6 may. 2013

No me gusta que al concierto vengas con el moño enhiesto


No, no me gusta que te tomes tantas libertades.
En primer lugar, porque llevaba esperando este concierto de José James hace meses y deberías saber que para mí este cantante es la mayor revelación vocal de los últimos años.
 

Como no me conoces de nada es probable que también ignores que le dediqué el año pasado una entrada a este excelente cantante. Aquí está, para que le eches un vistazo si te apetece, cosa que no te mereces después de lo que me hiciste.
Ahora comprenderás que es lógico que cogiera unas buenas localidades de butaca para ver a José James y no me fuera al gallinero como hice la semana pasada cuando fui a ver a la insufrible Madeleine Peyroux. Aquel si que fue un concierto soporífero. No voy a negar que la chica tiene buena voz pero con una canción basta. Es insoportablemente repetitiva y lo suyo tiene tanto de jazz como tiene de literatura la obra más brillante de Paulo Coelho. Podría venir Sherlock Holmes con su superlupa y no encontraría rastros de jazz  por ninguna parte. La chica se trajo a un grupo de cuerda como artistas invitados y al verlos me puse a temblar. Luego sus habituales acompañantes, salvo el teclado, parecían incapaces de tocar más de dos compases seguidos. Lo que estoy seguro es que su batería nunca sufrirará una tendinitis de hombro por exceso de trabajo. Incluso se podría acuñar una nueva frase comparativa y decir:  trabajas menos que el batería de Madelaine Peyroux
Mejor volvamos a José James y a otra de las canciones que cantó de su nuevo disco. El primero para Blue Note.

Es un disco muy comercial, pero de esa clase de comercialidad al que nos tenían acostumbrados los grandes cantantes del soul allá por los 60 y 70. Cantantes con el que José James se identifica
paseando por el género con cierta impudicia al igual que por sus territorios fronterizos: el jazz, el blues, el funky o el hi hop. Los hijos mellizos de la gran música negra. Hay que verlo en directo para entenderlo mejor.
 
Y tú casi consigues que no pudiera disfrutarlo.  Tú que quizás eres la tipa más alta de mi ciudad. Tú, que te sientas en la butaca con el culo prieto, estirada como una cariatide y lo que es peor, infinitamente peor, con un moño erguido en la parte más alta de tu cabeza desafiando las más arraigadas fobias de este pobre doctorcito que te escribe.
Amigos míos, ayer fui condenado a la cruel pena de hacer eslalon tras una cabecita altísima que se movía espasmódicamente a ritmo de groove. Lo doy por merecido porque a cambio pude disfrutar de la presencia de José James en directo. Pero quiero que quede constancia de mi malestar y dejo testimonio fotográfico y por escrito de mi queja.  
Acabemos al menos con un buen sabor de boca que creo que me lo merezco. Puñetas.

28 comentarios:

  1. Tú mira qué casualidad:-) yo diciéndole a LAURA que a ver si le pillaba por estas tierras y ya pasó...¡cómo me hubiera gustado escucharle! incluso con un armario ropero delante, a ti te toca soportar moños que te quitan la visibilidad y a mi, tipos cuadrados, menos mal que si me pongo salto mucho e incluso algún alma caritativa me sube en hombros si la cosa se hace terrible ¿cómo no le pusiste una banderita en el moño o en su defecto unos palillos chinos a lo mejor te hacían de antena y recibías mejor la frecuencia de la música. En todo caso qué afortunado eres....me alegro muchísimo por ti.

    Madeleine Peyroux, es que es muy tranquilita ella, su música es para escucharla con las persianas bajadas y tirada en el sofá hasta dormirte... claaaro en concierto, eso... ¿como que no verdad?:-)


    Muuuchos besos y feliz semana ooootra vez con la lluvia encima:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que estar más al loro, María, para que no te pillan estas cosas en fuera de juego. Yo disfruté mucho de la velada pero tampoco viene ver ponerle ciertas comillas a la felicidad así de paso no caemos en el vicio de la vanidad.
      Muchas gracias, Madeleine Peyroux está bien como musquita de fondo mientras te dejas la pasta en un Starbuck tomándote un café con alguien que hace tiempo que no ves.
      Muchas besos, ya sin lluvia.

      Eliminar
  2. Voy a tomarme el tiempo de escuchar a este José James por puro amor por el jazz, aunque admito que me gusta el vocal y soy una absoluta ignorante que vengo de vez en tanto a aprender de tus lecciones.

    Si tus fobias se remiten a los moños (para nosotros, rodetes), que te quitan visibilidad, eres de los míos: yo padezco una fobia a los pelados altos que me tapan la visibilidad en los shows de Les Luthiers cuando gasté una fortuna para verlos en familia en fila ocho en el Gran Rex...

    No es gran cosa una fobia así, no es medicable tampoco, se arregla con un buen cojín que simepre hay que llevarse al show.

    Y eres muy duro con Paulo Coelho, que ha escrito un par de novelas bastantes aceptables, sólo un par.

    Un beso: mañana vuelvo tempranito y fresquita a escuchar lo que tanto te ha deleitado.

    Buenas noches por aquí!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Fer, comento una fobia en esta entrada pero llevo otras 4934 en la mochila. Alguna de ellas ya ha caído en el Círculo. Yo soy grande, 1,85 cm., pero me gusta repantingarme como decimos en España(arrellenarme)en mi asiento cuando tengo la suerte de asistir a un concierto y espero igual levedad en los que me acompañan por muy piernas largas que usen.
      No sé, a Paulo Coelho, se le valora más pro el contenido que por el continente que a mi modo de ver no es gran cosa.
      Buenos días, ya te contesto abajo a lo que me has escrito.
      Besos

      Eliminar
  3. ... Aquí (en Spain) tendremos que comenzar a cortar cabezas, amigo; De otra manera, nunca funcionará nada.

    Buena recomendación la de José James. Le seguiremos.
    A Madeleine la dejaremos para la hora de la siesta.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo con lo de cortar cabezas pero prefiero que no se haga con las tijeras que está usando el gobierno que están excesivamente ensangrentadas.
      No sé si tienes Spotify pero en todo caso allí tienes su discografía.

      Eliminar
  4. Son cosas que pasan, esperas algo con gran ilusión y luego una tontada de estas te la echa a perder. Espero que al menos lograras aislarte del entorno moñil, sumergirte en la música y disfrutarla y que no te pasases el concierto pensando en como arrimar el mechero a tan trabajada escultura sin que se notase que habías sido tú.
    Grande José James.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no me la echó a perder, hay que sacar algo de chispa de los mínimos desastres de la vida cotidiana. En este caso me venía bien el incidente por la entrada de hace uno meses en el otro blog en el que lanzaba pestes sobre los moñitos erguidos. Soy una especie de cazador cazado en su propia trampa.
      Gracias, Dizzy

      Eliminar
  5. pero hombre, no ves que era toda una señal. yo siempre he soñado con que me ocurría eso. un pibonazo con el ego tan subidito que lo estira con su moño se pone delante de ti. una ocasion....¡calva! :-) . ya sabes, le calientas la oreja. le dice que ... y .... ¡joder, y ademas tienes esa bso!. lastima perdieras la ocasion. si se repite no dudes. tu entra a matar. seguro que te va bien. en mis sueños, ese pibonazo, ademas de ser un travesti brasileiro siempre me parte la boca. por eso seguro que no voy nunca a unconcierto de jose james :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso solo le pasa a los que van a los conciertos sin pareja permitiéndose así ciertas licencias que no nos podemos alcanzar los que tenemos la suerte o la desgracia de que a nuestras respectivas les guste el jazz.
      Con travesti brasileiro o no, un concierto de José James no es de lo peor que se puede ver hoy en día en un escenario.

      Eliminar
  6. Fíjate que no descarto que fuera leyendo esa entrada anterior que yo conociera a José James... sin embargo no veo comentario mío. En fin, si así fue, gracias Dr Krapp!!

    Me has hecho sonreír con tu entrada, me identifico con esos horrores del destino que llevan a fastidiarle a una un estupendo recital...Me ha pasado, aunque nunca por un moño:))

    Me gusta mucho Madelaine Peyroux pero estaba encerrada y no pude verla desaprovechando mi entrada en el Palau de la Música el día 25.

    Qué maravilla ese Cielo en la tierra ¿verdad?... vamos que me convence de que esa posibilidad sea cierta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos leemos pero no quiere decir que tengamos que comentarnos, Laura. Yo leo bastante más de lo que escribo.
      Como decía arriba más que un fastidio fue una jugarreta del destino por tomarme a chacota lo de los moños en la entrada de marras.
      Me gustó mucho el acompañamiento de Heaven On the Ground por parte del bajo del grupo teniendo en cuenta que en la grabación original lo hace una cantante.

      Eliminar
  7. También es mala suerte, hombre: probablemente el único moño de la reunión y va a tocarle a usted delante.

    No conozco a la tal Madelaine, pero al señor James lo he escuchado varias veces (después de sus sabios consejos en el post aquel) y reconozco que cada día que pasa me atrae más; de hecho, me reafirmo en mi opinión de que la música y las voces negras son lo único defendible de la oferta actual. Bueno, salvo los japos aquellos que también usted defiende y algún grupo raro de los míos que no tienen demasiada audiencia, por desgracia. No sé a qué nivel de gastos en publicidad andará en España la discográfica de James, pero creo que si se estiran un poco es un cantante potencialmente rentable. Aunque bueno, las discográficas son muy raras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy gafado, Rick.
      Tienes buen oído. Aparte de sus cualidades vocales que son extraordinarias me gusat como entre y sale de cualquier estilo incluso en la misma canción. Se dice admirado de Marvin Gaye pero estoy seguro que también Marvin se sentiría feliz de tener un discípulo de esta envergadura. Es rentable pero dada la ratería de las compañias discográficas en tiempo de crisis no sé si lo suficiente. Aunque este disco último es de Blue Note sus primeras grabaciones fueron en un sello inglés.

      Eliminar
  8. Buenísimo este Josei James! Compro, compro!!!

    Besos!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que te iba a gustar, gracias por tomarte tu tiempo, Fer.
      Besos

      Eliminar
  9. No ha cambiado mucho José desde que lo descubrí en tu blog, Doc, o sea que se mantiene, lo cual en estos tiempos de vértigo supongo que es bueno. Como la primera vez, me encantó el video del sótano de todos los santos, rodeado de buenos músicos y de esas viejas "singers" en estantería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se mantiene aunque también es cierto que repetí un vídeo de los que puse en aquella entrada porque me gustó mucho como lo interpretó en directo. Ese "Trouble" que citas le permitió una larga y luminosa interpretación donde el título sonaba casi como un mantra.

      Eliminar
  10. Esos moños son insoportables, en un concierto, en el cine o en cualquier evento publico, cuando justamente quien lo lleva va sentada delante de uno. Comparto tu opinión DR.KRAPP, respecto a Madelaine Peyroux, ella canta bien, pero de ahí a cantar jazz hay una distancia sideral.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay jazz posible con Madelaine, Héctor, y es una pena porque su voz es muy expresiva y tiene un cierto desgarrado que recuerda a nuestra querida Billie. Lo malo es que hace un refrito a medio camino entre el country, la balada y la música standard pero sin participar en su espíritu. Música que de tan suave y digestiva termina por ser exasperante.

      Eliminar
  11. Fíjate si es grande el moño que me ha costado darme cuenta de que era un moño. Ocupa tanto... Pero igual te hizo un favor, no sé si esa melenaza suelta habría interferido más con tu slalon moñimusical.

    ¡No me puedo creer que la dispararas por la espalda!. Es un moño muy demanding, que pide mucha atención.

    El concierto mereció la pena así que lo del moño queda en anécdota.

    La música, como siempre, estupenda. Sí recuerdo que le dedicaste una entrada.

    ¡¡MENUDO MOÑO!!

    ¡BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que veas lo sobrecogedor del asunto te diré que mido 1'85 y nunca he necesitado un cojín para ir al cine o al teatro.
      No pensaba dispararle por la espalda ¿pero como se tomaría el sonido de unas tijeras haciendo chick chack al borde de su oído? Tengo que valorar esa posibilidad. Más o menos es lo que está haciendo el gobierno con nosotros.
      Besos

      Eliminar
  12. Cosa seria es este James , me hace por ratos acordar a Lou Rawls pero cuando escuche "Ain't no sunshine" se me vino irremediablemente a la memoria el gran Bill .Gracias doc por hacerme descubrir esta perla amen del dichoso e incomodo moño jeje ( a quien no le ha pasado)
    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su voz es más versatil que la de Rawls al que sigo considerando una cantante fantástico. Respecto a Bill Withers quizás le falta algo de la emoción que es capaz de desplegar éste.
      Abrazos Luther, encantado de saludarte. Feliz semana

      Eliminar
  13. Querido Krapp me hiciste reir, eso sí, me quedé más tranquila al leer que adoras a Audrey... pfff... qué susto me diste cuando la ví en la fotografía de tu otro post!!!

    A mí me ponen loca los grandotes! como si no supieran que te tapan toda la visión con sus cabezotas!

    Me ha encantado JJ desde tu recomendación, y este tema tan encantador que hizo junto a Emily King, precioso!

    No me la imaginé tan soporífera a Madelaine, eh? habría que probar yendo a uno de sus conciertos, si alguna vez se le ocurre venir por acá ;)

    Un gran cariño Doc :)
    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Audrey era una diosa y se lo perdono todo, incluso esos moños idólatras que ella lleva a la cumbre de la estética.
      Ya sabes lo que pasa en los conciertos, Axis, también es como te pillen y el tipo de música que los intérpretes "manejen" durante esa temporada. Sigue siendo una buena cantante, pero a mi me aburrió muchísimo y si digo lo bueno también tengo que comentar lo malo.
      Muchos besos y cuidate mucho.

      Eliminar
  14. Me soreprende que un moño, por enhisto que sea, le prive a Vd., Doctor, de visibilidad. Salvo que haya encogido por la pertinaz humedad que se respira por esos pagos, siempre me lo he imginado alto y buen mozo...

    ResponderEliminar
  15. Fíjate en la foto y piensa en la posición erguida de esa chica, grande como un mundo, con esa cosa en la cabeza e incapaz de comprender las manifiestas virtudes de apalancarse en una butaca como suele hace todo quisqui. Ella, erguida como un palo, durante una hora y pico.
    Afortunadamente la lluvia nos ha dado un respiro desde finales de abril, pero aún siendo como sabes que soy un Adonis y un Hércules en la misma persona, no puedo superar con éxito todos los imponderables que la vida tiende a ponerme por delante. Semihumano pero no divino.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas