5 nov. 2009

Visiones del Duke


 "El amante de las categorías tiene que mostrarse fiel a su particular categorización, y si lo que está escuchando es una cacofonía, tiene que exhibir una expresión de éxtasis para dejar claro que sí pilla la onda. Y lo cierto es que también hay quien de veras disfruta con la distorsión. La abstracción puede llegar a un punto en el que representa o expresa cualquier cosa que el artista diga. Como nadie habla su mismo lenguaje o el lenguaje en que ha sido escrita o pintada la pièce de resistance, él -el artista- es el único que la comprende. ¡Pero si quieres estar a la última más vale fingir que tú le pillas la onda al asunto! ¿Y qué sentido tiene culpar a las personas en un momento en que los requerimientos sociales son tan exigentes? Casi todo el mundo quiere ser alguien en términos sociales."



"Nueva York es el sueño de una canción, la sensación de estar vivos y alerta, una ráfaga y un flujo de vitalidad que late como el gigantesco corazón de la humanidad entera (…)
Nueva York es su gente y su gente es la ciudad. Entre sus multitudes, en sus calles y en sus altos edificios, uno puede encontrar cualquier estado de ánimo, imagen y sonido, cualquier costumbre, idea y tradición, cualquier color, sabor, religión y cultura de la tierra entera. Se diría que todos los mejores chefs del mundo han enviado un pellizco de la especia más distintiva del país de cada uno para acentuar lo tentador del sabor de este gran y delicioso pot au feu llamado Nueva York."








"La vida nocturna es el recorte de un suntuoso rollo de terciopelo azul. La vida nocturna centellea de joyas y relampaguea de tonos hormigueantes y tintineantes. Algunos de sus destellos son más preciosos que las piedras preciosas; otros son simples brillos de bisutería. Se diría que la vida nocturna fue creada con toda su gente en ella, las personas que nunca fueron niños pequeños, sino que nacieron ya adultas, independientes por completo. Algunas de ellas eran fantásticas, mientras que otras eran meros personajes secundarios de uno u otro tipo. Algunas experimentaron infortunios nunca revelados, mientras que otros tuvieron suerte. Algunos centelleaban en la vida nocturna con más relumbrón que sus nombres en las marquesinas. Algunas iban a lo seguro, mientras que otras preferían arriesgarse. Había unos cuantos vividores que dependían de los pardillos para subsistir. Y también había los que eran demasiado prudentes para vivir del cuento, quienes lo único que querían era tener el dinero suficiente para permitirse el lujo de ser unos pardillos."



"La Ciudad del Jazz es un lugar habitado por una clase especial de personas. Unos están a punto de marcharse y otros acaban de llegar. Los hay que andan locos por integrarse en ella, y otros se acercan no muy convencidos y con cautela. Los hay que incluso dicen tener miedo y vacilan antes de adentrarse en ese territorio donde se sienten tan fuera de lugar, ese territorio extraño cuyos habitantes están a la última, son tan vivos y tan cool. Esos individuos que dudan se sentirán provincianos en la metrópoli o como los turista que recorren Chinatown a bordo de un autobús. No saben si les tomarán por remilgados o por palurdos."



(TEXTOS DE DUKE ELLINGTON EN SU AUTOBIOGRAFÍA: LA MÚSICA ES MI AMANTE)

24 comentarios:

  1. Me gusta mucho el último tema que has puesto
    ...y por supuesto, el conocido Take the A train.

    Besos, Doc.

    ResponderEliminar
  2. Dr.Krapp, que gran músico fue Ellington, que gran compositor y orquestador. Me quedo con el Tema Sophisticated Lady, interpretado magistralmente por Harry Carney.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    Estupendísimo blog. Yo he comenzado uno hace dos meses sobre música negra: http://soulyotrosalimentosdelalma.blogspot.com/ . Si quieres pásate e intercambiamos links. Avísame en mi panel de mensajes en mis comentarios, OK?.Gracias. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. "La música es mi amante", qué cosas dicen los músicos.
    Nueva York es una ciudad polifacética, me ha gustado la descripción que hace de ella.
    Otra frase que me encanta, me la dijo no hace mucho un profe de música: "Music is a universal language"

    ResponderEliminar
  5. Son temas muy conocidos que solo intentaban ilustrar las palabras de Duke que en esta entrada es lo más importante, Tesa. Muchas gracias.

    A mi también me encanta la versión de Carney, un músico extraordinario tapado por su pertenencia a la magistral orquesta de Duke. Por cierto, Hector, me hace gracia la cara de despiste de Johnny Hodges, el saxo alto, ante la nota sostenida de su compañero.

    Hola, ya he visitado tu blog, muy interesante Donny.

    Estoy seguro, Angie, de que la expresión "La música es mi amante" no era una simple boutade de Duke. Su vida es un claro ejemplo de ello. Durante casi setenta años escribió más de 5000 piezas musicales. ¿Cuantos músicos han sido tan prolíficos? Y luego está su innegable y absoluta calidad.

    ResponderEliminar
  6. Dr. Krapp, te agregué a mis links ;). Saludos

    ResponderEliminar
  7. Bien por esta entrada sobre el Duque.
    Yo también quiero ser parte una big band.

    No pretendo que mis actos lleguen a los confines del universo.No pretendo temblar en los labios del mundo.No pretendo ser líder de dogmas ni sentar cátedra.No pretendo, no, ser inmortal mortal.No pretendo ser enterrado en laureles.
    Yo sólo pretendo...Cantar en una big band
    y actuar en los clubs.

    http://es.youtube.com/watch?v=0mVDN01r_ug

    ---Bad Joke: "No reply"---

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  8. Excelente post, Dr. Krapp...me encantó ir leyendo y escuchando al mismo tiempo...A lo mejor Schubert, si hubiera vivido más años... : )...A propoósito del comentario de Angie, y no quiero ser una molestia,no creo que la música sea un lenguaje universal, si fuera así todo el mundo podría entenderlo de la misma manera, y no es así, las músicas de diferentes épocas y lugares tienen estructuras diferentes, están construídas sobre distintos paradigmas, tienen diversas utilidades...Umberto Eco decía algo así como que la música no es un lenguaje universal porque carece de contenido semántico ( en todo caso, sería un lenguaje autorreferencial, con su propia complejidad), entonces, al no tener un significado concreto, cada uno la interpereta a su modo. En el siglo XVII unos jesuitas si mal no recuerdo (siempre la stessa indocumentada)se fueron con un clavecín a China a verificar si funcionaba la teoría de los afectos del barroco... y se dieron de cabeza contra la pared, no solo la teoría no funcionaba sino que los chinos no comprendieron la música occidental; y los jesuitas se pusieron a estudiar la música china... que se pueda disfrutar, que se comprenda de otra manera, que se pueda llegar a familiarizarse después de mucha escucha es otro tema...

    ResponderEliminar
  9. No podía faltar mi vueltecita por aquí... Excelente la versión de Carney, me encanta.

    Qué gozada de blog, oiga. ;-)

    ResponderEliminar
  10. Saludos Donny.

    Me encanta ese párrafo, Maite, me gustan las Big Bands y me encanta también No Reply que hacen un neo-swing divertido y espectacular. Muchas gracias por el vídeo y otro gran saludo para ti.

    ResponderEliminar
  11. Pues yo creo Myriam que lo bueno de la música es que participa de ambos mundos. Tú hablas de la experiencia de los jesuitas en China pero hay otras experiencias que indican lo contrario con tribus del Amazonas que quedaron fascinados por la música occidental. Quizás sea un tema que afecta solo a las altas culturas y que por lo tanto las que tienen una gran tradición detrás. Por ejemplo, si nos pusieron una de esas obras del Nō japonés o ciertas representaciones sagradas de la India nos aburriríamos a pesar de la curiosidad por el elemento exótico.
    Dice el mismo Duke en ese libro:
    "Nace un niño y la música consigue que duerma
    No sabe leer ni entiende una fotografía
    pero el niño escuchará la música"


    Muchas gracias Guinda. Los años pasan pero siempre es un placer verte por aquí.

    ResponderEliminar
  12. El comentario de lo exotérico de nuestra aficción al jazz es verdad. El Jazz cuenta con el doble de historia que el Rock y es dificilísimo conocer mucho de todo si no se está interesadísimo por aprender.

    Y aunque sea una música especialmente bella y atractiva sin tener muchos conocimientos, hay demasiada información que asimilar para no sentirse como un turista pardillo.

    ResponderEliminar
  13. Dr. Krapp, su comentario no es contradictorio con el mío, digo nomás que es otro asunto... yo hablaba no de la posibilidad de disfrutar o de entregarse a una experiencia, sino de que como "lenguaje" ese significado sea "universal", unívoco... su ejemplo del teatro oriental tiene que ver con lo que escribí...por eso hablamos de arte creo.

    ResponderEliminar
  14. aparte estoy pensando que los jesuitas tocarían piezas de danza, suites por ejemplo, cuyas danzas eran de origen campesino...bastante rítmicas por cierto... me hace pensar... segur´´e buscando porque el tema me interesa sobremanera

    ResponderEliminar
  15. aparte estoy pensando que los jesuitas tocarían piezas de danza, suites por ejemplo, cuyas danzas eran de origen campesino...bastante rítmicas por cierto... me hace pensar... segur´´e buscando porque el tema me interesa sobremanera

    ResponderEliminar
  16. Gracias Krapp por invitarnos ese maravilloso manjar de música, im ágenes y letras.

    ResponderEliminar
  17. Pues yo creo amigo Valentín que lo que pasa con el jazz es que se le tiene demasiado respeto quizás precisamente por tener una larga historia detrás. No hay que darle demasiada importancia a la erudición, al final lo importante es si la música entra o no entra, lo demás vendrá siempre de añadidura.

    ResponderEliminar
  18. Más o menos la idea sería, Myriam, que el lenguaje musical usa unos códigos que no son universales y que por lo tanto no todo el mundo puedo acceder a ellos. Sin embargo la experiencia musical es una experiencia empírica que no requiere el uso de códigos para su disfrute. Creo que frente a otras artes, la música "hiere" nuestra sensibilidad previamente a cualquier razonamiento con la que intentemos atrapar su significado.

    Y gracias a ti por ser tan excelente comensal para mis no muy sofisticadas viandas, Nicolás.

    ResponderEliminar
  19. Llego tarde, Doc. La música puede ser una amante demasiado exigente y demasiado absorbente. Quizá hay que ser Duke para saber cómo manejar ese affaire.

    Salud.

    ResponderEliminar
  20. Nunca llegas tarde Troglo, siempre eres bien recibido.
    Duke se sabía manejar muy bien con su "amante" y además tuvo mucho tiempo para hacerlo en un mundo donde muchos se quedaron en el camino por una excesiva ansiedad por conquistarla.
    Ese relativismo vital es parte fundamental de su legado.

    ResponderEliminar
  21. vuelvo, con poquito tiempo pero vuelvo...(aunque en realidad creo que no me he ido:))
    Esta entrada es magnífica y me recuerda los discos de vinilo que aún conservo de Duke (debería volver a escucharlos...)

    En cuanto a lo del lenguaje musical...es cierto que aún siendo un lenguaje con cifrados o códigos no universales la experiencia de la escucha es para todos igual aunque la respuesta audi-sensitiva de cada individuo sea diferente.
    Por ello el lenguaje musical no es universal o por lo menos lo es igual que la pintura, la escultura o la arquitectura, que todos podemos mirarla pero cada las ve de diversas maneras.

    Son universales por no utilizar ningún idioma concreto, así -la música y demás artes- pueden ser escuchadas o miradas, pero no entendidas de igual manera. A esto afecta tanto el nivel cultural de la persona como en la tierra en la que se haya criado, además de la sensibilidad y unas cuantas cosas más.

    Besotes

    ResponderEliminar
  22. Vuelve a escuchar tus discos de vinilo, Lola
    Las respuestas emocionales a cualquier estímulo siempre son individuales incluso en el lenguaje verbal, pero el sonido tiene la facultad de estar por encima los códigos en que se apoya y eso es lo que le da su carácter universal, tal como tú expresas. Lo malo es que estamos sometidos a prejuicios culturales que nos impiden recuperar la inocencia primigenia y poder apreciar la música en toda su extensión y posibilidades. El exceso de música quizás atrofie nuestro oído musical.

    ResponderEliminar
  23. QUé grande fue Ellington y qué carrera tan larga y tan prolífica. Desconocía esta biografía y la pongo en mi lista de libros futuros. Gracias.

    ResponderEliminar
  24. Saludos Félix.
    Te dejo un enlace:
    http://www.elargonauta.com/L24085-duke-ellington-la-musica-es-mi-amante.html

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas