28 abr. 2014

Duetos creando emociones

No pretendo ofrecer nada novedoso con esta entrada. No pretendo daros a conocer nada que que no conozcáis de antemano. En realidad si al hacerla me he alejado de mis vericuetos habituales es porque cuando no tienes muchas razones para elegir una determinada música, más vale que sean las emociones las que te dirijan el rumbo. Personalmente pocas músicas me resultan tan emotivas como las que cantan juntos un hombre y una mujer. Carson Parks y Gail Foote, conocidos como Carson and Gail, formaban una pareja artística y sentimental de escaso éxito. Su única grabación fue de 1966 y pasó sin pena ni gloria excepto para uno de los más sagaces productores de la época, Lee Hazlewood, empeñado en hacer un disco en que Frank Sinatra hiciera un dueto con su hija Nancy a la que el propio Lee había lanzado al éxito gracias a These Boots Are Made for Walkin'. A Frankie no le disgustaba el tema pero su decisión final se produjo cuando el propio Lee se ofreció para cantarla en su lugar convencido de sus posibilidades. Y no se equivocó en 1967 el Something Stupid reventó las listas de éxito en USA y Gran Bretaña, convirtiéndose además en un tema arquetípico de los duetos chico/chica, aunque en este caso tuviera ciertas connotaciones paterno/filiales. 
 

La siguiente es la historia de un dueto con vocación de permanencia pero con final muy triste.
Tammi Terrell y Marvin Gaye eran artistas de prestigio en la Motown cuando decidieron cantar juntos. Ella muy joven, él más veterano y con cierta experiencia en el terreno de los duetos ya que ya había grabado con cantantes de la talla de Mary Wells o Kim Weston. La compenetración fue asombrosa y fue coronada por el éxito multitudinario. Se habló de una historia de amor entre ambos pero es posible que la propia discográfica fuera la encargada de difundirlo, business is business, tras la muerte de Tammi a causa de un tumor cerebral. Desde aquí podéis acceder al tema más comercial de la pareja, aunque a mí personalmente me gusta más éste otro.

 
La Stax Records era la competencia sureña de la Motown y viendo el éxito de ésta con los duetos decidió hacer un disco donde colocar a su rey un tal Otis Redding junto a una reina a su altura, si eso era posible. Había por ahí una "reina in pectore" llamada Aretha Franklin que acababa de fichar por la Atlantic, la distribuidora de la Stax, pero al final ésta se negó a ceder a su nueva estrella. Carla Thomas, una estupenda cantante de Memphis, fue coronada en su lugar. Del disco me quedo con este versión de un maravilloso tema de Aaron Neville.  
¿Es el más famoso dueto chico/chica del pop? La verdad es que no conozco otro tan popular, tan celebrado incluso con ese estilo hortera -o si preferís naif- que lo hace refrescante y sumamente adictivo. Tan adictivo que casi nunca me conformo con una visión de su famoso vídeo y tengo que verlo de nuevo varias veces para sentirme complacido. Don't Go Breaking My Heart es obra del propio Elton John y de su fabuloso colaborador y letrista Bernie Taurpin. Se pretendía hacer un dueto a la manera de la Motown contando con la colaboración de una cantante de sesión de la BBC, Kiki Dee que había echo coros con el propio Elton. Es un tema que sigue al pie del cañón y del que se vendieron un millón de singles en el Reino Unido desde 1976. El conocido dueto anterior me lleva a otro conocido dueto de 1978. Sus creadores fueron Mike Chapman y Nicky Chinn, los dos hombres que forjaron, dirigieron y manejaron aquello que se llamó el glam rock. En su glamurosa cuadrilla destacaba una dama rockera de procedencia norteamericana conocida como Suzi Quatro que estaba dispuesta a romper el estereotipo machista de los rockeros machaca. Ella le daba más duro que cualquiera y encima tenía un éxito multitudinario. Chris Norman por su parte, era la voz de un grupo glam menor llamado  Smokie. Stumblin in tuvo cierto éxito y sigue siendo recordado por los nostálgicos irreductibles.  
Para terminar un tema que ya pasó por aquí en otra ocasión, pero que no me resisto a poner de nuevo porque me encanta y porque creo que los mejores duetos hombre/mujer nunca han pasado por un estudio de grabación y surgen en directo sin necesidad de que una cohorte de productores, editores musicales y ejecutivos intervengan. Las emociones no se planifican, deben crecer de la nada y buscar su propio espacio. 

7 abr. 2014

El gallinero musical y la World Music

Tengo la impresión de que el reparto de etiquetas en el escenario musical se ha hecho por riguroso turno de llegada. Primero llegaron los clásicos y tomaron las mejores butacas sin reparo. Su música era la música seria, frente a la música bailable y ligera de todos los demás. Música de conciertos, de conservatorios, de salón aristocrático frente a la música de las verbenas populares, los titiriteros y los cabarets de medio pelo, cuando no de los prostíbulos. Pero llegó el fonógrafo, luego el gramófono y más tarde la radio y al fin los chicos refinados de la clásica y de la lírica, tuvieron que aceptar de mala gana que la democratización de la música, al alcance ya de todas las oídos, les impediría seguir ostentando su secular monopolio.
El triunfo de la música popular fue el triunfo de la multiplicidad de sus estilos, primero ligadas a formas orquestales clásicas y luego retomando formas populares que habían sido vehículo ade expresión de grupos étnicos o sociales marginados por la élite culta y dominante. Los géneros populares que fueron adquiriendo sucesivo reconocimiento a lo largo del siglo XX fueron ocupando el resto de asientos alrededor del gran teatro musical: en el patio de butacas, en platea, en principal o en el anfiteatro. Todo perfecto, aunque a veces no se supiera donde colocar ciertos géneros extraños procedentes de lugares exóticos a los que costaba integrar en la etiqueta estandarizada pero reduccionista de la música folk.
1º PUESTO EN LA LISTA EUROPEA DE WORLD MUSIC (2009)
Llegaron los 80 y algunas de las figuras del establishment musical "descubrieron" algo que etnólogos y folkloristas habían estudiado desde décadas atrás: la música del Tercer Mundo, y en especial la africana, es de una riqueza excepcional y equiparable a la que se realiza en Occidente. Primero obtuvieron el apoyo de singulares figuras del pop/rock como Peter Gabriel, Bob Geldof o Paul Simon y a partir del éxito de pequeños sellos, las grandes compañías discográficas se subieron al carro. ¿Era para los músicos un fenómeno de pura vampirización musical como pasó con el blues en los 60 o en realidad, había un interés filantrópico por difundir esa música? Ninguna de las dos opciones elimina la otra. La cuestión es que ya se habían repartido las localidades y había que colocar a todo este torbellino de música en alguna parte del auditorio. Para las discográficas fue relativamente fácil juntar a esta gente con aquellos que, como Bob Marley, hacían "música rara" en Occidente y enviarlos a todos al gallinero del teatro. Es decir, a las localidades baratas que aún no estaban del todo repartidas y a los que les vendría bien el apelativo inventado para la ocasión: World Music. Gran palabra para no decir nada
1º PUESTO EN LA LISTA EUROPEA DE WORLD MUSIC (2010)
Eran tiempos de cambio, había que airear el ambiente  y la muerte prematura de Bob Marley , el representante máximo de lo tercermundista y exótico en el pop, había dejado un vacío. También había mala conciencia ante el desastre provocado por el poscolonialismo, especialmente en África donde la llamada World Music adquirió todo su sentido. Las luchas contra el apartheid, contra el hambre en Etiopía o el reconocimiento internacional de figuras carismáticas como Fela Kuti, Miriam Makeba, Hugh Masekela, KhaledMory Kanté, Manu Dibango, Ali Farka Touré o Salif Keita contribuyeron a que el mercado musical abriera sus puertas a esta música distinta pero no pura. Nada menos puro que esta música legítimamente contaminada por el ambiente musical general.
1º PUESTO EN LA LISTA EUROPEA DE WORLD MUSIC (2011)
Festivales como el célebre WOMAD organizado por Peter Gabriel y premios de diversa índole le dieron legitimidad definitiva a la World Music. Entre los reconocimientos uno de los de mayor prestigio, por su supuesta imparcialidad musical, es el World Music Charts Europe, WMCE, en los que alrededor de 45 locutores de radio europeos y DJ han creado desde 1991 unas listas mensuales con los mejores discos de World Music publicados en este continente. Estos vídeos que estoy poniendo pertenecen a los más votados en los últimos cinco años.
1º PUESTO EN LA LISTA EUROPEA DE WORLD MUSIC (2012)
No me resisto a terminar sin poner una párrafo, que a pesar de su dureza, no deje de describir muy bien que lo que se esconde tras este eufemismo bienintencionado llamado World Music. Son palabras de David Byrne, lider de Talking Heads, agitador musical desde los 70 y colaborador habitual con músicos de cualquier continente. Su título ya lo dice todo: Odio la World Music
"La expresión, World Music, es el modo de despreciar a los artistas encajando sus músicas en una categoría exótica, y muy cómoda, porque lo exótico es hermoso, pero insignificante. Así se apoya la idea de que ellos no son como nosotros"
1º PUESTO EN LA LISTA EUROPEA DE WORLD MUSIC (2013)

Neboeiro de etiquetas