4 de oct. de 2011

Simplemente, Red Nichols

 En días pasados Félix Amador Gálvez en su excelente blog "Jazz, ese ruido", una bitácora absolutamente imprescindible para los que amamos el jazz,  hacía referencia a  un film biográfico, un biopic, dedicado a Red Nichols, una semiolvidada figura de la escuela de jazz  blanco de los años 20 y primeros años 30, antes de la eclosión del swing.   

A partir de la entrada he tenido ocasión de de ver Tu mano en la mía el horroroso título español  para The Five Pennies, film realizado por Melville Shavelson en 1959 e interpretado en su papel principal por un contenido Danny Kaye. En el elenco principal aparece también  Louis Armstrong, figura inevitable en los films de o con jazz de aquel período,  y otra serie de figuras del género como el batería Shelly Manne o el cantante Bob Crosby. Además el propio Red Nichols interpreta los números a la trompeta tocados en la pantalla por Danny Kaye. Es el caso de este Battle Hymn Of the Republic compuesto a mediados del siglo XIX y popular en la Guerra Civil americana de la década siguiente. Estas variaciones sobre temas tradicionales constituyen uno de los pilares básicos sobre el que se asentó el primer jazz.

A mi modo de ver The Five Pennies es una película agradable que adolece de esos tópicos lacrimógenos que solían acompañar a aquellas películas biográficas de los años 50 dedicadas a músicos de jazz blancos. Hay que recalcar lo de blancos, Hollywood no estaba en condiciones o no quería levantar las barreras raciales. Aquellas eran historias ejemplarizantes en que sus protagonistas -caso de Glenn Miller en Música y Lágrimas- a pesar de tener un destino trágico acababan redimiéndose o redimiendo a su entorno. En este caso no hay la muerte del protagonista, pero si la historia de un hombre que renuncia a su carrera musical para cuidar de su hija enferma de poliomielitis. Sin embargo la vida le ofrece otra oportunidad y puede volver a retomar su vida artística muchos años después. La historia es real y  el éxito del film ayudó a relanzar la carrera de Red Nichols  músico importante en aquella escuela de músicos blancos criados en Chicago y triunfantes en Nueva York.  Por su grupo, The Five Pennies, -nombre engañoso ya que se trataba de una verdadera big band- pasaron en su primera época gente de la talla de Benny Goodman, Jimmy Dorsey, Glenn Miller, Jack Teagarden o Joe Venuti

Recogen algunas fuentes y comenta Félix, que Red Nichols llegó a hacer más de 4000 grabaciones en aquellos años. En Europa consiguió un éxito rotundo antes de que la llegada de las grabaciones "calientes" de los músicos afroamericanos borrase la estela de aquellos "pioneros" blancos. Este su gran hit de aquellos tiempos: Ida Sweet As Apple Cider.

Cuando era célebre, lo compararon con Bix Beiderbecke e incluso con el propio Armstrong. Luego los que antes lo apoyaban dijeron de él que tocaba de una forma rígida y envarada, que era un impostor, un tipo sin escrúpulos que grababa discos con nombres y grupos ficticios para amasar dinero. Lo dejó todo a mediados de los 30 y en la plenitud de la época swing solo era una reliquia olvidada en el pasado. Tras la guerra dejo su trabajo en los astilleros para volver a retomar su carrera artística. Red  tuvo cierto papel en el resurgir del jazz tradicional a finales de los 40 y principios de los 50, aunque en su juventud había practicado una música mucho más cercana al swing que al sonido de Nueva Orleans. Siguió actuando en clubes hasta su muerte en 1965.

27 comentarios:

  1. Interesante la vida del amigo Nichols. A mí su estilo me gusta bastante. Puede que no tuviera el brillo de Bix o de Pops pero creo que su aportación a la historia del jazz no debería quedar en un segundo plano...

    Me encanta el último vídeo...

    Por cierto coincido contigo en la visión edulcorada de las pelis de los 50 como Música y lágrimas...

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Aunque superficialmente sí sabía algo de Red Nichols. Tu entrada me anima a profundizar un poco más en el conocimiento de su música. Como siempre...

    ResponderEliminar
  3. A decir verdad no lo registraba y con tu entrada amerita indagar sin dudas ,una etapa del jazz que tengo en debe ,tal ves como anuncias mas arriba algo tenga que ver La Meca del cine jejeje
    Esos largometrajes ahuyentaron bastante a los que amamos esta musica doc
    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  4. el jazz nunca ha salido muy bien parado de su encuentro con el cine. hay algun buen maridaje, pero en general se ha dado en la pantalla una imagen del jazz muy simplista, moñas o irreal. y no solo esas pelis de sonrisa y lagrima, o en las que los musicos salen de comparsas. en una mas o menos contemporanea como mo better blue (creo que se tradujo aqui como cuanto mas mejor, o algo asi) y de spike lee solo hay que ver el apartamento/loft en el qeu vive el bradford marsalis (que se supone que es un musico principiante...) y ya ves que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

    ResponderEliminar
  5. Doctorcito... Mucho tiempo, ¿verdad? Graves problemas de salud míos y de mi niña me impiden estar al día más o menos como antes. Yo, tromboflebitis en una pierna y trombosis en el brazo derecho a primeros de junio. Mi niña de doce años, leucemia aguda, diagnosticada a mediados de junio.

    No, no ha sido el mejor verano de mi vida.

    Ahora me comprenderá.

    Un beso grande y espero poder ponerme al día en la lectura de este bálsamo que ha sido siempre para mí su blog.

    (Le recomiendo vivamente la web de Cineclub Clásico, su foro en concreto -yo soy allí Verena y lo descubrí en las horas de hospital, queriéndome bajar películas clásicas-. Sé que le encantará, si es que no los conoce. Hay verdaderas joyas).

    Besos azules,

    B.

    ResponderEliminar
  6. Red Nichols.... Hasta hoy jamas había escuchado hablar de este músico. En mis libros de jazz no sale en ninguno, excepto en la Biblia del jazz ( "Origen y desarrollo del Jazz" de Joachim Berendt ) en que se le menciona una vez para referirse a su grupo; pero no dice nada sobre él como jazzman. Dicho esto, permíteme felicitarte por esta entrada que demuestra tu gran sabiduría sobre el tema y porque va mucho mas allá de lo que podemos leer en los libros.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. En su grabaciones antiguas su toque a lo Bix es indudable, luego quizás aligeró su estilo y ya en su segunda época se entrega a la causa del Revival como demuestra en ese video que te gusta. Saludos, MANU.

    No es otra mi intención, LUIS y de paso profundizo yo ya que son músicos que en muchos casos han llegado a mi conocimiento de forma casual.

    ResponderEliminar
  8. Eran largometrajes circunstanciales donde primaba el concepto de vidas ejemplares pero no querían ni mucho menos analizar el fenómeno musical. Por cierto, hay uno de aquella época dedicado a Bix.
    Abrazos, LUTHER.

    El jazz era demasiado negro para que se pudieran hacer buenos films cuando a los afroamericanos solo se les permitía hacer papeles de criados o cómicos. Lo que intentaron fue hacer películas de músicos blancos con todos los tópicos habituales. Vi en el cine MO Better Blues y no la recuerdo bien, JESÚS. Spike Lee en su afán por enorgullecerse de su condición racial quizás decidiera optar por una visión más cosmopolita y menos topicamente marginal como era lo habitual. O sea lo que hizo Bill Cosby en su famosa serie de TV.

    ResponderEliminar
  9. Verás Dr, aun reconociendo que efectivamente todas estas pelis en las que Danny Keye salía con las ganas reprimidas de hacer el payaso, que hacía en otras a todo trapo y aun reconociendo que efectivamente pecaban de blandegues y simplonas, supongo que por eso, cuando de niña vi esas películas me engancharon y con ellas me empezó a gustar el jazz. Efectivamente la primera vez que escuché hablar de este hombre “Five Pennies” igual que en “A SONG IS BORN” escuché a toda la tropa de maravillosos músicos que salen ahí, es verdad... parece que diciendo la m con la a... ma.. pero mira, para los que no teníamos ni idea ( seguimos más menos igual:-) fue fantástico, gracias a ellas pudimos escuchar este ritmo que se te mete y ya no sale.

    Es verdad leí en alguna parte que acusaban a Red Nickol de copiar a Bix Beiderbecke, ese otro grandísimo corneta, pasto de un alcoholismo tan bestial que se lo llevó con menos de 30 años... mira, otro más para la lista negra esa que termina con nuestra AMY :-((


    Mil gracias...¿tú sabes cuantísimo estoy aprendiendo contigo aquí? y te lo digo muy enserio, no sabes cómo te lo agradezco...

    Un beso Dr.





    PD
    Genial el Gloria, gloria aleluya ;-) y el último video.




    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  10. Lamento mucho lo que te ha pasado a ti y a tu hija, GUINDA y os deseo a las dos toda la suerte del mundo. Claro que te comprendo y entiendo, aunque no lo viva en mi propia piel, todo lo mal que los has pasado. La vida tiene estos hachazos que te dejan casi sin fuerzas, pero créeme merece la pena seguir luchando. Hay que agarrarse con fuerza a esas cosas que hacen que la vida sea más llevadera. Una música, una comida, una película esa es la esencia de la felicidad y no las grandes abstracciones con las que nos marean o nos engañan.
    Mucha fuerza y a seguir adelante. Me quedo con el nombre de esa web.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Interesante entrada, Doc. Gracias por presentar a Red a quien no conocía. Trataré de localizar esa película que mencionas.

    ResponderEliminar
  12. Frank Tirro comenta algo sobre Red Nichols en su Historia del Jazz Clásico aunque muy poco y creo que no aparece en el índice final. Lo mío no tiene ningún mérito, amigo KUTO, me despertó la curiosidad la que escribió Félix en su blog hace unos días. Si no fuera por su entrada, no hubiera vuelto a ver la película -creo que la vi hace muchos años- y sin duda no hubiera hecho yo ésta. Mi única sabiduría es intentar rellenar mi ignorancia en las fuentes que están a mano. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Yo a las películas de Danny Kaye les veo mucha dignidad. MARIA. Recuerdo una muy hermosa sobre Hans Christan Andersen y alguna otra también biográfica. Es cierto que a veces se le va la mano con su gestualidad exagerada a lo "Jim Carrey" pero son películas bastante agradables. Me refería más bien a otras obras cinematográficas basadas en músicos y cargadas de cierto sentimentalismo exagerado.
    Nace una canción que es un remake de "Bola de fuego" de Howard Hawks es una película atractiva con esa escena tan maravillosa que has colocado en el enlace. Gracias por recordádmela
    Por supuesto no tienes nada que agradecerme. Gracias a ti por seguirme.

    Es una película con sus carencias pero se pasa un momento grato recordando a este personaje que tuvo tuvo que ver en el desarrollo musical de grandes intérpretes del jazz blanco, en especial los que triunfaron en la era del swing.
    Gracias, ARMANDO.

    ResponderEliminar
  14. Creo recordar que 'Historia del Jazz' -la mejor obra de jazz para mí- de Ted Gioia mencionaba a Red Nichols. En todo caso, me da la sensación de que en la historia ortodoxa del jazz tiende más a centrarse en las aportaciones de músicos negros y son pocos los músicos blancos destacados, salvos honrosas excepciones como Benny Goodman, Bix y alguno más que sería un atentado obviarlos...

    ResponderEliminar
  15. Concuerdo contigo en que la de Goia es la mejor historia del jazz pero ahí no encontré ninguna referencia a Nichols y sí en la de Frank Tirro. Creo que Goia es bastante ecuánime y le da bastante espacio a los músicos blancos, incluso a los de aquel período oscuro entre los 20 y primeros de los 30, aunque a veces, por decirlo así, saca el listado y no profundiza.

    ResponderEliminar
  16. Hacìa mucho tiempo que habìa dejado de escuchar este estilo de jazz. Lo he retomado y cada vez me deleito màs al escucharlo. Nichols fue un estupendo cornetista, se nota en èl la influencia de Bix Beiderbecke.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Efectivamente es imposible condensar tantos músicos en un libro y desde luego Ted Gioia lo hace mejor que nadie.

    Eso sí, siento contradecirle Dr. pero al llegar a casa he comprobado que Ted cita a Nichols, someramente pero por lo menos no lo deja en el anonimato...concretamente en las pág. 114 y 122 en mi edición de 1997 ;)

    Saludos y siento la pedantería...

    ResponderEliminar
  18. Es un jazz que tiene mucho que ofrecer, HECTOR, a pesar de las limitaciones técnicas de aquellas grabaciones y de lo mal que les ha sentado el paso del tiempo a aquellos chirriantes discos de pizarra. Nunca sabremos lo que nos hemos perdido y como era en realidad el sonido auténtico de Nichols o del gran Bix.

    Tienes razón, MANU y además ahora al leerlo he visto algo que había olvidado: Goia llama a Nichols "cornetista competente". El despiste viene motivado por no encontrar referencias a él en el índice final. No es ninguna pedantería, te agradezco sinceramente cualquier rectificación.

    ResponderEliminar
  19. Maravillosa entrada, Doc!!!! Eres estupendo, eres un genio!

    Hay tantos músicos de jazz geniales! Sí, los hay geniales. No tan olvidados como tu comentas.



    un abrazooooOOOOO!

    ResponderEliminar
  20. Es increíble lo que aprendo con este blog escuchando y viendo artistas que no conocía, muchas gracias por compartir este material, es un lujo ver la tarea educativa que haces en cada entrada.
    Felicitaciones por esta entrega.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  21. Todo un ilustre vejestorio el amigo, Doc, uno más de los muchos "Red" que ha dado el jazz. Los de Past Perfect editaron una recopilación de su música muy interesante, y tirada de precio en su día.

    Salud.

    ResponderEliminar
  22. Hay un factor en común en los diferentes comentarios, y es que como a mí, nos traes músicos e historias que nos animan a descubrirlos aún más. Y eso es genial. Despertar curiosidades, indagar y sumar.
    En cuanto a Red Nichols, sin tener mayor conocimiento sobre él, me ha gustado su swing.
    Sus videos divertidos para la época, el primero y el último encantadores. En el último el recurso que utilizan con la imagen del baterista, es buenísimo.

    En cuanto a Danny Kaye, lo adoro!!,
    pero ese es tema aparte, jejej.

    Tarde pero seguro!
    Recién hoy pude ver con tranquilidad los videos.

    Ya sabés no?
    me encantan tus entradas :)

    Besos Doc!

    ResponderEliminar
  23. De genio nada, querida ESTHER, buscando en la web o en los libros o improvisando un poco intento confeccionar mis entradas que nacen muchas veces de un comentario, de un programa de radio y en algunos de músicos a los que les quería entrar de antiguo. Hay genios recordados y otros olvidados, piensa en todos aquellos que no tuvieron la suerte de grabar.
    Abrazos.

    No soy un enamorado de la pedagogía, AUGUSTO, aunque creo que pedagogía es lo que haces tú enseñando la música que creas y concibes a través de tu blog musical.
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  24. Es esa puñetera manía de los anglosajones de llamar a todos los pelirrojos aunque ahora que lo pienso bien la "rojura" del gran Red Garland debe ser de otro ripo, TROGLO. Gracias al Spotify están al alcance un montón de temas de él.
    Salud

    Tocas un tema interesante, AXIS y que más de una vez me he planteado. De los grandes músicos, las figuras indiscutibles y superconocidas, conocemos casi todo, aunque hay cosas inéditas desde luego, por eso me he centrado en las otras más ignoradas o que participan de géneros colaterales. Mi idea al hacer este blog era tocar cualquier género musical aunque con especial incidencia en la música negra. Dentro de ella, por afinidad, prefiero menos entelequia, menos sofisticación y más swing y más groove.
    Gracias y besos

    Me alegra leerte eso, ANGIE. Gracias

    ResponderEliminar
  25. red nichols tiene su entrada correspondiente en el diccionario del jazz de carles-lergeat-comolli (anaya & muchnick). una buena obra de consulta

    ResponderEliminar
  26. Gracias, JESUS, no conocía esa obra. Apunto la referencia.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas