22 dic. 2014

Bob Dylan para uno solo

Suena el soniquete de la lotería ahí fuera y al pensar en los agraciados que darán saltos y abrirán sus botellas de champán dentro de un par de horas, no puedo dejar de debatir conmigo mismo si me gustaría ser uno de ellos o cambiaría esta suerte por convertirme en una especie de Fredrik Wikingsson y tener la fortuna de oír en solitario a tu artista favorito en un gran escenario.
Seamos materialistas pero justos: todo dependería de la cuantía del premio descontando lo que nos birle Mamá Hacienda.

Os imagino conocedores de los pormenores de la noticia que salió a la prensa hace cosa de una semana. Si no es así aquí os dejo un enlace completo a la misma tal como informó el canal Antena 3.
"Tras el primer tema empecé a aplaudir, pero me sentí totalmente raro. Ellos ni miraron, ¿era todo absurdo o estaban siendo irónicos?"

Ya sabéis, se trata de un concurso de la televisión sueca, Experiment Ensam, en la que se quiere comprobar como funciona en solitario y a nivel psicológico algo que normalmente hacemos en compañía de otros.   En este caso, el concierto de Dylan. Otros programas se desarrollan en un karaoke o en una sesión de monologuistas.
Al parecer, Fredik, era amigo del director del concurso y tras muchos encuentros logró convencerlo de que era el mayor fanático del cascado pero vital genio de Duluth. Este es un vídeo, a falta de la versión íntegra, donde podéis ver más en detalle lo que ocurrió aquel día. Empezando por la visita a lugares emblemáticos de Bob Dylan en Nueva York  mientras la ansiedad va creciendo y creciendo en lo profundo. Luego el concierto y casi me parece percibir lo que siente y lo que sufre este hombre. Comprobarlo vosotros mismos.
Hay algo tan  poderoso en la música. Algo tan inaprensible, que convertirlo en palabras no deja de ser una mera intermediación fallida que no puede  responde a lo que realmente sucede ahí dentro, en la propia mente. Pero tampoco a lo que sucede ahí fuera, cuando tenemos la capacidad de compartir nuestra experiencia con otras personas.
Por eso el debate entre música en vivo y música  grabada es falso. Son dos realidades distintas que se unen por la propia capacidad de emocionarnos. Combinarlas de forma diferente, como hace este concurso, ofrece posibilidades inusitadas.
Me he acordado de una escena de un película de Luis Buñuel, El Fantasma de la Libertad (1974), donde con todo el sarcasmo del mundo se ríe de la convencionalidad de la vida burguesa haciendo exactamente lo contrario de lo que este concurso propone: hacer de lo privado algo público.
El efecto es tan surrealista como perturbador:

Os dejo con tres de las canciones en su versión original, que oímos fragmentadas en el concierto para un hombre solo de Bob Dylan.
Acaba de salir el gordo de Navidad. El 13437

Felices Fiestas

31 comentarios:

  1. qué puedo decir?? las barreras entre lo público y lo privado siguen siendo útiles a la humanidad, o por lo menos, la ilusión de tenerlas, de poder preservar la soledad interna, y que sea sana; cuando uno está en un recital, aunque sean millones de personas, también está solo; cuando estás en el escenario fente a cientos (nunca estuve frente a más de mil), también estás solo; esta sobreescritura quizá sea otra de las puestas en escena de una sociedad como la yanqui, que se da el lujo de tirar comida y romper autos en todas sus películas (lo de los autos sería secundario, pero si uno piensa en la mano de obra que fabricó, aunque solo sean oerarios de máquinas automáticas y lo hagan tocando una pantalla, para ser luego tirado a la basura, sin ninguna utilidad social, no es tan secundario) sigo, con la inversión que presupone un recital a ese nivel, los sueldos, las instalaciones, el backstage, el escenario, para disfrute de UNA SOLA persona, sería una puesta en escena más del enorme poder económico que detentan (sí, detentan), que les permite tirar a la basura lo que es esencial para la vida de otros. me cuesta mucho hilar ideas escribiendo en la red, pero lo intento. Salud al Maestro Bob, y buen año para todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo lo que dices, entiendo la soledad del artista ante la bestia indescifrable que tiene delante y sus reacciones ante su propuesta. Entiendo el terror escénico que sintió Joaquín Sabina el otro día ante una enorme multitud de personas, ojo después de una hora de concierto y que le impidió continuar. Entiendo a Pastora Soler que después de varios desmayos en plena actuación decidió dejarlo por insoportable miedo escénico. Sin embargo es diferente lo que se siente aun lado u otro del escenario.
      Este experimento/concurso no es norteamericano, es sueco y creo que la televisión que lo organizó tuvo que gastar una buena pasta tanto por el montaje, por el desplazamiento y por la actuación de Bob Dylan en directo que tiené un caché altísimo. Pero bueno es una vez en la vida y las lecciones son para los espectadores del programa multiplicando el efecto del producido en ese concursante.
      Estupendo año para ti.


      Eliminar
    2. No lo pensaba desde el punto de vista del artista, que hace su trabajo como cualqwuier otro, no hay mucho terror a esta altura de la vida y de la experiencia de cada uno, aunque hay de todo.; aunque haya sido sueco, responde a la lógica del derroche, responde a la lógica yanqui del despilfarro y el poder económico; mi lógicasudaca dice: sería mil vees más multiplicador y alecionante invertir ese dinero en proporcionar un marco técnico adecuado a 200 músicos independientes para que su trabajo sea conocido, por ejemplo; pero no, no lo van a hacer porque suponen que no vende. Dan asco.

      Eliminar
    3. Entiendo tu lógica pero tú bien sabes que los programas de telerealidad, por llamarlos así, no es un fenómeno exclusivo de los yanquis y de los europeos ya que en Latinoamerica también existen y tienen mucho éxito. Habría que hacer un cuestionamiento global al derroche televisivo y el gasto en determinados fenómenos en prejuicio de otras manifestaciones de raiz popular. Lo malo es que el negocio es el negocio tanto en Madrid como en Nueva York como en Kuala Lumpur o en Buenos Aires.

      Eliminar
    4. por supuesto; la lógica sudaca no sería la lógica de mercado; hacemos mucha campaña contra esa lógica por aquí, a pesar de los realities; tenemos a un pope de la televisión basura haciendo estragos.

      Eliminar
  2. Me alegra de que lo pasase bien el aficionado. Que dé Dylan en exclusiva un concierto para ti, ha de ser algo inmenso. En fin, una pena que ya no haga buenas canciones. Un abrazo, Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El aficionado y nosotros que somos observadores del observador. No le podemos pedir a Dylan otra cosa que mantenerse como una figura musical enorme que trasciende sus propia decadencia física.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Ohhhh!!! Cambiaría todas las loterías del mundo. Sí es verdad que Bob ha cambiado pero es porque está en su fase espiritual. Me resulta curioso también del experimento la necesidad que tenemos de compartir nuestros grandes momentos. Es curioso. Muy bueno Max. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un momento mágico puede equilibrar toda una vida de aburrida monotonía. Compartir los momentos con alguien es la confirmación de que aquello fue real, no imaginado, que se puede recordar en compañía y que al hacerlo con otros podemos descubrir detalles inéditos en los que no habíamos reparado.
      Gracias y un abrazo grande.

      Eliminar
  4. Me ha impresionado mucho este experimento. No me queda claro, pero parece que la persona sabe de antemano que va a estar él solo y creo que sería diferente si no supiera nada y cuando empezara el concierto fuera la única persona que se encontrara allí. En el primer caso el sujeto sabe que está siendo observado y el protagonismo se reparte entre dos partes. No creo que disfrutara igual que si estuviera el auditorio lleno, creo que su atención se dividiría entre el concierto y sus propias reacciones.

    Nos gusta compartir lo que pasa en un concierto u otra situación pública de este tipo o necesitamos ir acompañados o de otra forma no iríamos? ¿Cuánta gente va sola a un concierto? ¿Y al cine?

    Lo vemos así porque nos han enseñado a verlo así, un concierto no es rentable de otra forma y cuando cambian la situación uno se siente descolocado.

    Igual pasa con la Dinner Scene. Nos dicen lo que es privado, lo que es público, nos ponen las tazas de váter en el comedor y la comida en un lugar privado y nos han roto los esquemas. Por cierto, tan natural la escena como el escatológico poema de mi alumno.

    ¡Qué interesante! Si fuera 28 de diciembre creería que el experimento era una broma.

    Besos.

    Feliz Navidad, Dr. Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En aquel mítico libro de entrevistas de François Truffaut a Hitchcock, éste le dijo que el secreto del suspense no esté en la sorpresa de los inesperado si no en el conocimiento previo de lo que va a pasar pero desconociendo cuando será y que fuerza tendrá. En este concurso se apuesta por esta línea.
      La vida se compone de experiencias personales y experiencias compartidas. Recuerda la famosa anécdota de Luis Miguel Dominguín con Ava Gardner:
      "Tanto Dominguín como ella estaban invitados a la inauguración del Castellana Hilton y no pasó mucho tiempo hasta que tuvieron un primer encuentro sexual. Las historias sobre lo que el torero dijo de la primera noche que pasó con la actriz van desde lo literario a lo dantesco. “¿A dónde vas?”, parece que dijo ella al verle salir de la cama al día siguiente. “A contarlo”, replicó él."
      Este juego en que lo público se mezcla con lo privado revela condiciones insospechadas sobre la naturaleza humana.
      Hoy es 28 de diciembre y no te he mentido. Palabrita.
      Feliz Fin de Año y todo lo que viene después.
      Besos

      Eliminar
  5. Pues no tenía ni idea del evento este, herr doktor. Será que no suelo ver Antena 3...

    Desde luego, esa sensación de estar solo frente a un monstruo del calibre de Dylan forzosamente tiene que apabullar un poco. Luego ya la sensación que puede quedar en cuanto uno se hace al momento y trata de disfrutar una actuación que está pensada únicamente para él, es probablemente distinta según el tipo de persona: algunos, tal vez egoístas, se sentirían muy afortunados, mientras otros habrán echado de menos alguna compañía. En mi caso, tal vez sería de los segundos: un espectáculo como ese, el de ver a uno de mis ídolos sobre el escenario, es un placer que me gustaría compartir.

    En todo caso, la historia es sorprendente. Y sí, yo también me pregunto cuánto habrá cobrado Dylan. Pues menudo es...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no veo semejante canal faltaría más, lo vi en una de esa revistas musicales donde ofrecen las noticias más destacadas en esa materia.
      ¿Tú crees que sentir una u otra cosa es por egoísmo? Quizás es que haya gente con más necesidad de compartir sus sensaciones que otros más autosuficientes.
      Una historia que a mí también me resultó sorprendente y que tenía necesidad de compartir.

      Eliminar
  6. MAX, TE DESEO UNA FELICES FIESTAS NAVIDEÑAS Y UN NUEVO AÑO 2015 CON MUCHO ÉXITO EN LO LITERARIO Y EN LA VIDA.
    ABRAZOS

    CARLOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz salida y entrada de año, Carlos. Lo mismo te deseo para el 2005.
      Abrazos

      Eliminar
  7. Ni idea del experimento, ya sabes que no veo TV y vivo desinformada.

    Dylan me gusta pero con el paso del tiempo unas cosas y otras me fueron alejando de él. Pero lo escucho de cuando en vez.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he dicho no fue la televisión quien me acercó a esta noticia. Es conveniente no vivir excesivamente informado aunque a veces las noticias te caen encima sin que tú quieras.
      Dylan es un personaje que ha trascendido una determinada secuencia temporal y perdurará en la mítica contemporánea durante mucho tiempo.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Ah, ahora entiendo, ayer vi esto de refilón en la tele y no llegué a enterarme de qué iba. No entendía nada, jaja.

    Creo que yo no podría soportarlo y necesitaría a alguien más en la sala. Aunque solo fuera una canción, eso de ser consciente de que esas personas están actuando para mi...uuuf, no, no lo soportaría. Bueno, en el caso de que no me gustaran mucho, sí, jaja.

    Bicos e Boas Festas, Krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno estaba los cámaras, los técnicos de sonido, los productores, los invitados, los tramoyistas, los acomodadores quizás, Bob Dylan y sus músicos etc.. Aquella era una multitud escondida.
      Él iba avisado o sea que la sorpresa es en la intensidad de sus emociones más que en el hecho de tenerlas.
      Bicos e Boas Festas ou mellor o que queda delas.

      Eliminar
  9. David Byrne en los primeros capitulos de su libro "como funciona la música" explica que la sala de conciertos condiciona la música y viceversa, pues que será el haber o no público mucho mas.
    Yo del fulano este habría pedido un bis.
    En cuanto al programa si de verdad es un concurso me parece una chorrada, ahora bien si tiene más carácter de experimento es otra cosa.
    Por cierto agradecerte el link que me has puesto de blues. Lo repasaré con tranquilidad.
    Por último me pasa algo parecido a Alex con respecto a Dylan pero soy un poco mas tolerante y comprensivo con Dylan. Cuando hace blues me gusta, y cuando toca la armónica más todavía. Lo que no me gusta es oirle tocar sus temas de siempre. Los arrastr y malversiona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El medio siempre condiciona el fin, no hay otra.
      El programa es una experiencia quizás la palabra concurso que empleé en el texto no sea adecuada. Más bien es eso que llaman "telerealidad" tan de moda. Introducir a personas en situaciones inesperadas o habituales para ver su comportamiento, pero con la idea de conseguir audiencia claro.
      He visto a Dylan en directo dos veces además de muchos conciertos por vídeo y jamás le vi interpretar un tema suyo tal como aparece en el disco incluso en aquel documental mítico "Dont Look Back" de principios de su carrera. En eso sí que ha sido fiel a si mismo.

      Eliminar
  10. Yo viví una experiencia parecida. Éramos apenas cinco amigos en un concierto de Lole y Manuel.
    Al principio tenia una especie de incomodidad (un Pastora Soler jeje) por estar desprotegido de la masa, pero la pareja como si nada como si el cine estuviera a rebosar algo que nos trasmitió a los cinco…y fue apoteósico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me haces recordar un concierto de hace pocos años con el armonicista Antonio Serrano y el guitarra Federico Lechner en plena huelga y un grupo mínimo de personas como espectadores. Era un situación entendible y ellos, los artistas, actuaron como a teatro lleno.

      Eliminar
  11. Te prometo que a la vuelta lo escucho toodo todo!
    ahora me es imposible porque tengo un pie en la puerta para salir pitando de viaje a mi casa eres mi última felicitación aquí.. pero no quería irme sin dejarte un beso inmeeeeeeeeeeenso y todo lo mejor del mundo estos días y - lo sabes- SIEEEEEEEEEEEMPREE!!


    ¡¡¡¡MUUUUUY MUUY FELIZ NAVIDAD mi querido DR!!


    Con tu permiso ya que lo veo sobre este comentario y nuca le pillo por ahí un beso y tb muy feliZ Navidad para JUAN... un tío muy majo.. como tú jajaja

    Mmuaaaaaaaaaaaaaaaakkkkkssss y hasta la vuelta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pilló allá seguro.
      Felices Fiestas, es decir desde hoy, Día de los Inocentes a la fastuosa Noche de Reyes.
      Muchos besos

      Eliminar
  12. la verdad es que dylan nunca me volvio especialmente loco, pero claro, me gusta y algunos de sus discos suenan con frecuencia y regularmente ("higwhay 51..."...) ademas de temas suyos que gusto (con gusto) escuchar en determinadas versiones (las de hendrix por ejemplo).
    hace ya muchos añosm dylan, actuo en mi pequeña ciudad (todo un boom claro), lo organizaba una asociacion que nos echaba una mano (economica) a los aficionados locales al jazz en nuestra programación. yo (en reciprocidad) colaboraba con ellos en cosas de taquillas, echando una mano al que llevaba las cuentas... ese día que hubiera podido ver de cerca por pasillos, camerinos... a dylan preferí hacerme unos 70 km para ir a ver a un grupo que me parecian muy prometedores (y que nadie recuerda) que iban en uan onda muy lester bowie brass fantasy. no creo que nadie a esas alturas tuviera dudas de que yo era un friky, claro. cuando regresaba a casa, pasaba cerca del lugar donde habia tenido lugar el concierto. me perdi el acontecimiento social del año pero volvia tarareando uans cuantas melodias contagiosas con las que habia pasado uan noche memorable.
    cada uno es como se lo monta.
    feliz cambio de año y mas alla, doc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dylan es para momentos y sin duda es una figura imprescindible en ese tinglado que es la música moderna, siempre en su vertiente positiva. Tampoco ha habido un letrista como él.
      Cada uno tiene su música, sus preferencias pero lo importantes es que haya oportunidades para todos que es lo que en estos tiempos, con la crisis, está en el aire.
      Personalmente me gusta sobrevolar sobre casi todos los géneros sin tenerme que amarrar a ninguno. Hay tiempo para Las Ronettes, las estoy escuchando en este momento, y también para escuchar a Archie Sheep si me lo pide el cuerpo.
      Feliz New Year's Eve como dirían allá arriba y un mejor 2015, que en mi caso, el que se acaba, ha sido penoso.

      Eliminar
  13. Gran entrada Doc. Yo me sentí varias veces (cuánticamente) como el personaje del experimento y la pasé muy bien. Felices fiestas...como cada uno quiera celebrarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso es mejor ir con alguien de compañía, dos mejor que nada. La soledad absoluta solo la he sentido en alguna salsa de cine y pedía que se apagasen pronto las luces y empezar la proyección para no sentir tanto vacío.
      Gracias. Feliz salida y entrada de año, Nico

      Eliminar
  14. La verdad Dr.Krapp, es que de Bob Dylan conozco muy poco. Pero he leído todos los comentarios que ha recibido este post, y te puedo asegurar que ademas de conocer mas sobre este musico, ha sido didáctico para mi su lectura.
    Felices Fiestas y un muy buen año 2015.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue Bob Dylan pero podría ser cualquier otro artista. Imagínate a ti mismo solo en un enorme teatro viendo como te dedica unos temas tu artista favorito. Imagínate la tensión del antes, la emoción del momento y tus sensaciones posteriores. Esa es la clave de todo.
      Felices Fiestas y un muy buen 2015.

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas