marcarme unos pasitos de baile :))

    Bicos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era el principio de todo y no importa demasiado cuando se llega a un sitio si al final uno se siente a gusto. Espero que sea tu caso.
      Lo bueno que tenía Satchmo era que entendía que el baile era parte de la música y la complementaba. La respetabilidad y el virtuosismo por el puro virtuosismo no había llegado a la música que él ayudó a construir.
      Bicos

      Eliminar
  2. lindísima la historia! a ver si se me contagia un poco de esa fe!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Búscala en ti misma y pellízcala sin miedo o quizás muérdela como si se tratase de una moneda de plata para saber si es la tuya.
      Muchas gracias, Myriam

      Eliminar
  3. Oh! qué cosa más bonita..como un mini cuento entrañable de Navidad ( me huelen a eso las historias tiernas con final feliz :-) No sé si es la fe/confianza, el tamaño de los sueños o la capacidad de sacrificio, pero tengo la sensación que cada vez es más difícil sentir estas certezas interiores que dan taanta envidia ¿verdad? :-)

    Enhorabuena por tu constancia, por estar y seguir estando. Él y tú, geniales los dos!


    Muuchos besos Dr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viento del cinismo nos ha barrido a todos y no deja ni un pequeño nido para le esperanza. Quizás es que no estamos excesivamente desesperanzados como podría estarlo aquel chiquillo pobre y marginal que no tenía nada que perder después de que la vida le diera tan duro. Hoy en día todos tenemos algo que perder o preferimos pensar así para no tener que arriesgarnos.
      Gracias, María, tú si que sabes empujar a la gente con tu escritura.
      Muchos besos

      Eliminar
  4. Una bonita historia, sí, y una buena demostración de la fuerza de voluntad de Sachmo: en el ambiente en el que vivía, con el desprecio de la comunidad blanca, la dudosa profesión de su madre, su padre desaparecido, lo más lógico era malograrse. Pero no: lo tuvo claro casi desde el principio. Eso es tener estrella. Y cabeza, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dice que aprendió a tocar la corneta cuando lo enviaron al orfanato tras una bronca callejera y alguien vio cualidades en aquel chico marginal. Yo sólo he fantaseado sobre una situación ya que efectivamente subía carbón a las casas de aquel Nueva Orleans de principios del siglo XX.
      La gente que ha tenido la fuerza para descollar en un ambiente tan hostil necesita por encima de todo creer mucho en si mismo y dudar lo menos posible. No puede haber dudas cuando hay que luchar tanto.

      Eliminar
  5. Estimado Dr. Krapp, estoy de regreso después de estar ausente de los "blogs". hace unos pocos días he terminado un curso muy exigente y que me demandó mucho tiempo y dedicación.
    Te comento que como siempre me ha encantado esta entrada que has realizado sobre un episodio en la vida de Armstrong, uno de los músicos que según el escritor Ted Gioia, cambió la historia del jazz, el otro fue Parker. Un abrazo. y cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos, yo también he estado una semana ausente aunque por motivos menos profesionales.
      Como sabes Armstrong fue el primer solista en esta música, por decirlo de otra manera, el primero que le puso firma y no quedó solapado por el grupo. A su manera, Armstrong hizo en el jazz lo que Giotto en el arte prerenacentista. Desde entonces nada sería igual.
      Un abrazo y saludos cordiales.

      Eliminar
  6. Querido Dr. Krapp, la historia la veo muy bien contada y me llena de esperanza : si este "pobre chico negro" puede yo también puedo.
    Sigue sintiendo el mundo del aquí y ahora. Y contándolo aquí.
    Un bico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pilar. Siempre hay esperanza cuando hay fe en lo que se hace o se puede hacer pero estos momentos actuales no son buenos para ella. En muchos casos los triunfadores y admirados llegan a donde llegan más por falta de escrúpulos que por auténtica creencia en sus posibilidades. Y lo peor de todo. aun se permiten el lujo de presumir de ello.
      Intentaré seguir sintiendo el mundo pero con un buen filtro para evitar la toxicidad del ambiente.
      Bicos y feliz fin de semana.

      Eliminar
  7. Y del 2008 viajo al 14 porque aquí está la música, jeje. Espero no aficionarme demasiado a esto de viajar en el tiempo! A ver si ahora me va a dar por estar todo el día de la ceca a la meca.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conociéndote, seguro que fuiste a ver si realmente existía una entrada en el 2008 titulada así y la viste. Seguro.
      De la ceca a la meca, has resumido en 6 palabras mi vida en la última semana.
      Besos

      Eliminar
  8. Qué importante es la determinación cuando se quiere conseguir algo.
    Bicos, Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el mundo no contribuye nada a que podamos llevarla a cabo. Cada vez cuesta más. Cada vez el mundo porfía en que no nos movamos del sitio porque no merece la pena.
      Bicos.

      Eliminar
  9. Aquí estoy de nuevo. Recién retornado de un intenso viaje y casi tan cansado como el soldado vuelto de la guerra. Afortunadamente no me acompañan los escalofríos del corazón cuando ronda la muerte cerca. Todo viaje, de esos que llaman de placer, es una batalla contra el tiempo en la que solo disponemos de una endeble red para atrapar cosas y meterlas en el peto de la memoria antes de que Cronos, el gran farsante, nos aleje de allí. Espero, al menos, que tanto esfuerzo sirva para algo.
    Dadme unos días para ponerme al día.
    Repito esta misma nota en el otro blog.
    Gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  10. Hola Dr. Quería avisarte del estreno on-line del Cortometraje Pelucas. Es sólo hoy, esta tarde. En mi blog encontrarás el enlace para poder verlo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Bueno, puede verse desde YA, se ha adelantado la hora.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas