29 de may. de 2012

Cosecha del 58

Uno tiene buenos motivos para tenerle querencia al año 1958. En el territorio de la música popular fue un momento extremadamente interesante. El rock and roll ya se ha asentado definitivamente como la música de una nueva generación y ahora es tiempo de diversificarse y difundirse por el resto del mundo. Junto a los grandes mitos como Elvis, Chuck Berry y Little Richard triunfan en las listas americanas grupos vocales en la órbita del doo wop, como  The Coasters, Danny and the Juniors y ese maravilloso invento de Buck Ram llamado The Platters. Una propuesta inédita es la representada por Ross Bagdasarian, creador de uno de los primeros grupos virtuales de la historia donde él hacía todas las voces, Alvin and The Chipmunks. En 1958 alcanzó dos números 1 gracias a The Chipmunk Song (Christmas Don't Be Late) y ese divertido The Witch Doctor interpretado bajo el seudónimo de David Seville. Otros tienden sus tentáculos hacia el terreno instrumental  como The Champs y su deliciosa versión del célebre Tequila En la nómina de los triunfadores del año es obligatorio tener presente a Sam Cooke, la gran esperanza negra tras su reconversión del gospel al novísimo soul, a los ídolos juveniles Frankie Avalon, Pat Boone o Ricky Nelson y por supuesto a las amalgamas entre el rock y la tradición de Nueva Orleans del imponente Fats Domino.
También el jazz vive momentos álgidos. No es el tan celebrado 1959, pero está a la altura de otros años de ese septenio mágico que va de 1955 a 1961.
Por ejemplo, Ornette Coleman publica su primer álbum, Something Else! donde se adivina entre formas más o menos ortodoxas, cierto avance hacia territorios aún desconocidos. Al menos el sonido de su saxo supone una primera ruptura con la ortodoxia hard bop.
 

Es curioso que en el mismo año se publique otro disco de jazz con un título prácticamente idéntico y tan importante como el de Coleman  para la evolución del género. Somethin' Else, es efectivamente otra cosa, si lo comparamos con el álbum de Coleman. En la cubierta Cannonball Aderley es el artista principal, pero está acompañado por Miles Davis y ya se sabe si anda en medio el Príncipe de las Tinieblas solo hay un líder posible. No obstante el bueno de Cannonball sabe demostrar su clase a la menor oportunidad que le deje el "jefe".
  Miles

no solo tiene a su disposición el mejor grupo, además es el que aporta las mejores ideas.  Triunfa a lo grande en el Festival de Newport con su sexteto, en el que aparece Bill Evans y saca un disco memorable titulado Milestone donde el jazz modal adquiere carta de naturaleza. Terminemos en esta primera entrada sobre el 1958 hablando del monje. Cuando Miles echó a Coltrane de su grupo a causa de sus problemas con la droga, el saxofonista encontró refugio y consuelo bajo el amparo del pianista. Aguantó pocos meses y Trane cuando pudo demostrar que estaba curado de sus adicciones volvió al viejo redil del trompetista.  ¿Cual fue el motivo de ese giro, el magnetismo de Davis o las rarezas de Monk? Ya sin Coltrane, fue un año muy fecundo en la carrera discográfica del pianista donde parece vengarse de los años de ostracismo en Nueva York  a raíz de que se la hubiera  retirado la licencia para actuar en lugares donde se sirviera alcohol a principios de los 50. En este año de 1958, graba varios discos en el local de moda en la Gran manzana: el Five Spot. Entre ellos destaca uno que en perfecto español retrata bien la personalidad del maestro: Misterioso. Seguiremos.

29 comentarios:

  1. Grandes nombres. maravillosos discos para un entretenido e instructivo paseo por la década de los 50, querido amigo.

    Hermosa selección para ilustrar tu excelente texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kuto. La década quizás me venga algo grande, por ahora me centraré en este año 58 que también merece ser reivindicado.

      Eliminar
    2. Llevas razón respecto a lo de la de la cosecha del 58, DrKrapp. Lo que pasa es que yo llevo muy mal eso de acotar las cosas por fechas, horas y hasta segundos como seria la cosecha del 58. ... Es que yo pienso que el 1 de Enero del 59 (y el 30/12/1957) existía casi la misma creatividad que en todo el año 1958, jejeje (y así sucesivamente hacia atrás y hacia adelante).
      Pienso que las cosas del arte van por momentos o etapas creativas y no por fechas precisas. ....Eso quedaría para los cumpleaños y si me apuras, tampoco; porque las chicas de la cosecha del 58 cambian de cosecha a medida que van transcurriendo los años, de modo que la chica en cuestión. de repente termina perteneciendo a la cosecha del 68 y sigue tan pancha y sintiéndose feliz y convencida de ser parte de esa cosecha nueva , jejejeje.
      Dicho esto, te digo que la cosecha del 58, fue una extraordinaria cosecha en La Rioja.... Quien pillara una botellita.
      Un abrazote jazzero :))

      Eliminar
  2. Buen repaso. Nombres me suenan casi todos (Little Richard, Fats Domino, Coleman, Adderley, Monk...); ahora, conocer lo que se dice conocer... poco xD
    "Dancing in the Dark" me ha gustado mucho, como las aportaciones de Adderley en "Kind of Blue". Definitivamente voy a tener que echarle el ojo a ese hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son nombres que representan buenos momentos de la música en diferentes estilos y formas. Harás bien en echarle un ojo a Cannoball, te recomiendo sus grabaciones con su hermano Nat y Zawinul, nunca comprendí porque no se ha valorado suficientemente la labor de Cannonball en Kind of Blue y en el grupo de Miles Davis. Entiendo que es difícil destacar al lado de luminarias como Coltrane, Bill Evans, Paul Chambers o el propio Miles pero sus intervenciones en ese disco y en otros del quinteto son extraordinarias.

      Eliminar
  3. Buuufff esta vez, me vas a permitir Dr. que de tu entrada sólo te hable de un tema que me ha enamorado pero del tooodo jajaja no sé si es que aun ando con las reminiscencias del otro “jefe” y coincide en título Mmmmmm ¡¡qué maravilla este “dancing in the Drak” vaya que gustándome el otro este le da mil millones de vueltas aunque nada tengan que ver... ¿ves? es la magia de la música, mil estilos, mil temas y mil maravillas... de verdad que mil gracias me estoy relamiendo de gusto del buen rato que he pasado escuchándolo, nunca lo había oído ( o a lo mejor sí y no lo recordaba, ya ni los sé... me ha dejado del revés ;-) ... volveré... muchas veces...además:))

    Sí sin duda una buenísima cosecha esta del 58, aunque yo también los desconociera a casi todos... como siempre gracias por todo lo que nos enseñas a los pobres ignorante enamorados de la música:))

    Muaaaaaakss gigante ... es que me voy emocionada como una boba jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He mirado en el Spotify cuantos temas hay con el título Dancing in the Dark y han salido 92. Por supuesto está el tema de Bruce que a mí me parece absolutamente sublime, luego uno de Kim Wilde, otro de Jessy y éste standard de 1931 del que hay muchas versiones. Por si fuera poco hay tres LP con ese título, uno de Sonny Rollins. Dos películas de cine y dos capítulos en series de TV. Además de ¡cinco novelas!. Con ligeras variantes también está esa famosa película de Von Trier que ganó en Cannes y que estaba interpretada por Bjork titulada Dancer in the Dark y dos canciones diferentes que se titulan tal cual. Finalmente Lady Gagá tiene una canción que se titula Dance in the Dark.
      Debe ser hermoso bailar en la oscuridad
      Muchas gracias y muchos bicos.
      Sigue disfrutando.

      Eliminar
  4. si, un año al que le tengo cierto apego. por ese grand sico de papa ornette por el de miles y su portada camisera y algun que otro intrascendente detalle que creo debere celebrar en unos dias :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que te sientas adherido a ese año tan rotundo y hermoso. Veo que tienes buenos motivos para ello.
      Felicidades anticipadas.

      Eliminar
  5. Soberbia selección, sí señor. El r'n'r en efecto ya está consolidado hasta tal punto que aquí comienza la música surf y el garaje (y de paso recordemos al gran Duane Eddy, cuya carrera también comienza este año).
    Y por lo poco que sé de jazz, también este fin de década es un terremoto total para las estructuras clásicas; en conjunto la segunda quincena de los años 50 es la base para casi todos los géneros que a mí me gustan.
    Ahora, que yo arrimaré un poco el ascua a mi sardina: el año 56 tampoco estuvo mal, ¿eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comienza la música surf y el garaje, se ponen de moda los grupos de doo woop blancos al estilo de Dion and The Belmonts y empiezan a dar caña los grupos instrumentales: The Champs y por supuesto The Ventures anticipo americano de The Shadows.
      Es todo un terremoto musical como dices, confluyen los géneros antiguos con los nuevos como el soul. Por cierto en esta año también tiene relevancia eso que se ha dado en llamar soul-jazz.
      Fue un buen año el 56, Elvis todavía tenía acné:)

      Eliminar
  6. Aplaudo el comentario de María y degusto con placer la COSECHA DEL 58. Auténtica música de RESERVA que gana con el tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es música para saborearla a pequeños tragos y con la tranquilidad que da el saber que todavía queda media botella llena para prolongar la satisfacción.

      Eliminar
  7. Parece que el 58 sí fue año de buena cosecha. Por supuesto me quedo con Dancing in the Dark, la oscuridad para bailar es ideal.

    Ya aprovecho para ponerte al día. Nos han puesto un 7´1 en la asignatura del trabajo de The Duenna de Sheridan. "El primer notable de la carrera, madre", me dijo.

    Besos, Krapp, happy day.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como habrás leído más arriba parece que hay mucha gente convencida de lo mismo. ¿Será que son tímidos y les cuesta hacerlo a plena luz?
      Dancing in the Dark en la versión de Adderley está cargado de tensión erótica y nocturnidad. Puro magnetismo y electricidad en la medianoche.
      Felicidades por el notable.
      Besos, happy night

      Eliminar
  8. Una excelente cosecha la del año 58 Dr.KRAPP, tiene un sabor inigualable. Para mi, los cuatro últimos videos son una muestra perfecta de la calidad de esa cosecha. De ellos solo no poseo el álbum de Thelonious "Misterioso", pero lo buscare para adquirirlo.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lorna, encantado de verte por aquí. Monk tiene muchas versiones de Misterioso, la particularidad de ésta que es más larga es que tiene la vivacidad del directo y además está el estupendo Johnny Griffin junto a un fantástico Roy Haynes.
      Saludos

      Eliminar
  9. Sin duda Dr.KRAPP, finales de los años 50 fue el apogeo del bop y Hard Bop. El testimonio mas elocuente son estos magníficos videos que has subido, todos de gran calidad.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Héctor. Casi todos los géneros modernos del jazz vivieron un período de esplendor: nace el free y el soul jazz, crecen el hard bop y el cool. Todo pareciera que los 60 sería una época apabullante, lamentablemente las cosas fueron distintas.
      Gracias, saludos.

      Eliminar
  10. Ahora me las conozco casi todas, pero ese fue el año que supe lo que era tener vacaciones escolares. Siempre me pregunté como sería el tipo que, mientras yo devoraba mis primeros comics, por el "grundig" decía con voz medio rara y acompañado de un ritmo sabrosón: "taquilaaaa". Ahora lo sé, Doc. Todo un campeón, sí señor. Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los recuerdos escolares nos hemos topado y ese es territorio realmente trascendente en la vida de cada cual. En mi caso yo me preguntaba quien era ese señor que pasaba tanto rato cantando sobre el "pie americano". Para que veas mi mal aprovechamiento del inglés en mi período escolar.

      Eliminar
  11. Con el tiempo me he ido enterando de cosas que ocurrieron el año de mi nacimiento.1958, una de ellas, que ese año nevó en el pueblo, cosa que no ha vuelto a ocurrir.

    Y ahora 54 años después, que estos genios empezaban a revolucionar el panorama musical, no todo estuvo perdido, como fue mi llegada al mundo, jeje
    Memorable entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen año ese, Juan Antonio, a todos nos ha dejado lindos recuerdos. Es bonito nacer en un año de cambios, ojalá los que nazcan este mismo año también se puedan sentir orgullosos algún día de su destino. Eso espero por el bien de todos.
      Gracias.

      Eliminar
  12. Gran entrada Doc. Es fundamental escuchar que estaba haciendo Miles pocos años antes de crear su obra maestra en 1959. En el 57 entró al estudio para grabar dos joyas, “Miles Ahead” y la banda sonora de la película “Ascensor para el Cadalso”. Pero fue en el 58 que encontró lo que le faltaba; al pianista que sería capaz de plasmar sus ideas con un enfoque modal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He escuchado ese magnífico programa que dedicaste a las grabaciones de Miles en el 1957. Pocas bandas sonoras tan turbadoras como la que hizo para "Ascensor para el cadalso". Pensar que casi la hizo en una sola noche es realmente alucinante. Hay que estar muy seguro de lo que se pretende para llegar tan lejos en tan poco tiempo.
      Cuando escogió a Bill Evans para acompañarle en su nuevo proyecto, sufrió toda clase de presiones por parte de críticos y músicos, incluyendo al propio Coltrane por cierto, por escoger un músico blanco y dejar de actuar con Red Garland. Finalmente tuvo que transigir, cosa rara en Miles, pero a lo hora de su gran verdad musical, Kind of Blue, volvió a contar con él.

      Eliminar
  13. Muy buena selección Doc para resaltarnos un año que al parecer tuvo muchos matices interesantes! Estoy con los demás que han elegido la versión de Dancing in the dark, y sumamente interesada por Cannoball Adderley, que también iré investigando! y este Somethin' Else que me parece un discazo. Ahora estoy escuchando el tema Bangoon, buenísimoooo...

    Beso Doc,
    contenta con tu post ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese Bangoon también es un tema donde la pareja Cannonball- Miles hace verdaderas maravillas y cuenta con varios solas impresionantes. Ademàs tiene un toque que recuerda a The Birth of the cool.
      No podía ser de otra manera, 1958 fue un gran año.
      Gracias, Axis.
      Besos.

      Eliminar
  14. Gran entrada, Doc! No sólo fue un gran año para la música si no que también lo fue para el diseño de las portadas de jazz. Simplemente con los ejemplos de portadas que nos pones magistrales como la de Thelonious Monk, o Somethin' Else o Something Else!!!, el diseño de las portadas estaba a la altura de la música grande, muy grande. Lo he pasado muy bien con la entrada es genial! Ahora refrescaré mi memoria escuchando estos discos enteros en Spotify mismo.

    Un gran abrazo.

    PD. Esta tarde sin falta te envío lo prometido.

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que el asunto de las portadas es realmente muy interesante aunque soy un completo ignorante en la materia. Algún día me tendré que poner a estudiar un poco el tema ya que el arte siempre ha sido una de mis pasiones. Si conoces algún libro que me pueda ayudar te lo agradecería mucho.
    Gracias por tus palabras. El otro día Alaska y su chico, el de las Nancys Rubias, comentaban riéndose que eso del Spotify era música ambiental y luego tuvieron que reconocer que casi todos los artistas que el programa relacionaba con ellos en esa pestaña de arriba, sí tenían que ver con su música.
    Me lo puedes enviar cuando te venga mejor, todavía tengo una semana.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas