24 feb. 2012

La jubilosa jubilación de Alberta Hunter

Navegaba por Internet sin rumbo, a la caza de algo nuevo para este blog, cuando de repente habiendo recalado en las maravillosas músicas de esa no menos maravillosa serie llamada Boardwalk Empire -obligatoria si sois aficionados la temática de gangsters, Ley Seca, FBI  etc-- me topé con este tema.

Nunca he podido resistirme a la tentación de estas voces roncas, enérgicas y curtidas. Cuando las oigo, siento que hay mucha vida detrás ...y que esa vida me llama.
Le pregunté pues a la sibila de Internet que me informase sobre esta mujer y ella me dice que se llamaba Alberta Hunter, nacida en 1895 y fallecida en 1984. Una cantante del llamado "blues clásico" y por lo tanto contemporánea de Bessie Smith, Ma Rainey, Ethel Waters etc. Como las otras, también tuvo una vida difícil. Hija de una criada de burdel abandonada por su marido, empezó actuando desde niña en  esa clase de lugares y en cabarets de mala muerte, antes de encontrar su primeras oportunidades en Chicago.

En 1920, con la promulgación de la Ley Seca un ciclón de vida y muerte se había instalado en la ciudad convirtiéndola en el centro del contrabando de licor. Allí mantuvo contactos con el combo de King Oliver y en especial con su pianista Lil Hardin. Pronto huyó del maremagnum de la Ciudad del Viento para instalarse en el ambiente más relajado de la Gran Manzana. Allí se acompaña de un joven pianista llamado Fletcher Henderson, compone canciones -una de ellas será el primer éxito de Bessie Smith- , graba con distintos nombres artísticos para distintas compañías y actúa en revistas musicales.

En 1927 se marcha Europa y así como en su época neoyorquina había sustituido en una revista a Bessie Smith, su oportunidad le llega en Francia ocupando en el escenario el lugar de Josephine Baker


Su estancia en Europa se prolongó hasta finales de los 30. Volvió a casa, pero enseguida fue parte de las giras que animaban a los soldados americanos primero en la Segunda Guerra Mundial y luego en la guerra de Corea. En 1956 a punto de cumplir los 60 años decide hacerse enfermera y olvidarse de su larga carrera musical. Eso no le impide hacer alguna grabación esporádica junto a cantantes de los viejos tiempos aunque profesionalmente su decisión de abandonara la música era irrevocable.. 
Tenía más de 80 años cuando le llegó su jubilación como enfermera. Joven como era, algo tenía que hacer y decidió volver a la música.

Un contrato de dos semanas en un club del Greenwich Village, luego prolongado de forma indefinida hasta convertirse en el fenómeno de la temporada. Alberta Hunter había vuelto para quedarse y el viejo John Hammond, siempre con la red preparada, vio en Alberta una buena oportunidad.  Las grabaciones no consiguieron el éxito esperado pero llovieron las ofertas de actuación en todo el mundo y surgieron propuestas sorprendentes como realizar una banda sonora para un film de Robert Altman , actuar en la Casa Blanca o escribir su propia autobiografía. Tras su muerte se realizaron dos documentales que nos han transmitido su legado vital y musical.

No, esta historia no se merece un final con música triste y melancólica. 

Mejor sera echar el cierre con una cosa que refleje el dinamismo y el espíritu indomable de esta mujer.
Aunque la entrada se haga muy muy larga.
Perdonadme.

20 comentarios:

  1. Nada de perdón, por favor ..Mmmm ¡¡vaya gustazo!!
    gracias Dr.

    Increíble la energía que tiene esta mujer y fíjate, es justamente en NOBODY KNOWS YOU WHEN YOU'RE DOWN... donde le he visto un remando increíble, vamos, que a su edad no deja de ser impresionante, la vida que tiene esta mujer...¡¡da gusto verla!! para que luego digan que las vidas duras consumen... a ella... la debió centraminar:-)

    Me ha recordado ESTA otra versión de ese tema y cuando te estaba buscando la de JANIS JOPLIN ...¡¡fíjate lo que he encontrado!! ESTA de regalo... sé que te encanta el blues ;-)


    Un besito y feliz finde, Dr.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por esta entrada.
    Imprescindible.
    Gracias de corazón.
    Alicia

    ResponderEliminar
  3. Me gusta Alberta Hunter y me alegra que se haya jubilado. Y la propuesta que nos haces, magnífica. Como siempre...

    También he escuchado las que nos hace María. Buen gusto, también.

    ResponderEliminar
  4. Gran descubrimiento Dr.Krapp, me ha gustado muchísimo esta cantante que no conocía. Todos los videos que has subido buenísimos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me has dado un gran empuje doc . Como puede ser que todavia no le haya hecho un post a semejante american singer . Cero disculpas ! Un lujo haberla traido y recordado .Por cierto tengo que hincarle el diente a esa serie de la que hablas al principio
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Las canciones que has puesto me parecen muy bonitas. Alberta parece que estuvo ahí hasta el final, en primer plano. Admirable.

    ResponderEliminar
  7. Pues tendrá usted que perdonar mi total desconocimiento sobre esta señora, pero después de haber oido las muestras que nos ha regalado, llego a la conclusión de que no tiene nada que envidiarle a las demás "grandes".
    Curioso. Da la impresión de haber pasado desapercibida. Y seguro que no es la única.

    ResponderEliminar
  8. Escucho en Spotify Yelping Blues mientras escribo a propósito de este post tuyo que me ha descubierto a esta mujer. Su historia es admirable y su vuelta a la interpretación a los ochenta años la hace realmente singular. Su voz es bellísima y llena de matices. Es increíble lo universal que llega a ser todo lo que viene de USA. Probablemente si la zarzuela hubiera sido americana sería mundialmente famosa y objeto de culto.

    ResponderEliminar
  9. Muy hermosas las versiones que has puesto, MARÍA. Respecto a Alberta poco hay que decir, los espíritus indomables nunca decaen por muchos años que la vida les eche encima. Supo cuando tenía que retirarse y supo cuando tenía que volver. Ah tenía 83 años ¿Y qué? Con 83 años y en plena forma la vida sigue siendo puro presente.


    Gracias, ALICIA, me hace feliz saber que te ha servido para algo.

    ResponderEliminar
  10. Se jubiló y luego murió, LUIS pero dio guerra a partir de esa jubilación cuando nadie se acordaba de ella. Se podría decir que llamaba la atención por su edad pero no sería justo, solo hay que oírla cantar.

    Gracias HÉCTOR, el hecho de poner una modesta luz delante de alguien que permanecía en una relativa oscuridad es una de las cosas más hermosas que tiene lo de los blogs.

    ResponderEliminar
  11. Si te gusta esa clase de cine te va a gustar, LUTHER. El primer episodio está dirigido por Scorsese, el guionista lo fue de Los Soprano, los actores están formidables, el diseño de cada elemento respeta aquel período de principios de los 20 y la música reconstrucción de aquellos sonidos de pizarra está formidable.
    Alberta Hunter sería una buena posibilidad para tu blog. Sobre todo un disco titulado Amtrak Blues.

    Paso por fases distintas, ANGIE. Renunció a la música cuando no se sintió suficientemente estimulada por ella aunque ya tenía por entonces casi 60 años y volvió cuando tuvo que abandonar la profesión "nueva" que había elegido.

    ResponderEliminar
  12. No, no es la única. En esto de la música y tu lo sabes bien RICK, hay una serie de artistas que pasan a la mitología del género por diversas circunstancias no directamente relacionadas con su calidad y a su lado apenas nos fijamos en otros que permanecen en la oscuridad.

    Hermoso ese tema Yelping blues, JOSELU, fiel al espíritu de las viejas cantantes de blues en especial de la inigualable Bessie Smith. Aquellas mujeres eran de origen muy humilde, casi lumpen, y tal como se acostumbraron al sufrimiento también se acostumbraron a resistir. El que resiste siempre se mantiene joven y siempre está abierto a empezar de nuevo si la ocasión lo permite.
    Creo que la zarzuela es un género culto muy vinculado a la ópera y a la opereta. El blues, el jazz y el gospel son músicas nacidas del pueblo, desde abajo, quizás la copla, el cuplé o el flamenco en España pudieran estar más cerca de ese espíritu que hizo crecer a la música negra.

    ResponderEliminar
  13. Hermosa Alberta, tan agradecida estoy de que haberla disfrutado, en su manera de cantar, al conocer algo de su historia de vida a través de lo que nos contaste, de mirar unos ojos que eran nuevos, y unos gestos llenos de ímpetu, de vitalidad y de grandiosa humildad.
    Wow Doc! por supuesto me conmovió hasta las lágrimas, te imaginarás!
    Y esa voz!!! y a los 83 años?!!! Ayyy... cuánto para contagiar!!!

    Alberta...

    increíble mujer!

    Beso enorme ;)

    ResponderEliminar
  14. Es encantadora verdad?..una voz poco común e imposible de copiar.Algo he leído de ella..entre mis tiempos que compongo partituras en mi piano y me escapo a la cultura musical negra.
    Por mis tiempos profesionales no he podido dejar comentarios en tu hermosa casita,sin embargo, siempre estoy visitándola.Me encanta entrar a verte y saber que allí, mi alma musical encuentra su justa talla, pensamientos y meditación.No cambies nunca esa esencia que transmites.Un saludo muy fraternal.

    ResponderEliminar
  15. Este blog es una especie de escuela de jazz a la que concurro porque me desayuno de cosas increíbles como en esta entrada.
    Es realmente impresionante esta cantante que desconocía por completo y que con su vuelta a los 83 años sigue con toda la vitalidad musical necesaria para poder disfrutar de ella musicalmente sin pensar en su edad.
    Gracias por desasnarme con esta entrada.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Salud, Doc. Veo que sigues a la búsqueda de joyas perdidas. ¿Por qué se nos ocultan? Y luego dicen que tenemos lo que nos merecemos. No, hombre, tenemos lo que nos dan. Por eso hay que seguir buscando, que uno siempre encuentra.

    Abrazote.

    ResponderEliminar
  17. Gracias, AXIS. Alberta es un mensaje de esperanza en un mundo empeñado en abandonar a los viejos en el depósito de chatarra y desguace. Además era un extraordinaria cantante que en los 80, sus propios 80, no perdió la intensidad que tenía en los 20.
    Besos

    @DEW@ para mi es todo un lujo que alguien como tú pase por aquí y se quede un rato para compartir unos minutos de su tiempo. No hay compromiso, para mi ésto es un hobby que se vuelve muy gratificante cuando alguien deja un comentario como el tuyo. Muchas gracias. Saludos fraternales.

    ResponderEliminar
  18. Eres un poco exagerado, AUGUSTO, pero te agradezco tus palabras que valoro en su justa dimensión por venir de alguien tan entregado a la música. Yo solo soy un aficionado y pocas cosas puedo enseñar. Me dejo seducir por un sonido e intento rellenar el vacío con algunos datos que pueda conseguir e interesar.
    Gracias a ti.

    Fíjate TROGLO, esta mujer murió en 1984 y hasta tuvo un cierto éxito en esa resurrección tardía pero yo la descubrí escuchando un tema dentro de una banda sonora hace dos semanas. Creo que hay mucha intención en ocultarnos las cosas pero también nosotros nos conformamos demasiado con la sota, el caballo y el rey y no intentamos currárnoslo un poco más. El mundo musical es muy complejo pero Internet nos facilita mucho las cosas. Si no fuera por el dichoso Spotify yo no hubiera podido hacer esta entrada.

    ResponderEliminar
  19. Pues aunque le conozco de otros blogs no suelo entrar mucho por el suyo, cosa que va a tener que cambiar espero. Hace unos días leí esta entrada y después de escuchar a Alberta Hunter una tarde entera, el Spotify es la hostia,tengo que incluirlas entre mis divas.
    Muchas Gracias por la sugerencia.

    ResponderEliminar
  20. He visitado en alguna ocasión el Café del Buho aunque no haya dejado ningún comentario. Es un blog original, divertido y con buenos chsipazos
    Me alegro que te haya gustado Alberta, yo también la descubrí en el Spotify de pura chiripa buscando música de los años 20.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas