23 sept. 2009

Chicos del boogie woogie


"Ahora cuando os diga que paréis, no quiero que os mováis y cuando diga moveros, quiero que hagáis boogie woogie"
Con estos términos aleccionaba a los bailarines el pianista de Alabama Clarence Pinetop Smith el 29 de diciembre de 1928, en su grabación "Pine Top's Boogie Woogie":



Era la primera vez que aparecía la palabra boogie-woogie en un título; pero antes, mucho antes, se tocaba con ese estilo peculiar en los tugurios negros del Delta del Misisipi o de Texas. En realidad la idea consistía en imitar el estilo del blues. La mano izquierda ejecuta figuras repetitivas como las notas bajas propias de ese estilo musical y la melodía es ejecutada a través de las figuras sincopadas de la mano derecha. Estamos hablando de un piano golpeado sin piedad por pianistas afroamericanos autodidactas que al tener vedado el paso a los conservatorios, desconocían las complejidades y sutilezas de la música clásica occidental. Una música para dar ritmo a la fiesta y al baile.
Hasta los años 20 no hay testimonios fonográficos de este estilo aunque si sabemos el desprecio con que era contemplada esta música por los compositores del ragtime y el primitivo jazz. En la década prodigiosa, Chicago se convierte en destino de miles de afroamericanos que huyen de su aciago destino en el sur. Es allí donde pocos meses antes, un paisano de Pinetop, Cow Cow Davenport graba un tema con las características del boogie-woogie e inspirado por el sonido del tren. Suena así:




Pinetop Smith, por su parte, fue un hombre con mal fario. Tres meses después de la grabación muere asesinado en una sala de fiestas. Albert Ammons y Meade Lux Lewis, sus jóvenes discípulos, intentaron proseguir su senda pero eran años difíciles los de la Gran Depresión si vieron obligados a abandonar la música y dedicarse a otras labores.
El ángel de esta historia es una vez más, John Hammond. El mítico descubridor de talentos musicales y enorme productor, escucho a principios de los 30 una grabación de Meade Lux Lewis de 1927. Enamorado de la grabación y con su insaciable sed musical removió tierra y cielo hasta encontrar a aquel pianista. Era 1935 y buscando a uno, encontró a dos.
Este es el tema de Meade Lux Lewis, en la versión de 1937:



Albert Ammons, inicia su carrera discográfica en 1936 con todo un bombazo, lo titula "Boogie-Woogie Stomp" y homenajea al famoso tema del fallecido Pinetop:



El inquieto John Hammond siguio en su búsqueda de nuevos talentos y puso su mirada en la turbulenta Kansas City, la ciudad del pecado en los años 30. Allí es donde localizará también a un dúo singular. Se trataba de un pianista extraordinario llamado Pete Johnson y lo más sorprendente, un cantante que se atrevía con aquella música enérgica llevándolo a su propio terreno, Big Joe Turner.



Puestos los mimbres, el cesto estaba casi hecho y John Hammond y lo presentó al distinguido público del Carnegie Hall en las Navidades de 1938. El concierto se llamó "
From Spirituals to Swing" y en él intervinieron figuras del blues, del jazz -su otro gran descubrimiento en Kansas, la Orquesta de Count Basie- y nuestros chicos del boogie-woogie. Éxito clamoroso, grabaciones por doquier. Actuaciones en dúo, en trío, en cuarteto. Contrato exclusivo en un selecto club del Village neoyoquino e incorporación del boogie-woogie al repertorio de las orquestas y cantantes de moda. Quince años más tarde el boogie-woogie, tuvo un hijo que llegó a ser grande y famoso. En 1954, Big Joe Turner puso su semilla con este tema inequívocamente boogie-woogie :



Pasaron los años, ahora lo del boogie-woogie parece como muy antiguo, pero no os engañéis, aún hay gente con el suficiente atrevimiento. Es el caso de The Puppini Sisters:

12 comentarios:

  1. Jelou Krapp,

    muy simpático el vídeo de The Puppini Sisters. Y un gran bravo a John Hammond, el descubridor y productor de nuevos talentos. Fantástico Joe Turner. Te entran muchas ganas de bailar con ese ritmo infernal y vitalista. Menuda marcha.

    Muy bueno! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre que leo algo sobre esta parte de la historia del Jazz me dan ganas de moverme, Doc. Sobre todo con las Puppini.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Esther. Las Puppini hacen una recreación cachonda y graciosa de las Andrews Sisters, fabulosas intérpretes de boogie-woogie.

    Eso era lo que pretendían, hacer que te movieras no había nada más trascendente para este movimiento, Armando.
    Por cierto, en la serie que Scorsese dedicó al blues hay un capítulo dedicado al piano, se llama "Piano Blues", dirigido ni más ni menos que por Clint Eastwood que se recrea en el boogie-woogie con gente como Pinetop Perkins y Doctor John actuando y contando sus cosas, pero con imágenes fantásticas de los grandes pianistas del pasado: Fats Waller, Art Tatum y éstos que he citado en la entrada.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo también me he movido y me he regocijado con el últio vídeo. Sólo me falta la rubia oxigenada de caderas generosas para compartir estos ritmos...

    Gracias, una vez más, por esta lección musical y muy amena.

    ResponderEliminar
  5. de albert ammons tengo un contagioso vinilo que publico mercury "boogie woogie piano stylings". cosas de segunda mitad de los cuarenta. de unos pocos años despues tengo un doble de gene ammons (nada que ver con el woogie, salvo parentersco) con blackey, jo jones, sonny stits, duke jordan.... (uno de esos dobles de antologias que gustaban hacer a prestige en los 70) y que cierra con otro contagioso ritmo en el tema "rock-roll" de 1955.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti por visitarme. En caso de auténtica necesidad siempre puedes recurrir a las originales, Luis.
    Aquí las tienes en bandeja:
    http://www.youtube.com/watch?v=-wiVkdVPGoY

    Artal, Gene era hijo de Albert o sea que de casta le viene al galgo. El hijo estuvo en un sinnúmero de grabaciones desde la era del swing hasta los 70 y lo recuerdo con Dexter en un disco recopilatorio.

    ResponderEliminar
  7. lo memorable de gene sus duos con sonny stitts. escuela de las carreras/batallas de tenores

    ResponderEliminar
  8. Jazz de los tiempos heroicos, Doc, y base de muchas cosas. Me gusta revisitar orígenes de vez en cuando. Me has dado ganas de dar una vuelta por las estanterias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Qué diver.
    Es empezar la música y empieza a moverse una pierna por sí sola.
    :)

    ResponderEliminar
  10. En este momento estoy escuchando esos dúos por Internet. Gracias, Artal por la sugerencia.

    Es conveniente visitarlas de vez en cuando, Troglo. La del boogie-woogie tiene la rara cualidad de que nunca coge polvo.

    No pretendían otra cosa esos tipos, Tesa. Los del rock and roll ya tenían la lección aprendida.

    ResponderEliminar
  11. Mejor moverse siempre que ya habrá tiempo de estar parado.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas