10 jul. 2014

El Último Soulman

Esta es la entrada 300 de Sinfonía Azul y sin caer en la pedantería de poner la letra picuda, he decidido vestirme de gala y adoptar un tono solemne para recibir a un invitado que creo que le va a dar realce al acontecimiento. Por desgracia, al igual que en las dos últimas publicaciones de este blog, se nos ha ido hace pocas semanas. Empecemos por el principio con la ayuda de Quentin Tarantino.
 

Bobby Womack, conocido por algunos como El Último Soulman, nacido en 1944 y fallecido el 27 de junio pasado. Para mí y para muchos otros, una de las grandes personalidades que ha dado el soul en su esplendorosa historia.
Nacido en Cleveland (Ohio), formó un grupo de gospel con la colaboración de sus padres y tres de sus hermanos.  Con tan solo 12 años y en una gira por el circuito evangélico son descubiertos por Sam Cooke, entonces cantante de The Soul Stirrers, y éste decide convertirse en su mentor. Pasan 4 años más, Sam está cambiando de la música religiosa al soul y crea una compañía discográfica, SAR Records. Es entonces cuando llama a los Womack Brothers, les convence para  que cambien su nombre por The Valentinos y  graben su primer disco con su sello. Tras un primer éxito en las listas rhythm and blues, llega el segundo en 1964. Por desgracia su tema original quedó desbordada por la versión que hizo poco más tarde, un emergente grupo inglés de posterior fama galáctica. Pasados los años, así recuperó su melodía el propio Bobby Womack ya en solitario. 
 
Fue muy triste que un éxito propio alcanzase la inmortalidad en otras manos y a pesar de que  Womack siempre tuvo una magnífica relación con los miembros de The Rolling Stones nunca llevó bien aquel asunto. Las desgracias no vienen solas, poco después fue asesinado Sam Cooke y el grupo se deshizo. Además Bobby cometió la herejía de casarse con la viuda del maestro y la comunidad soul le dio la espalda. Entre la adicción a las drogas y sus colaboraciones musicales y compositivas con todos los grandes figuras del momento pasó parte de los 60. A Janis Joplin, por ejemplo, le escribió la canción Trust Me y fue el Mercedes Benz de Bobby el que inspiró la canción de igual título. Una de sus composiciones instrumentales, la deliciosa Breezin', escrita e interpretada junto al guitarrista húngaro Gabor Szabo también alcanzó notoriedad ...pero solo cuando llegó a las manos de George Benson.  
El mal fario se rompe en 1971 con el disco Communication que alcanza un estupendo lugar en las listas de rhythm and blues y jazz con temas como éste:
Una de su canciones más celebradas aparece en un disco de 1972. Está dedicada a Harry, hermano y compañero de aventuras musicales, que era un tipo tranquilo, despreocupado y que vivía al día. Por desgracia no fue suficiente, ya que fue asesinado por su propio mujer dos años más tarde. Es impresionante la intensidad con la que Bobby cantaba lo que se convirtió en duradero homenaje a su hermano muerto.
El Across 110th Street del primer vídeo, daba título a una película también de 1972 dirigida por Barry Shear e interpretada por Anthony Quinn siguiendo el modelo blaxploitation, es decir: películas de temática policial con personajes afroamericanos. Esta es su versión acústica en una actuación reciente.
Después de aquellos años únicos la carrera de Bobby empezó a languidecer. El soul puro y despojado que él había aprendido de sus maestros Sam Cooke y Otis Redding, fue perdiendo vigencia con la aparición de la música disco. En ello también tuvo mucho que ver su incapacidad para desengancharse de las drogas. Era querido y venerado, ya nadie la hacía el vacío por sus osadías matrimoniales, pero no conseguía encontrar el éxito que tanto anhelaba. Con una excepción, el viejo tema que había sido su primer hit con sus hermanos volvió a subir a las listas en el año 1974.
Desde mediados de los 70 hasta casi los 90, el cantante se convirtió en una figura de culto para los aficionados o en otras palabras: fue olvidado por el gran público. En los 90 abandonó las drogas y recuperó cierto reconocimiento como lo que fue siempre, un maravilloso cantante, un estupendo guitarrista y un excelente compositor.  
Todo se acabó el día 27 del mes pasado, para bien o para mal, Bobby Womack no volverá a ser herido por el amor o por la vida otra vez.

10 comentarios:

  1. Me pido la interpretación de Bobby. Quizás porque me gusta bailar las lentas...

    Enhorabuena por esas 300 magistrales lecciones de música. Seguro que tienes marcha para otras tantas más... Ánimo, Dr. Krapp

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luis Antonio, por tus animosas palabras.
      Te dejo las lentas y yo me quedo con las rápidas porque yo en todas las de este hombre me siento bien.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Ante de nada felicidades por la actividad bloguera, jaja.
    Y del artista ¿qué decir? tuvo una vida intensa y por lo que se ve fructífera.
    Por cierto, lo mejor de Jackie Brown era la banda sonora.

    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      Tuvo muchos altibajos después de su entrada triunfal con sus hermanos, fue relegadao a músico de estudio y solo hacia final de los 60 tuvo otra oportunidad.
      Jackie Brown peca de lo que pecan muchas películas de Tarantino. el reciclaje de otros materiales de dudosa procedencia. Si le sale bien sus películas son antológicas, si le sale mal puedes encontrarte con auténticos aunque muy aparentes churros.
      Bicos

      Eliminar
  3. Efectivamente, lo primero es lo primero: feliz aniversario número 300. No todo el mundo llega a esa cifra con las facultades físicas y mentales tan desarrolladas y frescas como las suyas, herr doktor. No habrá firmado un pacto con Satanás, ¿eh?

    Y Womack, otro señor del soul. Es posible que ese olvido que ha sufrido por parte de algunos sectores se debe a que nunca se dedicó a un estilo "puro", sino que sus querencias funky e incluso rockeras parece que le pasaron factura (en este tipo de mercados da la impresión de que los artistas "crossover" están mal vistos). De todos modos, era uno de los grandes y no creo que su nombre se olvide al menos entre los aficionados de verdad).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ya son 6 años en escena y si te fijas arriba tras un año muy desmadrado en el 2009 he ido publicando menos entradas año a año. No se si es que me falla el físico, la mente o que prefiero tomar distancias cronológicas para que lea más gente cada artículo. Satanás anda estos días muy ocupado echando leña al fuego del verano.
      ¿Ves a Womack crossover? Yo en cambio lo veo muy en la línea principal del soul. Ël se sentía cerca de su pygmalion Sam Cooke y luego tiene toques que recuerdan a Otis Redding, Wilson Pickett o el propio James Brown, aunque es cierto que era un magnífico guitarrista y no le hacía ascos a los temas más rockeros.
      Saludos

      Eliminar
  4. Enhorabuena por tu cifra redonda, sabemos que es complicado poro de momento se te ve en forma, desearía que así siguieras.
    Conocí a bobby womack a traves de unos discos de una colección de soul que me encantó. Una lástima su pérdida, siempre nos quedará su música, es lo que tiene el arte, permanece.
    Una gran entrada, una vez más
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafael, procuraré seguir como hasta ahora aunque ya no tenga esa necesidad de actualizar las entradas tan constantemente como al principio.
      Yo también conocí mucha de obra en una colección recopilatoria de discos de soul. Fíjate siendo tan grande a Bobby no le "favoreció", por decirlo así, en su éxito masivo no llevar una leyenda trágica detrás- Sam Cooke y Marvin Gaye fueron asesinados, Otis murió en un accidente de avión- o tener una personalidad tan arrolladora en sus contradicciones como James Brown.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Felicidades Dr ceñudo por tus 300 entradas, siempre me enseñas y me guías para buscar en el blues y otros ritmos relacionados.

    En este caso conozco a Womack pero no me había detenido en él como merece tras seguirte en el recorrido que has hecho. "Harry Hippie" sencillamente magnífica. Me la llevo para escucharla con calma.

    Como se repite la historia que une éxito-drogas-desgracias personales-decadencia... parece que el destino, en el que no creo, marca a estos grandes cantantes y/o músicos.

    En el plano frívolo: me encanta el traje rojo y, la verdad, no se movía nada, nada mal.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lúa Chea.
      Yo también aprendo mientras busco información para completar cada entrada, pro ejemplo, no sabía que el famoso Mercedes Benz de Janis Joplin,  aquí te dejo la canción, procedía del auto que tenía Bobby Womack.
      El destino marca a los músicos de esta talla porque quizás piensan que las pasiones que las músicas les suscitan son transportables a su propia vida personal. Lamentablemente la vida tiene otra dinámica, otro ritmo, otros marcos. Estoy leyendo un libro extraordinario sobre las vidas, reinventadas por el autor, de grandes mitos del jazz y se comprueba a cada paso.
      Eran tiempos de ropas chillonas, peinados afro y orgullo de ser negro. Cualquier elemento valía para sentirse superior y al margen de la gris materia cotidiana.
      Abrazos

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas