28 ene. 2014

Bach impuro Jazz

Se cumplen dos años y apenas una semana del fallecimiento de uno de los más grandes interpretes que ha tenido la obra de Johann Sebastian Bach. Me estoy refiriendo a Gustav Leonhardt, artífice fundamental de la vuelta a una interpretación ortodoxa de la música del Barroco liberándola de los corsés musicales que le impusieron las diferentes corrientes musicales que sucedieron a aquel estilo musical con el paso del tiempo. Leonhardt era un intérprete colosal de órgano y posiblemente el mejor clavecinista del siglo XX. Un hombre especial tan obsesionado por la pureza de su trabajo que se negó sistemáticamente a tocar a Bach con ningún instrumento moderno. Se deleitaba buscando órganos antiguos en remotas iglesias alpinas, trascribía a mano las propias partituras y sus grabaciones discográficas son de una perfección insuperable. Su amor por la obra de Bach le llevó a encarnar al maestro en Crónica de Anna Magdalena Bach, película dirigida por Jean-Marie Straub y Danièle Huillet en 1968.

Pasemos de la pureza clarividente a la impureza musical preclara. ¿Que tal se lleva el jazz con Bach más allá de su fácil homofonía? 

Empecemos con el Modern Jazz Quartet, un grupo que nació con una misión redentora: salvar al jazz de los tugurios humeantes donde había nacido y se había desarrollado, para elevarlo a los etéreos recintos donde se pasea con majestuosa elegancia la música clásica. Esa era la idea base de su fundador, John Lewis, un hombre de sólida formación musical y que quería hacer un grupo con vocación camerística par poder actuar en salas de concierto y teatros. Para ello consiguió fichar a Milt Jackson, una gran estrella del naciente bebop y renovador de esa gran novedad instrumental llamada vibráfono. También, tras la entrada y salida de Ray Brown y Kenny Clarke, llegaron Percy Heath y Connie Kay para ocupar el  contrabajo y la batería respectivamente. A finales de los 50 el MJQ representaba bien esa Third Stream (Tercera Corriente) que preconizaba el trompista Gunther Schuller tanto en sus escritos como en su actividad musical. Era lógico que el Modern Jazz Quartet acabara tropezándose con Bach. Y así se reflejó en su disco de  1973 Blues on Bach. Esta es una actuación anterior en compañía de uno de los más grandes guitarristas brasileños:

El alemán fue uno de los grandes improvisadores de todos los tiempos y quizás echamos de menos un poco de improvisación en las recreaciones musicales de su obra, pero suena especialmente sugerente ese trío guitarra/vibráfono/piano como sustitutivo del viejo y melodioso clave. 

La ecuación jazz/Bach nos lleva ineludiblemente a un músico que ha dedicado la mayor parte de su extensa biografía musical a buscar la equivalencia entre los dos términos. Podemos decir que el pianista francés  Jacques Loussier es la más acabada expresión de esa Tercera Corriente defendida por Schuller. Su propio grupo, que duró desde 1959 hasta 1980 y se volvió a refundar en 1985, se llamaba Bach Play Trío y el noventa por ciento de su gran producción discográfica está dedicada por entero al músico de Eisenach.
Jazz, Bach, improvisación ¡y en una iglesia! ¿Cabe mayor impureza?
Por ejemplo, homenajear a Bach sin tocar su música pero manteniendo su atmósfera. Eso hizo uno de los héroes del bebop reajustando a su manera el tono musical del gran clásico. En 1957 Bud Powell incorporó a su discografía, y a su repertorio, este Bud on Bach.  

Terminemos con Oscar Peterson y su trío celebrando a Bach en su concierto de Berlín de 1985. Es poco barroco, excepto en su parte intermedia, pero seguro que el Viejo Peluca quedaría igualmente complacido.

30 comentarios:

  1. ma ra vi llo sa entrada!!! felicitaciones!! nada que agregar, excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Myriam, ya sabes que valoro mucho tu opinión ya que llevas las notas musicales en las venas.

      Eliminar
  2. ¡Cuánto se aprende de ti, amigo! Muchas gracias por tu maestría.

    Muchos besos!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fer.
      Dice un refrán por estas tierras: aprendiz de todo maestro de nada.
      Me identifico totalmente con él.
      Muchos besos

      Eliminar
  3. Visitar este espacio es aprender, disfrutar y admirar. Tengo la sensación de que estás superándote a ti mismo, Dr. Krapp. Que ya es decir.
    ..
    Enhorabuena por esta entrada tan peculiar sobre el viejo Bach, ¿impuro?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo depende de como venga el viento, Luis, a veces se intenta hacer algo bueno pero no se logra.
      Agradezco mucho tus palabras tan estimulantes.
      Bach admite casi todas las lecturas sin son honestas con su espíritu, de ahí su grandeza.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Excelente. Gracias por hacerme disfrutar, aún más, de Bach

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Encantado de verte por aquí.

      Eliminar
  5. Una propuesta: KEITH JARRETT.

    Alguna vez te he contado cómo admiro a Jarrett, este CD lo compré hace poco. Una delicia.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho tu propuesta con Keith Jarrett, un músico que casi nunca se equivoca. El tema entraría perfectamente en la entrada.
      Besos

      Eliminar
  6. Me han encantado estas "visiones alternativas" a la obra de Bach: comenzar por un desarrollo ortodoxo como el de Gustav Leonhardt para ir mostrando luego las diferentes alternativas que sin modificar el espíritu de esa música enriquecen la perspectiva ha sido un acierto.

    Ese cuasi "mano a mano" entre Milt Jackson y Laurindo Almeida, soberbio, de diez. Y los tres monstruos del piano que vienen luego demuestran que, efectivamente, el pelucas habría quedado gratamente complacido; después de un primer momento de sorpresa, claro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, frente a la línea ortodoxa lo menos aparentemente convencional aunque aún se podría llegra mucho más lejos. Uri Caine ha hecho cosas con Bach y hay un excelente guitarrista polaco que lleva al Viejo Peluca al puro free.
      No creas que Bach se extrañaría demasiado, en las postrimerías de su vida el piano empezaba a quitarle espacio al clavecín y el empezaba a tocarlo con cierta naturalidad.

      Eliminar
    2. El fortepiano más bien.
      Y aunque la tuya no deja de ser una visión respetable, el intento de Leonhardt y demás historicistas -ese afán de restaurar las particularidades de una época- para mí representa un corsé adicional, más limitador que otros si cabe.
      Fantástico Peterson

      Eliminar
    3. El fortepiano, claro.
      Cualquier visión historicista o nostálgica en busca de una pureza perdida se ha acaba convirtiendo en un corsé, en tanto y en cuanto es imposible olvidar que la música es producto de un devenir histórico.
      La inocencia siempre es imposible de recuperar.

      Eliminar
  7. Mmmmm ¡¡bendita impureza!! qué maravilla.

    De todos los que mencionas solo conocía a los grandísimos Oscar Paternos ( alucinante lo que has colgado de él, casi brinco escuchándolo:-) y a Jacques Loussier, a quien por cierto adoro. No he escuchado ni una sola de sus versiones de los clásicos que no me guste e incluso casi te diría que AQUÍ, mejora a E. SATIE ( escucha sobre todo a partir del minuto 2)

    Laurindho Almaida, suena delicioso, como una caja de música y Bud Powell buuufff qué acelere ...puro virtuosismo ... ¿sabes qué? Bach debe estar encantadísimo contigo, seguuuuro que te presta su peluca feliz ;-)

    Mil gracias, he disfrutado como una enana mmuaaaaakks! feliz noche, la mía gracias a ti ya lo es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien eso de Oscar Paternos, sí ya sé que fue un error gramatical, como los míos tan frecuentes, pero admite posibilidades desconocidas.
      No me extraña lo que dices sobre Loussier es un gran músico y muy cercano al impresionismo musical.
      No quiero la peluca de Bach que ya tengo pelo de más y además estoy seguro de que está algo apolillada.
      Mil gracias a ti y feliz sábado and domingo. Espero ser un buen sedante para tus sueños.

      Eliminar
  8. El padre de la música moderna JSB. Gran entrada Doc (como siempre) esta me encanta: http://www.youtube.com/watch?v=iZ9MD2gKQZE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Desconocido, me ha encantado esa versión de Galliano y Gary Burton. El acordeonista se ha atrevido en varias ocasiones con Bach.

      Eliminar
  9. Una música deliciosa, fácil de escuchar. ¡Cuántas versiones puede tener lo que hizo alguien de determinada manera! Me gusta ese espíritu creativo.

    Y me gusta mucho la imagen que has puesto. ¿La has hecho tú? Me gusta la armonía del colorido, esos naranjas, azules y verdes que casan muy bien, aunque en otras circunstancias podrían pegarse. Y las patitas del piano con sus calaveritas sonrientes... en verde clarito, ideales.

    Una entrada estupenda. Me encanta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Angie, Bach es tan versátil que permite hacer muchas cosas con su obra sin tener la sensación de que se le ha traicionado.
      He compuesto la imagen, no la hecho yo. Un poco de color y las figuras del grupo de jazz arriba.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  10. Estimado Doc, el desconocido soy yo, el gmail me jugó una mala pasada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veía yo que mi Desconocido tenía un gusto musical muy exquisito.
      Un abrazo, Nico.

      Eliminar
  11. Gracias por esta deliciosa entrada, Doc. Aquí cada semana se aprende algo, y disfrutando.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Armando, yo también aprendo mucho con tus entradas en Jazzeando sin límites.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Bach+Jazz en manos de estos grandes músicos es pura delicatessen.

    ...Lindo, lindo.

    ResponderEliminar
  13. Vaya por delante que desde el móvil no puedo acceder a la selección que nos ofreces.
    De Bach y el barroco en general yo era devoto seguidor. Ahora el formalismo y frialdad de muchas de sus obras me aleja de esa época.
    Sobre que desde el jazz se dedican a reinterpretar a los clásicos tampoco me motiva mucho. El academicismo ha matado al jazz. Desde que dejó los garitos y se pasó a las salas de conciertos ha perdido su vitalidad y el futuro.
    Pero no te creas, Bach es de esos músicos que me acompañan siempre, muchos momentos de mi vida llevan sus notas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás vemos formalidad y frialdad porque las comparamos con la libertad que llegó a la música gracias a Mozart o a Beethoven pero indudablemente el legado de Bach, Haydn, Haendel y demás es enorme.
      Yo creo que el jazz no se hace académico por reinterpretar a los clásicos. Se hace académico cuando repite una y otra vez los viejos moldes del género sin intentar crear algo nuevo.
      Estoy de acuerdo contigo en que el acedemicismo de los conservatorios y grandes teatros sin la vitalidad de la calle y sus tugurios, le ha hecho perder su espontaneidad.
      Salud.

      Eliminar
  14. Andaba buscando por la red a un cuarteto al que oí una versión jazzística de "Jesús, alegría de los hombres" y me encuentro tu completísima lista sobre Bach swingueado. ¿Qué más puedo pedir?

    Excelente como siempre, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si puedo darte algo más ya sabes donde estoy. Muchas gracias por tu visita y por tus alentadoras palabras.
      Un saludo muy cordial

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas