26 feb. 2014

Amiri Baraka: luminoso y feroz

Debió ser a finales de los 80 o principios de los 90 y éste escribiente intentaba conocer un poco de lo acontecido dentro de ese sugestivo embrollo llamado música negra. De repente vi en alguna parte un título que parecía ser la solución contundente y quizás definitiva a mis preocupaciones:“Música negra” de LeRoi Jones. Problema resuelto, pensé, lo encargo en una librería y colmo mis expectativas. Era un ingenuo, no sabía con quien me jugaba los cuartos. No sabía nada del que había abandonado "su nombre de esclavo" para llamarse Imamu Amiri Baraka.
 
Este poema recitado su propio autor fue escrito a raíz de los atentados del 11 de septiembre del 2001 y generó la más ácida polémica del siempre polémico Amiri Baraka. Hubo protestas, manifestaciones, también apoyos, claro, y aunque fue desposeído de su título como poeta laureado de Nueva Jersey no creo que lo importase demasiado. Baraka, fallecido el 9 de enero de este 2014, ya era por entonces una de las figuras cardinales de la intelectualidad afroamericana. Poeta, dramaturgo, narrador, recitador, ensayista o crítico musical, su vida refleja el devenir de la vanguardia cultural negra de los últimos 60 años. Después de su paso por la universidad y el ejercito, donde lo tomaron por comunista antes de tiempo, abrevó en los viveros culturales de Greenwich Village para saciarse con las propuestas de la bohemia rebelde, la Beat Generation y el jazz de vanguardia. Asistió a los primeros conciertos de lo que luego se llamaría free jazz y fue uno de sus primeros propagandistas en los medios musicales como la revista Down Beat. Veía en el género al igual que en el bebop anterior, manifestaciones que trascendiendo el propio hecho musical se convertían en  las señas de identidad del pueblo negro americano desafiando la voluntad "domesticadora" de la crítica y la industria musical blanca.
"Melódica y rítmicamente cada uno de de estos músicos usa comunmnete el bebop. El Ramblin de Coleman posee una línea melódica, cuays tensiones espacilaes parecen firmemente enraizadas en la composición y extemporización de Gillespie-Parker de los 40"


Su cada vez más acentuado compromiso racial le hizo abandonar el Greenwich Village y trasladarse a Harlem donde creó el movimiento Black Arts, proyección cultural de lo que en el aspecto político propugnaban los Panteras Negras. En 1963 escribe "Blues People: Negro Music in White America", en el que desarrolla la teoría de que la historia de la América negra puede ser trazada a través de su música y que la misma música es el principal vehículo de expresión de la comunidad negra en su historia y en la historia general del propio país.
El libro del que hacía referencia al principio es una continuación de este Blues People de 1963 y consta de una sucesión de artículos en diversas publicaciones que van desde el año 1959 a 1967. No todo es polémica racial alrededor de la identidad musical negra. LeRoi es además un gran poeta y nos deja textos tan expresivos como éste dedicado a Billie Holiday que ya reproduje en esta antigua entrada .

 
Poeta absolutamente entregado a lo que ama:
 "Trane es ahora (1965) un campo de sentimiento. Un viajero más fijo, cuyas furiosas embestidas son ahora brillantes artefactos que ni siquiera los sordos debieran perderse.
Trane es oriental en "Nature Boy" Un idioma de paz, un tiempo, colocación de si mismo. Cuando habla de Dios, te das cuenta de que es un Dios oriental. Alá, quizás"
Puede ser feroz y salvaje hacia lo que odia o desprecia:
 "Entonces los chicos blancos se deslizaron en los estudios, a tocar "su" música, claro. El así llamado pop, que es una versión ciudadana del rock'an'roll hace que los empleos de la TV sigan siendo blancos. No sólo los Beatles, sino cualquier grupo de chicos de clase media que necesitan un corte de pelo y hormonas masculinas puede ser un grupo pop. Esto es lo que significa pop. Que es lo que era el cool o el dixieland, completado con sombreros frívolos y nombres frívolos. Los...jóvenes blancos, a falta de la pasión inicial, lo harán siempre sobre sombreros frívolos...que es su constante necesidad de cantar, la derogación de lo real. Roban, imitan y se llaman Animals, Zombies, en imitación de un estilo de vida, con nombres que nos van a mostrar como ellos creen que somos. De hecho, cuanto más inteligente es el blanco, más necesita del negro para realizarse."
A partir de 1970, Amiri Baraka dio otra vuelta de tuerca, abandonó el nacionalismo y el Islam y se declaró exclusivamente  marxista. Se arrepintió de sus radicalismos anteriores, flagelándose en una cruda autobiografía, y adoptó un nuevo radicalismo que le dio fama en la opinión pública como machista, homófobo, racista, antijudío y polemista. Acostumbrado a sobrevolar en el vórtice del tornado, su calidad como  escritor le mantuvo por encima de sus propias provocaciones. Amado y odiado, rehaciéndose constantemente, se mantuvo fiel a muy pocas cosas. La música negra y el jazz, en especial, fue una de ellas.

10 comentarios:

  1. Realmente impresionante. Parte del verdadero "black power"... No es asombroso que lo despojaran de su título de poeta ilustre de Nueva Jersey, pero sí que no lo destinaran a Guantánamo, sabiendo que los americanos (como les gusta llamarse a sí mismos) suelen dar vuelta la naturaleza de lo real: ¡No será este pobre hombre, él mismo, un terrorista, por la forma en que habla...?"

    Volviendo al blues... quizá aquel que dijo que Billie Holiday no cantaba blues tenía razón... simplemente lo llevaba dentro y se dedicaba a cantar otras cosas. De Coltrane que voy a decir, solo hay que oirlo...

    Escuché a muy pocos blancos reconocer que la verdadera fuerza expresiva del rock provenía del Rhythm and blues... creo que solo a Roger Waters, a Jerry Lee Lewis, y algún británico. Viva Elvis! Pero viva también quie escribió el Hound Dog...
    http://en.wikipedia.org/wiki/Hound_Dog_(song)

    Reveladora entrada, para mí... Contiene mucha energía. Gracias.

    Saludos cordiales, desde Argentina...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hubieran intentado mandarlo a Guantánamo a lo mejor los Black Panthers y otros grupos radicales negras conseguían lo que no consiguieron en las convulsiones de los 60.
      Tenía las ventajas de haberse convertido un gurú y de haber pasado de sangre y fuego que acabó con la muerte de muchos luchadores de aquel movimiento.
      Es muy cierto eso que dices de Billie, ella era en si mismo un blues o quizás todos los blues.
      Hay menos reconocimiento del R&B quizás porque fue considerado como la música comercial negra de los 60 sin pararse en matices.
      El Hound Dog son de dos señores maestros que respondían a los apellidos de Leiber y Stoller y eso ya es mucho decir. Me encanta la versión de Elvis pero prefiero la de Big Mama Thornton.
      Muchas gracias, la energía es de ellos. Yo se la pido en préstamo.
      Saludos afectuosos desde la vieja piel de toro.

      Eliminar
  2. Un tipo muy combativo, el señor Baraka. Desde sus primeros años con la Beat Generation hasta su marxismo y ese ramalazo antisemita que le surgía a veces, como ocurrió cuando las Torres Gemelas cayeron y no se cortó lo más mínimo en señalar a Bush y los sospechosos "ausentes" judíos.

    Pero, independientemente de esas actitudes políticas y literarias, es un verdadero valedor de la música negra; y aunque no comparto (al menos en su totalidad) algunas de sus opiniones sobre el vampirismo blanco -que no niego que lo haya habido-, es evidente que tanto los isleños como los yankis le deben gran parte de la energía del rock o el pop al blues, el jazz, el r&b, el soul...

    Tenía usted razón, señor Baraka: si no llegan a existir los negros, la música popular no sería ni de lejos lo que ha llegado a ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Baraka era un hombre que se alimentaba del más puro radicalismo, por supuesto muy razonable de la situación de su pueblo, pero con los años y tal como le suele pasar a aquellos radicales aquello se convirtió en una necesidad constante de ir a la contra, de atrincherarse en los márgenes donde uno puede desplegar toda su energía y voracidad.
      Isleños, contienentales y americanos todos se han vivificado con la energía de la música afroamericana que trasciende unas determinadas pautas rítmicas y armónicas para convertirse en una actitud diferente -mas cercana, menos respetuosa y distante- con el hecho musical.

      Eliminar
  3. estuvo actuando aqui (huesca) hace unos años, con william parker y lewis barnes. no parecia ningun demonio. mas bien un señor mayor bastante educado y amable. hizo un concierto que yo calificaria de mainstream. pero eso, mainstream en el sentido de corriente principal no de revisionismo. luego un año despues o asi estuvo en barcelona con cecil taylor y no pude verlo pero un maigo que m envio la grabación. no fue solo un teorico, podia interacciuonar con los musicos-creadores. el lo era. lo que me llamo la atencion, poderosamente es que a su muerte en toda la prensa, en eso de los obituarios se obviaba su faceta musical y no se citaba el jazz. si toda es ameirda de ohomofobia, antijudaismo... que por lo visto debe de ser de grtan interes apra mas de un gilipoyas. pero no se hablaba del enamorado del jazz. no del baraka que....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que te refieres a que leyó sus poesías y textos acompañado por un músico, normalmente un saxo, con el que llega a interactuar tarareando o "rapeando" determinadas estrofas.
      Era parte de aquella conciencia negra de los 60 y se alió con la vanguardia cultural afro, por lo tanto tenía algo temible para los Wasp. Sin duda hay algo teatral en sus fobias como forma de responder al establishment pero eso es algo que en los negros se ha convertido en pura necesidad y que han practicado desde Mohamed Ali a los chicos del Free Jazz pasando por Miles Davis y hasta Isaac Hayes, Sly Stone o Sun Ra.

      Eliminar
  4. Las personas que dicen lo que piensan, de entrada me gustan. Aprecio a quién no calla por corrección política y Baraka es valiente en ese sentido. Equivocarse es de sabios, pero el ha apostado fuerte con sus pasiones religiosas y políticas. No aguanto el racismo, el mayoritario y el otro, en esto el director Spike Lee era genial denunciándolo.

    Me ha encantado la pieza de Ornette Coleman.

    Y, por cierto, tengo que reconocer que bien poco sabía de que Baraka fuera tan polémico, solo conocía algo de su música.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era valiente lo cual no quiere decir que a veces no se le fuera la boca a juicio de los que no estaban en su misma onda. Luego hay cierta necesidad de epatar al personal, de escandalizarlo por gusto o necesidad. La burguesía. al estar entre dos aguas, es sumamente mojigata y se asusta con cualquier cosa, por eso los creadores disfrutan metiéndose con ella.
      Es un gran crítico musical y un efervescente polemista, sin duda.
      Te dejo un pequeño texto en inglés para que veas lo que pensaba de Obama tras el asunto de Libia
      Besos
      Besos

      Eliminar
  5. Baraka era sin duda un tipo raro, y a veces confundimos la rareza con creatividad. En lo personal, Baraka nunca llego a impresionarme musicalmente. Creo que era un estupendo lider politico.

    ResponderEliminar
  6. Su rareza quizás proceda de su asumida radicalidad que si tiene una base real ante las condiciones lamentables de la gente de su raza, luego se fue transformando en una especie de necesidad vital y casi neurótica de estar en contra de todo aquello que pueda ser asumido y aceptado por el establishment dominante.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas