10 mar. 2015

Lonely Woman: el clásico de los irreverentes

Es sabido que Ornette Coleman fue el gran dinamitero del jazz a finales de los 50. Su concepción rompía con las viejas armazones musicales para buscar una sonoridad que siendo nueva conectaba con nuestra propia emotividad profunda y primordial. Ese era su secreto aunque entre sus seguidores prevalecía la habitual plaga de modernos, enterados y snobs. Su música era de una expresividad punzante y desgarradora lejos de la racionalidad intelectualoide y clasista que buscaba aquel público blanco ansioso de experiencias nuevas. Basta con escuchar, quizás de nuevo, aquellos discos primerizos de Ornette Coleman y su grupo. Por ejemplo cuando oímos su más celebérrimo tema, aquel con el que se abría su legendario tercer disco.

Sí, no deja de ser paradójico y un tanto aleccionador que el gran irreverente del jazz haya realizado un tema que los años han convertido en un clásico del canon jazzístico. Del más ortodoxo incluso. Ese que respeta la progresión de acordes o el equilibrado desarrollo de los  compases. Aquel que podía representar el Modern Jazz Quartet de John Lewis en aquellos años.


Es indudable, hay elegancia, clasicismo y precisión donde antes había desgarro y expresionismo. Vuelven las formas musicales a ocupar sus sitio y se sustituyen las ambigüedades por el rigor.
El jazz lo admite todo e incluso que Lonely Woman se convierta en lo que pudiera ser una banda sonora para una serie de televisión  cuando lo hace suyo un maestro tan desbordado como desbordante llamado, John Zorn.


Hay una interpretación muy interesante de Branford Marsalis en sus disco de 1987, Random Abstract. Es muy larga, 16 minutos, muy lenta, morosa y sumamente delicada. Merece la pena para quien tenga tiempo e interés.


En fin, que hay que volver a los creadores del tema. Aquel elenco poderoso formado por el propio Ornette junto a Don Cherry, Billy Higgins y el contrabajista Charlie Haden, el único protagonista en esta versión en solitario.
 
En una entrevista con el filósofo francés, Jacques Derrida, Ornette Coleman contó que antes de ser un músico reconocido trabajaba en unos grandes almacenes y un día, mientras comía su almuerzo, vio en una pared una pintura que le conmovió por su aparente contradicción. Retrataba a una chica bellísima, con todo la hermosura física que puede desear una mujer, y sin embargo tenía en su rostro una expresión triste que revelaba una especie de intenso aislamiento con respecto a su entorno y quizás al propio mundo. Cuando el músico llegó a casa se sintió apremiado a componer este tema.

18 comentarios:

  1. Todo lo que suena es tan ecléctico que por una vez y sin que sirva de precedente necesito volverme ortodoxa ... la versión de John Zorn no tiene nada de solitaria, aliada y meditabunda ... nada de nada! se le fue la mano en su desbordamiento... para mi de todas, la que mejor expresa la idea original del compositor ( chica solitaria ) sin duda es esta preciosidad de Marsalis... ( suena aun ahora mientras te escribo) pero la versión que aquí cuadra el círculo es la de Charle Haden, la paradoja perfecta ...

    Un bajo, el eterno acompañante, en solitario...
    Como ella, sola... aun cuando quienes la veían, desearan acompañarla. ( seguro que era la hija de Derrida .. el deconstructor .. otro lleno de tanta belleza como tristeza ) .. qué mundo este!



    Muchos besos Dr. y mil gracias por este ratito, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy ecléctico y lo más llamativo, desde mi punto de vista, es ese caminar desde la heterodoxia del propio Coleman hacia la ortodoxia más o menos distinguible en los diferentes versionadores de su tema emblema.
      Haden tenía, recordemos que murió hace bien poco, la ventaja de ser parte del grupo original que acompañó a Coleman en la grabación e interpretación de la pieza.
      El bajo en soledad se presta a muchas imágenes poéticas como la que propones.
      Muchas gracias a ti

      Eliminar
  2. tema mito. un amigo del sur de francia colecciona verisones de este tema y le echo una mano en el empeño. tiene... el caso es que para uan entrada de mi anterior blog le pedi que me hiciera una seleccion de ellas. un entretenimiento mas. el caso es que en lugar de enviarme versiones oficiales me envió versiones grabadas (buena parte de ellas por el) en directo. eso dio lugar a una de las entradas de la que mas satisfecho estaba. el caso es que go ear no se porque me borro los temas de mis reproductores. el caso es que se pueden leer los comentarios e info de los temas/versiones pero no hay audio. y las dos fotos mi mujer con antoine y jac berrocal con ornette!!!! creoq eu recordaras la entrada. ¡maldigo a goear por borrarlas!!!!
    http://jesus-desdemicadiera.blogspot.com.es/2013/05/doce-chicas-solas-no-jodas-que-una.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo muy bien lo de tu amigo porque es un tema que se presta a muchos juegos musicales. Al entrar en tu blog me he acordado de aquella entrada y también que escuché casi todas las versiones. Es una pena que los de Goear hayan vuelto a hacer de las suyas y no se puedan oír los temas. Desconfío mucho de esta web a la que le he cogido cierta manía. Con todos sus defectos me quedo con otras webs musicales y solo uso ésta cuando me queda más remedio.

      Eliminar
  3. Solo conozco la de Haden: me la puso hace muchos años un amigo mío muy jazzero y que conocía mi debilidad por el sonido del bajo. Una gloria. Me resulta difícil disociar esa memoria del resto de las versiones que están aquí, pero todas ellas me gustan salvo quizás la de John Zorn: demasiado cañera, para el tema que dibuja. O tal vez porque no me gustan las baterías tan "modernas", que también puede ser.
    Coleman y el Modern Jazz Quartet, señorío puro. Y Marsalis, tal vez demasiado denso para mí, lo he dejado en el minuto cinco: me recuerda las grabaciones de aquel sello, ECM, que me superaba.

    En cualquier caso, un espléndida selección. Como siempre las grandes piezas se venden solas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La versión de John Zorn, un tipo que me gusta mucho por su capacidad de buscar nuevas vías musicales, está dentro de un disco llamado Naked City donde intenta llevar temas más o menos conocidos al territorio de las bandas sonoras televisivas o cinematográficas relacionadas con el noir. Pásate por Youtube y busca Latin Quartet de John Zorn ese es el espíritu de todo el disco.
      El tema de Marsalis tan minucioso quizás peque de excesivo respeto algo congénito a su familia y más en aquellas fechas en que era más fiel al "Torquemada" de su hermano.
      Gracias.

      Eliminar
  4. Muy interesantes las diferentes versiones de Lonely Woman, sin duda una buena compañía.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Angie, por acercarte por aquí y tomarte el tiempo de escuchar esta música.

      Eliminar
  5. Me llevo la pieza de Haden con mi instrumento de jazz favorito (siempre lo ha sido, luego se incorporó el piano y el saxo tenor, y con esos tres instrumentos y la batería para mi ya hay suficiente).

    Hoy los conozco a todos... qué raro. Coleman uno de los músicos que más he escuchado. John Zorn no me convence.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta mucho el contrabajo, incluso en la musical orquestal sinfónica tnego cierta fijación por el instrumento.
      Son gente conocida y tú conoces muy bien está música.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. El gran Coleman ,un revolucionario,recuerdo su visita antologica a Bs As en la que llego a estar un dia perdido (en un momento se penso hasta de un secuestro) y `aparecio cerca del show para dar un concierto maravilloso donde "Lonely Woman" brillo como nunca . Me gusta mucho la version de Haden del "Etudes" del 87 donde comulgaban otros bravos como Allen y Motian . Un abrazo doc y buena semana

    ResponderEliminar
  7. Tenia a Ornette en cuarentena. Por casa teniamos un disco de esos muy free y era inaudible. Hace un tiempo, cuando la unica manera de oir musica era o comprandote un disco o haciendo que un amigo lo hiciera, me compre undisco de Metheny con Coleman. Me arrepenti enseguida. Hace poco empece a oir a Coleman en sus primeras grabaciones y me gusto mucho. Agradezco las oportunidades de reconciliarme con Coleman.
    Lo del Modern Jazz Quartet en una maravilla. Es como una maquinaria de precision. Tuve la suerte de verlos en directo sonar, el silencio en el teatro fue impresionante. Yo estaba en la parte mas alta y lejana y casi no me atrevia ni a respirar para oirlos mejor. Uno de los mejores conciertos que he asistido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿un disco de ornette inaudible???? no me lo creo. hablas de otra cosa, seguro.

      Eliminar
    2. Si he contribuido a que te reconcilies con este músico me parece que he conseguido un objetivo importante. Hay muchos prejuicios hacia el free y conviene bajar las barreras aunque también es cierto que algunos músicos del free han preferido "seleccionar" su público volviéndose demasiado herméticos.
      Vi al Modern Jazz Quartet en el Teatro Real de Madrid poco antes de que lo cerrasen para iniciar aquellas costosa y casi interminable reforma.

      Eliminar
  8. En general, siento simpatía por todo tipo de irreverencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un irreverente rebelde con causa y con consecuencia :)

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas