26 mar. 2015

Pajaritos, pajarracos y otros plumiferos entonados

Huyo del vértigo de las alturas y vuelvo a pasear por tierra de pájaros en una segunda visita. Aquí abajo todo es más sólido, más fácil y tampoco está el horno para bollos viendo en que ha derivado esa tremenda tragedia aérea que nos ha conmovido a todos.
En la sesión anterior, (desde aquí a tiro de clic) terminé con un bien conocido blackbird, es decir con un mirlo, y en ésta voy a empezar con otro blackbird famoso, casi diría primordial. El tema fue compuesto en 1926 por Roy Henderson (música) y Mort Dixon (letra). Entre las anécdotas  más interesantes de una pieza con tan larga historia,  ésta en que fue usada por la propaganda nazi cambiando la letra en su versión alemana y dedicando el bye, bye al entonces rutilante Imperio Británico. Sin duda, la versión canónica es la de Miles Davis en el disco Milestone pero de ese mismo año, maravilloso 58, hay una enorme versión de su grupo en el Festival de Newport. Le acompaña el mismo elenco que hizo Kind of Blue: John Coltrane -que se sale-, Bill Evans, Paul Chambers, Jimmy Cobb y se supone que también andará cerca un silencioso Cannonball Adderley.
 
Ahora estamos en el Caribe, hemos volado a la mansión que se compró Bob Marley en el barrio más lujoso de Kingston ante el escándalo del exquisito vecindario que no llevaba bien las constantes alegrías festivas a las que se entregaba el maestro. Dice la leyenda, que por allí había tres pajaritos, canarios quizás, que se posaban en el alfeizar de sus múltiples ventanas. Esta versión fue desmentida por las chicas Wailers, el coro del grupo, ya que según ellas era así como las llamaba Bob cuando estaba cariñoso. Es un tema tan conocido como glorioso y eterno.
 
No sé si sabéis que Leonard Skinner, antes de ser homenajeado en Los Simpson, era un profesor de gimnasia de Jacksonville (Florida) que a principios de los 60 le hacía la puñeta a un grupillo de chicos rockeros que insistían en venir clase con pinta desaliñada, según el criterio académico en boga, y con un pelo increíblemente largo. El encontronazo debió ser de aúpa porque el grupo fue rebautizado como Lynyrd Skynyrd en tono de chanza, cuidando, eso sí ,en cambiar las vocales para evitar una posible denuncia por difamación.
Lynyrd Skynyrd es uno de los grandes grupos de rock sureño más allá de su famosísma Sweet Home Alabama. Aquí nos hablan de cierto pájaro libre justificando su despedida.

Para no ser demasiado exhaustivo, en roman paladino = "plasta", voy a terminar estos paisajes musicales con un pájaro señorial y legendario, quizás el más legendario, título de uno de los más célebres poemas de Charles Baudelaire que a su ves se inspiró en la Balada del Viejo Marinero de Samuel Taylor Coleridge.

Albatross es un tema instrumental de Fleetwood Mac cuando era un grupo que practicaba genuino blues rock, allá por 1968. Una maravilla de la mano magistral de Peter Green, la sutileza rítmica de Mick Fleetwood, el apoyo del jovencísimo Danny Kirwan y el bajo absolutamente imprescindible de John McVie. Para mí, un tema tan sereno y relajante como un bello atardecer de verano en una playa atlántica acompañado de la persona amada.

17 comentarios:

  1. ¿Hay premio por ser la primera en piar? :)

    Me encantan las anécdotas que cuentas y de las que no tengo ni idea nunca. Si están amenizadas por tan buenas propuestas miel sobre hojuelas.
    No me gusta volar y siempre me inquieta, el problema es que no quiero renunciar a viajar.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Propuestas musicales, claro!!

      Eliminar
    2. Primer premio para U-topía por ser la primera en piar.
      Algunas anécdotas justifican el sentido de las canciones aunque también muchas tienen su toque legendario y tal.
      Es inquietante volar y encima las autoridades te lo ponen muy crudo.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. eres una catedra en historia de la música...
    abrazos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni de coña, un aficionado y no de los mejores pero gracias.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Vaya pajarera! Muchos no los conozco, otros sí. He alucinado con el dato de Lynyrd Skynyrd, muy curioso. Aquí, se le da a la música la misma importancia que a una licenciatura de odontología. En la Universidad Veracruzana existe la licenciatura de Estudios de Jazz! incluso. Vaya enciclopedia musical estás hecho, un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá más pájaros musicales, espero.
      Desconocía que existieran licenciaturas tan especializadas fuera de los conservatorios superiores y algunos seminarios que han crecido en su plan de estudios desde hace unos años.
      Con todo, soy de los que desconfío de que la institucionalización musical supongo un mayor creatividad en la música y en el jazz en este caso.
      Aunque ayuda, no creo que por existir escuelas de escritores se vayan a hacer mejores narraciones.
      Besotes de Semana Santa.

      Eliminar
  4. Gran entrada ornitológica Doc. Aporto a la misma con un pajarito gigante que es guardian de estos lados del mundo y que Simon y Garfunkel supieron homenajear en su álbum de las aguas turbulentas de los setenta, una melodía andina que es reclamada por Bolivia y Perú.

    https://www.youtube.com/watch?v=QqJvqMeaDtU

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por colocar a ese gran pájaro andino. Esa ave tan legendaria como misteriosa al menos para los que no hemos tenido la inmensa suerte de conocer aquellas tierras andinas.
      Ya había oído hablar algo sobre la disputa sobre el origen de ese tema y como fue retomado por el dúo después de escuchar una versión del grupo Los Incas.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Es admirable esta facilidad suya para tirar del hilo imaginario y aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid o que los pajaritos cantan para obsequiarnos con una entrada tan elegante como encantadora.

    Dejando aparte mi natural tendencia por el exquisito albatrós de los Mac, tengo que reconocer la exquisitez de Davis y Coltrane así como la de Marley, que sin ser uno de mis referentes a veces me sorprendía con piezas como esta, entre el reggae y el pop.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues se agradece los bellos piropos. Quizás parezca que no pero la frecuente uitlización de aves en los temas de la música popular nos habla mucho de la idiosincrasia ambiental ya que en muchos casos son símbolos de libertad o de armonía frente a la opresión y la fealdad.
      Marley era una esponja frente a lo que rodeaba y en sus canciones trascendía el mensaje político o social inmediato en búsqueda de algo si acaso más filosoficamente trascendental.

      Eliminar
  6. Saludos doc ! Ya ni volando estamos seguros ... pero bueno prefiero seguir planeando por aqui abajo con ese himno southern de los muchachos de Florida . Desconocia la faceta galante del viejo Bob !
    Buena semana y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Planear va a ser lo mejor y si acaso hacerlo cerca de esos pantanos de Florida que deben ser bonitos vistos a poca altura y sin riesgo de que un caimán te arree una dentellada.
      Bob era amigo de galanterías y poco escrupuloso a ese respecto. Al parecer no le importaba mucho que su mujer estuviera cerca, es lo bueno o lo malo de ser un mito viviente para todos.
      Feliz Semana Santa y un abrazo

      Eliminar
  7. Estimado Dr. Krapp, he estado ausente de los "blog", por que como lo comente hace un poco mas de un año, sufro de una enfermedad a la vista (maculopatia) que me esta deteriorando progresivamente la visión. Lamentablemente no hay una solucion clara y definitiva, me he sometido a algunos tratamientos pero no han sido efectivos. Los medicos lo que mas me han aconsejado es que evite leer mucho y usar muy poco computador y ver lo menos posible televisión. Como comprenderás es como vivir en la época de la Edad Media.
    Me ha gustado mucho este post "Pajaritos, pajarracos"
    Un abrazo y saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que me lo comentaste, Héctor y no sabes como lamento esa situación. Espero que tengas mucha suerte en tus tratamientos y te lo dice alguien que está pasando por momentos complicados de salud en su entorno más inmediato.
      Te diría que siempre queda la música pero no creo que sea mucho consuelo en momentos de donde abusamos de lo visual como forma de comunicación pero sin duda hay remedio y un montón de alternativas.
      Mucha suerte y gracias por tu comentario.
      Un abrazo y saludos cordiales

      Eliminar
  8. Pues el free bird de los sikinird resultó ser un pajarraco de mal agüero a juzgar por la mala suerte que tuvo el grupo con posterioridad.

    Lo del albatros una maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, la muerte con sus negras alas andaba cerca y no desaprovecho la oportunidad de llevarse por delante a Van Zandt y alguno otro de los chicos del grupo.
      Albatross es una maravilla que se hace muy corta siempre.

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas