14 sept. 2014

Momentos de Wattstax, el Woodstock negro

Fue en 1972, el día 20 de agosto y se conmemoraba el 7º aniversario de los disturbios que asolaron el barrio de Watts en Los Ángeles. La historia es la que ya conocemos. Pasó este año en Ferguson y en 1965 también fueron los excesos policiales en un asunto aparentemente menor, la detención de un joven por conducción temeraria, los que generaron una terrible batalla campal con un balance final espeluznante: 34 muertos, más de mil heridos, 3.500 detenidos y cientos de edificios destruidos en cinco días de furor y tragedia. Se calcula que en los disturbios de Watts participaron alrededor de 35.000 personas frente al enorme despliegue formado por la policía y la Guardia Nacional. Sin duda una fecha crucial para la intensificación del  movimiento de los derechos de la gente de color en los Estados Unidos.  
No sé si tras las pretensiones conmemorativas de la Stax Records, la compañía discográfica del sonido de Memphis y por tanto del mejor soul americano, había un interés publicitario. Al menos sabemos que no fue por cuestiones mercantilistas:  la entrada costaba un dolar. Aquel festival fue conocido luego como el Woodstock negro y pasó a la historia como uno de los principales eventos de la música afroamericana. 
Tenéis entero y a vuestra disposición en Youtube el extraordinario documental que dirigió Mel Stuart sobre aquel gran acontecimiento pero dejadme que me recree en alguno de sus más maravillosos momentos. Como habéis visto en el vídeo anterior, por escena pasaron desde el reverendo Jesse Jackson o el actor Richard Pryor hasta figuras musicales de la talla de Isaac Hayes, Albert King, The Bar-Keys, Rufus Thomas, Carla Thomas, Eddie Floyd, Little Milton etc... Sin duda, su momento más famoso, más peculiar y bizarro fue la aparición de Isaac Hayes. Eran las 8 en punto de la noche, se bajaron las luces y...

Poco antes, Rufus Thomas, padre de la gran Carla también presente en el festival, animó y acabó enloqueciendo a aquellas elegantes multitudes afro después de pedirles que bajaran al césped y bailaran con él su divertido y picarón "Do the funky chicken".

El viejo blues estuvo representado por una de sus figuras más legendarias, uno de los tres "reyes". Albert King interpretó su conmovedor, I'll Play The BLues For You.
Precedieron a Albert King, ese estupendo grupo de sesión llamado The Bar Kays renovados tras el accidente que costó la vida a Otis Redding y a buena parte del grupo. El nombre del tema nos dice de que iba la cosa: Son of Shaft.
Dejo para el final algo que ocurrió muy al principio, cuando aún no se habían calentados los ánimos y la gente estaba expectante por saber que pasaría después. Es el tema que más me gusta de toda la velada y corre a cargo de un grupo por el que tengo especial predilección. Cuando veo  a Pops Staples y a sus hijas -Cleotha, Pervis, Yvonne y ese portento vocal casi inexplicable llamado Mavis- cantando esta maravilla, entiendo como la música puede convertirse en una fuerza revolucionaria capaz de pulverizar cualquier muro, obstáculo o frontera que los poderosos le pongan por delante.
Yo pienso que nadie derrota a un ser humano  que cree en la fuerza primordial de la belleza.

13 comentarios:

  1. Qué grande era Albert King... Pero qué grande. Esta tarde, después de clase, me veré el vídeo entero. Un abrazo, Doctor :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Albert King es una de las mejores cosas que le pasaron al blues y especialmente a la guitarra de blues durante mucho tiempo. Sin duda

      Eliminar
  2. Esto es lo que viene siendo "una epopeya" con todas las de la Ley. La verdad es que no importa mucho si Stax aprovechó el aniversario para hacerse publicidad, porque aquellos hechos merecían ser inmortalizados. Como en muchas otras ocasiones, la música era el aspecto más vistoso: el trasfondo que había originado la bronca de siete años antes seguía vigente en gran parte. Y aún hoy vemos a veces un repuntar que se muestra como la lava saliendo de un volcán: sigue habiendo un magma debajo.

    Sobre el personal, qué decir. Una sucesión de monstruos. Y por supuesto, la familia Staples es de las que merecen un monumento.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda aquellos tristes necesitaban un recuerdo ya que fue una verdadera masacre. La prueba de que en aquel 72 era necesario seguir reivindicando cosas está en las actitudes y el contenido de las canciones que los diferentes artistas interpretaron en el escenario. El magma no está muerto solo dormido.
      No están todos los grandes artistas soul del momento pero los que intervinieron son muy representativos.

      Eliminar
  3. Esas explosiones de descontento son recurrentes y el paso del tiempo nos permite valorar que acaban teniendo sus repercusiones aunque no lo parezca en el momento.

    La música de Hayes (su espectáculo, ejem!!) y Pops Staples lo mejor de lo mejor.

    Sobre la capacidad revolucionaria de la música tengo algunas dudas que veo tú no tienes. En todo caso no dudo de lo importante que es a nivel individual y como sello de identidad de movimientos que tienen otras dimensiones fuera de lo estrictamente musical.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvo muchas repercusiones aquella ya que contribuyó a radicalizar el movimiento por los derechos civiles y empezó a desarrollarse de una forma acelerada el movimiento nacionalista negro con Malcolm X y los Panteras Negras.
      Visto hoy en día nos puede parecer hortera lo que hace Isaac Hayes pero en su tiempo, necesitados de un lenguaje corporal para definirse y demostrar el poderío negro, tenía mucho sentido. Las cadenas siguen estando presente en el subconsciente profundo de los afroamericanos, solo hay que fijarse en sus manifestaciones culturales.
      No es que la música genere una revolución, eso sería simplista; pero lo cierto es que toda revolución tiene su propia música, sus himnos y sus cantos.
      Besos

      Eliminar
  4. ¿Ves? esta es de esas entradas tuyas que necesito montón de tiempo para disfrutarlas.. en este caso no ya porque me encante el soul ..y en general todo el rollo afroamericano.. ... el sonido Detroit.. y los productos de Fortune Records, Motown, Mike Hanks, etc. .. pero lo cierto es que no sé nada de nada de forma directa .. solo por referencias y por los derivados que han producido a lo largo del tiempo ... por eso no conozco en realidad a nadie de los que mencionas en tu entrada solo de referencias ... he escuchado un poquito y luego vuelvo a por más.. a veces pareces una enciclopedia con patas ... jaja una meticulosa enciclopedia con patas" Mil graacias... ¿ porqué no editas todo esto y lo vendes para alguna cátedra de musicología competente ? :-)


    Muuchos besos Dr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierras los ojos y no mires por favor las repeticiones y faltas de ortografías .. a veces da pena verlo que dejo a carreras y sin repasar.. :-)

      Eliminar
    2. Nada nada, nada como los originales, María. Siempre tienes la opción que practico yo en los blogs musicales de oír la música mientras hago otra cosa. Ahora mismo mientras te estoy contestando oigo en Spotify temas de la chanson francesa que casi parecen la antítesis de la marcha soul.
      La enciclopedia no soy yo, es la red entera que hace que el más ignorante parezca un buho sabiondo.
      Te respeto lo de la ortografía si tú respetas la mía. Ya sabes que yo escribo de un tirón y solo releo lo escrito cuando está publicado.
      Muchos besos

      Eliminar
  5. Un festival musical respetable, a pesar de algunas ausencias, sin duda. Luego lo veré completo. Hay algo comprehensivo ahí. Gracias, Doc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se echa de menos a los Booker T. & the MG, a Wilson Pickett que vi en directo en 1994, y algunos más de la compañía Stax. Imagínate si en este festival estuvieran los chicos de la Motown hubiera sido la bomba.
      Gracias a ti, Armando

      Eliminar
  6. Dr. KRAPP, me ha gustado mucho este post, me ha hecho recordar mís años veinteañeros. Época de revolución musical que acompaño a movimientos que buscaban mejorar los derechos de los afroamericanos.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Héctor. La efervescencia de los 60 se mostraba tanto en las causas políticas como en la música. Desde un territorio u otro las cosas no volvieron a sus antiguos cauces aunque hay mucho por lo que seguir luchando.
      Saludos cordiales

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas