19 dic. 2008

El don de Ben


El Ángel del Jazz es un tipo imprevisible, caprichoso y amante del riesgo.
Aquel día, mientras contemplaba desde su alta atalaya las vicisitudes de la gente que pululaba por el pentagrama de la vida, se fijó en un individuo rudo, corpulento y con penetrante mirada de sapo. Entonces se le ocurrió una idea y rápido, como celestial semifusa, le lanzó un compás 4/4 directamente a la cabeza. El individuo, corajudo como pocos, intento liberarse de aquella rígida red aunque finalmente, se tuvo que dar por vencido.
Entonces miró con suficiencia a su opresor y con su nota mas baja le espetó:
  • ¿Qué carajo quieres de mí, Ángel?
  • Tranquilo, me has caído simpático y he decidido otorgarte un don ya que creo que eres suficientemente bueno como para sacarle el máximo partido.
  • ¿Qué es ello? Dímelo de prisa que me esperan para una jam sesion.
  • Pues bien, quiero otorgarte el don de poder tocar con tu saxo las más bellas baladas, los temas más estremecedores, la música más aterciopelada que pueda escucharse en parte alguna.

Ben Webster, al que apodaban La Bestia, por un segundo y sólo por un segundo, cambió el gesto y dejó que un amago de mirada tierna se asomara tímidamente a sus ojos. Pronto se rehizo, adoptó un tono arrogante y soltó:

  • No hay problema, los de Kansas City somos capaces de tocar cualquier cosa.

10 comentarios:

  1. Siempre me había preguntado como un tío tan bruto podía tocar con tanta dulzura. Ahora ya lo sé.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa esta bestia-ángel. Me encanta. Cómo siempre gracias Dr krapp.

    ResponderEliminar
  3. Paso a escuchar, a leer y a desearte !Felices Fiestas! o lo que quieras.

    abrazotes

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de haber despejado tus dudas Troglo.
    Te devuelvo la gratitud por leerme, Soportándome.
    Felices fiestas, Lola.
    También saludos y felices fiestas a Tesa.
    Félix Cottontail es una obra deslumbrante donde la orquesta de Duke hace maravillas y nuestro amigo se larga un solo de padre y muy señor mío.

    ResponderEliminar
  5. HOLA DR. KRAPP, PRECIOSA HISTORIA.

    Ben Webster, junto a Coleman Hawkins y a Lester Young, siempre ha sido uno de mis saxofonistas tenores favoritos.

    "Webster consiguió tocar el blues como si fuera una balada, y la balada como si fuera un blues. Su impresionante sonido, con unos finales de frase donde la música se desvanece hasta quedar reducida al puro hálito, y con un vibrato terminal que casi puede palparse, ha sido imitado hasta la saciedad...." J. García "Los 100 mejores discos de Jazz".

    FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO NUEVO 2009!!!!!

    UN FUERTE ABRAZO.

    ResponderEliminar
  6. Una auténtica maravilla. Oyendo su música casi parece hasta guapo... Después de escuchar esta música ya sé qué pedir a los Reyes. Gracias por despejarme las dudas, Dr.Krapp

    ResponderEliminar
  7. Tienes buen gusto Esther, son el trío de ases definitivo del jazz clásico y cada uno de ellos representa virtudes diferentes. la fuerza de Bean, la ligereza de Pres y la dulzura exquisita de El Bruto.
    FELICES FIESTAS PARA TI Y UN EXCELENTE 2009

    Una sugerencia para esos Reyes, Luis Antonio:
    http://www.amazon.com/Quadromania-Ben-Webster/dp/B0007UPSNC

    ResponderEliminar
  8. Gracias DrKrapp. Muy bonito. Coincidimos en esto.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas