7 abr. 2014

El gallinero musical y la World Music

Tengo la impresión de que el reparto de etiquetas en el escenario musical se ha hecho por riguroso turno de llegada. Primero llegaron los clásicos y tomaron las mejores butacas sin reparo. Su música era la música seria, frente a la música bailable y ligera de todos los demás. Música de conciertos, de conservatorios, de salón aristocrático frente a la música de las verbenas populares, los titiriteros y los cabarets de medio pelo, cuando no de los prostíbulos. Pero llegó el fonógrafo, luego el gramófono y más tarde la radio y al fin los chicos refinados de la clásica y de la lírica, tuvieron que aceptar de mala gana que la democratización de la música, al alcance ya de todas las oídos, les impediría seguir ostentando su secular monopolio.
El triunfo de la música popular fue el triunfo de la multiplicidad de sus estilos, primero ligadas a formas orquestales clásicas y luego retomando formas populares que habían sido vehículo ade expresión de grupos étnicos o sociales marginados por la élite culta y dominante. Los géneros populares que fueron adquiriendo sucesivo reconocimiento a lo largo del siglo XX fueron ocupando el resto de asientos alrededor del gran teatro musical: en el patio de butacas, en platea, en principal o en el anfiteatro. Todo perfecto, aunque a veces no se supiera donde colocar ciertos géneros extraños procedentes de lugares exóticos a los que costaba integrar en la etiqueta estandarizada pero reduccionista de la música folk.
1º PUESTO EN LA LISTA EUROPEA DE WORLD MUSIC (2009)
Llegaron los 80 y algunas de las figuras del establishment musical "descubrieron" algo que etnólogos y folkloristas habían estudiado desde décadas atrás: la música del Tercer Mundo, y en especial la africana, es de una riqueza excepcional y equiparable a la que se realiza en Occidente. Primero obtuvieron el apoyo de singulares figuras del pop/rock como Peter Gabriel, Bob Geldof o Paul Simon y a partir del éxito de pequeños sellos, las grandes compañías discográficas se subieron al carro. ¿Era para los músicos un fenómeno de pura vampirización musical como pasó con el blues en los 60 o en realidad, había un interés filantrópico por difundir esa música? Ninguna de las dos opciones elimina la otra. La cuestión es que ya se habían repartido las localidades y había que colocar a todo este torbellino de música en alguna parte del auditorio. Para las discográficas fue relativamente fácil juntar a esta gente con aquellos que, como Bob Marley, hacían "música rara" en Occidente y enviarlos a todos al gallinero del teatro. Es decir, a las localidades baratas que aún no estaban del todo repartidas y a los que les vendría bien el apelativo inventado para la ocasión: World Music. Gran palabra para no decir nada
1º PUESTO EN LA LISTA EUROPEA DE WORLD MUSIC (2010)
Eran tiempos de cambio, había que airear el ambiente  y la muerte prematura de Bob Marley , el representante máximo de lo tercermundista y exótico en el pop, había dejado un vacío. También había mala conciencia ante el desastre provocado por el poscolonialismo, especialmente en África donde la llamada World Music adquirió todo su sentido. Las luchas contra el apartheid, contra el hambre en Etiopía o el reconocimiento internacional de figuras carismáticas como Fela Kuti, Miriam Makeba, Hugh Masekela, KhaledMory Kanté, Manu Dibango, Ali Farka Touré o Salif Keita contribuyeron a que el mercado musical abriera sus puertas a esta música distinta pero no pura. Nada menos puro que esta música legítimamente contaminada por el ambiente musical general.
1º PUESTO EN LA LISTA EUROPEA DE WORLD MUSIC (2011)
Festivales como el célebre WOMAD organizado por Peter Gabriel y premios de diversa índole le dieron legitimidad definitiva a la World Music. Entre los reconocimientos uno de los de mayor prestigio, por su supuesta imparcialidad musical, es el World Music Charts Europe, WMCE, en los que alrededor de 45 locutores de radio europeos y DJ han creado desde 1991 unas listas mensuales con los mejores discos de World Music publicados en este continente. Estos vídeos que estoy poniendo pertenecen a los más votados en los últimos cinco años.
1º PUESTO EN LA LISTA EUROPEA DE WORLD MUSIC (2012)
No me resisto a terminar sin poner una párrafo, que a pesar de su dureza, no deje de describir muy bien que lo que se esconde tras este eufemismo bienintencionado llamado World Music. Son palabras de David Byrne, lider de Talking Heads, agitador musical desde los 70 y colaborador habitual con músicos de cualquier continente. Su título ya lo dice todo: Odio la World Music
"La expresión, World Music, es el modo de despreciar a los artistas encajando sus músicas en una categoría exótica, y muy cómoda, porque lo exótico es hermoso, pero insignificante. Así se apoya la idea de que ellos no son como nosotros"
1º PUESTO EN LA LISTA EUROPEA DE WORLD MUSIC (2013)

22 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo con tu apreciación de las etiquetas. Yo soy de los que piensan que éstas limitan mucho. La música es buena, tanto si es rock como es funk. Hay que abrir la mente y dejarnos llevar por el hipnótico poder de la música.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy plenamente de acuerdo y mi idea en este blog es romper los compartimentos estancos para que la música fluya libre.

      Eliminar
  2. eso de las musicas del mundo siempre me ha parecido uan engañifa. ¿musicas del mundo?. joder todas son de este mundo. salvo sur ra que como todo el mundo deberia saber era de saturno, todos tienen d.o de aqui.
    creo que este buen rollismo de las musicas del mundo la etno o la word music ha molado mucho a quienes no tienen grandes intereses musicales. es un producto de facil consumo y con pedigree. ayer aqui estuve precisamente en un concierto del ramo (el citado) bassekou kouyate & ngoni ba (no estuvo mal). oye, que entrada (no por conocimientos previos), que entrega del publico... como molan estas propuestas. pero molan no creo que per se sino por el marketing. y es no menos curioso que el publico de esas "musicas del mundo" pueda decir un pequeño snatoral de represnetantes del genero que en ese momento toque (el afro, balcanes...) pero tan aficionados a esas musicas dle mundo los (supuestos) aficinados de aqui no saben de que van esa musica del mundo que se hace a unso kilomentros de la puerta de casa, una vez que pasas la otrora frontera con francia y la musica gascona les suena tan a chino como la libreimprovisación libanesa (que por cierto tuvo su momento de gloria ahce unso años). asi que cuando digo que mis planes para lso dos proximos fines de semana son pasar al xiru festival en el soule o a la hesta de la husta en lucq de bearn me miran como a un bicho raro. que fuera a basekou parece que entra en el guion.
    pobre musica con sus etiquetas y su publico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sun Ra, afortunado él, aunque no te olvides se consideraban de este mundo gente como George Clinton ese estupendo líder de de Parliament/Funkadelic y alguno más.
      Se trata de una etiqueta discográfica aprovechando conceptos anteriores anglocentristas. Todo lo que se ha producido fuera del mundo anglosajón pasa por ser World Music y así nos sacamos un muerto de encima y en especial a esos pelmas del folk y derivados. Encima si son negros, orientales o africanos con una etiqueta para todos les basta.
      Eso no indica la calidad de la música que hacen ya que es tan variada y diferente que vale todo. Los músicos hacen una música y los chicos del marketing discográfico deciden otra cosa.
      El público es sujeto paciente en este invento. Para algunos esnobs supone darse una patina de cultural como si fueran a una de esas exposiciones del Reina Sofía o del Prado con grandes nombres de la pintura universal. Para otros es un hallazgo, aunque su puerta de entrada a ese mundo musical tenga orígenes espúreos. Creo que al menos para esta gente merece la pena.
      Otra cosa es que pasa con la música europea que está bajo ese calificativo de World Music. Salvando el tema de la música celta, otra etiqueta comercial, nadie sabe lo que se hace en esta península y más allá de los Pirineos si no está protagonizado por un cantante jondo, un chansonnier o un guitarrista tocando flamenco o manouche.

      Eliminar
  3. las etiquetas son un invento artero; la música "clásica" está repleta, pero repleta, de "música popular". Mahler, sin ir más lejos, cualquiera que agarres tiene frases y frases y frases y frases bailables y no tanto; la sinfonía es una extensión de la suite de danzas, que hasta conservó la alternancia de los movimientos rápidos y lentos, binarios y ternarios, con la bendita gigue al final y el minué en el medio; esa también es una etiqueta para mí. Yo estoy al horno, hago 20 cosas distintas, las etiquetas me ne fregan, o más bien digamos, a tomar por culo, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, la música clásica bebió y bebe constantemente de la música popular pero al pasar a la "alta cultura" adquiere una posición relevante en el canon cultural dominante.
      La música debe abrir todas las puertas que separan los compartimentos donde quieren encerrarla y entra libremente donde quiera y como quiera para adquirir valor por si misma y no ser un arma de afiliación para determinados grupos de aficionados.

      Eliminar
  4. Oh! mi querido Dr. siento disentir, jamás la clásica ha ostentado ningún monopolio en cuanto a número de oyentes. Si bien en el pasado puedes atribuir su limitado número de seguidores a las elites en las que se movía, hoy no hay disculpa que valga y sigue sin cuajar. A veces abusamos del tópico del clasismo y la prepotencia del poder económico para justificar reductos minoritarios en cuestión de arte y me temo que no es cierto.

    En música siempre habrá ritmos o estilos que enganchen a casi todos y otros que solo lo harán a quienes se tomen la molestia de conocerlos, insistir en ellos o simplemente no entran y listo. Es muy natural que la música de África nos resulte extraña, igual que la indú, la japonesa o la china... vivimos muy alejados cultural y geográficamente de ellos, pero suponer que los despreciamos por eso me parece injusto ¿Tú crees que a SUSANA SEIVANE por muy ilustre que sea su apellido dentro del mundo de la gaita la conocen más que a estos artistas que hoy nos enseñas aquí? yo creo que no. Lo étnico y folklórico siempre será minoritario sea cual sea su ubicación geográfica.
    Los cuatro listos de siempre se inventan dos festivales con aromas de solidaridad, los mochileros del mundo se van de tournet y ya tenemos montado un nuevo invento musical. Nos encanta etiquetar, es un vicio tremendo, si no encajamos todo en compartimentos estancos nos descolocamos... aunque sean cajones de sastre enoormes como este.

    Mil gracias por acercarnos a esta gente, para mi absolutamente desconocida, el que más me ha gustado es el último tema, súper originales sus instrumentos, además de sonar de maravilla en conjunto.


    Muchos besos Dr, me ha gustado tu gallinero ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no quise decir que la clásica haya ejercido un monopolio cultural. Es la élite cultural la que ha tomado la música clásica como forma de distinción cultural convirtiéndola en la música por excelencia y despreciando otras manifestaciones musicales. En ese proceso la música en sí solo ha sido un instrumento ya que los propios músicos y compositores han seguido unidos a la música popular.
      No es el público el responsable de darle valor musical a uno u otro género, son los que manejan el negocio los que otorgan etiquetas y relevancia a una u otra música. Llamar World Music a todo lo que no es anglosajón y algunos géneros expandidos con anterioridad revela una visión etnocentrista y con ciertos aires imperiales .
      No todo el folk es tratado de igual forma porque sus integrantes quizás se han preocupado por obtener una proyección propia. Susana Seivane, siguiendo tu ejemplo, ha actuado en Japón, Estados Unidos, Europa, Latinoamerica etc.. por pertenecer a ese genero reconocido y aclamado llamado Música Celta.
      Muchos besos, feliz fin de semana y gracias.

      Eliminar
  5. Desconocía estas listas. Me llama la atención que todas las canciones sean del mismo estilo ¿No hay más?

    Y respecto a la frase de Byrne, muy de acuerdo. Es una manera de decir "os tenemos en cuenta, pero ahí a un ladito".

    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto es música africana pero tiene sus matices. Cualquier lista responde al gusto de los que las hacen y hay que remontarse a más años atrás para encontrar la aparición en el primer puesto, no en otros más secundarios, a grupos que no sean de África Occidental porque son grupos de una zona concreta de ese continente y especialmente Mali que siendo el país más pobre del mundo por renta per cápita es uno de los más ricos a nivel musical por los griots y todo eso que ya expliqué en esta entrada.
      Bicos

      Eliminar
  6. Como decia Duke Ellington, "Solo hay dos tipos de música: La buena y la mala".

    ... Pero lo que son las cosas, casi siempre "la mala" se vende mejor que "la buena", por lo cual se podría deducir, que para el gusto del gran publico bailón, la mala es la buena y la buena es la mala (jejeje)...y ahí esta el problema... ya que a la hora de votar, ya sabemos lo que nos colocaran en el sillón presidencial....

    Saludos a ritmo de las monedas de Obiant... que por cierto, es el sonido preferido de Rajoy y de sus secuaces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que ser maximalista, viejo amigo Kuto, también está la regular.
      El público recibe lo que echan y lo que tiene más a mano. Lo que habría que preguntarse es porque alguien tiene interés en que la gente escuche mala música en vez de buena cuando prodicería el mismo esfuerzo hacer marketing con una que con otra. ¿Piensan que la gente es idiota o es que la mala música se hace más rápido?
      Una cosa no estoy de acuerdo contigo: dichosa la música de baile cuando es buena. Afortunadamente hay algo más que King África y Reggeton.
      Obiang y su hijito Teodorín se manejan a ritmo de chequera y billetes suizos que suenan bien pero se bailan fatal.

      Eliminar
  7. Es cierto que, como en el blues o el jazz, puede haber habido vampirización por parte de los blanquitos; pero también hay que reconocer el extremo respeto que personajes como Paul Simon (el primero y el más consciente), Gabriel o Byrne han tenido hacia los sonidos africanos. Que hayan hecho fusiones es lógico, pero siempre tratando a esas músicas de tú a tú, sin amaneramientos altaneros.

    Y por supuesto, como consecuencia de lo anterior, suscribo totalmente la frase de Byrne: eso de la "World music" es una gilipollez intencionada; en parte por lo que él mismo dice, y en parte porque al final se trata de una etiqueta que utilizan los medios para embaucar al oyente occidental, al que deben de suponer idiota. Si nos ponemos así, el "Pata pata" de Miriam Makeba ya era "world music", ¿no? Pues no señor: folk, en efecto. Africano, asiático o de donde sea, pero folk.

    Y ahí llegamos a las etiquetas. Yo les tengo tanta rabia como el que más; son meros títulos comerciales en una caja de discos, y muchas veces dependen del discutible criterio del que las ha puesto, pero también es cierto que al menos en un principio tienen su utilidad para el aficionado que empieza: más o menos, puede uno guiarse por ellas para buscar las músicas con las que se identifica, y luego prescindir totalmente de su uso.

    La selección musical muy buena, como siempre. Más de uno ya denota una cierta fusión a la inversa. Aunque ya sabe, eso de los puestos y las listas va a gusto de cada uno. En cualquier caso, suenan refrescantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo en las buenas intenciones de esos blanquitos pero luego siempre viene detrás o venían, las pobres están en las últimas, las discográficas con sus ejércitos. Me recuerda los de los misioneros delante con sus cruces y los Tercios detrás con sus armas.
      Yo creo que el Pata Pata nunca fue considerado música folk y si puro pop. En aquellos años se permitieron algunos exotismos como el calypso, el reggae primitivo, algo de música africana como Manu Divango e incluso triunfó un grupo de Madagascar llamado Les Surfs y siempre fueron considerados grupos pop. Como era pop lo que hacía lFrançoise Hardy, Silvie Vartan, los italianos o los españoles.
      Los etiquetas son útiles para el principiante pero es como el que se compra un traje en la adolescencia, pronto le tiran las costuras y necesita otro.
      Muchas gracias por lo de la selección musical en este caso estaba fácil, es lo que eligieron ellos. Yo también creo que hay una fusión inversa y que la música africana actual, la más oída, está impregnada de música occidental

      Eliminar
  8. No sé qué decir. Soy una ignorante y siempre había pensado que eso de "Músicas del mundo" era una manera de hablar de cualquier música, ni idea de que había tanto run-run detrás de esta denominación.

    Por ese lado he aprendido algo y eso es mucho siempre.

    Me gustan tus propuestas pero estoy viciada con un tipo de música y me cuesta salirme de ahí.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay run run porque es una apelativo excluyente en lo que lo que se excluye es precisamente lo que se quiere salvar como canon musical.
      Sé que te gusta mucho el jazz y por eso te invito a que escuches mucha música africana porque es una corriente que está vivificando como pocas aquella música nacida por Nueva Orleans río arriba, río abajo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Yo creo que la música es el único lenguaje que merece el calificativo de universal. Eso de las músicas del mundo es otra cosa...de la que no me atrevo a opinar por falta de conocimientos

    Gracias por todas esas novedades que nos regalas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es universal aunque se enriquezca con las aportaciones de cada pueblo, esa es su grandeza.
      Gracias a ti por tus palabras.

      Eliminar
  10. Allá por los 80´ en el rastro de Madrid se podía disfrutar de unos negritos con sus percusiones donde nos ponían a todos a movernos.
    Años han pasados y aquella música de raíz, como cuentas, ha sido abducida para montar el negocio y para eso hace falta una etiqueta…
    Un brazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo aquellos negritos, como dices tú, en el Rastro y en el Retiro. He visto a menudo aquí y en el resto de Europa a grupos de músicos andinos trayendo la música de aquellas alturas. También he visto gaiteros gallegos, más que escoceses, en los lugares más insospechados. La música circula de una a otra parte, nació antes del negocio y seguirá cuando ya no lo haya. Es lo extraordinario del tema
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Me ha encantado esta entrada, la he disfrutado. Creo que la musica en general, (jazz, samba, bossa Nova, tango, rumba, etc.) nace de expresiones musicales populares, las que en algún momento fueron despreciadas por las elites culturales.
    Un abrazo y saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Héctor. La música solo tiene sentido como expresión popular por mucho que tenga una autoría reconocida detrás. Cuando la élite se la apropia, es para que sirva como arma distinción por eso previamente intenta despojarla de todo aquello que la haga hostil a sus intereses.
      Un abrazo y feliz Semana Santa.

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas